Paco Nadal >> El Viajero

17 feb 2010

Los pigmeos del Ituri

Por: EL PAÍS

Durante varios días deambule por la cuenca del Ituri para visitar y fotografiar diversas comunidades de pigmeos . Fue uno de los trabajos fotográficos que más cariño le tengo, no solo por la espectacularidad de la selva que me rodeaba sino por la oportunidad de conocer a uno de los pueblos más antiguos, sorprendentes y maltratados del África ecuatorial. El reportaje se publicó en uno de los primeros números de la revista Altaïr.
Los pigmeos son los pobladores originales de las densas selvas que rodean el río Congo y sus afluentes. Su población supera los 300.000 individuos distribuidos por una decena de países, desde Camerún a Gabón pasando por los dos Congos. Una de las comunidades más grandes es la de los pigmeos mbuti de la cuenca del Ituri. Desde hace miles de años, los mbuti han vivido en perfecta comunión con estos densos bosques. Son cazadores y recolectores; cazan antílopes, monos, cerdos salvajes... recolectan frutos, miel, raíces. Son expertos curanderos, el bosque es su hogar y saben como sacarle partido a cada árbol, a cada hoja. Se mueven y se camuflan en él como si fueran una parte más del entorno. Seguirles a la carrera en una partida de caza, cargado de cámaras y con una estatura a todas luces excesiva para las trochas que ellos mismo abrían en la selva fue toda una experiencia.
Pero ese bosque que para ellos es hogar, farmacia y supermercado es también el objeto de la codicia de las grandes empresas madereras y mineras. Desde hace años, su espacio vital se reduce de forma alarmante. Su cultura no conoce ni la escritura ni el metal. Intercambia la caza que les sobra y los productos de recolección, además de cestas y otros objetos que hacen con material vegetal, por arroz, azúcar, legumbres y herramientas de metal (puntas de flecha, ollas..) con sus vecinos, los bantú. Solo que esta relación dista mucho de ser igualitaria. Me impresionó mucho ver el estado de semiesclavitud al que muchos granjeros bantús sometían a sus empleados/criados pigmeos.
Éstos, que ya no vivían en poblados en el interior de la selva, sino en torno a asentamientos bantú, te miraban desde la orilla de la carretera con su aspecto adulto en un cuerpo de adolescentes, un cráneo muy grande en relación a la estatura, labios prominentes, nariz achatada, pelo negro y ensortijado. Y una mirada de infinita tristeza. "Esta fue siempre nuestra tierra, pero no tenemos siquiera el derecho a sentirnos ciudadanos", parecían gritar.

Hay 19 Comentarios

Les exigimos conservación de la selva virgen (lo que deciamos hace unos días) pero a la vez les presionamos e invadimos con maquilas cortadoras y grandes camiones para transportar madera. Les reducimos su habitat.Africa: un continente de fracaso en fracaso.Ya de vuelta. Te prometi leer estos 'posts' y lo voy a cumplir.Un abrazo.Ah, y bonitas fotos.

Bellisimas fotos! Interesante y aleccionador lo que cuentas de la dependencia/esclavitud de los pigmeos en su propia tierra.Lastima que al ser tambien negros, africanos, los esclavistas, no encuentre los pigmeos defensores de su causa.Hay ONGs por ahi, Paco, que les protegen de los BANTUS? Alguna ONG QUE DENUNCIE SU EXPLOTACION A MANOS DE SUS VECINOS?Gracias, Paco. Un abrazo

Jo chico! No encuentro el río Ituri por ningún mapa. Supongamos que está al este de la Rep. Democrática, afluente del río congo y que llega hasta la provincia de Ituri y espero que sea así, porque como río, sin más, no lo encuentro. Es que si hablás de una cuenca, debera haber un río pienso yo, no sé: o es como yo digo o moriré en la ignorancia.Ahí sí me hubiera encantado estar: siguiéndolos a la carrera, viéndolos cazar (no será por altura) seguramente inolvidable.Impresionante la sensación de tristeza de los pigmeos, lo narrás muy bien "Esta fue siempre nuestra tierra..." ¿Viste cómo viven hacinados los indigenas argentinos en reservas apartadas, pero, a la vez, pegadas a los pueblos y ciiudades?. La misma mirada, la misma causa

Para aquellos que todavía gustan, al hablar, del uso de términos tales como ?salvajes?, ?edad de piedra?? y para aquellos que nos acusan, a los que no consideramos justo este vocabulario, de racistas. Este fragmento, de un texto más amplio (y absolutamente recomendable), es de Carl Einstein, un autor poco leído dados los tiempos que corren ?este blog es un claro ejemplo de ello. Vamos a ver si poco a poco dejamos de citar la wikipedia:?El negro, sin embargo, es considerado ya de entada como un ser inferior al que hay que tratar sin miramientos y sus propuestas se condenan a priori como insuficientes. Se ha apelado a vagas hipótesis evolucionistas para juzgarle; a unos les sirvió de falso modelo de primitivismo; otros adornaron al objeto indefenso con frases convincentemente falsas, tales como ?pueblos procedentes del fondo de las edades?, y como éstas muchas más. Se quería aprehender en el negro algo así como el testimonio de los orígenes, de un estado que nunca hubiera ido más allá de sus comienzos. La mayoría de las opiniones sobre el hombre africano se apoyan en este tipo de prejuicios que, sin duda, permiten elaborar una cómoda teoría. El europeo reivindica para sí una condición previa, es decir, una absoluta, incluso fantástica, superioridad sobre los negros? (Carl Einstein, La escultura negra, 1915).

yo, la verdad, es que he percibido poco de racismo en el autor. Si tendencia a lo entrañable y a relajarse entre los que lo visitamos. Y quizá por eso nos gusta. No sé, si escribiera artículos rigurosamente racionales estaría consultándole y no viniendo a visitarle a diario. Pero para eso están los tratados que se aprenden en las universidades, donde están aquellos a los que les priva Calificar. Y luego sí, claro, tengo Mil Mesetas en casa, que cuando llegue el día, lo voy a volver a coger con ganas. Buenos días :)

Hola, Paco:No nos extraña lo que explicas acerca de los Mbuti, pues estuvimoscon ellos en octubre del 2009. Si lo deseas, puedes leer el relato en la entrada Africa-2009 (03) de nuestro blog milcamins.blogspot.comSaludosMª Mercè

Paco, vaya foto. Ya quisiera yo ver el resto. Para cuándo una proyección? que sepas que ya se celebró el Mundologia (recuerdas que ya hace un año del otro? increíble) y volví a ver proyecciones fantásticas. Escribiré un post sobre ello.. (a ver si vuelves a "mi casa", que tu me manques, compañero). Ojalá se extendiera a España la costumbre alemana de asistir a proyecciones de viajes, junto con el relato pertinente, que te tienen 3 horas inmóvil y escuchando boquiabierto/a.

cachís, se me ha quedado medio comentario colgado. Pues decía que me gustaría saber cómo entraste en contacto con los pigmeos, si el cazador estaba cazando o le pediste ponteasípaunafoto, que no, que no seré mala, noquiero desmontarte el misterio que has abierto, jo, será la envidia. :-)Las costumbres de las que me hablas me recuerdan a las de los warao, en el Orinoco, te acuerdas, ya escribí algo en mi blog sobre mi experiencia de trabajo con esta comunidad. También tenían economía de subsistencia y de trueque, y lamentablemente (así es desde el principio de los tiempos) también había formas de aprovechamiento muy lucrativo del trabajo dentro de la misma aldea, unos más "espabilaos" comerciaban de forma bastante injusta con el trabajo de los pescadores o cazadores. Para refrendar lo que una firma ha dejado por aquí, aunque no haga falta justificar ná, vamos a ir un poco de "intelectuales" y os recomendaré la lectura de los libros de Marvin Harris, para saber algo más de culturas ancestrales que perviven en la actualidad y que explican muchas de nuestras propias costumbres. Y ná, te dejo un abrazo, compañero.

y por joer un poco más, ya sabéis a dónde van a parar los bosques de media África? Será que sí, pero por siaca...pues a la República de mi casa, IKEA. Así que ná, a comerse los improperios para seguir disfrutando de la estantería Billy o el armario Hopen o el silón NOSÉQ.

A la "Mujer de la limpieza" sólo decirle que su opinión y gustos son tan válidos como los nuestros. Particularmente, me importa muy poco porqué entra o deja de entrar aquí aunque el comentario de que le gusta por no ser "rigurosamente racional" es bastante ilustrativo pero no deja de ser su problema. Y respecto a que "es en las universidades donde están aquellos a los que les priva calificar", dudo que allí se encuentre quien les calificó de salvajes. Y.... sí, lea, lea, le hará bien. Jajajaja. Espero que mi lenguaje sea lo suficientemente metafórico-lírico.Y a "Olmo" decirle que no se donde hay paternalismo en nuestros comentarios. Creo que la utilización de expresiones como "salvajes" son criticables. Ah, todos tienen problemas para mandar mensajes o es algo más..... "individualizado"?Un saludo

Qué experiencia tan inolvidable y qué fotos tan preciosas conseguiste, Paco. Una pena la destrucción de las culturas. ¿Crees que sería posible realizar un viaje parecido hoy en día, com la terrible violencia que azota el Congo desde hace tantos años?

Yo percibo tremenda voz que habla desde las imágenes .~)Quería decírtelo antes de terminar de leerte.

Enhorabuena por la presentación de tu nuevo libro. A parte de ser mi cuñao eres un crack. Abrazos.

Me ha emocionado esta entrada, chaval, y me quedo con ganas de que cuentes más cosas de los mbuti, si puede ser, como se organiza el grupo, si pintan algo las mujeres, quien manda y porqué... esas cosillas.Un abrazo.

Excelente reporte Paco! Como siempre, nos introduces en otro mundo, con tú sentido humano 'de la aventura'. Aclaro humano, porque lamentablemente sabemos que mucha gente viaja 'por consumo', por juntar millas o fotografías ... y tú siempre nos donas el costado 'social' de tus aventuras y eso es magnífico.Hace unos meses leí un muy buen reportaje en la revista de 'El País Semanl' ( ... esa adicción de los domingos ...) y hablaban claro, del estado de 'esclavitud' de los pigmeos por otas etnias vecinas ... y eso refleja muy bien lo que`podemos hacer los seres humanos, esa dualidad tan nuestra de realizar las proezas más grandes al lado de las miserias más bajas.Es largo de debatir aquí (¿cuándo presentas tú libro en París? tendríamos que hacer algo al respecto ...) pero bueno, desde la llegada de los europeos y el 'trazado de fronteras', la 'invención de los países', todos esos grupos humanos tribales, se encuentran en zonas que durante milenios deambularon de un lado a otro sin esas fronteras tan ficticias ( ... sin comparación: pero es como si le pusiéramos 'fronteras' a las migraciones de los ñus y otros animales ...) y desde hace un par de siglos (o menos) tienen que convivir con esos bordes absurdos que no hacen otra cosa que emporar su situación. En fin, devaneos geopolíticos que creo explican un poco ésta triste historia ...¡Salut Paco por la presentación de tú libro ésta tarde!

Me ha conmovido este artículo, logras transmitir la tristeza y desesperanza que puede sentir una etnia que va camino a extinguirse, como otras en la Amazonía. Sí, cuenta más sobre los pigmeos, en especial el rol de las mujeres y los viejos. Un abrazo,

Muy interesante lo que aquí cuentas. Desde luego que tiene que ser una experiencia maravillosa llegar a conocer a esas tribus africanas. Es evidente que las multinacionales madereras están por la labor de destruir la selva con tal de llevarse millonarios beneficios a costa de la medera robada a estos pueblos.Un abrazo, Paco.

Paco:Los últimos post sobre el Congo, los imprimiré y guardaré para la posteridad, algun día en mi ancianidad me detendré a leerte de nuevo...Un abrazoLia

Vaya, ahora resulta que también tus diferidos me enganchan. Al final terminaré leyendo o hasta comprando tus libros :DQué gracia, Iturri quiere decir fuente, "salida de agua" en euskera. El río Ituri, afluente del Congo, ya no se me olvida. Gracias, Paco.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

paconadalsl@gmail.com

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal es viajero-turista antes que periodista y culo inquieto desde que tiene uso de razón. Estudió Ciencias Químicas pero acabó recorriendo el mundo con una cámara y contándolo. Escribe en EL PAÍS sobre viajes y turismo desde el año 1992. Es también escritor y fotógrafo, colabora con la Cadena Ser, además de presentar series documentales en diversas televisiones.

Último libro

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

Un relato trepidante por unos de los destinos menos turísticos y más inseguros del mundo. Un viaje en solitario lleno de emoción y melancolía a lo largo de una región azotada por constantes guerras y conflictos étnicos. Un viaje plagado de sentimientos que consigue conectar al lector con los sufrimientos y las esperanzas de África.

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal