Paco Nadal >> El Viajero

15 jun 2010

Playas de ensueño, urbanismo de espanto... también en el norte

Por: EL PAÍS

Esta mañana he estado paseando por alguna de las mejores playas de Cantabria. La playa de Laredo, que se llama la Salvé (foto de arriba), es un espigón infinito de dunas de arena que acaba en el Puntal, donde una barca de aroma trasnochado te cruza al otro lado de la marisma, hasta Santoña.

Playas como la de Berria (foto de abajo), que pese a tener el penal de El Dueso en una esquina, es un playazo de soledades infinitas y horizontes esquivos. Un lugar donde imaginarse feliz sentado entre los carrizales, oyendo el graznido de la gaviotas, el ulular del viento.

Playas como la de Noja, como la de Arenillas, en la ría de Oriñón. Lugares donde uno maldice ser urbanita y tiraría del hilo de la vida para que llegara pronto la jubilación y retirarse a vivir a un sitio como estos.

Por todas ellas transita el Camino de Santiago del Norte a su paso por Cantabria. Un festín de sentidos para el peregrino.

Pero no todo es poesía. También hay prosa y de la mala. El ladrillo ha hecho estragos en la costa cántabra (por desgracia el mal gusto urbanístico no es patrimonio del Mediterráneo). Ya lo decía Iucce en un comentario del post anterior . ¿Cómo se pudo destrozar un lugar como el Puntal de Laredo con todos esos edificios sin gusto? ¿Cómo se ha podido llenar Castro Urdiales de urbanizaciones de ladrillo visto? ¿Cómo se sigue construyendo en plan salvaje en Noja?

Un amigo colombiano me dijo una vez: ?vuestro narcotráfico es el ladrillo. Todo lo puede, todo lo corrompe?. Y va a ser verdad.


Hay 20 Comentarios

Paco, creo que en cuanto al narcotráfico de ladrillo ya todo está dicho..., esperamos que no prosiga! Tal vez hasta deberíamos alegrarnos de la crisis...al menos todo salió a la luz.!Tan bellos parajes de la naturaleza...¡cuidemoslos más! Basta con ver tus imágenes para ello...Besos

...viví 6 años en Cantabria, conozco muchos rincones, algunos muy alejados de las urbanizaciones que queman destruyendo la belleza del norte que yo quise creeer que sería más fuerte que el olor del dinero. TE llevaría a playas como Covachos, Somocuevas, a Langre...a sitios donde tienes que llegar a pie, nada de salir del apartamenteo con la toalla y descalzo y arribar en un plis plas al agua, que es lo que busca una gran parte de los turistas. Y te llevaría a rincones del interior de Cantabria, donde la locura del ladrillo todavía esta algo frenada...espero! y que constituyen un paraíso íntimo que ojalá no enferme con la fiebre del turista que a toda costa busca la comodidad en sus vacaciones. Estoy con Gloria. Las lluvias, el cielo gris, las noches frescas han podido ser unf actor que ha protegido al norte de la desgracia catastrófica del Levante. Bueno, se me acabó la pausa, que conste que he hecho una excepción contigo por hablar de mi segunda tierra (o tercera, una que está siempre de acá pallá tiene ya varias patrias!) Beijos

Menos mal que aun así todavía hay lugares bien conservados en las costas de Cantabria. ¡Y no sólo en las costas!.

Podrías hablar de viajes con otra modalidad totalmente diferente y que no promueve el consumismo, existen redes sociales Couchsurfing o Hospitality club donde puedes viajar a casi todos los sitios del mundo y quizas encuentres alguien que te pueda alojar gratuitamente, solo por puro altruismo.1 Saludo

Gracias por la referencia a mi persona, Paco. A pesar de ese "narcotráfico de ladrillo", quedan parajes maravillosos.

¿Espacios bien conservados Rosa? Mira, te cuento. Hace muchos años, mi padre nos llevaba de veraneo desde Madrid a las costas del Mediterráneo, sobre todo a Málaga y Valencia. Te hablo de finales de los 60 y primeros 70. Después viendo que el ladrillo se comía esas costas, decidió dar un cambio y buscar la tranquilidad del norte y así llegamos a mediados de los 70 a Noja, un verdadero paraíso donde el verde del bosque se juntaba con las dunas de la playa en perfecta armonía. Allí crecimos y nos hicimos mayores hasta que al final de los 80, gracias a la avaricia de algunos, llegó la vorágine del ladrillo. Amparados por el malgobierno de Hormaechea, los especuladores hicieron su agosto a costa de la belleza del lugar. Se cargaron avenidas de piedra flanqueadas de arbolado histórico para hacer paseillos maritimos tipo Benidorm... La especulación no respetó nada. La belleza se esfumó y nosotros hicímos lo mísmo. Hace poco volví para enseñar a mis hijas lo que queda de ese paraíso. No quiero volver por allí. Es muy triste ver el modelo cutre mediterráneo español en el Cantábrico, donde debería haberse establecido el ejemplo de turismo respetuoso europeo.

Amigo Paco, una de las razones por las emigré desde la Costa del Sol malagueña al norte fue por la gran masificación turística y urbanistica en todo el Mediterráneo desde Algeciras hasta....no me atrevo a decir hasta Estambul como Serrat porque fuera de nuestro país desconozco el litoral mediterráneo, pero por lo que he leído me da la sensación de que va camino de ello. Por su clima suave, aunque con el cambio climático cada vez más caluroso y africanizado, una gran parte de la poblacion europea ya sea jubilada o no, residirán en ciudades costeras mediterráneas. De hecho, en una entrevista en la prensa al anterior Consejero de Turismo de la Junta de Andalucía, para 2015 la Costa del Sol pasaría a llamarse Ciudad del Sol porque Málaga y todos los pueblos del litoral estarían unidas sería una gran ciudad, una sensación que yo tenía ya desde hace años.Una vez aquí pude comprobar con tristeza cómo parte del litoral cantábrico estaban compiando la formula mediterranea de masificación constructora sobre todo en la zona oriental de Cantabria y en los alrededores de Santander como en la zona donde desemboca el río Pas y alrededores de la playas y dunas de Liencres. Por eso dije en mi comentario de la entrada anterior que Laredo le encontraba un cierto parecido con Benidorm. Hace unos años, en paradisiaca Playa de los Locos de Suances, ví una pintada en un muro de piedra que decía: "respétala o márchate a Benidorm"Aquí en Asturias las leyes de la Junta son más estrictas y relativamente se está respetando. Hay zonas en el Oriente como (Celorio, Ribabadesella, Isla...) o el Occidente (Tapia Casariego, Cudillero..) se nota que la mano de esta vorágine constructora que nos ha invadido los últimos años. Sin embargo, están respetando el impacto visual y paisajístico y casi todo son chalets, asodados que sirven de segunda residencia vacacional y no los enormes edificios de apartamentos y macrohoteles del mediterráneo. Por cierto que tres de esos hoteles muy emblamáticos de la Costa del Sol han acabado por cerrar, un signo más de la decadencia a la que hemos llegado. Leí un articulo muy interesante acerca de ello hace unos días, ahí va el enlace:laopiniondemalaga.es/opinion/2010/06/12/decadencia/346736.html

Alguna vez debería dedicarse en este diario un reportaje a ARCA (Asociación para la defensa de los Recursos de Cantabria). Esta modesta asociación, con su trabajo constante, pertinaz y muchas veces incomprendido, es la resposable, en buena medida, de que en Cantabria no haya más disparates urbanísticos y de que algunos de los que se perpetran tengan que ser reparados. ¿Y qué hace ARCA? En realidad, nada. Cuando ve una ilegalidad la denuncia en el juzgado y con frecuencia la gana. AMA (Asociación de Maltratados de la Administración, colectivo de propietarios de viviendas ilegales con orden de derribo), el grupo Vocento mediante su portavoz local, el "Diario Montañés" y algunos prebostes del gobierno regional se han empeñado en perseguir, demonizar y desprestigiar a ARCA. Hasta le ganaron un juicio al Ministerio de Medio Ambiente a cuenta de la ubicación de una depuradora de aguas. De verdad que el asunto de las denuncias de ARCA en Cantabria merece un buen reportaje. PD. No vivo en Cantabria ni soy socio de ARCA.

Muy enaltecedora la línea crítica. ¿Se le puede pedir más a un blogger con seguidores? Todos querríamos que tocara cosas nuestras. Pero es uno, que viaja. Bastante hace que nos abre mundos de una forma grata, ¿no? Ahora que los comentaristas también se leen, Sarastro. Demanda tú, por ejemplo, que ya lo has hecho. Y es lo genial.

Como mi comentario anterior se hacía un poco extenso quisiera decir algo más en éste. Yo vivo en Poo, un pueblín a dos kilómetros de la villa marinera de Llanes en el Oriente de Asturias. El anterior alcalde fue el actual Delegado del Gobierno de Asturias Antonio Trevín. La alcaldía la sigue teniendo el PSOE con la actual alcaldesa con el PP en la oposición pisándole los talones.Llevo cinco años viviendo aquí y al igual que me pasa a nivel nacional, siento una profunda tristeza y rechazo, al mismo tiempo que me avergüenza la política que realiza aquí el PP en la oposición. Aquí, como en los demás sitios están enfangando con bulos, calumnias y manipulaciones el debate político municipal. Junto con alguna asociación suspuestamente en defenza de los vecinos cada dos por tres van al juzgado a poner una denuncia a la alcaldeza por supuestas irregularidades urbanísticas o de otra índole. Sin embargo callan como putas todos los numerosos casos de corrupción y pelotazos urbanísticos de numerosos casos de dirigentes y empresarios afines en todas la Comunidades, Diputaciones y Ayuntamientos donde gobiernan: Comunidad Valencia, Murcia, Baleares, Canarias, Almería, Alhaurín...Gustels, Fabras, etc, etc He visto en plenos municipales al PP votando en contra de medidas que suponen un bienestar y seguridad pora sus vecinos y visitantes: Votar NO a que se haga una acera de 2kilómetros entre dos pueblos para peatones porque éstos tenían que ir por una carretera sin arcen o en contra de que se hagan pasos elevados o subterráneos para más de 20 pasos a nivel sin barreras con la línea FEVE que han costado ya muchos accidentes, algunos de ellos mortales.A nadie se le escapa que el equipo de gobierno con su alcaldesa al frente a veces tienen cosas de peón caminero, pero de ahí a estar en contra de todo y poner impedimentos y trabas a todo cuanto se propone aunque ello suponga el bien de los vecinos y turistas es demasiado. Lo mismo pasa con la especulación urbanística. Es verdad que LLanes, como todos los pueblos turísticos ha crecido mucho en el sector de la construción, y se han hecho muchas urbanizaciones de segundas viviendas, pero de ahí a compararlo como Marbella, yo que conozco lo que ha sido y es Marbella y que desde hace unos años vivo aquí puede dar fe de que no tiene absolutamente nada que ver ni punto de comparación. Este tema llegó a algunos medios y que dio lugar a que uno de ellos, la revista Intervió, publicara un reportaje sobre el tema, titulándolo de una manera sensacionalista como "Marbellanes", todo en base a la mala y errónea propaganda que el PP, y sus medios afines, ha dado a ésta zona. La misma que dieron y aún le dan al PER en Andalucía y Extremadura, una cosa que desconocen y que además desde hace años ya no existe.

La Reina de la Noche quiere matarme y, para más oprobio, pretende usar con ese fin a su encantadora hija. Pero esto no me inquieta, el no haber entendido el fondo de su comentario, sí.

Todavía hay gente que se pregunta cómo es posible la degradación de las costas, no hace falta más que leer el artículo y la mayoría de los comentarios. Se sueña con jubilarse y con veranear disfrutando de las playas, pero ¿dónde se van a meter los jubilados y los veraneantes?, está claro que en los pueblos de hace 30 años no cabrían, así que ¿cuál es la solución? construir. Pero claro, el problema no son los que se quejan de que Noja ya no es como hace 30 años, el problema es de 'los demás', siempre de 'los demás'

Esta vez no he leído los anteriores comentarios como suelo hacer antes de escribirte ... Pero creo que éso de destruir las bellezas naturales o el legado de otros pueblos es muy español: ya desde la salvaje conquista de todo un continente como el americano, hemos visto, aprendido luego, cómo se destruyeron imperiores enteros, que llevaban siglos establecidos en ésas tierras ... entonces cómo va a extrañarme que sigan destruyendo su propia tierra? si creo que nunca la sintieron propia, no existe un sentido de pertenencia más que al 'pago chico', al 'pueblo de donde uno viene', pues el resto ... lo destruimos en nombre del mercado, como antes lo fué en nombre de una iglesia, una reina, un dictador, o la ambición de unos pocos que siempre prima ... un poco duro, pero idioscincracias son idioscincracias y uno tal vez debería asumirlo y vivir feliz!

Ese amigo colombiano tuyo es un genio.Un abrazo.

Bueno, yo suelo quejarme de que, en paises tan pequeños como este, no encuento playas solitarias y kilométricas, parece que lo tengo que recorrer más, quién dijo que todo está perdido también en paises tan pequeños.Iba a decir que la explosión urbanística no se siente tanto en Asturias, pero no puedo agregar más de lo que dice RunawayPD1: vale, no insisto más con el blog. Sé reconocer cuándo el aburrimiento me pone muy pesadaPD2: Aunque es una pena, porque el último post me quedó muy chulo, la gente se rio y, además, es bastante corto..vos mismo

Muy buen post Paco! Desde el norte siempre miramos al litoral del Levante como si no fuera con nosotros, pero no hace falta más que darse una vuelta por la costa cantábrica para ver que también se están haciendo barbaridades.

La reina de la noche no quiere matarte Sarastro, ha sido reformada. Digo que en cualquier lugar es bien recibido un posteo como el tuyo. Que la extensión de tu reportaje la decides tú. Hasta que punto la instrumentalizas. Creo que menos es pedir y más es dar.

Es lamentable el caso de Noja. La mayoría de los propietarios de las empresas constructoras que han sembrado de labrillo la costa y las playas son el alcalde (Chuchi paso de vendedor de ultramarinos a alcalde) y gran parte de concejales y del equipo de gobierno de ayuntamiento de la Villa. Nadie ha investigado este tema.

¡HORROR! Es que debería haber alguna reglamentación que lo impida.

Lo del narcotráfico del ladrillo da para mucho decir (y mucho hacer, claro, aunque lo de perder todas las guerras ya me está cansando). Es buenísima esa frase.Conocí esa zona a principios de los setenta, por allí quedaron cuatro años de mi primera vejez, la adolescencia, dirían ahora y, cuando he vuelto, me ha costado reconocerlos. Sin embargo, las playas siguen siendo una delicia, ese Cantábrico tiene mucha magia.Oye, y menos mal que hace mal tiempo ¿te imaginas lo que hubiera podido pasar si allí luciera el sol tanto como en Benidorm o, lo mismo da... en tu Manga?Un abrazo y guárdame alguna indulgencia que te sobre, que me va a hacer falta.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

paconadalsl@gmail.com

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal es viajero-turista antes que periodista y culo inquieto desde que tiene uso de razón. Estudió Ciencias Químicas pero acabó recorriendo el mundo con una cámara y contándolo. Escribe en EL PAÍS sobre viajes y turismo desde el año 1992. Es también escritor y fotógrafo, colabora con la Cadena Ser, además de presentar series documentales en diversas televisiones.

Último libro

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

Un relato trepidante por unos de los destinos menos turísticos y más inseguros del mundo. Un viaje en solitario lleno de emoción y melancolía a lo largo de una región azotada por constantes guerras y conflictos étnicos. Un viaje plagado de sentimientos que consigue conectar al lector con los sufrimientos y las esperanzas de África.

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal