Paco Nadal >> El Viajero

24 sep 2008

Mañana de domingo (soleada) en Bilbao

Por: EL PAÍS

La segunda ciudad por la que traviesa el Camino de Santiago del Norte es Bilbao. Tengo la suerte de llegar un domingo por la mañana. Un domingo radiante de final de verano inundado por un sol que calienta pero sin llamar la atención, un sol bonancible que incita a disfrutar de la vida. La ría está llena de familias, de paseantes de todas las edades, de gente tomando el aperitivo en las terrazas, de jóvenes y no tan jóvenes en bicicleta, de turistas?. En las calles del casco viejo un gentío atesta los bares de pintxos. Es el puro deleite de la existencia al aire libre. El gozo de la ciudad reinventada, de la ciudad que volvió a nacer gracias a un museo. La urgencia por aprovechar los últimos rayos de sol ante la inminencia del invierno.

¡Quién ha visto Bilbao hace 20 años y quién la ve ahora! Una ciudad gris, anodina, fea?. nadie podría imaginar que un plan perfectamente organizado la transformaría de patito feo en cisne elegante.

Porque todo esto que ahora es el nuevo Bilbao corresponde a un proyecto a muy largo plazo ideado y perfectamente programado durante el gobierno del lendahakari Ardanza. Nos los contaban él mismo hace unos meses cuando fuimos a hacer el programa de Hoy por Hoy de la SER en el Guggenheim de Bilbao. Las cifras para traer el museo aquí, y con ello reconvertir toda la zona portuaria e industrial de la ría en zonas verdes y peatonales, eran astronómicas y la apuesta, muy arriesgada. Pero no se lo pensaron dos veces. Era la única manera de transformar una ciudad que no tenía solución. Y el resultado a la vista está.
Ir a pasar un fin de semana a Bilbao, a ver el Guggenheim, pero también a pasear por la ría, a comer en la barra de un bar de las siete calles, a disfrutar de una obra en el teatro Arriaga, a ver la basílica de Begoña? es los más ?in? que te puedas imaginar. ¡Quién se lo hubiera dicho a la pobre y gris Bilbao! A veces habría que dedicarles un monumento a los políticos cuyas miras van más allá de las siguientes elecciones.
(Por cierto, sigue sin haber albergue de peregrinos estable en Bilbao. En julio y agosto dejan dormir en un colegio de Basurto, pero el resto del año o vas al albergue juvenil o a un hotel. Las grandes ciudades siguen siendo inhóspitas para los viajeros a Compostela)

Hay 5 Comentarios

Estuve en Bilbao en mi prehistoria. Hacía calor de a ordago y no ningún calor amable. No sé, me encantan los de Bilbao pero la ciudad sigue sin llamarme. A pesar del a pesar.

El que quiera ver una buena vista de Bilbao, que coja el funicular de Artxanda (en el paseo del Campo Volantín, en la misma orilla del Ayuntamiento, un poco más hacia el Guggenheim) Desde arriba, si está tan despejado como el domingo, verá el Botxo, los montes que lo rodean, la desembocadura de la ría y el mar al fondo. Por los alrededores hay un montón de restaurantes, que suelen llenarse para bodas. Pero también con barra. Muy buena oportunidad para tomarse unos pintxos. -¿Cómo se dice Ninfómana en euskera?-Eligolechorrea!:D

Me alegro de que pasases una buena mañana de domingo por el Botxo, Paco. Hace unos años no se veínan nunca guiris ni turistas por Bilbao. En cuanto llegaba el verano escapábamos todos. Todavía nos extraña ver grupos de turistas nacionales sacándoles fotos a nuestras calles, o a los extranjeros perdidos con el mapa. El dinero para cambiarle la cara al Botxo, salió y sale de la fundación Guggenheim, de fondos europeos, de España, de la CAV y de los altos impuestos que pagamos en Bilbao. Hablando por mí, estoy agradecido de ello, y de la gente como tú, que nos visita y disfruta aquí de las pocas mañanas soleadas.Ondo ibili! (se traduce literalmente por "andar bien", pero más o menos sería el equivalente a "buen viaje"!)

¿Pero Bilbao y sus alrededores (léase el mundo-mundial), han sido feos alguna vez, pues?:-D

Bilbao, Teruel, Almería y Gerona, creo que son las únicas ciudades españolas que no conozco. No te puedes ni imaginar mis cabreos cuando me hablan de Bilbao. Cabreos, sanos, de elemento envidioso. Pero no dudes que tengo que ir. ¡¡Que nadie dude que algún día iré!!.Un abrazo, viajero.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

[email protected]

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal es viajero-turista antes que periodista y culo inquieto desde que tiene uso de razón. Estudió Ciencias Químicas pero acabó recorriendo el mundo con una cámara y contándolo. Escribe en EL PAÍS sobre viajes y turismo desde el año 1992. Es también escritor y fotógrafo, colabora con la Cadena Ser, además de presentar series documentales en diversas televisiones.

Último libro

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

Un relato trepidante por unos de los destinos menos turísticos y más inseguros del mundo. Un viaje en solitario lleno de emoción y melancolía a lo largo de una región azotada por constantes guerras y conflictos étnicos. Un viaje plagado de sentimientos que consigue conectar al lector con los sufrimientos y las esperanzas de África.

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal