Paco Nadal >> El Viajero

07 jun 2010

Fantasmas del Pirineo (la tragedia de que te echen de tu casa)

Por: EL PAÍS

Sigo avanzando por el Camino de Santiago Aragonés . Solo que ya dejé atrás los jugosos prados y bosques de alta montaña y ahora camino (es un decir: voy con un equipo de TV y hago como que camino frente a la cámara) por los valles alomados del pre-Pirineo. Y aquí me topo de bruces con una realidad dolorosa que sin embargo ha pasado ya al olvido de casi todos los urbanitas que vienen por aquí a hacer turismo: la de los pueblos abandonados por culpa de los embalses.
Escribo esto desde Ruesta, una de las villas históricas del río Aragón por las que pasaba el Camino de Santiago y cuyos habitantes fueron forzados a abandonar sus casas en 1959 por la construcción del embalse de Yesa. El pueblo está en un alto y no quedó anegado por las aguas, pero sí sus tierras de labor y por tanto, su forma de sustento. Las casas de Ruesta, su esbelta fortaleza, su iglesia, sus plazas... todo sucumbió bajo una capa de silencio y olvido. En apenas 50 años, el tiempo ha pasado factura y hoy Ruesta no es más que una montaña de ruinas y cascotes comida por las zarzas, los rosales y las ortigas. Un fantasma más del Pirineo.
En 1988 la Confederación Hidrográfica del Ebro, propietaria de aquellos pueblos expropiados, cedió varios de ellos a asociaciones y sindicatos que quisieran recuperarlos. Ruesta fue cedido a la Confederación General del Trabajo (CGT) que de momento solo ha conseguido rescatar de la muerta a tres de sus viviendas solariegas como casa de cultura y albergues turísticos.
No soy del Pirineo ni viví la tragedia de tener que abandonar tu hogar, pero siempre me produjo una congoja especial ponerme en la piel de aquellas gentes. Sobre todo desde que hace unos años la revista El mundo de los Pirineos me encargó un reportaje sobre estos pueblos abandonados. Para ello me sumergí junto con el fotógrafo Salvador Coll en el pantano de Canelles en busca de los restos de Blancafort, una aldea inundada hace 50 años por la construcción de la presa. Fue el buceo más tétrico de mi vida. Tanto por las condiciones del pantano (bucear en el mar es una delicia pero hacerlo en un lugar construido por el hombre resulta peligroso y desconcertante), como por la sensación de solemnidad que me invadía al pensar que era el primer humano que medio siglo después volvía a las calles de aquel pueblo fantasma.
La terapia más eficaz contra el dolor de la historia es el calmante del olvido. Por eso, me parece de suma importancia hablar de estos pueblos, de la tragedia que supone que te expulsen de tu hogar, volver a pone a aquellas gentes en los medios. Una especie de cura cicatrizante para una de las heridas que más dolor provocó en el Pirineo a mediados del siglo pasado. La política hidráulica de un país en pleno crecimiento exigía la construcción de muchos nuevos embalses. Progreso para unos a cambio de la destrucción de hogares, tierras y formas de vida de otros. Esa fue la sentencia.

PD1: el proyectado recrecimiento del embalse de Yesa va a volver a poner en peligro la misma zona y los mismos pueblos, 60 años después.
PD 2: el reportaje "Fantasmas acuáticos, buceo en pantanos" fue publicado en el nº 46 (julio-agosto 2005) de la revista "El mundo de los Pirineos". El texto completo no está en su índice, por lo que lo cuelgo en este enlace por si quieres volver a leer el reportaje completo.
PD 3: también he estado un par de veces en Ainielle, el pueblo del Sobrarbe oscense que sirvió de inspiración a Julio Llamazares para escribir "La lluvia amarilla" . Emocionante hasta hacerte caer las lágrimas.
PD 4: siento este post tan largo, pero el tema me llega a lo más profundo del alma.

Hay 12 Comentarios

Hola Paco:Soy de Esco, pueblo al otro lado del pantano que junto a Tiermas y Ruesta, tuvimos que abandonar. LLevamos varios años intentando recuperarlo a través de una asociación de vecinos. Hemos recuperado una ermita y el camposanto, pero no podemos hacer nada más. La CHE se ha cerrado en banda a las reversiones de las casas donde nacimos. La idea que maneja es venderlo al ayuntamiento de Sigüés por 93.000? , para después, ser reconstruido por un inmobiliria y ponerlo a la venta.Hemos realizado un anteproyecto para solicitar fondos Leader para reparar la muralla que sustenta a la iglesia, románica del siglo XIII, y la respuesta que nos dan es que tienen prioridad los pueblos habitados. Es entendible, pero no es menos cierto que todos los estamentos del Gobierno de Aragón cierran los ojos a lo que está pasando.La última, por Esco atraviesa el ramal norte del camino histórico, reconocido por la Unesco, del Camino de Santiago a su paso por el pantano de Yesa, pues como con el posible recrecimiento se inundará un tramo de 15 km, igual que el tramo de la ermita de San Juan Maltray en Ruesta, lo más cómodo es olvidarse de este ramal. ¿A qué no has visto referencia a este ramal en las publicaciones del Gobierno de Aragón de este año? Sin embargo en las publicaciones de años anteriores y las actuales de otras comunidades sí que recogen este tramo.Te invito a visitar nuestra web y a conocer Esco, aunque quedarás tan deprimido como con tu reportaje del buceo en Blancafort, pues vemos como invierno tras invierno las casas se van desmoronando, sin que nadie haga nada para impedirlo. Hay que recordar que estos pueblos están declarados Conjuntos Históricos Artísticos.Un saludo.José Luis Clemente

Paco, eres todo un tío, es lo que puedo decirte, después de leer este post y entrar en los enlaces que nos has puesto. Y lo digo porque tienes sensibilidad para darte cuenta del sentimiento y el dolor, que tuvo que sentir la gente al tener que abandonar sus pueblos, para que éstos fueran anegados por las aguas.Por eso pienso que tu blog es especial en todos los aspectos.Un abrazo.Estrella

Paco, también a mí me has dado, como te he dicho antes, en algo que me emociona y me toca de cerca. Gracias por testimonios valiosos, válidos, necesarios. Trabajé en Ruesta, como ya he escrito antes, varios veranos. La CGT tiene por allí un par de albergues muy bien llevados, o los tenía hace unos 10 años. Conocí a gente de Yesa. Abuelos qeu tuvieron que dejar las tumbas de sus familiares. Nadie puede imaginar el dolor que supone para gente que ha vivido toda su vida allí, así como sus antepasados, ver anegado su pueblo, su casa, sus muertos. El trasvase del Ebro a campos de golf y demás zarandjas, además de robar e lagua de las tierras de regadio de Teruel y Huesca, anegará otra vez pueblos y corazones.

Alucino con las cosas que escribes, me encanta. Magnífico blog. Mi más sincera enhorabuena.

¡Hola Paco! Como siempre, la mano del hombre está en todos lados, jugando hasta con el agua. Pero en fin, esta vez vengo a defender un proyecto que se lleva haciendo en el Pirineo aragonés desde que yo tengo unos 12 años, luego... 15 años. Total, que supongo que conocerás el pueblo de Sallent de Gállego y su vecino Lanuza. Me alegro de poder contaros que, a pesar de que hace muchos años se expropiara a sus propietarios para construir un pequeño embalse, más adelante, se vendió el pueblo a un propietario particular por una peseta, a condición de que comenzase a reconstruirlo. Y hoy por hoy Lanuza es un pueblo muy pequeño y precioso en el que además se puede disfrutar de uno de los festivales más interesantes del verano, Pirineos Sur.¡¡¡Os invito a que os paséis por ahí!!!!!!

Hola Paco,tu blog ha sido un verdadero descubrimiento para mí. Desde luego que lo seguiré a partir de hoy. Por cierto, qué suerte que te paguen por viajar... Eres mi Héroe, jajaja.

(wheel attractions).Nada más decirte que muy interesante esa mirada a los pueblos abandonados por la política de embalses.Como buen leonés/cazurro que soy es un tema que llevo/tengo muy cercano, pues nos ha tocado vivir muchos momentos de ese tipo que cuentas.Por cierto, Julio Llamazares es de Vegamián, un pueblo inundado por el embalse del Porma o Vegamián. Estará, supongo, muy sensibilizado con el tema. Tengo que volver a leer "La lluvia amarilla" que está por aquí, por esta 'polvorienta-guarida' que tengo.Un abrazo.

No puedo entender, Paco, cómo no vi ese post tuyo sobre Blancafort. Como siempre, me has embrujado, amigo, con tu escritura. ¡Excelente!

(lily her)La primera parte de lo descrito, el cómo del cómo del abandono, me recuerda a un cuento de una princesa hechizada por el uso de una rueca, cuyo castillo era tal y como tú lo has pintado.Buff ahora los cantáros contentos :)

No es nada largo, Paco. Yo te agradezco especialmente este post, que algo personal dejé en lo poco que se ha rescatado en la Ruesta cegetera, primero el camping, ahora las casas... ya me parece demasiado para las condiciones. Abreviando...¡basta ya de inundar pueblos!Besos.

Y el amigo Ansar vuelve a reclamar el trasvase del Ebro que supondría más pantanos en el Pirineo Aragonés. Ya vale. Sobre el festival de Pirineos Sur en Lanuza, por favor, no vengáis, los pueblos (Sallent y Lanuza) no estamos preparados para esta invasión humana y automovilística que durante tres fines de semana en julio dejan la zona que parece que ha pasado Atila con sus hordas. NO A PIRINEOS SURUno de Sallent

Menudo copy-paste, Paquito. Lo mejor, lo que no has incluido del hombre de 82 años que decía verdades como puños: los que eran de pueblos que no se anegaron de agua, tuvieron que irse igual, pero sin un duro. Ah, y una cosa interesante que no mencionas:http://www.diariodenavarra.es/20071122/navarra/tiermas-banarse-noviembre-37-0-c.html?not=2007112202385874&idnot=2007112202385874&dia=20071122&seccion=navarra&seccion2=&chnl=10

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

paconadalsl@gmail.com

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal es viajero-turista antes que periodista y culo inquieto desde que tiene uso de razón. Estudió Ciencias Químicas pero acabó recorriendo el mundo con una cámara y contándolo. Escribe en EL PAÍS sobre viajes y turismo desde el año 1992. Es también escritor y fotógrafo, colabora con la Cadena Ser, además de presentar series documentales en diversas televisiones.

Último libro

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

Un relato trepidante por unos de los destinos menos turísticos y más inseguros del mundo. Un viaje en solitario lleno de emoción y melancolía a lo largo de una región azotada por constantes guerras y conflictos étnicos. Un viaje plagado de sentimientos que consigue conectar al lector con los sufrimientos y las esperanzas de África.

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal