Paco Nadal >> El Viajero

19 jun 2010

Azinhaga, el pueblo de Saramago

Por: EL PAÍS

Nunca tuve el placer de conocer personalmente a José Saramago. Pero una vez me sentí emocionalmente muy cerca de él. Fue cuando pasé por Azinhaga, su pueblo natal. Iba caminando desde Santarem a Golegá, por un laberinto de maizales que riega con fertilidad de madre amorosa el río Tejo / Tajo.
De repente apareció el cartel: "Azinhaga" y entré en la aldea como quien entra en el recinto sacrosanto de uno de sus mitos. Saramago nació en esta pequeña localidad ribatejana el 16 de noviembre de 1922 aunque solo estuvo aquí un año y medio porque sus padres emigraron a Lisboa en busca de mejor futuro.
Pero todos los veranos de su niñez y adolescencia volvía de vacaciones a la aldea, donde ?siempre andábamos descalzos los niños y las mujeres.... me gustaba mucho llegar a la aldea, quitarme los zapatos y meterme en el río, pisar el lodo y los rastrojos duros?, cuenta en Las pequeñas memorias, su libro autobiográfico en el que narra sus primeros años de vida a caballo entre la capital y el pueblo. Azhinaga sigue siendo aún una tranquila y agradable población agrícola, ?la aldea más portuguesa del Ribatejo?, reza un cartel a la entrada.
Los viejos toman el sol en la plaza y los parroquianos y parroquianas parecen moverse siempre en bicicleta. Hay bellas mansiones señoriales en la calle principal, la rua do Espíritu Santo, a la que se asoma también la Igreja Matriz, del siglo XVII.
Estoy seguro de que hoy Saramago, acompañado por todos los personajes de sus novelas, antes de ir a descansar allá donde vayan los premios Nobel cuando ganan por fin la eternidad, pasará un momentito por Azinhaga para descalzarse por última vez y meter los pies en ese río Tejo de su infancia.

Hay 21 Comentarios

No sé que me pasa, pero todavía me sigue doliendo la muerte de Saramago, aunque todo estaba dado para que muriera. La información se renueva con tanta velocidad que te fuerza a olvidar. Me ando negando a olvidar esta muerte...

Gracias, fue inmenso encontrare aquí .~)

Estoy adquiriendo mala costumbre, pero por si no vuelves, aquí te dejo:........................"Gracias a TODOS/AS por vuestros comentarios, visitas, lecturas y demás elementos que si no aumentan mi ego, al menos me (in)satisfacen. Como veo que el libro-rojo tiene sus dudas, os diré que es "El Imperio" de Kapuscinski. Lo siento "gloriainfinita", no acertaste, y eso que casi siempre lo haces. Hasta cuando ocultas. Evidentemente, 'mi Mary' no lleva bragas. En eso tuve sus más y sus menos (dudas). Tuve que tomar la decisión con respeto a 'la Roja' (Me pidieron que no le pusiera bragas rojas). Espero que os haya gustado. A los futboleros les invito a una 'birra' si quieren ver hoy el partido a cobijo de "el rincón de la Roja". Un abrazo"..................Otro abrazo ¡anda!.

Estaba pensando que Saramago murió a la edad que, en pocas semanas más, tendrá mi madre. Tengo miedo de que el BBVA y la abogada ya hayan decidido que no pueda volver a despedirme de ella. No me extrañaría, así son de sádicos aquellos que tuvieron la poca suerte de crecer en un entorno tan poco lúcidoPD: "De esta masa estamos hechos, mitad indiferencia y mitad ruindad" Ensayo sobre la ceguera

Un homenaje tierno a una gran persona, como gran escritor., que tanto monta, monta tanto... A pesar del ataque furibundo del Vaticano... Seguro que Saramago se estará riendo de ese ataque, porque no ofende quien quiere, sino quien puede.Y afortunadamente, él tiene el reconocimiento mundial como un gran escritor y como un gran hombre, íntegro y generoso. El homenaje que tú le has hecho, recordando esa niñez en el pueblo y ese pasear por las aguas del Tejo... seguro que le ha llegado al alma, porque él seguro que tenía un alma donde acogía a todos con mimo.Besos, PacoEstrella

Saramago era "tan de mi familia" que a finales de septiembre del 98, cuando fui con unos amigos a Estocolmo mi padre me despidió diciéndome que convenciera a quien hiciera falta para que le dieran el nobel. Se lo dieron una semana más tarde y en mi familia ese día brindamos de alegría. Desde entonces a cada poco consiguió angustiarme con lo creíble de su ensayo sobre la ceguera, sorprenderme con las discusiones del dios y el diablo -heterónimos de la persona (de pessoa ??) decía en su evangelio-, me reí con el elefante milagroso y discutí mil veces alrededor de su ensayo sobre la lucidez. Y no hubo una vez que no le escuchara-leyera y aprendiera algo. El viernes, en la oficina, poco antes de volar al sur, me enteré de su muerte. Y lloré, como si hubiera perdido alguien próximo. Quizás, de alguna manera, lo fuera. En cualquier caso, el mundo ha perdido uno de sus faros, una de esas personas irremplazables a las que ya y siempre echaremos de menos. Un maestro. Un abrazo, Paco.

Paco, linda despedida a un gran maestro de la literatura. Por mi parte, me siento muy agradecida por todo lo que recibí anónimamente de Saramago: sus obras, la coherencia y consistencia como ser humano, su estilo de escribir característico y su lucidez. ´El ensayo sobre la ceguera´ es una obra maestra y uno de mis libros favoritos. He reído mucho con su última novela, Caín, que está llena de humor, algo no muy recurrente en su obra. Tuve la suerte de agradecerle personalmente en una librería de Estambul hace tres años, y de esa vez me queda su imagen en una foto que le tomé.

querido paco,hoy mas que nunca has escrito con el corazon, el que recien conozco y que habla tan bien.un beso.

guapo como te ha quedado el final de tu escrito, paco. espero que saramago haya llegado al río, rápido y sin sufrir. parece que así fue

Un homenaje diferente tu descripción de su lugar de origen. En una casa con hiedra como esa pasaría yo el verano leyendo al gran Saramago y bañándome en el río Tejo. Un abrazo.

Qué bonito homenaje Paco...!Nos deja todo su legado en sus escritos...siempre presentes.Yo en particular me quedo con esas sus tres preguntas " que deben ser nuestras guías en la vida: ¿Por qué? ¿Para qué? ¿Para quién? Esas son las tres preguntas básicas, y efectivamente, uno puede aceptar un conjunto de reglas, y disciplinadamente acatarlas, pero tiene que mantener la libertad de preguntar: ¿Por qué? ¿Para qué? ¿Para quién?"

Ha sido curioso porque justo antes de entrar a verte a ti, visitaba a una amiga que citaba a Saramago de la siguiente forma:''''Hemos inventado una especie de piel gruesa que nos defiende de esa agresión de la realidad, que nos llevaría a asumirla, a enterarnos de lo que está pasando y a hacer lo que finalmente se espera de un ciudadano, que es la intervención.'''Precioso, como escribes hoy. Yo a Saramago lo tengo muy dentro, a causa de que éste fue el autor que eligió hace cuatro años mi amor. A Blimunda, que tenía un don y amaba a un soldado manco, que se paseó por entre la peste recogiendo voluntandes para hacer volar una paxarola. Me imaginé así, como era el deseo entre sietelunas y sietesoles, y fue Saramago quien me guió en eso de la fusión... Luego leí parte de sus memorias. Contaba una cosa demencial de la infancia. Muy dolorosa. Lo hablé en aquella cama. Luego el mismo me llevó hasta la mujer de la limpieza, la que abre la puerta del rey y elige el barco. Dice: mi barco... porque todas las elecciones son nuestras. Y me introduje con él en Palestina. Le preguntaron en una entrevista: ¿Ha escrito usted algo sobre el tema? Dijo: 'Ensayo sobre la ceguera'. Lo comencé a leer estas navidades pasadas. Daba mucha angustia. No lo terminé porque una vez planteado el problema, si yo he captado bien a Saramago, sucede que nos incita a la búsqueda de soluciones creativas; aunque alguna vez me sentí como ella. Su explicación de la segunda mente, me ayudó mucho a comprenderme, dentro de lo que es un proceso creativo. Por ahí anda una historia sumergida. La que debería obrar mi alquimia.Desde luego, como me dijo aquel hombre, para inicaciones espartanas él.La foto es bonita pero no se capta la esencia de los maizales desde aquí.Saludos.

Otra perspectiva a raiz de la muerte de Sara-Mago (que diría la soez de 'la tacones'), si señor.Para tí, supongo, todo un privilegio el haberte sentido allí, en Azinhaga.Creo que se ha perdido a un inconformista-insatisfecho y peleón. ¡Ojalá le hubiera conocido!.Un abrazo.

Cuantas cosas nos ha enseñado. ¡Hasta siempre maestro!.

Cuando muere un escritorrealmente no se muereporque deja el corazónlatiendo hoy y por siempredentro de cada palabra,dentro de cada escrito,dentro de cada casaen la que habitan sus libros.Saramago se ha marchadoa pesar de lo que dijo,y es que estar enamoradoera el único caminopara escapar de la muerteque le dió caza ayer mismo.Defensor de sus ideasutilizando palabraspor ser la única armaque utilizar se debiera.Hombre honesto y muy honradosupo ser siempre sinceropero evitando hacer daño.Ilustrado cerrajeroque a sí mismo se ha forjado.Hombre prolijo y serenocon un inmenso legado.Y, sobretodo, un inmensoser humano enamoradoque detuvo por amorlas manillas del relojcuando vió a su ser amado.Sé que no lo quisierael maestro Saramago,pero la muerte pudieracomo el soñó con su ensayohaber sido intermitentey dejarnos disfrutarloporque el mundo no mereceque se vaya Saramago.

Lindo homenaje, mi querido Paco.

Será la tristeza y la lluvia que marca el golpe de tecla, que se me borró el mensaje. Te decía que hacía una pausa en mi retiro para tomar café y leer el periódico. Supe así que se nos fue el maestro que se definía como aprendiz. Estoy con las competencias básicas que el alumnado debe adquirir en clase de Lengua y Literatura. Como lectora y admiradora de la persona que ha sido Saramago, les diría a mis alumnos que le leyeran para aprender a ser mejores personas. "Somos palabras", decía el que dedicó su premio Nobel a unos abuelo analfabetos y profundamente inteligentes, así como amantes de la vida. A Saramago le dejaron enseñanzas vitales. Como él nos las ha dejado. Muy bonito homenaje, Paco. Beijos.

No mucho que agregar a la pena que provoca la muerte de los mejores. Ensayó la lucidez y la bordó, ahora nos deja un poco más solos y mucho mas ciegos

Precioso tu homenaje, Paco y ese pensamiento del goce del baño en el río, en el último viaje. Nos deja una herencia a todos: su obra y el ejemplo de una vida.Besos.

Aunque yo aún soy un chaval, si tengo en cuenta que tengo 39 años menos de la edad que la Parca llamó a la puerta de José Saramago, conforme va pasando el tiempo veo que se están marchando los mejores, provocandome mucha tristeza. Saramago no sólo escribió excelentes novelas y artículos que nos hacían reflexionar, sino que como dice Carmen frei, "nos ayudó a ser mejores personas" y, como dice muy acertadamente una ET en Euskadi, "a todos nos ha dejado un poco más solos y mucho más ciegos" en éstos tiempos tan injustos, tan canallas y tan deprimentes.

Gracias Paco !.....se fue arropado por ti y por el mundo entero.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

paconadalsl@gmail.com

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal es viajero-turista antes que periodista y culo inquieto desde que tiene uso de razón. Estudió Ciencias Químicas pero acabó recorriendo el mundo con una cámara y contándolo. Escribe en EL PAÍS sobre viajes y turismo desde el año 1992. Es también escritor y fotógrafo, colabora con la Cadena Ser, además de presentar series documentales en diversas televisiones.

Último libro

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

Un relato trepidante por unos de los destinos menos turísticos y más inseguros del mundo. Un viaje en solitario lleno de emoción y melancolía a lo largo de una región azotada por constantes guerras y conflictos étnicos. Un viaje plagado de sentimientos que consigue conectar al lector con los sufrimientos y las esperanzas de África.

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal