Paco Nadal >> El Viajero

15 sep 2009

Noches blancas, noches negras

Por: EL PAÍS


El Crystal Simphony lleva tres días amarrado en el puerto de San Petersburgo. Fue una de las razones que me motivó a hacer este crucero por el Báltico: por lo menos da tiempo a ver algo de las ciudades donde hace escala, en vez de ir a salto de mata como suele pasar en este tipo de viajes. El problema es que en estas fechas hay tantos cruceros en la ciudad que literalmente, no caben. Mientras terminan la nueva terminal de cruceros, los mandan donde pueden. Y al nuestro le ha tocado atracar en el puerto comercial del Morskoy Kanal.
Tiene gracia: te asomas por la borda de este barco de lujo, cargado de todo tipo de comodidades, y ves un horizonte industrial de grúas, máquinas pesadas, bulldozer, montañas de chatarra, contenedores, láminas de acero y demás productos de la industria pesada rusa esperando a ser embarcados vete tu a saber a qué confín del mundo.
Menos gracia tiene que no dejan entrar taxis hasta aquí. Y hay dos kilómetros de decorado industrial hasta la salida por descampados más negros y solitarios que la cueva de un lobo, sobre todo cuando regresas a las tantas de la noche. Pero pronto hemos aprendido que eso no es problema en Rusia. Simplemente te pones en la carretera, levantas la mano y lo primero que pase en movimiento (y que no sea un perro) te para. Es una costumbre muy habitual aquí: no hay por qué esperar al transporte público. Los conductores están acostumbrados a parar a quién le hace el alto, negocian un precio y lo acercan a su destino si les cuadra. De momento he montado en todoterrenos, camionetas del puerto y coches particulares. Pero si pasa una grúa y me para, juro que también me monto.
Obviamente, a la mayoría del pasaje ni se le ocurre salir por la noche en semejantes condiciones. Les entiendo: muchos son jubilados norteamericanos y deambular solos y por la noche en una ciudad rusa es para ellos una aventura similar a la de tomar al asalto el Palacio de Invierno. Pero un grupo de españoles hemos encontrado con este sistema la manera perfecta para salir cuando acaba el servicio de transfer oficial del barco (a las cinco de la tarde) y explorar la ciudad con nocturnidad y alevosía. Y creedme: San Petersburgo es otra cuando oscurece. Todavía más rutilante y hermosa. Mañana os sigo contando.

Hay 11 Comentarios

Audaces si que sois...jejjje, salir de noche en esa ciudad...sobre todo de ese punto que nos cuentas!Pero los aventureros son así...a saber qué nos contarás en la próxima...¡no me perderé!

Paco, mucho cuidado por San Petersburgo, que me han contado que hasta te pueden robar un riñón sin que te enteres.[;)]

Paco, mira que me he imaginado que en ese muelle me encontraba al mafioso ruso de Viggo Mortensen en "Promesas del Este" (¿Viste la película?) y.............no sigo porque entonces necesitaría es cama ancha que me ofrece ET. Como dice Blas, la noche es para vivir la aventura!¿Ves como tu blog es sugestivo y sugerente? Besos.

debe ser alucinante , siempre pensé que lo mejor de viajar es meterte en los entresijos de la ciudad , en lo mas recóndito, solo así se conoce un pueblo y sus gentes¿que es peligroso? siempre le tememos a lo desconocido y cuando se va a otro sitio es para conocerlo besos

Buena forma de trasladarte desde el barco, se ve que la gente es amable de otra forma te quedaría una buena caminata.Un abrazo, Paco.

Vaya... que escueto, ir y volver ¿en el medio qué? ¿caviar o hamburguesa? Estoy de acuerdo en la generosidad de ese pueblo (tengo familia de por allí). Me quedo pensando en cual puede ser esa "manera perfecta de salir" y ¡hala! a esperar a mañana a ver si es verdad y lo cuentas o sólo es un señuelo como en telecinco (con perdón). Un abrazo.

Bueno, Paco, pues ya me puse al día... y estoy disfrutando con el crucero. Nos falta, parece, vivir la noche, bueno, pues salgamos esta noche y mañana lo cuentas. Pero no todo... ¡eh!Estoy deseando saber como se vive la noche en San Petersburgo (y en Madrid, en Barcelona, en Sevilla, en Bilbao y hasta en Soria, pues no hace "na" que no vivo la noche) así que espero tus noticias.Un abrazo.Estrella

Vale(Lita), pero el tema del peligro hay que tenerlo en cuenta siempre. Supongo que Paco y los demás se habrán preocupado por ese tema, sino (también supongo) no saldrían Será porque vengo de un lugar tan pero tan peligroso, que solo pensar en un lugar oscuro y en un coche de "no se quién" me da tirria...Una cosa no quita la otra y me alegra que hallas salido por ahí de noche...a ver de que tipo de "hermosuras" hablarás mañana. Miedo te tengo...PD1: ¿Porqué me hacés esto, chaval? ¿No sabés que "sin ti mi cama es arrcha..?(tanto que caben hasta NURIA y BLAS pero tampoco quieren entrar)PD2: ¿Vas a estar o no en el programa?

Son pequeños chispazos, pequeños momentos, pequeños impulsos, pequeños instantes?. En esos momentos que surgen -de vez en cuando- es cuando me digo: Este sí. Este sí es mi VIAJERO, y digo ?mi?, porque para otra gente lo puedes ser siempre.Un abrazo (¡Qué bonita es la noche para la aventura!).

Se sale el mcDonald's. Por cierto, es sábado tenemos pseudo noche blanca en los madriles. Pienso salir a tuitearlo. [;)]

Va Paco, cuenta, cuenta!Que yo también recuperé el ritmo y ya me mata la curiosidad por saber cómo la arman en S.P.!

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

[email protected]

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal es viajero-turista antes que periodista y culo inquieto desde que tiene uso de razón. Estudió Ciencias Químicas pero acabó recorriendo el mundo con una cámara y contándolo. Escribe en EL PAÍS sobre viajes y turismo desde el año 1992. Es también escritor y fotógrafo, colabora con la Cadena Ser, además de presentar series documentales en diversas televisiones.

Último libro

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

Un relato trepidante por unos de los destinos menos turísticos y más inseguros del mundo. Un viaje en solitario lleno de emoción y melancolía a lo largo de una región azotada por constantes guerras y conflictos étnicos. Un viaje plagado de sentimientos que consigue conectar al lector con los sufrimientos y las esperanzas de África.

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal