Paco Nadal >> El Viajero

29 jun 2010

Una noche en el túnel del tiempo

Por: EL PAÍS

Organicé este viaje a Etiopía de manera que me coincidiera la celebración de la Pascua etíope en Lalibela.
La Pascua es la festividad más importante del calendario etíope, un calendario por cierto que no tiene nada que ver con el nuestro porque se rige aún por la regla copta: hoy en Etiopía es 21 de sené de 2003 (entre el calendario copto y el gregoriano u occidental hay siete años de diferencia, tampoco los meses y las horas coinciden: las 12 de la noche nuestras son las 6 de la mañana para ellos; ¡un lío si quieres coger un autobús!).
Cuando yo estuve allí para mi era el 1 de mayo de 2005; para ellos, el 23 de miazilla de 1998. ¡con razón me sentía más joven!
El Viernes y Sábado Santo, como culminación de los dos meses de ayuno que exige la Pascua Etiope, miles de peregrinos llegados de todo el país se concentraron junto a las iglesias excavadas en la roca de Lalibela . Envueltos en sus gabis blancos caminaron en procesión durante toda la noche en torno a las templos trogloditas. Al ritmo de percusión de los kebero, los tambores rituales, y de los grandes meleket, las trompetas monocordes. Los sacerdotes, de espaldas a los fieles, entonaban cánticos en ge´ez, la antigua lengua del reino de Aksum que la iglesia copta etíope lleva usando desde hace más de 1.500 años.
Una comitiva de popes, músicos y portaestandartes con iconos de pan de oro y cruces meskal de varios siglos de antigüedad precedía a las filas de peregrinos.
No había luz eléctrica ni nada que nos recordara que ya había llegado el siglo XXI (si exceptuamos el micrófono que usaba uno de los curas). Apenas una quincena de extranjeros asistíamos atónitos aquella noche mágica a una ceremonia sacada de la Edad Media.
Fue como cruzar el túnel del tiempo. Volver a los orígenes de la civilización. Ver en persona y en primera fila una manifestación religiosa que ha debido de cambiar muy poco en los últimos 15 siglos.
Pase la noche en vela, dando gracias por poder ser testigo de esa maravilla.
Aún hoy recuerdo como si estuviera en Lalibela esas letanías monocordes, el retumbar de los kebero, el sonido agudo de los meleket.
Y se me vuelven a poner los pelos de punta.
.

Hay 13 Comentarios

Hola Paco,
He recalado en tu blog y creo que quizá puedas ayudarme. Hace unos años estuve en agosto -el nuestro- en Axum en una procesión como la que cuentas. Una passsssssaddda¡¡¡.¿Tú sabrías si hay algún calendario donde pueda consultar si este agosto/2011 habrá algo similar en Axum?
Gracias mil

Mira, me alegro mucho que pudieras contestar a todas las preguntas en esta entrada es muy agradable. Para todos los que andamos por estos mundos cibernéticos ya sabemos que es imposible contestar a todos es un mundo tan inmenso que no hay tiempo material para hacerlo. Yo admiro tu capacidad de trabajo, ya se que es lo tuyo, pero también veo que te lo curras.Besos Abuela Cris

Oye Paco, una duda q siempre he tenido. En este tipo de viajes en el q andas solo, cómo te mueves por los lugares? Cómo llegaste, por ejemplo, a Lalibela? Alquilas taxi, transporte público...? Porque no creo q sea trivial entenderse en según qué lugares y circunstancias, no?Chau!

¡Fascinante, Paco! esto sí que es un verdadero viaje en el tiempo. En todos los sentidos.Me lo imagino con una mezcla de procesión de Semana Santa y una reunión clandestina masónica. Eso sí con mucha simbología mítico-religiosa.Un abrazo.

ET. Para que veas que "no es siempre"... esta vez te contesto, siento no hacerlo más a menudo:Sí, las filmé yo. No usé ninguna antorcha ni luz artificial para no romper la magia del momento. Está grabado con la luz ambiente de las velas que llevaba la gente.Lo de los horario es cierto. Su jornada tiene también 24 horas, pero su hora cero, la que cambia de un día a otro es cuando sale el sol, a las 6 de la mañana. Por eso nuestras 7 de la mañana son la 1 de la mañana para ellos.Nebur: me voy adaptando a las circunstancias. Cuando viajo grabando para la tele siempre necesito más ayuda y producción. En ciudades, si veo que un taxista es enrollado, le pido presupuesto para que esté conmigo todo el día; suele ser más barato y efectivo. En el caso de Lalibela fue hasta allí en avión y contraté un traductor de inglés porque si no hubiera sido imposible entenderme con la gente local. Si solo voy haciendo fotos y escribiendo, procuro moverme en transportes locales: da más juego y me salen muchas más historias y personajes al paso. Si voy haciendo TV es más complejo y el equipo más pesado: en ese caso suelo contratar un coche con chófer que hable inglés o francés y me sirva de traductor.

Qué lugar más tentador para visitar y qué poder de convencimiento que tienes, Paco. Logras trasmitir esa especie de magia, que parece sienten en esas celebraciones. Un abrazo,

(cambium terminals) me apunta el gnomo, pero no puedo porque he dado mi palabra y tengo el billete de avión....."sené-miazilla-gabis- kebero-meleket- cruces meskal" ... son palabras que me saben a música, aunque no todas tengan relación con ella y... también voy a dar gracias porque aunque sea a través de Paco Nadal, me llega el sonido de esa pascua etíope.Chaval, me lo estás vendiendo ¡vaya que si!Un abrazo.

(the mamehuke).Esas 'melekets' suenan (ahora que estamos en el Mundial de Sudáfrica) como las 'vuvucelas', ¿no te parece?.Vale, vale, ya termino.Un abrazo.

Ahora mismo soy todo envidia!

¿Vamos?

sí, "da cosa" el ritual, ¿vos filmaste eso? ¿Tan buen camarógrafo sos?No entendí lo de la diferencia de horario ¿Es una ironía o exixte una diferencia horaria fuera de la de los usos?¿Tenés idea por qué te hago tantas preguntas si nunca me las contestás?PD1: Yo estoy al día con tus posts, yo sí (aunque estás disculpado porque me salió un post pestiño, como diría el cazurro)PD2: Bueno, "un poco" disculpado

Eso es una buena planificación del viaje. Como me hubiera gustado estar entre esa comitiva de popes con sus gabis blancos. músicos y portaestandartes que describes...Todavía recuerdo el aspecto imponente de los sacerdotes ortodoxos, me traje una de sus cruces de plata.Y claro, rejuvenecer de golpe siete años, por obra del calendario etíope, no está nada mal...siempre nos quedará Etiopía, Paco.

Pues sí, Paco, tiene que ser un "puntazo" sumergirse varios siglos atrás. Pero creo que me daría un poco de repelús. Lo digo por si acaso, el tiempo se detuviera allí y ya no volviera al tiempo actual... que tendremos mucha contaminación, crisis, corrupción, crispación (o mala leche) y todo lo que tú quieras añadir, pero ¡qué demonios! es la época que nos ha tocado vivir.Ya en serio, está muy bien el post, me siento una ignorante... nunca había oído hablar de Lalibela y sus iglesias rupestres, Hablando de iglesias rupestres, ¿conoces la de Olleros de Pisuerga en la provincia de Palencia? Lo dicho, que me ha gustado mucho.Besos.Estrella

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

paconadalsl@gmail.com

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal es viajero-turista antes que periodista y culo inquieto desde que tiene uso de razón. Estudió Ciencias Químicas pero acabó recorriendo el mundo con una cámara y contándolo. Escribe en EL PAÍS sobre viajes y turismo desde el año 1992. Es también escritor y fotógrafo, colabora con la Cadena Ser, además de presentar series documentales en diversas televisiones.

Último libro

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

Un relato trepidante por unos de los destinos menos turísticos y más inseguros del mundo. Un viaje en solitario lleno de emoción y melancolía a lo largo de una región azotada por constantes guerras y conflictos étnicos. Un viaje plagado de sentimientos que consigue conectar al lector con los sufrimientos y las esperanzas de África.

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal