Paco Nadal >> El Viajero

25 ago 2008

La Habana Vieja

Por: EL PAÍS

Siempre es un placer volver a La Habana Vieja, una de las mejores ciudades coloniales de América. La vieja Habana es una locura de palacios, casonas e iglesias en torno a cuatro plazas: la de la Catedral, la de Armas, la Vieja y la de San Francisco. Acostumbrado a las imágenes de esa otra Habana balcanizada de casas centenarias a las que no les han dado una mano de pintura desde que triunfó la Revolución, esta Habana señorial, rica y colonial parece sacada de otro mundo.
Mi plaza favorita es la de la catedral; es pequeña, irregular pero armónica, de pura piedra, sin nada que distorsione la sensación de túnel del tiempo. Por la noche, cuando solo se oye el relincho de los caballos que tiran de las tartanas o las voces de algún turista subido de mojitos que sale de la Bodeguita de Enmedio, es fácil imaginar que estás en el siglo XVIII. Aquí está el restaurante con mejores vistas de La Habana: El Patio. La comida es vulgar y ramplona (como en casi toda Cuba, para que engañarnos) pero el decorado que te envuelve si consigues una mesa en el balcón del primer piso es insuperables. La plaza Vieja en cambio es para ir al atardecer, cuando cae la noche y el aire refresca. Está también perfectamente restaurada y parece un pastel de fachadas con tonos cremas y rosas. Pero es demasiado grande, sin sombras y a mediodía, el sol del trópico se atraganta. En una esquina queda otro de mis restaurantes favoritos de La Habana Vieja: el Café Taberna; aunque es propiedad estatal, sirven con corrección y los pescados a la plancha son más que aceptables. Y me recuerda a los casinos de pueblo de la España de mi infancia.
De todas formas no nos engañemos. Esta Habana Colonial restaurada con fondos con aportaciones de numerosos países y organismos internacionales no deja de ser un decorado, una fachada monumental pero idealizada de la Cuba de verdad. Esa, la Cuba de los cubanos, empieza detrás de esos pórticos neoclásicos, en Centro Habana, sin ir más lejos, y es mucho más dramática.
Pienso en la de miles de turistas españoles que vienen una semana con todo incluido para ver solo Varadero y La Habana Vieja. ¿Qué idea se llevaran de Cuba? Para eso no merece la pena cruzar un océano entero.

Hay 12 Comentarios

Paco, yo fui a La Habana con la novela de Villaverde, "La loma del angel" por guia y tengo que decir que no me defraudo.Un abrazo

Hola Nadal:Te felicito por tu blog que es muy lindo. He conocido La Habana y me he llevado una buena impresión de esta ciudad y de toda Cuba. Concuerdo con que hay otra Cuba más allá de esos sitios totalmente turísticos. Pero este es un mal demasiado generalizado. Pasa en todos lados.Luego todos coincidimos que lo mejor de Cuba son sus gentes. Es cierto que hay restricciones y falta de libertad de expresión y otras, pero la realidad es que el cubano no pierde su alegría, y lo mejor, te la contagia. Tal vez el día que Cuba deje de ser lo que es, y les llegue esta democracia nuestra europea, les pasará como a los españoles, que ya no somos los mismos, ni tan alegres ni tan abiertos, ni tan solidarios, entonces tal vez ya no valga tanto la pena visitar Cuba, a no ser por el morbo de ver, como en Moscú, una Macdonal en la plaza de la RevoluciónNico

El turismo vive en gran parte de la estupidez de los turistas. No acabo de estar de acuerdo con lo de la comida: dejando a un lado lo cansino de tanto arroz, frijoles, plátano... la comida de algunos paladares es realmente buena. También puedes encontrar mojitos mucho mejores (y muchísimo más baratos) que en el Floridita o en la Bodeguita sólo con aventurarte un poco. Me encanta´tu blog, Paco!

Gracias por devolverme el olor de la Habana, la sonrisa de fu gente y la calma que me dio...

Saludos, Paco:Me ha sorprendido este post sobre La Habana. Quisiera preguntarte si La Habana en realidad se parece a Cádiz o no es así la comparativa. Me gustaría conocer esa ciudad y otras de América Latina, pero la cosa económica está fastidiada.Gracias.

Yo estuve hace unos 14 años en Cuba. Pasé más de 3 semanas recorriendo el país en un coche alquilado. Fue una experiencia buenísima...en la Habana pasé varios días y no me perdía ninguno de ir a la bodeguita a tomar el mojito. Allí veía entrar montones de turistas que andaban corriendo de un lado a otro a contrarreloj sin poder disfrutar de nada. Estoy de acuerdo en que no merece la pena viajar tanto para recibir tan poco.Saludos!

Gracias Paco, La Habana y Cuba en general no es solo la Plaza de la Catedral, la Bodeguita del medio, El Floridita u otros lugares restaurados con dinero de la UNESCO y otos países. Allí hay mucho y espero lo descubras y nos lo cuentes. Conocer una ciudad y un país es caminar por cuenta propia, adentrarse en los barrios y conocer a sus gentes?. Bueno de eso sabes tu más que yo. Buena estancia y esperamos tus impresiones. Cuídate de los huracanes. Y suave con los mojitos.Saludos.

Yo también fui fuera de los circuitos de cartón piedra que comentas, y me llevé la sensación de que es un país en el que se comprende perfectamente el realismo mágico.http://miguelangelmedina.wordpress.com/2008/07/17/cuba-timos-y-realismo-magico/ Un saludo

Hola Paco; Gracias por tu artículo. Son muchos los que van a Cuba solo a disfrutar lo que es reservado para el turismo y se les niega al pueblo. Cuba es un lugar maravilloso atrapado por una feroz dictadura que hasta hace poco no dejaba a sus ciudadanos ni entrar a los hoteles área dólar. El cubano vive con mucho miedo pues la cárcel la tienes presente en tu mente. Somos muchos los que hemos tenido que emigrar y dejar a nuestras familias y amigos solo buscando libertad. Solo quien ha vivido en esa dictadura sabe lo malvada que es y como sus gobernantes viven en la opulencia como Fidel Castro con sus 54 mansiones de lujo y su Punto Cero donde tiene desde sus ganados búfalos hasta sus estanques de peces finos para consumo propio, además de sus bodegas con los vinos mas caros para el diario, su pata negra que no puede faltar, mientras el pueblo vive en la miseria,

Si tengo que elegir, me quedo con Centro Habana. Pasear sin rumbo por sus calles, escuchando la banda sonora que sale de cualquier ventana. No creo que haya ciudad mas viva que esa Habana.

La Habana y su gente. Descubrela a traves de ellos de sus historias, penas, su vision de la vida. Lo que mas recuerdo yo de mis dos viajes son las diversas comidas en familia viñales con juana y su marido, en playa con Eva, el italiano y jenny. Lo que intento transmitir es que todo es impactante en Cuba pero que seria de ella sin la gente. Y Paco Bucea en Maria la Gorda te gustara....con suerte.

Completamente de acuerdo con que Cuba la hace su gente, la realidad de la habana vive en centro habana, el sonido de la salsa que sale de cualquier casa en la calle San Miguel, las reuniones de vecinos sin previo aviso en la calle Espada, el aroma a cafe y como se acerca toda la calle San Mateo a casa de la señora Mercedes y nadie se queda sin su taza.... eso es cuba en estado puro, nadie tiene nada pero la nada la comparte contigo desde el primer dia sin esperar nada a cambio, es cierto que cuando se es turista se tiende a no dejar de serlo en ningún momento y sin querer nos ponemos a seguir a pies juntillas cualquier guia de viaje, pero en Cuba la puedes dejar en casa y construirla tu con la ayuda de toda su gente, con la premisa de que al regresar a España nunca más podras sentirte desgraciado, ya que si algo puedes escribir es de como después de ese regimen que no deja lugar a la más pequeña de las libertades nadie se enoja, realmente soy viajero y es de los destinos que más me a llenado, claro esta que gracias a todos y cada uno de los cubanos que no me hicieron sentir un "yuma" en su tierra fue La Habana.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

[email protected]

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal es viajero-turista antes que periodista y culo inquieto desde que tiene uso de razón. Estudió Ciencias Químicas pero acabó recorriendo el mundo con una cámara y contándolo. Escribe en EL PAÍS sobre viajes y turismo desde el año 1992. Es también escritor y fotógrafo, colabora con la Cadena Ser, además de presentar series documentales en diversas televisiones.

Último libro

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

Un relato trepidante por unos de los destinos menos turísticos y más inseguros del mundo. Un viaje en solitario lleno de emoción y melancolía a lo largo de una región azotada por constantes guerras y conflictos étnicos. Un viaje plagado de sentimientos que consigue conectar al lector con los sufrimientos y las esperanzas de África.

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal