Paco Nadal >> El Viajero

05 nov 2009

Galicia, curas, vino y rectorales

Por: EL PAÍS




Galicia es una realidad aparte. Cada vez que vengo por aquí tengo la sensación de sumergirme en un mundo que ya solo existe en esta esquina de la península. Un microcosmos de tradiciones, de corredoiras, de carballeiras, de santas compañas, de prados mullidos y sillares de granito de O Porriño comidos por el verdín del tiempo y la humedad. Ya lo dijo Torrente Ballester : "Solo quien sea capaz de asombrarse, entre en Compostela". En cualquier lugar de Galicia, añadiría yo (con permiso de don Gonzalo)

Vienes desde León, desde Zamora... donde todo son llanuras ocres, páramos infinitos, pueblos grandes separados unos de otros. Pero de repente, cruzas el Cebreiro o el Padornelo y todo cambia. Aquellos almagres y tostados se convierte en mil tonos de verde. Aquellas planicies son ahora suaves colinas. Ya no hay pueblos grandes: el urbanismo es un sinfín de casas diseminadas, sin principio ni final; nadie sabe dónde acaba una aldea y dónde comienza una parroquia, dónde empieza un concello y dónde acaba un lugar. Galicia es la tierra donde no se ve un palmo de la tierra original. Todo está cultivado, usado, colonizado. Aunque luego camines por las aldeas silenciosas y parezca que sus habitantes han desaparecido.

Ando por Galicia en búsqueda de nuevas casas rurales. Y hasta en esto, Galicia es especial. Existe una categoría de alojamiento rural que son las rectorales , única en España. Las rectorales son las antiguas casas del cura. Que aquí no son humildes residencias adosadas a la iglesia. No. Son verdaderos palacios, casonas de rancio abolengo y espesos muros de granito desde donde el clero rural gestionaba los asuntos divinos y terrenos de este finis terrae. Porque Galicia, la Galicia más atávica y campestre, no se entendería sin la iglesia y sin el poder que tuvo. Para comprobarlo basta ir a Mondoñedo , y leer allí, a la sombra de la catedral, algunas de la obras de Álvaro Cunqueiro .

El vino de Ribeiro , por ejemplo (aprovechando que ando en esta comarcad de Orense donde crece la uva treixadura y la godello, bañadas por el Miño y el Sil), es cosa de curas y monjes. Fueron ellos los que plantaron las primeras viñas en el monasterio de San Clodio, en Leiro, y fueron ellos los que monopolizaron el cultivo y comercialización del vino gallego durante el medievo y buena parte de la era moderna. En Galicia, la iglesia era mucha iglesia. Y aún se nota.

He visitado rectorales que fueron verdaderas haciendas productivas. El olvido, la falta de vocaciones y Mendizabal acabaron con casi todas ellas. Hoy muchas se han reconvertido en fantásticas casas rurales. Una vida nueva para viejas mansiones diocesanas. Y una oportunidad para el viajero moderno de ver Galicia desde dentro de su propia historia.




Algunas rectorales y viejas bodegas de la iglesia reconvertidas en casas rurales que me han gustado son:


La rectoral de Candas

La rectoral de Lestedo

La rectoral de Castillón

Casal de Armán




Hay 23 Comentarios

Nadal en gallego significa Navidad ¿eres gallego?

¡Qué bonita, Galicia! hace unos años que no la visito, pero me encanta... y eso que no conozco demasiado, porque siempre he estado por la zona de A Coruña. La próxima vez que vaya, buscaré un buen alojamiento en una de esas casas rectorales, que parecen tan acogedoras, a ver si no tardo demasiado, pero tantas cosas que ver, que tendré que priorizar...Paco, ya ves, hoy vuelvo por aquí, para pasar un buen rato, leyendo lo que has dejado los últimos días, ya sabes, en vez de hacerlo de etapa en etapa... yo hago varias etapas a la vez. Me sabe mejor.Besos.Estrella

Que morriña, a más de 8.000 km de distancia, leyendo un post sobre mi tierra!Que siga así...diría yo.

Creo que quien hace interesantes y hermosos los lugares que describe y fotografía es el "señor de Murcia". Saludos desde R.D.

Nunca olvidaré la primera vez que fuí a Galicia, hace ya muchos años....................fué algo mágico.Un saludo, Paco

Hola Paco, la verdad que tus historias de viajes me dan siempre una mirada diferente e interesante de los lugares que visitas, sin olvidar de la sensibilidad y emoción con que las transmites. No me imaginé Galicia así, gracias por eso y por visitar mi blog. Un abrazo

Muy evocador este post tuyo de Galicia! Excelente idea lo de andar a la caza de "las rectorales". Yo, ignorante de mi, no se me ocurrio visitar ninguna en mi estancia por esas tierras. Voy a entrar a ver esas que recomiendas para mi proximo viaje.Un abrazo

Paco, dame un toque y nos tomamos un vino por Santiago! (magago@gmail.com)

Como para perderse es Galicia, verde y dulce. También tenemos algunas "rectorales" en Asturias (ahora me estoy acordando de la de Taramundi), claro que, está en el occidente, igual se la hemos copiado a los primos. Aunque, más que casa rural, es como un parador. Esta que nos muestras en las fotos tiene muy buena pinta. Que suerte tienes con ese duro trabajo tuyo. Venga, a disfrutar.

Paco, eres un poeta! Nunca estuve en un rectoral porque cuando fui a Galicia paré en casa de una amiga, pero qué impresionante es Santiago de Compostela... esconde cierta magia, huele a historia. Estuve también en A Coruña y aquello es totalmente diferente, las casas de fachada plana en la costa, el puerto, el faro... es otra cosa. La verdad es que me falto ver más campo, aldeas y menos ciudad... debo una próxima visita, aunque ahora estoy mirando para el norte... quiero conocer País Vasco y el sur de Francia... Ah estuve en Huesca, hice una ruta de pueblos abandonados siguiendo un mapa de la Fueva, no sabes qué emocionante es aquello, pero a la vez tan triste... da pena que se abandonaran esas casas... incluso en el pueblo habitado de Rañin, donde visitamos amigos, la antigua escuela está abandonada... dan ganas de crear centros culturales, pero la lejanía hace que a nadie le parezca importante... en fin, qué te voy a contar. Gracias por tus post, siempre tan bonitos. Un abrazo

Es verdad, Galicia es una realida aparte, un mundo aparte, junto con Asturias, Cantabria y Euskadi: toda la franja norte del país.Yo soy un hombre del sur que no conocía el norte. Hace unos años recorrí toda la España verde y nada más traspasar el Puerto del Escudo de donde se pasa de la provincia de Burgos a Cantabria tuve la sensación de haber cambiado de país; no sabía si aquello seguía siendo España o Irlanda de lo verde que estaba, y fue un 20 de Julio, en pleno verano. Desde Santander hacia el oeste pasando por Asturias llegué hasta Galicia.Encontré tan hermosa esta tierra que desde hace unos años vivo en un pueblo de Asturias y no me arrepiento del cambio, es realmente un "paraiso natural" como reza el slogan turístico. Sin embargo, esta barrera natural que son las montañas de la Cordillera Cantábrica, han hecho que en ciertas cosas estén muy atrasados y no están tan "contaminados" de otras regiones o ciudades más abiertas y cosmopolitas: la cosa más normal del mundo se ve aquí como algo extraño o extravagante, y es frecuente que muchos paisanos te miren como si fueras un extraterrestre, pero aún así, el balance es muy positivo.

Hola:Me encanta Galicia y hay una casa en Mera, O, Vilar, que además de ser preciosa sus dueños son encantadores y está en un enclave maravilloso. También os invito a visitar Los Montes de Toledo, que tan bien son muy especiales. Tengo una casa rural de alojamiento compartido donde vivo y comparto con mis clientes y a pesar de no haber nacido allí, cuando llegué a este lugar, me cautivó de tal manera que ya no quisé vivir en ningún otro sitió.

Hola Paco: Gracias mil, una vez más, porque nos has ofrecido un paseo por las bellas comarcas de Galicia y particularmente me has introducido en parte de la hsitoria española que desconocía ( he entrado en los vínculos que ofreces para así saberlo ).Me gustan mucho los establecimientos rurales como alojamiento, aquí en Francia se les dice 'gîtes' y puedes encontrarlos a lo largo y ancho del país, como estoy seguro sucede en España. Pero te quería preguntar si esos establecimientos se encuentran reunidos en alguna 'asociación' que los agrupe o si existe alguna guía que los contenga para poder visitarlos cuando viaje por aquellas tierras ...He visto los vínculos y he entrado en algunas de las casas rurales que recomiendas y están todas muy bien, especialmente 'Casal de Armán' ha llamado mi atención. Además los precios son muy convenientes, cenas por 18 euros, estando seguro que la gastronomía es fabulosa, no está nada mal!He visitado alguna comarca de Galicia (claro, Santiago de Compostela' es la joya de la corona!) y los paisajes me han parecido como tú los describes. Tal es así que cuando alguien denomina a ese tipo de verde tan especial como 'verde inglés', yo les digo: 'Ah, es el 'verde Galicia' ... sumado a las eternas piedras de sus construcciones y esas cruces que 'marcan' su presencia en todas partes, pues sin dudas que estamos en tierras de leyendas ... !

BUENO, LA PLANA MAYOR DE PUERTO LIBRE POR AQUI SALUDOS

Hola! Soy gallego y muy galleguista, y cada vez que leo algún articulo sobre mi tierra me emociono mucho, y te aseguro que me has emocionado con tu artículo. Igual está mal decirlo, y no va con el caracter humilde gallego, pero cada vez que algún conocido se acerca por nuestras tierras vuelve encantado con Galicia. En buena parte creo que lo separados y hasta hace poco mal comunicados que estábamos ha hecho que Galicia se viva a otro ritmo diferente (salvando a nuestros primos-hermanos asturianos) y que las cosas las disfrutemos de otra manera, lo que generalmente sorprende y gusta mucho a los de fuera.Sed bienvenidos a nuestra tierra, y Paco, en Vigo cuando y como quieras tienes un sitio donde alojarteUn saludo

:-), no vivían mal los curas, no. Me gusta saber lo del ribeiro, ya sabes, por el brindis del post de ayer. Totalmente de acuerdo en tu visión de Galicia. Y que siga así... o no?

Por aquí di con mis huesos hace ya tres años... y me quedé. Así que déjate caer por la Rías Baixas cuando quieras. Un abrazo Paco

Buen recorrido has hecho Paco por esa bella tierra, y bien que viene esa información dejada por aquí...!Me dejaste con ganas de romar el coche y arrancar para allá...jajja. Ahora en otoño será una vista bellisimatodo aquel paisaje bucólico...¿Pasaste por Lugo y no visitaste a Fernando...?? Deja que se entere!Un abrazo, Paco.

Con tu descripción y las fotos de los enlaces dan ganas de salir corriendo para estar YA allí... qué bonito...Definitivamente las rectorales no son humildes residencias adosadas a las iglesias...

... y la plana menor también! Muchos saludos

Caguensos! Me perdí un mogollón de la ruta de la seda, pero bueno, coincidencias: yo empezando una nueva vida y vos empezando un nuevo viaje, ergo empiezo por este post y ya.1- Galicia será toda la realidad aparte que quieras, pero Asturias es el paraíso natural y no lo pienso discutir2- Otra coincidencia: la literaria, justamente estoy leyendo un libro de Torrente Ballester: el cuento de la sirena y me encanta cómo escribe, su ironía. No hay caso, se educó en la República y eso marca la diferencia3-Suena guay, no se, los aires de monasterios y rectorados tranquilizan (siempre que no haya curas o monjas dentro, se entiende)seguiremos este viaje sin interrupciones (te lo juro por snoopy)

Hola Paco, después de algún tiempo sin pasar por tu blog me encuentro con este escrito, no me gusta el extranjerismo "post", en el que defines muy bien lo que es mi tierra, la longeva Galicia de las Meigas y los Trasnos, de la Santa Compaña, la Galicia de las corredoiras y los cruceiros...y la del lacón con grelos también.Es cierto que la la Iglesia tuvo un gran poder y así lo demuestran las casas rectorales por ejemplo. Hay alguna que es una preciosidad dentro de ese marco de la Galicia "enxebre" (típica, tradicional). Incluso algunos vinos llevan nombre relacionado con la Iglesia: "Abadía da cova", "rectoral de Amandi"...Te pregunta Carmen si Galicia es así...pues yo, como gallego, digo que sí, la describes bien. Ahora espero que disfrutaras de esta estancia por mi tierra que, creo, sabe acoger a los que por ella pasan.Un abrazo, Paco.

Si es Galicia verde lo que mas emociona y gusta abrazos Paco desde la nostalgia

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

paconadalsl@gmail.com

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal es viajero-turista antes que periodista y culo inquieto desde que tiene uso de razón. Estudió Ciencias Químicas pero acabó recorriendo el mundo con una cámara y contándolo. Escribe en EL PAÍS sobre viajes y turismo desde el año 1992. Es también escritor y fotógrafo, colabora con la Cadena Ser, además de presentar series documentales en diversas televisiones.

Último libro

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

Un relato trepidante por unos de los destinos menos turísticos y más inseguros del mundo. Un viaje en solitario lleno de emoción y melancolía a lo largo de una región azotada por constantes guerras y conflictos étnicos. Un viaje plagado de sentimientos que consigue conectar al lector con los sufrimientos y las esperanzas de África.

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal