Paco Nadal >> El Viajero

02 abr 2009

Crónicas desde el cabo Norte: 71º 10' 21''

Por: EL PAÍS

Lo del título no es un número de teléfono. Es la latitud del mítico cabo Norte, el punto más septentrional del continente europeo. Es la tercera vez que llego hasta este lugar de aureola mágica y, qué quereis que os diga, siempre me produce la misma impresión: es como el viaje a Ïtaca, lo mejor es el viaje hasta aquí más que el "aquí" mismo.
Me explico. El cabo Norte es un lugar mítico, no hay duda, pero como otros muchos lugares míticos no resulta tan espectacular como uno espera. Es un cabo más sobre unos grandes acantilados que se asoman al océano glacial Ártico. Es interesante, no resulta fácil llegar (hay 800 kilómetros de carretera sinuosa desde Tromso) pero es mucho más impactante el viaje y los paisajes de la costa noruega que se disfrutan llegando hasta aquí que el propio lugar. Además, para hacerse una foto en solitario en la esfera armilar que marca el cabo hay que venir en pleno invierno y aún así, luchar a brazo partido para que nadie se suba a la vez que tu.
En verano, es una auténtica romería, así que olvidaros de lo de la foto en soledad. Es verdad que si vienes en esas fechas y esperas a la mediancohe ves el sol caer sobre la línea del horizonte, tocar el mar y empezar a subir de nuevo. El fenómeno del día sin noche que se da en estas latitudes polares. Pero también puede ocurrir que llegues hasta este remoto lugar.... y ¡esté nublado!
.
.
.
Esto es lo normal en un día de invierno. En verano, se multiplica la peña y los árboles no dejan ver el bosque.
.
.
.
Y además... el cabo Norte en realidad... ¡no es el cabo Norte! Resulta que cuando los aparatos de cartografía modernos permitieron medidas más precisa se dieron cuenta de que el punto más septentrional de Europa no es donde está la esfera armilar y el centro de visitantes sino una punta de roca situada al Este (la que se ve al fondo de esta foto) que se adentra kilómetro y medio más en el mar que el supuesto cabo Norte. Aunque en el fondo, qué mas da. Un mito es un mito.
.
.
.
La verdad es que lo que más impacto de la visita fue que en ese mismo momento llegó también un trotamundos alemán que daba por cuarta vez la vuelta al mundo en bicicleta. Y había inventado un curioso sistema de bici-trineo tirado por perros husky para avanzar por estas planicies heladas y barridas por el viento. Seguro que a él le lleno más se orgullo haber alcanzado el cabo Norte que a los que lo hicimos en autobús. ¡La aventura.... para quien se la trabaja!

Hay 22 Comentarios

Yo también estuve en Cabo Norte pero viajando en una autocaravana y en el mes de Junio-Julio desde Valencia.
El viaje es impresionante por todo su recorrido a la vuelta entramos en las islas Lofoten impresionantes.

Las fotos que pones nos ayudan a presenciar lo que en letra comentas, pero me imagino que lo más emocionante será todo lo que acontece hasta llegar al punto del destino. 800 Km. por carretera tortuosa deben dar mucho de sí para contar.Seguimos por aquí en busca del siguiente comentario.Un abrazo, Paco.

Totalmente deacuerdo contigo Paco...sin duda lo mejor, el viaje hasta allí. Poder dsifrutar de toda esa belleza es lo mejor que hay. El final... pues es eso, el final del camino y una "turistada" , muy agradable de ver, eso si, pero no deja de ser ese punto de peregrinación que comentas. Aun así volveria a repetirlo por que me encantó! y eso que fui en verano. Como dices dificil hacerse la foto solo! pero se puede, por que aun siendo una turistada no hay 1000 personas , y eso es lo bueno también de estos sitios, hay gente pero ....Disfruta mucho!

Me estoy dedicando este domingo por la mañana todavía en la cama a ponerme al día con este viaje soñado. Me fascinó más la historia de dos españoles en el norte del norte cortando bloques de hielo con la histora del invierno dentro, que el Ice bar en sí. De todas formas juro que el lugar y la iniciativa me resultaron tan atractivas que enseguida pinché en el link "Trabaja con nosotros" de su pag (la crisis esta mu mala) pero estoy pasada de edad (tambien para eso). Esoy de acuerdo con Fernando Flores, es también un tópico el de que todo aquel lugar adonde vayan guiris no es un lugar con encanto sino necesariamente...cutre; el tema es "inventarse" un encanto para que lo fotografíen los guiris, sin mas. Mi frustrado empleo en el Ice bar no fué la única decepción ¿Cómo que el cabo norte no es el punto más septentrional del planeta ¡Ya no se puede confiar en nadie! (Ahora falta que me entere de que el faro del fin del mundo no está en el fin del mundo y ahí si, Apaga y vamonos). ¿Me parece o el astrolabio está incompleto? más bien esta vacío ¿Y la Tierra y la eclíptica y to lo demás? PD1: No se si viste que Angeles Mastretta te recomendó en su último post. No, si va a ser verdad que Dios los cria y los "Figura" se juntanPD2: Bueno...lo dejo aquí, voy a intentar dormir un rato más. Ya ves, yo también creo que la aventura es de quienes nos la trabajamosPD3·: Dormiré si me dejan, tengo la cabeza bobmbardeada de Irrintxis de no se que fiesta euskalduna que se estan echando cerca de mi casa. Ya ves, vivir en el casco medieval también tiene su aventura

Paco: Tú no tienes idea de cuánto te admiro. Enfrentas el frío como una tarde de primavera. Y miras. Miras como nadie. Nunca pensé que querría ir a Noruega. Ahora me muero de curiosidad. Sin embargo, creo que me conformaré con tus ojos. Gracias, Angeles Mastretta

Yo hice el viaje al revés: primero Cabo Norte y luego los 800 enrevesados kilómetros hacia Tromso. Y en verano, con el sol de medianoche. Con todo, los paisajes espectaculares.

Que bonito!

Hola Paco, hoy has tocado un tema muy intresante, el de los mitos en los viajes. Yo te diría que estos mitos son los que nos hacen tirar de la maletas. ¿Cuántas personas han ido a París con tal de hacerse la foto con la Torre Eiffel, por ejemplo? ¿O no era el fin último de este viaje hacerte la foto con la esfera armillar?Parece que no has estado allí si no te traes ese recuerdo fotográfico. Tú mismo lo has dicho, había que ha pelear esa imagen tuya en solitario con el pequeño monumento.En fin, gracias a los mitos (que han sido creados por otros viajeros antes que nosotros) tiramos del trolley hasta los sitios más recóndios de nuestro planeta.Postdata: por cierto ahora que digo planeta, ¿para cuando un viajecito por el espacio?

Me quedo con la imagen que has descrito del sol de verano que cae a media noche, sobre la línea del horizonte y toca el mar. ¡Buen trabajo aventurero!

Ya se ve que conoces bien los mitos viajeros y, por supuesto, que lo mejor es el camino, como en la vida, lo mejor es vivirla, no nacer y morir. Y, por otro lado, es estupendo viajar para crearse uno sus propios mitos e hitos viajeros.Le has sacado un gran partido a los 71º.Gracias y un abrazo.

Hola de nuevo viajero!! Tu comentario sobre el error en la ubicación del Cabo Norte es similar a lo que ocurre con la Línea Ecuatorial... en la "Mitad del Mundo", cerca de Quito, hay un poblado fundado en el s.XIX por científicos, y hoy lugar de recreo para turistas, lugar donde se estableció que cruzaba el ecuador geográfico, aunque tiempo después y tecnología más avanzada mediante, se descubrió que la verdadera Línea Ecuatorial pasa por otro sitio... Jajajaja!!!Un abrazo y a seguir bien fiera!!Pablo

Suscribo tu mensaje, y me "apropio" de un verso de Machado: caminante no hay camino, se hace camino al andar. El viaje es lo importante...los destinos, algo más en el caminar. Un beso, veo que te cuidas, vas abrigadito, mu bien. Eso, los aventureros y buenos amigos que hagas y el gintonic te protegerán de todo mal. :-)

Eres un poco Livingstone, un poco 'Lonely Planet', un poco viajero experto, un poco "Documental" de la 2,.....¡Chapeau!. Yo -creo- soy más como "El tio de la vara": peleón.Un abrazo (¡Qué bien te lo montas!). (Ah!!, y genial la entrada, que a veces no te lo digo lo suficiente).

Te digo sinceramente que disfruté un montón esta tu crónica...con unas y otras carcajadas introducidas entre línea y línea...¡Buen reportaje Paco..., estoy de acuerdo con Blas, una entrada genial.:)Abrazos

La mejor combinación es sin duda la nieve y el sol! Se nota que esta lleno de turistas [8D]

Ahhhhhhhhh Paco! de tú viaje por Noruega, seguro que todavia no lo has concluido, me quedo por supuesto con tus fotos de la aureola boreal y ... el trotamundos alemán del último párrafo.Como tú dices: "...¡La aventura ... para quien se la trabaja! y estoy seguro que en ese señor encontrarás las claves del motivo de tú viaje. A veces me pasa que cuando viajo motivado por alguna certana razón (no siempre es asi claro), sucede algo o me encuentro con 'ese' alguien especial que me denota el verdadero motivo de por qué estoy allí. No sé si te ha pasado? pero es en esa gente donde uno encuentra 'las claves'.Y esa es la maravilla del viaje: dejarnos sorprender por los avatares del camino ... y disfrutar con gente como tú cuando comparte su propia visión de éste pabuleado, pero todavia maravilloso Planeta Azul!

Totalmente de acuerdo contigo, Gus. Generalmente los destinos te marcan en función de actitud y de tu forma de enfrentarte a ellos. También en función de la gente que conoces allí. Y no tanto por lo que el destino te ofrezca en sí. Por eso creo que no hay destinos buenos y destinos malos; hay viajeros con actitud positiva y viajeros con actitud negativa. Adelita: estos paisajes son siempre fascinantes, pero es verdad, con sol y con nieve mucho mas. besos

Parece que de la aventura queda la que uno pueda "montarse" en medio de la multitud..............Dios mio¡¡ en esas latitudes y parece un parque temático..........Un abrazo

Impresionante fotografía del sol de medianoche, la del Cabo Norte (Noruega)... Disfrutandolo ¡Qué importa un kilometro mas ó menos!Un abrazo.

Te leo desde tu primera entrada, cuando advertías ser novato en lo de los blogs. En mi modesta opinión, te sales. No sólo cuentas las cosas con gracia, te fijas en detalles estupendos, actualizas el blog hasta en el último confín del mundo, pones links... Chapeau!Beso

Pues eso, tal vez lo mejor es el viaje hasta allí, que el allí...me quedo con los acantilados y la esfera armilar. "¡La aventura.. para quien se la trabaja!" podría ser tu grito de guerra. Con tu permiso, lo hago mío también. Un beso aventurero.

¡Qué grande Paco! ¡Seguí viajando, que quiero conocer más!!

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

paconadalsl@gmail.com

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal es viajero-turista antes que periodista y culo inquieto desde que tiene uso de razón. Estudió Ciencias Químicas pero acabó recorriendo el mundo con una cámara y contándolo. Escribe en EL PAÍS sobre viajes y turismo desde el año 1992. Es también escritor y fotógrafo, colabora con la Cadena Ser, además de presentar series documentales en diversas televisiones.

Último libro

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

Un relato trepidante por unos de los destinos menos turísticos y más inseguros del mundo. Un viaje en solitario lleno de emoción y melancolía a lo largo de una región azotada por constantes guerras y conflictos étnicos. Un viaje plagado de sentimientos que consigue conectar al lector con los sufrimientos y las esperanzas de África.

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal