Paco Nadal >> El Viajero

26 oct 2009

Mis queridos pensionistas

Por: EL PAÍS

 

Dejadme que os cuente hoy un poco más de las interioridades de este viaje. Voy haciendo un documental sobre este tren Registan por encargo de una TV autonómica española. Como ya os comenté, es un tren especial para turistas (o para viajeros, que hay gente que lo de turista le parece despectivo), que hace esta ruta por tres países del Asia central varias veces al año. El pasaje es muy internacional porque se vende en muchos países (en España lo gestiona la mayorista Icu y se puede comprar a través de agencias de viaje).

 

El caso es que por las fechas que son, el grueso del pasaje lo compone un grupo de jubilados alemanes y austriacos. Yo les llamo mis queridos pensionistas y me están dando una lección de positivismo y ganas de vivir que deja pequeño al mejor curso de autoayuda. Raro es el día que a uno o varios no les da un trastorno. Los guías no ganan para sustos. Pero se los llevan al hospital más cercano y en un par de horas están de vuelta como nuevos. Les cambian las pilas al marcapasos o les redoblan la dosis de sintrón, y ¡hala! de nuevo con sus bastones y sus artritis subiendo cuestas polvorientas en busca de ruinas selyúcidas o aguantando estoicamente tres horas de explicación sobre minaretes y mezquitas medievales. De sol a sol, inasequibles al desaliento. No se pierden ni un renglón del programa. Son la Panzer-Divisionen del Inserso germánico.

 

¡Y cómo le pegan al vodka, los canallas! En la mesa cae una botella para la comida y otra para la cena; bien mezclado con una docena de pastillas de todos los colores que cada uno lleva en una cajita de metal, por supuesto.

 

Me producen muy buenas vibraciones. Y mucha admiración. Me pregunto de dónde vendrá esa diferencia de planteamiento del ocio y el tiempo libre entre los mayores centro y norte europeos con los del mundo latino. ¿Es una cuestión cultural, económica, religiosa, educativa? Mi abuela llevó luto desde que yo tuve uso de razón.

 

Ya le he dicho a los Reyes Magos que se metan la Wii por donde les quepa, que yo para el próximo 6 de enero quiero una pila Duracell como la que llevan mis queridos pensionistas.

 

 

PD: Algunas respuestas a algunas de vuestra preguntas (gracias a todos por estar ahí)

 

Tiempo. no, no hace mucho frío aún en estas estepas. De día en manga corta, de noche una chaqueta ligera. Conforme vayamos avanzado al norte, el frío aumentará.

 

Cerveza. La cerveza local es muy buena . Aunque mi favorita es ?Baltica?; rusa de San Petersburgo. El vino, ¡vinagre!

 

Dictaduras. Pues sí, Karimov, el sátrapa de Uzbekistán, tampoco es un santo (ver hemerotecas). Pero la sensación de libertad y seguridad con la que me muevo por aquí no tiene nada que ver con Turkmekistán. Asi lo percibo y así lo cuento.

 

Nivel de vida. Bajísimo; lo tocaré en otro post.

 

Casas en propiedad. Sí, desde la caída de la Unión Soviética, siguen una economía de mercado. Sin embargo las tierras de regadío pertenecen al Estado, que las arrienda a los interesados.

 
 
 

 

Precios. El billete cuesta desde 3.965, según camarote. Teneis más datos en esta web

 

 .


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hay 25 Comentarios

Hola,

Me pregunto qué tren será el que nos cuenta Paco en su blog del viajero, nunca lo había oído. Me parece muy interesante ver como algunos mayores disfrutan de la vida, a su gusto con sus dolencias y sus pastillas.
Me resulta muy gracioso tus comentarios sobre este grupo de jubilados que son de Alemania o de Austria, la cosa es que me alegro que lo pasen muy bien. Todo se lo merecen ya que tanto han trabajado y es una suerte llegar a la jubilación con pastillas o sin pastillas.
Yo creo que tienen tanta energía más que algunos jóvenes (tenemos que ponernos pilas para poder alcanzarlos)
un saludo
NeyLo2011

Con buena picha bien se jode.O lo que es lo mismo, con dinero a tutiplen ¿quien no vive bien?

La mayoría de los jubilados españoles, podrían tener la misma marcha que los del norte, si tuvieran las pensiones que ellos tienen y perdieran el miedo a que les ocurra algo fuera de casa. Pero las nuevas generaciones de jubilados ya van teniendo otra mentalidad y quizá no puedan ir a hacer el viaje en el Registan, por motivos económicos, principalmente, pero sí buscarse otras actividades más lúdicas y animadas que ver los cotilleos en la tele y jugar a las cartas en el club...Yo, desde luego, pienso ser una jubilada con mucha marcha... tengo mucho tiempo que recuperar...Un abrazo, Paco

Paco...ya sabes que vivo en Alemania, y te ppdría contar tanto sobre la gente "mayor" de aquí!! Entrar a comparar ya da par aun sinfin de explicaciones/causas. Decirte que aquí está muy de moda desde hace ya unos años el nordic walking, del que son fans y apasionados practicantes; cada día puedo ver gente mayor que lo practica.yo voy en bici a trabajar, por un río normalmente, y me los encuentro. Además, se apuntan a todo. Tengo alumnos muy mayores con mucho interés.De vez en cuando hasta traen pasteles, licores, lo que sea, para compartir. Ahora mismo, una alumna mía de 70 años está haciendo el camino por la Vía de la Plata. Le aconsejé tu blog.Ya sabes que la Alemania del Este era muy social. Ya entonces organizaban fiestas a tutiplen, encuentros de todo tipo, en los patios interiores sobre todo, también en parques o en las orillas de los ríos o lagos. En fin...igual da para un post mío sobre Alemania, ya lo andaba yo pensando con los fastos de Berlin, 20 años después. (Premio PRíncipe de Asturias, ya sabrás)Un abrazo y disfruta,que ya veo que sabes hacerlo!!

Acabo de leer más arriba otro comentario de alguien que vive en Alemania. Como siempre, als perspectivas pueden ser diferentes, dependiendo de tantas razones. Es cierto que los jubilados alemanes son menos familiares:engeneral en Alemania el concepto de "familia" es diferente al que tenemos en España. La gente no se reúne semanalmente, ni cargan a los abuelos con los niños. Y repito : CARGAR. Me parece fatal que, a noser que sea expreso deseo de ellos, se prive a la gente mayor de su tiempo, haciéndoles otra vez pasar por la responsabilidad de criar a niños. Ya he hablado con muchos abuelos españols que están hartos, que preferirían su tiempo para ellos. EnAlemania se ayuda a los padres bastante más, claro, desde el Estado. Pero disiento: los amigos y las familias aquí también son muy cariñosas, te ayudan INCONDICIONALMENTE y sin esperar que les devuelvas el favor; no solo hablo por mi experiencia, también por la de muchas otras personas, de distintas nacionalidades, incluidos los propios alemanes. Sabido es de todos que en general Alemania es un país "viajero", y no dejan de hacerlo cuando llegan a mayores. De dónde sacan el dinero? como apunta ella, dedican más dinero al conocimiento: viajar y leer. Ya megustaría a mí que mis padres, recién jubildaos, hubieran vivido en una sociedad avanzada que les hubiera animado y educado en la curiosidad, en el ansia de conocimiento, en el interés por otras culturas, como lo ha hecho la sociedad alemana.

Hola, Paco:Mi abuela es como estos señores eh, y es latina, de Segovia, vaya. Yo de mayor quiero ser Paco Nadal, jaja, ¡vaya viajecitos que te pegas, madre mía! El otro día estuve merodeando por el Mercado de San Miguel en Madrid. Tenías toda la razón en aquella crónica en la que escribiste sobre él, es una pasada.

Ay chico: si van del marcapasos al hospital, del hospital a las cuestas polvorientas y de ahí al overbooking de vodka, pronto dejarán de ser la Panzer-Divisionen para ser la Mortem-idemPD:¿Tu abuela llevo luto desde que tenés uso de razón? Yo no tuve arbolito de navidad desde lo 9 años, porque como ese año había muerto mi padre, mi tía (su hermana, también asturiana) decidió eliminar ese símbolo (pero no las comilonas...¡faltaba más!) ¿Será por eso que decidí que no voy a parar hasta conocer a papa noel personalmente y decirle lo mucho que lo extraño desde que tenía 9.Prefiero la cultura caribeña: bailan antes, durante y después de "luctuoso suceso" ...

En que pueblecito de la manga dices que compro la casa tu abuelo?salud

Bueno... escríbele a quien quieras pero si no ahorras y te preparas una buena jubilación, te pasará como a mi tía Victoria, que se murió haciendo un viaje del inserso, bailando como una loca en Torremolinos... Y es que nuestros jubilados también tienen ganas de juerga, por supuesto, pero con esas pensiones de 400-600 euros, pues va a ser que no les llega, por mucho milagro que hagan, para pagarse el trenecito ése, que, entre pitos y flautas, les saldrá por los cinco mil como poco; porque el vozka no va incluído en el precio... ¿verdad? Un abrazo.

Jajjja Paco...Gracias por esa jocosa entrada.De los jubilados viajando no me hables...jajjja...he tenido bastante experiencia con ellos, con sustosincluidos ;-) Pero lo cierto es que no conocen límites, sobre todo cuando hay noches de baile! Pero me temo que por aquellos lares se verán bien poco los jubilados de por acá...porque pastillas tienen muchas, pero pasta..????Besoss

Madre mia, como viven estos abuelitos!! Si que podíamos llegar todos así a su edad. Aunque yo conozco a más de uno y una que tienen más energía que muchos de 30 años...Se te ve que estás disfrutando muchísimo! Te seguimos...Un abrazo,Laura____________________________http://www.viajealatardecer.com

Hola Paco. Yo cuando estuve en la zona no sabía que existiera ese tren que hace el recorrido varias veces al año. En cuanto a tu reflexión sobre lo que dirferencia a los mayores del Centro y Norte de Europa con respecto a los latinos en lo que respecta al interés por esta región, bien, has de saber que realmente se puede concretar en alemanes o "germánicos", y que el interés de éstos por Asia Central radica, en muchas ocasiones, en que existen todavía colonias de germnanos que viven en Asia Central, tanto en Uzbekistán como en Kazakhstán (creo que sobre todo en el primero). El origen de estas migraciones, si bien no lo conozco en detalle, es anterior a la Segunda Guerra Mundial, y lo cierto es que, aunque los germanos que viven en Asia Central están algo sovietizados y casi han perdido incluso el idioma, todavía tienen nexos sentimentales con su tierra de origen en Europa. Tengo entendido que celebran todas las festividades alemanas y que cantan gran número de canciones folclóricas germánicas... y que son cristianos, eso también. Tal vez por eso hay más alemanes allí haciendo turismo que españoles o franceses. Buena suerte con el viaje y con el curro.Un abrazo

¡Que lo tiró, Paco! ¿No te habrás equivocado de vagón? A lo mejor te subiste al de la tercera edad (un geriátrico móvil) y en realidad te tocaba un vagón de varias generaciones más joven. JajajajUn abrazo grande, mi amigo.

Nosotros hicimos el transiberiano desde San Petersburgo a Beijing este verano y también nos sorprendió que mas del 60% de los occidentales que viajaban eran mayores de 65 años, incluso diría que de 70 años. También todos alemanes, holandeses, etc... y con un espiritu y ganas de divertirse envidiables.No sabíamos que existía ese tipo de turismo, y no sabemos si es por el viaje en tren, que te lo venden como si fuera un crucero, o por la cultura que puedes ver en el trayecto.En nuestro viaje, también vimos a lo que parecían mochileros de los 60 que estuvieran repitiendo el viaje 40 años después..Saludos

Hola Paco, buenos días,me gustaría saber si queda algo del paso del ejercito de Alejandro Magno?, no se , por ejemplo en algunas costumbres, difenrencias en el color del pelo, ojos etc.saludos

Oye, Paco, creo que hay mucha componente económica en esos periplos que se hacen los alemanes. La familia tiene menos importancia para ellos, supongo. No se convertirán en "padres" de sus nietos, supongo (Lo que incluiría llevar a los nietos al cole o a la guardería, ir a buscarlos, etc.)......Por otra parte, me gustaría saber que proporción tienen los uzbekos, como herederos de Alegrandro Magno, como herederos de Gengis Khan, como herederos de las ordas de Stalin,.... Nada de una de tus bromas, investigación, investigación.....Un abrazo.

A tu abuela, que no era una canalla (sí así, dicho como lo dices tú), le tocó estar sumida en la dictadura de Franco muchos muchos años. También, es lo más seguro, como la mía (que mira nació un seis de enero) su infancia se gestó en una guerra civil, ya ¿y que algunos de estos no asistieron a la segunda guerra mundial en sus infancias? Bueno pero lo del luto es por la pobreza de haber tenido que renunciar a la libertad indudable de la república en beneficio de un mandatario que lo que buscaba era cabezas sumidas en la ignorancia. Entonces, para los niveles económicos de vida eso seguro que también influye, (lo que nos vas a contar) como toda cerrazón. Nasdrovia mismamente! Ese tren parece el Camino en temporada de primavera sólo que sin posibilidad de salir del tren. Se viaja siendo viajero-periodista, sí pero creo que se viaja más auténticamente siendo químico y disfrutando de vacaciones. Sinceramente sí.

Muy jocosa esta parte del itinerario! Saludos para ti y tus intrépidos pensionistas.(me pregunto, después de todo lo que tú has andado ¿dónde irás cuando seas tú el pensionista?, paseos especiales?)

espAciales quise decir

Hola Paco, una consulta...Por qué la sensación de seguridad en Turkeminstán es tan distinta a Uzbekistán?? En el primero de estos países hay mucha delincuencia, asesinatos, gente que te mira feo por ser turista?? Gracias y saludos!

Ahhh y lo otro Paco, cómo es el tema de las visas en estos países? Todos te piden visas? Son muy difíciles de conseguir???

Pues, hombre! amigo Paco, Cuantos pensionistas hay en Espana que puedan pagarse un recorrido en tren por las estepas a casi 4000 euros? Una semanita? Dificil se lo pones.Los nuestros, los pensionistas de ahora, y no todos por supuesto, tienen que contentarse con bailar en Benidorm o hacer gimnasia y ligue en Torremolinos y pueblos ayacentes. Lo de beber y divertirse no se les da nada mal.El luto hace tiempo que paso a la historia!Un abrazo

Me apunto a lo de las duracell por Reyes. Son admirables estos abueletes norteños! Pero Paco, a ti aún te queda cuerda para rato... ¿Qué haces ya dándole vueltas al coco con la jubilación y el Imserso??? Cuídate y vuelve ya, pendón. [8D]

Vivo en Alemania desde hace tres años y aunque no es mucho tiempo, sí que he constatado alguna diferencia:-Son mucho más individualistas. Su vida no son la familia o los amigos. Es suya. O como mucho, compartida con su pareja. Efectivamente, no cargan con los nietos por norma general. Viven más para sí mismos, para vivir nuevas experiencias, para "autorealizarse", más que para dejar herencia a los hijos o nietos... -Ahorran para grandes viajes. Pueden pasarse todo el año sin pisar cines o sin cenar fuera de casa, pero no tienen reparos en gastarse 3000 euros en el transporte de un viaje. -Les encanta viajar fuera de temporada. -Las personas mayores aquí vivirán menos que en nuestro país, pero muchos tienen una salud envidiable. Son fuertes como un roble. Ves señoras solas de 60 años de excursión por los Alpes cada fin de semana. En nuestro país una chica de 30 haciendo eso, ya sería rara. Y sobre todo, je,je, pues que salen de sus países y por lo general tienen mejor tiempo, muchas veces mejor comida, más humanidad y alegría... Creo que es una razón económica, cultural y social. La religiosa no tanto. Pero qué sabré yo porqué están esos pensionistas en el tren, pregúntales tú que estás ahí, je,je.

Vivo en Alemania desde hace unos años y aunque no es mucho tiempo, sí que he constatado alguna diferencia:-Son mucho más individualistas. Su vida no son la familia o los amigos. Es suya. O como mucho, compartida con su pareja. Efectivamente, no cargan con los nietos por norma general. Viven más para sí mismos, para vivir nuevas experiencias, para "autorealizarse", más que para dejar herencia a los hijos o nietos... -Ahorran para grandes viajes. Pueden pasarse todo el año sin pisar cines o sin cenar fuera de casa, pero no tienen reparos en gastarse 3000 euros en el transporte de un viaje. -Les encanta viajar fuera de temporada. -Las personas mayores aquí vivirán menos que en nuestro país, pero muchos tienen una salud envidiable. Son fuertes como un roble. Ves señoras solas de 60 años de excursión por los Alpes cada fin de semana. En nuestro país una chica de 30 haciendo eso, ya sería rara. Y sobre todo, je,je, pues que salen de sus países y por lo general tienen mejor tiempo, muchas veces mejor comida, más humanidad y alegría... Creo que es una razón económica, cultural y social. La religiosa no tanto. Pero qué sabré yo porqué están esos pensionistas en el tren, pregúntales tú que estás ahí, je,je.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

paconadalsl@gmail.com

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal es viajero-turista antes que periodista y culo inquieto desde que tiene uso de razón. Estudió Ciencias Químicas pero acabó recorriendo el mundo con una cámara y contándolo. Escribe en EL PAÍS sobre viajes y turismo desde el año 1992. Es también escritor y fotógrafo, colabora con la Cadena Ser, además de presentar series documentales en diversas televisiones.

Último libro

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

Un relato trepidante por unos de los destinos menos turísticos y más inseguros del mundo. Un viaje en solitario lleno de emoción y melancolía a lo largo de una región azotada por constantes guerras y conflictos étnicos. Un viaje plagado de sentimientos que consigue conectar al lector con los sufrimientos y las esperanzas de África.

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal