Paco Nadal >> El Viajero

07 sep 2010

Aterrizaje en una isla sin árboles

Por: EL PAÍS

El pequeño avión de apenas una treintena de plazas empieza a perder altura: el comandante ha dado orden de prepararse para el aterrizaje. Desde arriba, el mar del Norte aparece plagado de pequeñas manchas blancas; en un principio pensé que podrían ser trozos de hielo, pero el mar no se hiela nunca en estas latitudes.
Y es solo ahora, cuando perdemos altura en busca de la pista, cuando me percato de que no es hielo: es espuma. Un vendaval mece el mar como si fuera un trigal y lo colorea de penachos blanquecinos. No me gustaría estar en un barco en medio de semejante oleaje.
Mainland, la principal de las islas Shetland , aparece ahora bajo las alas. Una superficie almohadillada y lisa de prados verdes, ni un solo árbol. Acantilados, casitas bajas con tejado a dos aguas diseminadas por doquier, playas que se pierden en el infinito y colinas alomadas. Parece el reino de la piedra y la soledad.
El avión se posa en la pequeña pista y cuando abre la puerta lo primero que veo, al fondo, es un faro. El faro de Sumburgh , el extremo sur de este archipiélago perdido en mitad del Mar del Norte. Lo construyó Robert Stevenson, el abuelo del escritor escocés homónimo. Las Shetland no me puede recibir de manera más sugerente.
Shetland es el extremo norte del Reino Unido. Un archipiélago de unas 100 islas con solo una quincena de ellas habitadas, pura roca barrida por el viento, más corderos que humanos (estos últimos son unos 22.000), a mitad de camino entre las costas de Noruega y las de Escocia, al que muchos británicos no sabrían colocar en el mapa y que pese a su lejanía, tuvo momentos en la historia muy concurridos: los vikingos noruegos colonizaron sus costas durante décadas y establecieron aquí factorías que ayudaban al tránsito marítimo por el mar del Norte.
Por eso sus habitantes aún hoy se sienten diferentes. Se consideran más nórdicos que británicos o escoceses, hablan un dialecto que mezcla el viejo noruego con el inglés y les trae al pairo lo que pase en Glasgow o Londres. Sus problemas son más cercanos: por ejemplo, lo que les toca las narices es que los vecinos de las islas Feroe pueden pescar toda la caballa (mackerel) que quieran y ellos no debido a las cuotas que impone la Unión Europea.
Bienvenidos a uno de los techos de Europa. Un paraíso para caminantes, geólogos y observadores de aves. Mañana sigo contando.



Aquí va un mapa de las Shetland por si aún no os habéis ubicado (yo lo necesité para localizarlas).

Hay 9 Comentarios

Como sabrás muy bien, querido tocayo, las lecturas de nuestra infancia nos marcan para siempre y deciden, muchas veces, lo que haremos en el futuro.A mi, además de Salgari y algún otro, hubo dos escritoras británicas que me influyeron para siempre e hicieron que mis primerizos viajes los hiciera a las Islas Británicas. Fueron Ridchmal Crompton, la creadora del impagable "Guillermo" y Enid Blyton y su primera serie, la de "Aventura en...". Todavía recuerdo muy bien "Aventura en la isla". Los 4 niños y su amigo, el detective Bill, pasan un verano en una isla solitaria llena de pájaros. Todo apunta a que estaba en el archipiélago de las Shetland o tal vez de las Orcadas (Orkney). Son todavía una asignatura pendiente. Disfrútalas y yo lo haré a través de tus relatos.Un abrazo

Hola Paco,Espero que descubras lugares nuevos para poder descubrirlos nosotros desde aquí. El faro debe ser precioso, como todos. La gente dice que son sitios solitarios y grises, pero a mi me parecen tranquilos, serenos, ...Disfruta!!!!Un beso

Es un destino que tengo en mente desde hace mucho. A ver si un día me decido, la pena es que creo que es muy caro el estar ahí.

Fantástico sitio.....

Y el cielo debe estar siempre tapado, ¿no?

El lunes en Madrileños por el Mundo fueron a Escocia, y uno de los lugares que enseñaron fue justamente Shetland. Parece un lugar increíble [;)]

Un fin de semana fantástico en Shetland con Crompton y Blyton - como dice Paco Elvira - pero además con un Zafarrancho en Cambridge de nuestro inglés Tom Sharpe y algún Wodehouse -póngase como ejemplo Luna llena. ¡Yo me apunto! Parece ser que hay algún tipo de fallo de mercado, de ineficiencia, ya que tras la insistencia del Gobierno en que los jóvenes lean, éstos se dedican a perder, en muchos casos, el tiempo y a practicar actividades no muy saludables. Venga, padres, enseñénles a sus hijos que la lectura de hoy será la libertad del mañana. No quiero ser carca, pero sí claro.P.D: Tampoco hay que pasarse, hemos de cuidar la mente pero no sólo la mente. Tengo veinte años y me gusta combinarlo todo. Bueno, casi todo.Un abrazo

Así, nada más leerlo, me ha recordado a la película "El ojo de la aguja", en la que trabajaba Donald Sutherland, pero creo que no tienen nada que ver porque su isla estaba al sur, creo recordar.Pues, entonces, ese paisaje de hierbas duras y verdes me parecen un documental en si mismo.Buena estancia. ¿A qué 'cullons' has ido ahí? (En esta ocasión, me ha picado la curiosidad).Un abrazo, joven.

¡A ver el mapa! Muy bueno, Paco, ni idea de que existía ese lugar. ¡Cuánto viento!

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

paconadalsl@gmail.com

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal es viajero-turista antes que periodista y culo inquieto desde que tiene uso de razón. Estudió Ciencias Químicas pero acabó recorriendo el mundo con una cámara y contándolo. Escribe en EL PAÍS sobre viajes y turismo desde el año 1992. Es también escritor y fotógrafo, colabora con la Cadena Ser, además de presentar series documentales en diversas televisiones.

Último libro

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

Un relato trepidante por unos de los destinos menos turísticos y más inseguros del mundo. Un viaje en solitario lleno de emoción y melancolía a lo largo de una región azotada por constantes guerras y conflictos étnicos. Un viaje plagado de sentimientos que consigue conectar al lector con los sufrimientos y las esperanzas de África.

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal