Paco Nadal >> El Viajero

21 ene 2009

Hacia el cabo de Hornos

Por: EL PAÍS

Uno de los viajes más fantásticos que jamas he hecho fue la travesía del cabo de Hornos a vela.
El plan era sencillo: una goleta de 23 metros de eslora alquilada en Ushuaia, siete días de navegación y dos océanos que se encuentran. El objetivo: emular a los antiguos galeones doblando el cabo más septentrional, más famoso y más tracionero del mundo impulsados por los vientos, como hicieron ellos.
Durante aquellos días de luz extraña y tiempo voluble al sur del paralelo 54º fui escribiendo un cuaderno de bitácora, un diario de a bordo como también antes habían escrito otros marinos célebres que exploraron este confín violento del mundo a bordo de cascarones en los que hoy nadie se atrevería a salir siquiera de puerto. Magallanes, Sarmiento de Gamboa, Fitz Roy, Dumont D?Urville? pasaron por estas mismas aguas, soportaron galernas y vientos huracanados y narraron con pulso firme en sus diarios hasta el más pequeño de los detalles con la única finalidad de abrir nuevos caminos a la navegación y hacer, de paso, un poco más grande el mundo.
Tras su estela, tras su presencia, navegaba. Si como dijo Julio Llamazares, el paisaje es memoria, durante esos días en que atravesé el más hostil de los paisajes mi memoria no se posó solo en los afilados muros de piedra de los canales patagónicos ni en el brillo de jade que la proa del Walhalla, nuestro barco, arrancaba de las aguas oscuras en las que se unen el Pacíficio y el Atlántico. Al escribir las primeras anotaciones de aquel diario de a bordo me acordé sobre todo de un biólogo novato, un tal Charles Darwin, que comenzó a modelar en este mismo lugar a principios del siglo XIX una peregrina teoría sobre la evolución de las especies.
Como sé que Carmen-frei está a punto de salir para allá, y como en la vida del periodista de viajes hay momentos en los que no queda más remedio que parar y sentarse ante el ordenador a escribir (me he prometido a mi mismo no moverme de casa en las dos próximas semana para terminar un libro que no consigo acabar), os iré relatando en esta ventana las cuitas que un marino novato escribió en su cuaderno de bitácora en singladura hacia el fin del mundo. ¡Continuará.....!

Hay 12 Comentarios

Recuerdo aquí el inspirado poema de la Sra. Sara Vial de los Heros, dedicado al albatros del Cabo de Hornos, poema grabado en mármol al pie del monumento en la isla Hornos. Dice así :Soy el albatros que te espera en el final del mundo,Soy el alma olvidada de los marinos muertos,Que cruzaron el Cabo de Hornos, Desde todos los mares de la tierra.Pero ellos no murieron en las furiosas olas,Hoy vuelan en mis alas,Hacia la eternidad, En la última grieta de los vientos antárticos? .He subido a tu goleta, Paco, y la verdad...prefiero una vuelta por el puerto y con la mar calma.He acabado enemigo de mar, con salitre por todos los poros....Cada uno lo suyo.Hasta me temo que mis abrazos sean salados..gracias por todo lo que nos cuentas,amigo, Justi.

Paco, eres un sol. Gracias por un post tan evocador y provocador...yo tenia este plan, navegar y hacerlo por el Beagle, pero no sé si dará tiempo. Tengo a Fitz Roy y a Darwin como compañeros de andanzas. Mapas desplegados en el suelo, libros desperdigados y sobre todo una emoción que se me sale, pensando en el viaje. Te sigo de muy cerquita, y te agradezco inmensamente que dediques las próximas enttradas a hablar del mundo al fin del mundo...allá donde mis ojos se estrellarán contra tanta belleza. Un abrazo..y ánimo con el libro, tus lectores te esperamos!

Ah! el reportaje que te dije que vi tuyo no es en Babelia, es en "El Viajero"... del sábado pasado... ya lo leí... es una ruta muy cara la este tren.... Te he enviado un correo, espero que no te importe.Un saludo.

llevo un rato escribiendo un comentario y por obra y gracia de esta comunidad, ha desaparecido, ¡ con lo bonito que me estaba quedando! lo intentare de nuevo.¡ HOLA!Que foto más bonita, y como siempre acompañado de un gran texto, en el que transmites todas las sensaciones y emociones que tuviste en esta aventura.¿ Plan sencillo atravesar el Cabo de Hornos? no se para alguien que lo más temerario que ha hecho en su vida ha sido.......... ¿ ir a las rebajas? , es que no se me ocurre otra cosa. Con lo delicadita que soy seguro que en lugar de disfrutar el viaje lo pasaria hecha polvo en un camarote atiborrada de biodramina. Pero tú rudo viajero, seguro que disfrutarias como un niño el dia de Reyes, que envidia que me das.¿ Dos semanas en un mismo sitio? ¿ tuuuuu? permiteme que me cueste imaginarmelo, no es por nada, eh¡, pero me cuesta de un "culoinquieto", no es mio lo he leido en algún sitio, y eso, eso termina el libro, que se te hecha de menos en " Babelia".Seguire pegando con el ordenador a ver si soy capaz de apuntarme a un curso de la jcyl, que algún privilegio tenia que tener meterme en los berenjenales en los que me meto.Sigue escribendo tan bonito y muchas gracias.un beso, Paco.P.D. ¡¡¡ Te has decidido ya...... !!!!!!

Desde Ushuaia... (zona de uno de los paisajes hermosos de mi tierra que no he llegado a conocer) ...y como los grandes marineros... ahí ibas tú cruzando los mares... He visto un reportaje tuyo este sábado en Babelia, me lo aparté sobre la impresora a ver si consigo encontrar un hueco para leerlo... Así que no logras acabar un libro... ¿dos semanas encerrado? yo siempre empiezo historias y se van alargando en el tiempo, inconclusas, tristes y abandonadas en algún archivo del ordenador dentro de la carpeta "Cosas de Romy". En fin, a ver si me pongo cuando acabe la época de exámenes. Gracias por los comentarios en mi blog. Un beso. Romy

El Cabo de Hornos en Tierra de Fuego es uno de mis lugares míticos, Paco. Estuve hace hace un par de noviembres....Comparto contigo el gusto por lecturas de aventuras y naufragios, que comentaste otro día. Es apasionante leer a navegantes que abrieron caminos, como los que nombras. El día de la foto en el barco era muy luminoso, pero ¿qué temperatura hacía? Brrrrrrrrrrrr...Y no dudo que será apasionante leer tu experiencia porque sabes contagiar tu entusiasmo...Así que ponte a trabajar con pulso firme y acaba el libro YA!

¡Qué buena la foto! ¿Y llevabas tu el barco? -porque debe de ser muy difícil navegar por esas aguas... Esperamos nuevos capítulos. Enhorabuena por tu blog

¡Yo no se qué "cojones" haces que no lo has terminado ya!. Perdona, pero es lo primero que me ha surgido. Me gustan los libros de viajes. Tu "Cuerno" lo leí en septiembre de 2006.Hace tiempo escribí un sencillo "post" sobre cuánto me gustan los libros de viajes. Aquí te dejo la dirección, por si aca....:( http://lacomunidad.elpais.com/blasftome/2007/10/26/-nos-gustan-libros-viajes- ).Esperamos el resto de tu "cuaderno de bitácora".Un abrazo.

Bueno, yo no soy muy de adular, pero sabés que a mi me gusta como escribís. Sí parece un "plan sencillo", el de navegar con una goleta en el cabo más traicionero del mundo (Me encantó el comentario de Concha, es que "ir de rebajas" también tiene su punto de adrenalina)¿¿QUIEN Y DE DONDE SACO ESA FOTO?? ¿También fué un plan sencillo?¿Que significa walhalla?Seguiremos leyendo que esta parte me interesa porque yo tampoco legué a Usuahia (¿Qué tal son las rebajas por allí?)

¡Hola!Wow! Pareces J.J.Turnstile del libro "Motín en la Bounty" contando sus experiencias en el mar. xDMe encantan los barcos y el mar. Espero algún día poder hacer un viaje en barco.

Todo junto; sacar una foto desde el bauprés de una goleta, atravesando el Cabo de Hornos e imaginando plasmar tantas emociones en un cuaderno de bitágora, lo llevo soñando toda la vida. ¡Qué maravilla! Permíteme decirte que eres un privilegiado.Saludos.

Hola Paco,el cabo de Hornos es toda una experiencia que espero vivir algún día. Ahora soy marinero y llevo ya varios miles de millas por el Pacífico sur; se me ha metido el bicho de la vela dentro, como muchos otros bichos que ya forman parte de mi organismo en este viaje mío (pedales, montaña, remos...). Por cierto, no hace mucho he terminado la lectura de un libro interesante sobre los primeros exploradores de la Antártica... según éste fueron los chinos los primeros en navegar esas aguas. Se llama "1421, el año que china descubrió el mundo" (creo que en español se ha traducido con este nombre). Te lo recomiendo (aunque se basa en conjeturas... de momento).Un saludo

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

paconadalsl@gmail.com

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal es viajero-turista antes que periodista y culo inquieto desde que tiene uso de razón. Estudió Ciencias Químicas pero acabó recorriendo el mundo con una cámara y contándolo. Escribe en EL PAÍS sobre viajes y turismo desde el año 1992. Es también escritor y fotógrafo, colabora con la Cadena Ser, además de presentar series documentales en diversas televisiones.

Último libro

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

Un relato trepidante por unos de los destinos menos turísticos y más inseguros del mundo. Un viaje en solitario lleno de emoción y melancolía a lo largo de una región azotada por constantes guerras y conflictos étnicos. Un viaje plagado de sentimientos que consigue conectar al lector con los sufrimientos y las esperanzas de África.

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal