Paco Nadal >> El Viajero

21 oct 2008

Cementerios góticos en la Galicia rural

Por: EL PAÍS

Galicia es una tierra sorprendente. Y distinta. Hay muchas cosas que me asombran de ella. Por un lado la singular configuración del territorio. Todo, absolutamente todo, está colonizado, habitado, en uso.
Entras desde Castilla o desde los montes de León, donde has atravesado cientos de kilómetros deshabitados, de páramos yermos sin pueblos ni vida, y una vez en Galicia todo cambia. Una aldea se confunde con la otra, una parroquia con la siguiente, un concello con el concello vecino. La tierra está usada y cultivada hasta la saciedad y aunque parezca que nunca hay nadie, por debajo pervive y resiste una sociedad agraria, arcaica y rural que aún vive apegada a la tierra y a las costumbres de sus ancestros. No se por cuanto tiempo.
Por otro lado, también me llama la atención el diferente culto a la muerte de los gallegos. Los cementerios son parte del pueblo y están siempre cerca de los vivos. Esa es, en parte, la razón por la que el bellísimo cementerio de Finisterre, de César Portela, está vacío. Como me decía una amiga gallega, el nuevo camposanto queda muy lejos del pueblo y expuesto a los vientos de la costa da Morte. Y nadie quiere que su deudos pasen la eternidad soportando ráfagas de aires salinos.
Cementerios que son obras de arte, como estos que veo al paso del Camino de Santiago del Norte, en su variante por la costa. Cementerios neogóticos, como el de San Xoan de Alba (el de la foto de arriba) o el de Goiriz (el de abajo) donde a uno no le importaría pasar el resto de la eternidad. Cerca de los tuyos... y a resguardo de un mal viento.
© Texto y fotos Paco Nadal

Hay 19 Comentarios

Me llama la atención de la explicación de porque los cementerios estan o cerca o lejos del pueblo. Es bastante más simple que las no muy logradas elucubraciones que se hacen por aquí. Los cementerios por ordenanza del siglo XIX de salud publica se pasaron desde detras de las iglesias a una distancia del nucleo de población. Galicia como es costumbre acato pero no cumplio, he hicieron lo que les dio la gana. Mucho mas si eran ordenes liberales en contra del gobierno en la sombra clerical de Galicia.

Estoy de acuerdo con Esther i Tony. La foto es que es una pasada. Yo una vez le levanté una antología poética (virtual) al cementerio de mi pueblo pero ese es modernista aunque tiene tela... El blog de Esther y Tony es también una pasada. Me escribieron y lo visité el otro día. Pasé dos ratos del Camino en dos cementerios: una en San Xulián do Camiño, después de estar señalando mi historia sobre tu guía. Y la otra en el de Negreira. Raro para mí que empleara tan poco tiempo en algo que siempre me ha llamado tanto. Y recuerdo uno ''escalofriante'' para mis compañeros, de camino a Olveiroa. Pobre rumano que nunca había oído hablar de la Santa Compaña y voy a contárselo yo allí y a las tres de la mañana :))Si hubieras visto su cara. Pero ¿y Drácula qué? A mí me aterrorizó de niña. Toda Rumanía lo hacía.

Hola,somos Esther Celma y Tony Flores de Collbato,Barcelona,hemos visto tus fotos y nos parecen fantasticas,es una suerte que con Internet los buenos reportajes no caduquen.Viendo tu interes por el este tema,te invitamos a visitar nuestro blog "Imatges de pedra i silenci"esperandot u opinion y deseando te agrade tanto como a nosotros este articulo.Hasta pronto

Olvidemos decirte que todas las imagenes son recogidas personalmente.Gracias por tu atencion

¿Estuviste alguna vez en los cementerios asturianos? tenmos también a nuestros muertos cerca, quizá sean las ráices celtas que compartimos con los gallegos.Pásate por el de Luarca, además de estar enterrado Severo Ochoa y su mujer, es precioso, tiene vistas al mar.Saludos

esta re buena la pagina sigan a delante loko!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Bonita descripción Paco...nos llevas de la mano .Esos contrastes descritos por ti lo he experimentado en más de una zona española. Es muy curioso, sí.Respecto a los cementerios..., soy una asídua de ellos, aparte de la paz que proporcionan, hablan de la historia, de la cultura y del arte del pueblo correspondiente.Yo tengo en mi blog un post con fotos del cementerio modernista de Lloret..., vale la pena de visitarlo!Otro que me ha impresionado mucho, es el de La Habana..., con mucha historia, arte y leyenda.Has subido una fotografías muy buenas, se le sienten a ese pueblo las raíces celtas.También me pregunto, ¿cómo harías la ruta debajo la lluvia...?Por acá te sigo...Abrazos

Un buen ejemplo de la integración de un cementerio en la vida urbana la puedes encontrarlo al llegar a Compostela. Es el parque de Bonabal, preciosa zona con multitud de rincones mágicos y unas vistas espectaculares. Al igual que el museo de Arte Contemporánea fue una obra del arquitecto portugués Álvaro Siza. Salud y buena estancia.

Ya no puedo mandar saludos soleados...llueve a cántaros en Freiburg, desde hace días. Lluvia necesaria y bienvenida, por otra parte. Los cementerios son lugares extraños que despiertan distintas emociones. Los que yo he visto en Alemania son lugares que invitan a pasear por ellos, en lugar de a alejarse, como me pasa a mí con los cementerios que he tenido que conocer en España. Aquí son auténticos parques poblados con distintos árboles, jardines a rebosar de flores, pequeños estanques y bancos para sentarse. Todo muy limpio y bien cuidado. Llueve también en Galicia? qué tal se lleva la lluvia en bici? Freiburg es una de las ciudades clasificadas como "verdes" en Alemania (alcalde y estilo de vida muy verde por aquí) y esto se puede ver solo obserando la circulación: tráfico mayoritario de bicis, toda la ciudad está habilitada con carril bici, semáforos y señales específicas para bici, rutas en bici que van por dentro o que salen hacia los barrios, bosques, montes de la Selva negra, viñedos... pero cuando llueve, yo la aparco. Me cuesta luchar contra la lluvia. Cómo lo llevas tú?Saludos cariñosos

Hola Paco, tus fotos son preciosas no me estraña que pongas el ©, con los comentarios nos haces fijarnos en detalles que nos pasan desapercibidos y estan muy bien.Disfruta de Galicia y sobre todo de su gente.Gracias por este camino. Abrazos

Verdaderamente, viajar a Galicia es tan extraordinario y diferente como hacerlo a lugares que están a miles de kilómetros. Cementerios como estos, de los que he disfrutado el pasado verano entre otras muchas experiencias gallegas, son un buen ejemplo de esa vida tan peculiar que nos espera aquí al alado.Gracias y un abrazo.

Es verdad que hay mucho contraste entre León y Galicia estando tan próximas. Me encantan esos cementerios que has fotografiado, con esas agujas góticas, Recuerdan las cruces celtas de los cementerios irlandeses. Bicos.

Qué bonito, che!!!Realmente, los cementerios tienen esa belleza mística. Pareciera que escondieran un secreto, un misterio...Si alguna vez venís por la Argentina, te recomiendo que visites los cementerios municipales (sobre todo el cementerio de Recoleta, en Buenos Aires).Sigo pendiente de tu viaje!

Estoy totalmente de acuerdo, tanto en lo del contraste Castilla-Galicia (es muy recomendable entrar a Galicia desde El Bierzo) como en lo de la belleza de los cementerios. Rebuscaré entre mis fotografías antiguas (y analógicas), a ver si encuentro una que tengo muy bonita en un cementerio gallego de la provincia de Pontevedra (creo).

Tienes razón Paco, Los cementerios en Galicia son parte del pueblo, son urbanos, como si las familias no quisieran dejar solos a sus muertos, tenerlos cerca y acompañarse los unos a los otros. Algunos son obras de arquitectura hermosas. Vale Paco, pero el próximo post alégranos con un ribeiro o alvariño y algo de marisco si posible fuere. (Es broma).

Hola Paco,no conocía esa tradición rural gallega de incluir los cementerios como parte del núcleo habitable y me sorprende porque en la Palencia rural de donde provengo, los Camposantos suelen estar bastante alejados del pueblo, como si se tratase de olvidar o mantener lejos a los difuntos, desde luego tiene mucho más sentido la tradición gallega. Cómete unos buenos percebes a mi salud y di que los pongan en mi cuenta, que ya me pasaré a liquidar los gastos, jurjur!Un abrazo y ánimo para el tramo final del Camino.

¿¿ ENCONTRASTE CIENTOS DE KM DESHABITADOS?? ¡Qué bueno! Cuando tenía 19 años recorrí un poco de Europa y lo primero que me sorprendió fué que no hubiera posibilidad de caminar unos km sin encontrar algo, lo que fuera, terreno cultivado, casas, parroquias, lo que fuera, pero algo siempre encontrabas (...una taberna). Esta bien eso, pero a veces se extraña no poder caminar kms de playas sin interrupciónes, sin nada construído, y donde no te cruzas con nadie, es una sensaciíon vertiginosa, a veces hasta asusta.Es cierto que los cementerios son lugares fascinantes, son la historia viva (Je) de un lugar. Siempre fuí de la idea de que había que llevar a los chicos de las escuelas a los cementerios y dar una clase de historia desde allíNo quiero ser una atea irreverente, pero me resultó curiosa la explicación de tu amiga sobre que nadie quiere que sus deudos soporten ráfagas de viento, es cierto, al final nadie quiere que sus muertos "sufran"

Paco, hasta las nubes se resquebrajan con esas picudas cruces góticas. Te has salido, amigo. Sencillo y sublime.

Otro apunte más del Camino: los cementerios. Siempre desprenden algo y normalmente el lujo los desborda. Veo que en Galicia -no me había fijado- cumplen con creces ese lujo ancestral.Un abrazo (y seguimos).

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

paconadalsl@gmail.com

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal es viajero-turista antes que periodista y culo inquieto desde que tiene uso de razón. Estudió Ciencias Químicas pero acabó recorriendo el mundo con una cámara y contándolo. Escribe en EL PAÍS sobre viajes y turismo desde el año 1992. Es también escritor y fotógrafo, colabora con la Cadena Ser, además de presentar series documentales en diversas televisiones.

Último libro

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

Un relato trepidante por unos de los destinos menos turísticos y más inseguros del mundo. Un viaje en solitario lleno de emoción y melancolía a lo largo de una región azotada por constantes guerras y conflictos étnicos. Un viaje plagado de sentimientos que consigue conectar al lector con los sufrimientos y las esperanzas de África.

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal