Paco Nadal >> El Viajero

29 oct 2009

Y por fin...¡Samarcanda!

Por: EL PAÍS

A lo largo de mi vida como periodista he empezado muchos artículos hablando de esos lugares de nombre mítico para un viajero a los que cuando llegas te das cuenta que de míticos solo tenían el nombre. Tombuctú, Cabo Norte, Tamanraset y.... ¿Samarcanda?

 


Pues un poquito, sí: Samarcanda , para desgracia de mitómanos, ¡también! Dicha esta herejía, y antes de que alguno trate de lapidarme por ella, trato de explicarme. A mi me mosqueaba que siempre que se hablaba y escribía de Samarcanda, saliera la misma foto. La de una plaza con unas mezquitas bellísimas... pero siempre la misma foto. Y ahora que he llegado a Samarcanda, el nombre más bello al que ciudad alguna pueda aspirar, me he dado cuenta del por qué.

 

En mi imaginario particular Samarcanda era... ¡Bukhara!. O la misma Khiva. Un casco medieval, de tortuosas calles encajadas entre tapiales de adobe, una ciudad de medinas, cúpulas y mezquitas. Un zoco bullicioso y abigarrado donde se oía el canto del muecín, el griterío de los mercaderes, el rumor del agua en las fuentes.... Y resulta que Samarcanda es una ciudad activa, moderna, de amplias avenidas y grandes rotondas, con un bello barrio ruso-zarista de bulevares orlados por enormes arboledas y edificios neoclásicos. Repartidos por esta planimetría cuadriculada sobresalen algunas mezquitas, mausoleos, minaretes y madrasas que hablan de su antiguo esplendor. Una urbe muy interesante... pero no la que yo había idealizado. Ni rastro de bazares, zocos o medinas de Alí Baba.

 

Dicho esto: ahora la parte positiva. La plaza de la famosa foto que todos hemos visto se llama plaza Registan y es una de las más bellas de Asia.

 

Tres madrasas se alzan majestuosas en otros tantos lados de este antiguo ?espacio arenoso?, pues eso significa Registan, como obra cumbre de la arquitectura y el arte de Samarcanda. La más antigua, la de Ulugh Beg, fue levantada en 1420. Las otras dos se construyeron a su imagen y semejanza 200 años después.

 

Es la antigua plaza mayor de la Samarcanda medieval, la que fue capital de un imperio que se extendía desde el Mediterráneo al Pamir.

 

Solo por estar aquí sentado, viendo como atardece sobre los mocárabes y los gigantescos iwanes recubiertos de mayólicas de estas tres viejas escuelas coránicas, hoy calmas y silenciosas, se justificaría el viaje. Solo por eso, Samarcanda merece seguir siendo la ciudad de los sueños en mi imaginario.

 

Pero hay más. Mañana sigo contando.


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hay 22 Comentarios

¿Por qué a mí, me siguen pareciendo decorados de películas? es una sensación extraña al ver las fotos... como que faltara vida. Yo creo que es por la falta de bullicio, por más que lo intento no "oigo" nada, y faltan árboles, pájaros, perros... ya sé que unas fotos no indican nada... pero ¿por qué tengo yo esa sensación? debo tener mucha imaginación y me lo imaginaba más como dice Juan Manuel en el comentario anterior...Paco... ¿no tienes ganas de comerte unos pescaditos fritos y una caña bien fría?Un beso.Estrella

Lo siento Paco, no te creo, me resigno a pensar en una Samarcanda soviética. Y mucho menos pensar que lo más llamativo sea el cementerio.¿Dónde están los palacios? ¿Y los jardines de los sultanes? ¿Y las princesas? ¿Y las murallas? ¿Y el zoco?Creía que Samarcanda era como Estambul, pero a lo grande. Pero seguro que nos estás guardando alguna sorpresa para el final, ¿a que sí?Espero que sí.Un abrazo.Postdata: Paco, gracias por tu último post.Y a tu pregunta deportiva, te respondo: "somos de primera". Compara y me entenderás.

:)

Buenos días Paco! Vuelvo a viajar contigo! A veces, la modernidad barre los bazares, zocos o Medinas de Alí Babá...aunque otras veces se conservan...Los lugares míticos nos evocan muchas cosas, pero aunque decepcionen, hay que visitarlos. Ya sabes, lo importante es el camino hacia Itaca. Samarcanda, entre otros lugares, también sigue estando en mi imaginario. Te sienta bien el gorro ruso que he visto por ahí...Un abrazo, guapo.

Vaya, me has tirado un mito!He mirado en el google earth a ver si hay alguna foto de Samarcanda situada fuera de la plaza o de otras mezquitas y no, no las hay. Aún así sueño por dejarme caer por ahí algún día.Muy buenas entradas, enhorabuena.

Vaya sorpresas nos deparán algnos viajes, verdad? Yo también busque fotos y sólo aparece la primera que nos has indicado... :S Geniales, esperamos que nos cuentes más!Un abrazo Paco,Laura____________________________http://www.viajealatardecer.com

esperare ansiosa lo de mañana besos

Hola Paco,menudo blog tienes! felicidades! he visto que estás hablando de Uzbekistán, así que te dejo el link de la entrada de mi antiguo blog donde escribo sobre Uzbekistán. Si te apetece puedes meterte y ver que te parece! ;) un abrazo!http://conociendoculturasdelmundo.blogspot.com/2008/09/uzbekistn-under-construction.html

Es la primera vez que no cumples una actualización del blog sin avisar. ¿Estás bien, Paco?. Un beso grande.

que hermosos lugares guau

La verdad es que tiene poco que ver, pero merece la pena, yo volvería sin duda.Saludos

Recuerdo, como si hubiera estado ayer mismo, el tiempo que estuve sentado contemplando la plaza Registán y recorriendo sus madrasas. Y de esto hace ya nueve años... Pero estoy de acuerdo contigo, Samarkanda lleva la fama y Bukhara es mucho más auténtica, menos "tocada" por la modernidad, y me imagino que seguirá siendo menos turística. Espero volver algún día por esas maravillosas tierras, es de los pocos lugares lejanos que me dicen que vuelva...

Que decir? Menos mal que dejaron la plaza intacta! Bienvenido, amigo!Un abrazo

Pues yo encuentro este retrato de Samarcanda muy bello, hasta oigo las músicas, que creo que no oiste por no llegar a tiempo, del festival de los años impares en el mes de octubre. Ciudad viva. Un beso y... a esperar pues.

Si no es tan mítica como parece, tienes que hacerte al menos la foto con el cartel de "Samarcanda" que haya en la entrada... eso vende! Un abrazo

Pues vaya..., bueno, desmitificada del todo no queda, eh?? Dice Don Wiki que es "Encrucijada de culturas" y Patrimonio Histórico de la H. Ese concepto lo de encrucijada de culturas es, a la par que "pintoresco", algo que siempre me hace mucha gracia al leer algunos artículos de viajes. no los tuyos, eh?;-) . Intentaba explicarles a mis alumnos el significado de "pintoresco". No lo conseguí del todo. Tengo preguntas anotadas pá tí: de verdad es encrucijada de culturas? es decir, todavía lo es? Y, en tus posts ha habido mucho de cultura musulmana, arte, arquitectura y demás. Hasta qué punto la religión influye en la sociedad, en el comportamiento del uzbeko medio? leí que en Pakistán se está luchando contra guerrilleros talibanes y que entre ellos hay ciudadanos uzbekos. Ya. ya sé, te complico la vida, pero qué le vas a hacer...así son los amigos y más las curiosas como yo. :-)

Pues sí paco, esas idealizaciones que se hacen a veces de ciertos sitios suelen llevar a desengaños notables. Cuando en el post sobre Bukhara te dije que disfrutaras de ella porque tal vez no verías nada mejor en este viaje, me refería un poco a esto. Samarcanda es una impresionante ciudad con una historia de la que muy pocas pueden presumir; y además relativamente bien conservada. Pero sin duda lo que no conserva el esplendor de otras épocas. La modernidad ha llegado a sus calles y en el Registán es más probable encontrarse con un grupo de turistas aprendiendo a bailar alguna danza dudosamente tradicional que otra cosa. Creo que como periodista de viajes haces muy bien en mostrar actitud crítica, más que con la ciudad en sí (pues en realidad es hermosísima), con lo requemadamente idealizada que está. Por cierto, visitaste el cementerio? Es uno de los sitios más intrigantes... y un lugar donde se mezcla lo nuevo y lo viejo de manera especial.Un abrazo y bienvenido al terruño.

Hola Paco: La verdad es que aunque no he estado comentando mucho si te he estado leyendo y es que con este viaje a lugares con nombres tan "rrarros rrarros" y tan poco conocidos no se me hacia facil, sin embargo se que lo tienes que estar pasando bien y disfrutando. Un abrazo.

Mira, que te dije que me lo embellecieras y.... nada. Tú a lo tuyo.¡¡Y me lo estaba temiendo!!.Un abrazo.

Hola PacoGracias por tu apoyo y solidaridad, realmente es una brecha que hemos abierto y que esperemos sirva para que otras personas en situaciones similares no tengan el mismo problema.Fabuloso tu viaje, y tus entradas.Miguel Nonay---------------------www.asaltodemata.com

Absolutamente de acuerdo, tuve la misma impresión. Bukhara y Khiva conservan el encanto, mientras que Samarkanda tiene algunos lugares mágicos, como esa plaza del Registán, alguna mezquita...y poco más.Pero en conjunto es un destino fantástico, y sigue siendo desconocido por lo poco fácil que es de visitar.Si te acuerdas, comenta en qué tv y para cuando prevés que se emita este documental, me interesa muchísimo.

Muy bueno, esperamos más! Sdos.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

paconadalsl@gmail.com

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal es viajero-turista antes que periodista y culo inquieto desde que tiene uso de razón. Estudió Ciencias Químicas pero acabó recorriendo el mundo con una cámara y contándolo. Escribe en EL PAÍS sobre viajes y turismo desde el año 1992. Es también escritor y fotógrafo, colabora con la Cadena Ser, además de presentar series documentales en diversas televisiones.

Último libro

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

Un relato trepidante por unos de los destinos menos turísticos y más inseguros del mundo. Un viaje en solitario lleno de emoción y melancolía a lo largo de una región azotada por constantes guerras y conflictos étnicos. Un viaje plagado de sentimientos que consigue conectar al lector con los sufrimientos y las esperanzas de África.

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal