Paco Nadal >> El Viajero

26 ene 2009

55º 20' 15" latitud sur

Por: EL PAÍS

29 de noviembre 55º 20' 15"" latitud sur
Dejamos atrás Puerto Williams y el mediodía nos sorprende frente a la isla de Picton, el lugar en el que el misionero británico Allen Gardiner y sus siete acompañantes escribieron en 1851 una de las más calamitosas experiencias de colonización de Tierra de Fuego. Al desembarcar en la cala de Banner Cove de esta isla deshabitada uno de ellos escribió en su diario: ?Es una tierra de tinieblas, un escenario de salvaje desolación; ambos, paraje y clima, concuerdan en carácter: el uno es hosco y desolado, el otro, tempestuoso y negro?. Sus males empezaron al olvidar en el barco que les trajo de Inglaterra la munición para las armas. Acosados por los yaganes y sin posibilidad de cazar, murieron uno a uno de inanición, escribiendo frases piadosas en sus diarios.
Al dejar atrás Picton acaba también el canal de Beagle, y con él, la tranquilidad. Las ráfagas de viento alcanzan los 35 nudos y el Valhalla se escora como un árbol joven vencido por la furia del viento. Hay que enfundarse los trajes de agua, asegurar escotas? La cabina parece una batidora y resulta difícil mantener la verticalidad.
Por delante se extiende la bahía Nassau, un brazo de mar abierto al Atlántico y considerado el tramo más peligroso de la travesía. Pero su travesía se hace imprescindible para alcanzar el refugio del archipiélago Wollaston. Desde allí sólo quedará un tiro de vela hasta el mítico paralelo 55º 59?, el Cabo de Hornos.
El cabo fue descubierto en 1616 por el francés Jacques Le Maire y el holandés Willen Schuten, quienes lo bautizaron con el nombre de la ciudad natal del segundo, Hoorn; la reconocida y manifiesta dificultad para los idiomas de los colonizadores españoles derivó en el topónimo Hornos. Si pinchas aquí lo puedes ver en Google Earth.
Aunque, para ser justo, habría que mencionar en este punto a un viejo conocido de la marina española: Francis Drake, pirata para unos, héroe para otros, que fue en realidad el primero en tener conocimiento de que Pacífico y Atlántico se daban la mano en algún ignoto lugar de Tierra de Fuego. Drake cruzó el estrecho de Magallanes en 1578 con la intención de saquear galeones y colonias españolas en la costa oeste de América (por cierto que, al salvar el famoso estrecho en tan sólo 16 días, estableció un récord que tardaría tres siglos en ser superado). A la salida, una tempestad desarboló la flota, hundió dos de sus navíos y lanzó al tercero, el suyo, hacia el sur, hasta el paralelo 56. Por allí deambuló dos meses, al pairo. Pero en medio del caos que estuvo a punto de costarle la vida, Drake, marino sagaz, observó que las aguas del Atlántico y el Pacífico se mezclaban. Allí, entre la oscuridad de las tormentas, existía algo que unía los dos océanos. Drake contó su experiencia a la vuelta de su exitoso viaje (se recuerda como una de las rapiñas más memorables de cuantas se hicieron en el Virreinato del Perú), pero nadie lo creyó. Sin embargo, sus suposiciones eran ciertas. Se había adelantado 38 años al descubrimiento del Cabo de Hornos, el fin de la tierra conocida, por lo que al estrecho que separa Tierra de Fuego de la Antártida se le llamo posteriormente Paso de Drake.

Hay 13 Comentarios

Hola Tony, me alegro de verte de nuevo por aquí. Y que casualidad... ¡llegas de Ushuaia! Bienvenido de nuevo!!!!

La primera foto me deja sin habla. Eres tú el que manejaba? os turnábais para hacerlo? Eras grumete bravío? Por no hablar de tu dominio del lenguaje marítimo, tú sí que eres lobo de mar!! "al pairo", impresionante. Hacía siglos que no leía -por no decir escuchaba- esta expresión. Gracias por iluminarnos con tu singular ojo de buey. [;)] Da una sensación agradable asomarse casi a diario al babor de tu cuaderno de bitácora. Besicos

Una petición: hay algo singular en las aguas mezcladas del Pacífico y del Atlántico? podrías colgar alguna foto, si tienes, de ese momento de encuentro océanico.

¡Qué buenas estas historias las que mezclan descubrimientos geográficos con "inevitables" e históricos saqueos! Como dice Malicia, uno termina sin saber si fueron heres o villanos o las dos cosas, bueno, como pasa con todas las personas incluída una misma...sería bueno saber cuales fueron las frases piadosas que "Gardiner y los 7" escribían mientras iban muriendo. Terribles historias...

Y aquel aguerrido marino, que sorteo tempestades, saqueo barcos años.... años dspues después dirigió un ataque a A Coruña, pero se las vieron con Maria Pita, y no puedieron saquear la ciudad.Que tranquilidad y que mareo produce tu relato. Un beso

Estas últimas entradas tuyas me traen a la cabeza "Hacia los confines del mundo" que sé que has leido. A mi me queda, no como a ti, recorrer todos esos lugares en los que termina el mundo.Gracias y un abrazo.

Siempre he visto una conjunción tan grande entre "blogs" y "cuaderno de bitácora", que siempre lo he defendido. Éste caso -el tuyo- es un ejemplo muy palpable.¡Tremenda expedición de coraje y sangre-fría!. Me gustará leer ese libro -ahora- en ciernes.(Sabía que la ibas a liar en "el gallinero" (cariño le pongo a esta palabra, ¡eh!) con lo de la cerveza).Un abrazo.

cuando dice que Drake fue con la intención de saquear colonias y galeones españoles...esperemos que no lo consiguiera, sino sería más villano que héroe, al menos debería serlo :D___________________________________http://maliciapress.wordpress.com/

Llevaba unos dias sin entrar por lo que me acabo de encontrar con esta aventura marina por primera vez. Alguna conclusion si que he sacado en claro... de mayor quiero ser como tu.saludos

Viendo la fotografía se aprecia que sopla el viento...me ha hecho recordar el fuerte viento de la Patagonia que casi nos impedía caminar en El Chaltén...y el tremendo viento del sábado en Barcelona con ráfagas de 100km/h.Pero viento con gusto, no pica........bueno, el dicho no es exactamente así, pero ya me entiendes. Se nota que Pascal y tú disfrutasteis con la travesía hasta el Cabo de Hornos. Besos (desde el gallinero)

Blas, qué razón tienes con lo del gallinero revuelto...y como os molaría a vosotros presumir como gallos hermosos de lindas gallinas. Todo dicho con mucho cariño!!

Paco, no he realizado nunca un viaje en barco (bueno, los cruceros no los cuento) y me apasiona cómo cuéntas estas aventuras sobre el mar embravecido. Sí además le das un toquecito de historia y novela negra, mejor. Me tienes enganchado a este viaje, espero que lo alargues lo máximo posible.Un abrazo.

Hola Paco:Vuelvo después de unas semanas de ausencia aunque nunca deje de leeros.Acabo de llegar de una ruta parecida a la que haces en estos momentos. El viernes pasado estaba en Ushuaia, bonita ciudad, Bahía Ensenada en el canal de Beagle y antes estuve en Puerto Montt (Chile) y como te había dicho también visité Santiago y sus aledaños. Maravillosos paisajes, espero que los disfrutes como yo. Un abrazo.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

paconadalsl@gmail.com

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal es viajero-turista antes que periodista y culo inquieto desde que tiene uso de razón. Estudió Ciencias Químicas pero acabó recorriendo el mundo con una cámara y contándolo. Escribe en EL PAÍS sobre viajes y turismo desde el año 1992. Es también escritor y fotógrafo, colabora con la Cadena Ser, además de presentar series documentales en diversas televisiones.

Último libro

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

Un relato trepidante por unos de los destinos menos turísticos y más inseguros del mundo. Un viaje en solitario lleno de emoción y melancolía a lo largo de una región azotada por constantes guerras y conflictos étnicos. Un viaje plagado de sentimientos que consigue conectar al lector con los sufrimientos y las esperanzas de África.

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal