Paco Nadal >> El Viajero

04 nov 2009

Despedida desde Tashkent

Por: EL PAÍS

Este es el último post que escribo sobre el viaje por la ruta de la Seda. Dejé el tren en Tashkent , la capital -la desconocida capital, diría yo- de Uzbekistán, no sin antes haber brindado con buen vodka y por enésima vez con mis jubilados-kartofen por un final feliz de su viaje (brindar por volver a vernos ?sometime, somewhere?, que dicen lo ingleses, me parecía una ingenuidad dada la edad media del grupo); los voy a echar de menos.

 

Tashkent fue toda una sorpresa. Una de esas ciudades de las que no has oído

hablar en tu vida (en clase de Geografía siempre preguntaban, Mongolia... ¿capital?: Ulan Bator, respondías tu, que eras un marisabidillo-; pero nunca caía, ?Uzbekistán.. ¿capital??) pero que te resultan encantadora.

 

No tiene nada que ver con Ashgabat, la capital de Turkmenistán. Tashkent es una ciudad vivida, de verdad, con un tremendo toque soviético, llena de grandes avenidas, largas arboledas, muchos parques y edificios ?racionalistamente? cuadriculados. Pero no es gris ni triste. Me pareció una ciudad alegre, colorida. Muy habitable. Y muy moderna. En las antípodas de esas aldeas de muros de adobe y calles polvorientas que había visto en la montaña uzbeka. Un buen final para un viaje inolvidable.

 

PD: las fotos no son mías. La he tenido que ?pedir prestadas? a Google Images. Sí, hice fotos allí. Pero vuelvo a estar de viaje (esta vez por Galicia) y se me ha olvidado en la oficina el disco duro con el archivo de fotos que siempre llevo encima. Escribo este post desde Ribadavia , un precioso pueblo de Orense con una de las juderías mejor conservadas de España. Voy a estar toda esta semana por el norte de España visitando casas rurales.

A veces pienso que si la policía me pusiera un GPS-localizador en el culo, me detenía. No sabrían decir el por qué, pero seguro que estaba haciendo algo ilegal; si no, ¿por qué me muevo tanto? Empiezo a necesitar que lleguen las vacaciones de Navidad.









 



 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hay 16 Comentarios

¡Yo me voy esta semana para allá!Espero poder contar a diario mi experiencia por allí, si alguien lo quiere seguirme puede hacerlo en: http://mundoyviajes.blogspot.com¡Saludos!

Que sí, que sí, que sí. Que a Uzbekistán hay que ir;) Me han encantado los relatos de este viaje. Un fuerte abrazo!

¿cómo puede escribir sobre viajes alguien que no había oído hablar de una ciudad de m´s e dos millones de habitantes como Tashkent? Y la gente está viva...Y aterrorizada por el régimen perverso de Islam Karimov.

Bueno, pues adiós al vodka y hola al orujo, que nada le tiene que envidiar. Ahora, ¿vamos a Galicia? Si no me ha dado tiempo ni a poner una lavadora, hombre. Por lo que respecta a las capitales de... ni me las aprendí cuando "salieron", fueron muchas de repente y como el título de "geógrafa" ya lo tengo en el cajón, pensé que me las iría aprendiendo mejor visitándolas, en persona o como ésta, Tashkent que nos pintas tan bien. Un abrazo.

Llego al final de tu ruta de la seda, y me alegro de saber que Tashkent no es gris ni triste. Creo que has disfrutado especialmente este viaje.Por cierto, sometime, somewhere...tenemos que tomar un vozdka o lo que sea (que con Bibi no pude ir) y hacer un brindis juntos, no tienes escapatoria...Besos desde mi jungla.

"Brindar por volver a vernos ?sometime, somewhere? me parecía una ingenuidad dada la edad media del grupo".JA JA JA. tremendo.Brindastéis con un chupito de sosa cáustica, supongo (me acabas de alegrar la mañana, con perdón).

Supongo que es una broma, claro, pero a los que tenemos ya cierta edad es imposible que nos preguntaran por la capital de Uzbekistan, ya que no fue independiente hasta 1991, con la caída de la URSS, por lo que solo a los más jovencitos les habrá caído en geografía...

en mi pueblo a las personas que se mueven tanto les llamamos culos de mal asientoGalicia calidade, suena bien

'Sometime', tal vez, algún día te acuerdes de que las Canarias también están en el mapa. Estuve hace un par de semanas en la pequeña y encantadora isla de El Hierro y me gustaría que la visitaras y nos dieras tu impresión sobre sus costas, sus cumbres, sus quesos y vinos, y sus gentes. Yo he hecho algunas entradas en mi blog pero éste carece de la chispa que tú das al tuyo. Desde Gran Canaria, un saludo.

Ahora voy a ser yo el marisabidillo... la capital de Uzbekistán no la preguntaban porque por aquel entonces formaba parte de la URSS.Por cierto, la ciudad parece bonita y moderna, quién lo iba a decir...

Nos debes las fotos. Las que has puesto son buenas pero seguro las tuyas son mejores. Gracias a ti he escuchado/leído el nombre de esta ciudad. Qué bien cuentas todo siempre...Buen viaje por Galicia. ¡¡Y espero que la policía no te ponga ningún GPS!!

No quiero ir de "listillo" (te lo juro por Snoopy) pero para mí hay dos ciudades en la zona que siempre las recuerdo y las llevo(?) dentro: Son Samarcanda (no tengo que decir el por qué) y Tashkent (no sé el por qué). Creo que tiene que ver con la cantidad de 'bazofias(?)' de libros de viaje (sabes que lo digo con cariño) que me meto en la parte del 'body' que tengo encima de los hombros.Un abrazo (¡y párate ya que la vas a joder!).

Estoy de acuerdo contigo sobre las impresiones de Taskent.... y el vodka allí sabía mejorSaludos y a disfrutar de tu viaje.

Como Olmo, me he sentido marisabidilla cuando has dicho lo de la capital de Uzbekistán, pero he pensado que lo hacías como para encajarlo en el comentario anterior. Cuando era más joven (viajé en sucios trenes que iban hacia el norte...) tenía una memoria prodigiosa y como ya había crecido en mí el gusto por lo lejano y la curiosidad viajera, me sabía todas las capitales del mundo conocido. Ríos y demás "accidentes". :-) Al fin y al cabo, una capital es también un "accidente". ;-)Cuando cayó la URSS mi padre cayó también un poco. Viejos comunistas de la retaguardia. Espero ansiosa el reportaje. Tengo un tesoro en mis manos: será que Toshhent es Tashkent en uzbeko?Celebraría los sueños cumplidos tomando un ribeiro contigo. Tampoco le haría ascos a un albariño. :-) A tu salud y la de los carteros!!

Esta ciudad tiene toda la pinta de estar más viva. Seguro que corre el vodka alegremente. La verdad, Paco, que si a mí me preguntan las capitales de las antiguas repúblicas soviéticas, me ponían un suspenso como una catedral... Yo, como Carmen me sabía de carrerilla todas las capitales, ríos, montes y muchas cosas más, pero de hace un montón de años... De hace unos años para acá, ya me he perdido, y no sé si tengo ganas de encontrarme... al menos en este aspecto.Ahora, en relación a este viaje, me gustaría que, sinceramente, nos contaras tus impresiones... si te han llegado al alma estos lugares, a qué sitios volverías y a qué otros, con una vez basta... El viaje a través de tus ojos me ha gustado mucho, eres muy buen comunicador. Le sabes dar ese punto de pimienta que le hace a uno sonreír al leerte y eso me gusta...Espero tus siguientes entregas, como verás, suelo leerlas de tres en tres o cuatro en cuatro, depende del tiempo que tenga... pero así seguido, me llenan más.Besos.Estrella

Querido Paco: si te dieron un premio por el libro sobre México, te vas a ganar otro con este viaje. Es una maravilla. ¡Qué delicia y qué valor lo que haces! Y el contagio de alegría con que lo cuentas. Un abrazo, Angeles

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

paconadalsl@gmail.com

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal es viajero-turista antes que periodista y culo inquieto desde que tiene uso de razón. Estudió Ciencias Químicas pero acabó recorriendo el mundo con una cámara y contándolo. Escribe en EL PAÍS sobre viajes y turismo desde el año 1992. Es también escritor y fotógrafo, colabora con la Cadena Ser, además de presentar series documentales en diversas televisiones.

Último libro

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

Un relato trepidante por unos de los destinos menos turísticos y más inseguros del mundo. Un viaje en solitario lleno de emoción y melancolía a lo largo de una región azotada por constantes guerras y conflictos étnicos. Un viaje plagado de sentimientos que consigue conectar al lector con los sufrimientos y las esperanzas de África.

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal