Paco Nadal >> El Viajero

26 feb 2010

Las tripas de un aeropuerto (I)

Por: EL PAÍS

Reconozco que aunque soy ?de ciencias?, existen dos fenómenos que desbordan mi comprensión: uno es cómo puede flotar un barco (un barco de 100.000 toneladas, me refiero). Y otro, cómo funciona un aeropuerto (como funciona todos los días sin que ocurran mil percances más de los que ocurren todos los días, me refiero). Siempre lo he atribuido a un milagro.
Lo primero lo teorizó hace tiempo un tal Arquímedes. Lo segundo, lo del aeropuerto, con semejante cantidad de aviones yendo y viniendo, personal trabajando, máquinas, ordenadores, viajeros, maletas y problemas del más variado pelaje, todo junto y revuelto en una misma olla a presión, me sigue pareciendo de ciencia-ficción.
Por eso dije que sí al instante cuando Iberia me ofreció la posibilidad de conocer la T4 por dentro, la terminal más nueva y emblemática del aeropuerto madrileño de Barajas, las tripas del monstruo, la trastienda de un gigantesco maremágnum donde trabajan a diario 50.000 personas, por donde pasan cada día 137.000 personas con 137.000 historias y problemas diferentes, en donde aterrizan y despegan cada día unas 1.200 aeronaves y por el que pasan al año 20 millones de maletas.
Si un aeropuerto del tamaño de Barajas es fascinante por fuera, por dentro lo es más aún. Fascinante?. ¡e incomprensible por su complejidad para un neófito en la materia como yo!
Por ejemplo, las maletas. Los usuarios llegamos al mostrador de facturación, damos nuestro billete y nuestra identificación, recibimos una tarjeta de embarque, el operador u operadora coloca una etiqueta adhesiva al asa de cada bulto con un código de barras y un identificador, la cinta se pone en marcha y?.. ¡nuestras maletas desaparecen! Con un poco de buena suerte, volverán a aparecer 24 horas después en el otro lado del mundo, justo en el lugar donde nosotros estamos esperándolas. ¿Milagro? ¿Qué ha ocurrido en ese intervalo?
Pues que nadie más vuelve a tocar tu maleta. En la T4 existe una autopista de 120 kilómetros de cintas mecanizadas e informatizadas (la más grande del mundo) por donde el equipaje circula de manera automática hasta el muelle de embarque.
La primera cinta desemboca en otra y ésta en otra y en otra hasta que todo converge en una especie de muelle donde cada bulto cae en una góndola de color amarillo (como las de la foto de arriba). Un bulto por cada góndola. En el momento de caer, el sistema informático transfiere a la memoria de la góndola toda la información de ese bulto: a dónde va, en qué vuelo sale, a quién pertenece. Y el sistema pone en marcha la góndola amarilla por el laberinto de cintas de la T4. Repartidos estratégicamente hay cientos de arcos lectores (como el de la foto lateral) que van leyendo el código de barras de cada maleta y tomando decisiones por sí solo.
Por ejemplo, el pasajero ha facturado con muchas horas de antelación y no merece la pena que la maleta esté dando vueltas por el sistema y consumiendo energía durante horas: pues la manda a un almacén intermedio donde se para hasta que dos horas antes de la salida del vuelo se vuelve a activar automáticamente para tomar la cinta adecuada que la llevará a la puerta asignada a ese vuelo.
Que por el contrario un pasajero ha facturado muy tarde y la maleta va con retraso? no llega? no llega. Pues el sistema prioriza a esa góndola y en cada cruce (hay cientos de cruces y pasos a nivel en ese enjambre de cintas y góndolas por las tripas del monstruo) frena a las demás para darle paso a ésta.
Que una etiqueta se ha colocado mal, se ha doblado accidentalmente y los arcos no leen la información: pues el sistema la manda por un conducto lateral y llega a una zona donde se hace una revisión manual para localizar el problema y volverla a colocar en el sistema.
Parece ciencia ficción, pero así es. El sistema está preparado para picos de 60.000 maletas-día (el 2 de agosto de 2009 se llego a un récord de 52.000 bultos).
A estas alturas de la explicación a mi me había asaltado ya la misma duda que os estará asaltando a vosotros. Y entonces?¿cómo es posible que se pierda una maleta?
La respuesta, en el siguiente post (este ya está siendo bastante largo)
.
.
PD: ironías del destino, hoy tenía que haber escrito el post desde Chile. Llevaba tiempo preparando un viaje en barco por los canales patagónicos que debería de haber empezado anoche. Pero el vuelo se suspendió; el aeropuerto de Santiago está de momento cerrado. A la espera de que me confirmen cuando podré volar, todo mi cariño y toda mi solidaridad con los chilenos. Una vez más: ¡Fuerza, Chile!.

Hay 23 Comentarios

Si vas a el aeropuerto de Barcelona, te recomiendo que dejes el coche en Aparcaivola, es un aparcamiento confiable y barato. Saludos!

Quedé más mareado que... ¡una maleta!

¡Qué rabia me da, Paco, no poder pasar más a menudo por aquí! y con más calma, también. No sé que me pasa, seguramente que me estoy haciendo mayor, pero el tiempo se me va volando. Siempre me digo, voy a leer a Paco y se pasa el día y luego otro y otro y yo sin haber podido meterme en tu blog. Y eso que me encanta hacerlo, es siempre muy interesante, como esta entrada sobre las tripas del aeropuerto, me ha gustado muchísimo... cada día me quedo más admirada de la técnica... imagino también el caos que será el día que, por ejemplo, haya una tormenta y se caigan unos cables de alta tensión o un transformador... etc... y se queden sin suministro eléctrico.Hoy voy a dedicarte un ratito y seguiré leyendo las otras dos partes de este interesante tema.Un abrazo y feliz estancia por esas tierras amigas.Estrella

Paco muchas gracias por tu artículo. Muy interesante. En otro orden de cosas te cuento que he llamado a El PAIS para informar de unas erratas en tu artículo (están en esta parte del texto: retarso? no llega? no llega. Pues el sistema prioroiza a esa góndola y en cada cruce (hay ciento de cruces y pasos a nivel en ese enjambre de cintas y góndolas por las tripas del monstruo) frena las demás para darle paso a ésta. Que una etiqueta se ha colocado mal, se ha doblado acidentalmente y los arcos no leen la información: pues el sistema la manda por un conducto lateral y llega a una zona donde se hace una revisión manual para localizar el probelma y volverla a colocar en el sistema.Parece ciencia ficción, pero así es. El sistema está preperadoY no me han hecho caso. Siguen sin corregirlas.Hasta pronto. Espero la segunda parte.

Interesante e impresionante Paco. Nunca me había imaginado como sería todo ese entramado, ni siquiera suponía que fuera todo tan tan "perfecto". He tenido la suerte de que nunca me han perdido una maleta en mis viajes, una suerte viendo la multitud de bultos. Lo que me supongo debe ser un trabajo infernal es currar en un aeropuerto por todas esas tripas. Un fuerte abrazo

en respuesta a MARÍA: Muy interesante tu aportación, completa la info, sí, sí. ¡Gracias! La verdad es que sí que parece 'ciencia ficción' (aunque no tanto como el hecho de llamar a El País para corregir erratas de un post xD. Eso es pasión por el castellano y en cuanto quede libre el asiento F de freak en la RAE -con todo el cariño lo digo- debería ser para al amigo que firma el aviso; por cierto, le pasaré la info al amigo de mi amigo, je je, así si oye su nombre por la megafonía siempre le quedará la opción de salir por patas).Un saludo!

Gracias, Jesús. Ya está solucionado.

[8|][8o] IMPRESIONANTE!!!Espero la segunda parte.

Hola a todos! Me encantan este tipo de mini reportajes sobre los aeropuertos. A mí, más que los barcos, me llama la atención que los aviones vuelen. Como casi todo, se debe a la física pero es apasionante descubrir los juegos de fuerzas que hacen que un cacharro de 4 motores se eleve. Si tenéis curiosidad podéis consultar la página de AENA. Hasta hace poco tenían colgados los temarios para controladores donde se explican estas cositas. Y cuanto más sabes de este tema, menos miedo te entra a la hora de volar. Capítulo aparte merece el tema de control del espacio aéreo. Miles de puntos en una pantalla que no son más que la representación de cientos de vidas humanas esperando un orden exacto en el aire.

Excelente y muy interesante articulo...

¿Te diste cuenta de que entonces en las tripas de la T4 trabajan 50 mil personas, el 90% (por decir algo) de las cuales no ven el sol durante 8 hs al día durante tropecientos años de vida laboral? mejor ni pensarlo...Dios!!Pa'mí que se pierden en el almacén interno donde espera la maleta facturada con antelación, o igual se pierden cuando las maletas "frenan", seguro que se confunden de cruce. No, seguro que se "pierden" en la revisión manual (ultimamente a la mano del hombre le tengo mucha desconfianza)PD1: o sea que lo de las islas del Tigre...ni hablarPD2: ¡Qué gracia! Parece a posta: en el antispam me salió "amend earline"

¡¡¡¡....impresionante...!!!

Me dejas alucinada con el tema de las autopistas y circunvalacinones, desvíos y demás, de nuestros bultos. Es muy interesante!!-Lo de Chile me ha tenido todo el finde colgada del teléfono, ahora sí sirvió más feisbuk, ya sabes. Muchas amistades que viven allá, la familia de amigas chilenas que viven aquí, en Freiburg, y que son del mismo epicentro del terremoto. De momento, todos a salvo, de la gente que yo conozco. Y da la casualidad que estos días, hace un año, estaba yo allá. Te acuerdas? y tú dices que te vas para allá...justo donde yo estuve, en la Patagonia, pero tú por el agua!! puedo dejarme caer en la góndola donde vaya tu "bulto" y navegar en ella hasta ese barco que te llevará por uno d elos paisajes más asombrosos y bellos del planeta?

Interesantísimo artículo. A mi, que soy "de letras", todavía me resulta más complicado de entender todo lo relacionado con todos estos temas. Esperamos con ganas la segunda parte...Un saludoDavid

La pregunta es: ¿en qué momento del proceso son 'registradas' las maletas entonces? Me refiero a Rayos X, posibilidad de embalar un kilo de drogaína en una maleta facturada, etc. Pura curiosidad, ¿eh? La respuesta no es para mi, sino para el amigo de un amigo que tampoco se pone. (Aunque tal vez eso es algo confidencial).Realmente interesante.Un abrazo y aupa Chile!

Paco cómo estás?? Bueno primero que todo, muchas gracias por tu mensaje de solidaridad para con nosotros los chilenos. Acá en Santiago el daño no ha sido muy grande, sí han sufrido muchos un poco más al sur. Dicen que al aeropuerto debiera volver a la normalidad el miércoles, aunque ya han llegado unos cuantos vuelos internacionales. Ojalá puedas realizar tu viaje pronto. Por cierto, vienes por Santiago?? Cualquier cosa que necesites no dudes en contactarme. Espero que no canceles el viaje! Sobre tu post, muy interesante, la verdad primera vez que leo lo complejo de ese sistema. Es de locos!Saludos!

Pues yo, que soy de letras, he entendido muy bien tu explicación (para lo del barco, me fío de Arquímedes). Es una pena, la verdad, tanta automatización ha dejado sin razón de ser a una historieta que tenía yo por ahí escrita relatando la historia de una maleta... o no... ya me lo pensaré mañana.Que tu vuelo salga pronto y que Chile vuelva a la normalidad... vaya año llevamos.Un abrazo.

¿Y entonces por qué se nos devuelven en algún aeropuerto muy famoso las maletas abiertas y saquedas?, ¿de qué sirve tanta góndola y cinta transportadora ?

en respuesta a RAFA: Trabajo en el aeropuerto de Barcelona y por lo que veo en las fotos el sistema usado en Barajas es el mismo que el nuestro en la T1 se llama SATE. TODAS, absolutamente TODAS las maletas pasan por Rayos X es lo primero que hacen cuando van por las cintas. Supongo que en Madrid el sistema es el mismo que en BCN. Aqui las maletas pasan por Rayos X y si estos detectan algo anormal pasan a otra maquina de Rayos mas compleja y mas sensible y en caso de duda (las maquinas no son perfectas) la maleta se deriva a un lugar donde el guardia puede examinar la maleta de forma manual avisando antes SIEMPRE al pasajero para que este, esté presente. Recuerdo que en USA la TSA puede abrir la maleta SIN la presencia del pasajero. Espero haber completado algo más el reportaje que me parece bueno porque aunque sea algo quotidiano para mí sé que eso es magia para el resto.

entonces, con este nuevo sistema, ¿quieres decir que no corremos el riesgo de perder nuestros bultos? ¿se acabó aquello de quién roba/abre/ nuestras maletas? qué bien!!! ahora me quedo mucho más tranquila...claro, hasta leer el siguiente post dónde contarás la pérdida (casi inexplicable) de nuestro equipaje, wow!!

A mí lo que me parece muy gracioso y me causa risa, es cuando uno llega a recibir la maleta, todos los pasajeros viendo dar vueltas a las maletas hasta que por fin aparece la de uno.

Interesantísimo. Se agradece saber cómo funcionan las cosas de uso diario, aunque no las veamos.

Mi mente más de letras que de ciencias no se hace la pregunta de cómo es que se pierde de vez en cuando alguna maleta, mi mente la pregunta que se hace es, ¿y cómo es que no se pierden aún más? Espero con ganas la continuación. Excelente post. Gracias!!!

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

paconadalsl@gmail.com

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal es viajero-turista antes que periodista y culo inquieto desde que tiene uso de razón. Estudió Ciencias Químicas pero acabó recorriendo el mundo con una cámara y contándolo. Escribe en EL PAÍS sobre viajes y turismo desde el año 1992. Es también escritor y fotógrafo, colabora con la Cadena Ser, además de presentar series documentales en diversas televisiones.

Último libro

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

Un relato trepidante por unos de los destinos menos turísticos y más inseguros del mundo. Un viaje en solitario lleno de emoción y melancolía a lo largo de una región azotada por constantes guerras y conflictos étnicos. Un viaje plagado de sentimientos que consigue conectar al lector con los sufrimientos y las esperanzas de África.

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal