Paco Nadal >> El Viajero

27 oct 2010

Un paseo por Gijón y un sitio cojonudo para comer en San Vicente

Por: EL PAÍS


DIARIO DE UN TITIRITERO (DE GIRA CON LA SER), DÍA 8
Gijón es una ciudad que vende vanguardia. Tiene una Semana de Novela Negra, un festival de jazz, un Salón del Libro Iberoamericano, tiendas vintage dignas del Soho londinense o de los canales de Amsterdam. Y un nuevo y enorme centro cultural, La Laboral, que ha reconvertido el mayor edificio franquista en una ciudad de la cultura.
Pero al final, lo clásico es lo clásico. Un valor seguro. Y lo clásico en Gijón es un paseo por el muro de San Lorenzo. Una de las mejores playas urbanas de España. Un arenal dorado en forma de media luna hacia el que miran los ojos de la ciudad. El paseo sosegado, el escaparate infinito del Cantábrico. El deleite de la vida sin prisas. Más aún si hace un día de sol otoñal como el de ayer. Uno de esos momentos en los que apetece parar el mundo y bajarse: "sigan ustedes, yo me quedo aquí"
.

Pero no te puedes bajar. Hay que seguir la gira. Después del programa en Gijón (fue en el centro Jovellanos, lleno hasta la bandera, actuación de Melendi: majo el tipo, mientras no lo suban a un avión), vuelta al autocar y carretera y manta hacia Bilbao. Esto empieza a ser ya un poco el día de la marmota.
Menos mal que siempre se puede invocar a la suerte del viajero. Que existe. Y aparece cuando debe de aparecer. Alguien sabía de un buen sitio para comer en San Vicente de la Barquera: Annua, una ostrería que mira al mar a la entrada de la ría de San Vicente.
Todo un descubrimiento. Reconozco que yo como mucho por los ojos. Y la terraza abalconada al mar que tienen enamora a primera vista, antes de abrir la carta. Cocina de autor a cargo de Óscar Calleja. Platos de nombre rocambolesco, como desierto de foi-gras y roca de avellanas. O bosque cántabro de vaca pinta con aromas de eucalipto, pero tras los que se esconden excelentes materias primas y acierto culinario sin artificios.
Un deleite de cocina en un sitio espectacular. No es barato. Pero un capricho es un capricho.

Hay 9 Comentarios

¿Porque no dejamos ya a Melendi?

Asturias es bonita en general (lo dice una de aquí) pero no creo que Gijón sea su mejor bandera aunque reconozco que se saben vender muy bien. Todavía recuerdo el comentario desencantado de unos amigos donostiarras que me dijeron que para venir de fiesta Gijón era genial pero que de ciudad bonita tenía muy poco.Por cierto, veo que hay cierta confusión en algunos comentarios. El restaurante del que habla Paco está en San Vicente (Cantabria).Saludos,

Lo siento, soy un 'comistrajos'. Como por obligación y no aprecio la comida.Un abrazo.

Me acordé de otra cosa que está muy bien en gijón: El festival Euro Ye Ye: divertido, original y muy interesante

A esa playa iba yo todos los veranos con mi madre. Me has traído nostalgias. Ya no existe el restaurante La Bolera, donde comíamos. Y no sé si seguirá el Hostal Plaza, en la calle Dr Prendes Pando 2, con Bea y Amada al frente. Seguirá el Náutico con su terraza; una tarde se nos volaron los toldos y hubo que refugiarse dentro. Y la estatua de Don Pelayo seguirá mirando a los turistas con su gesto entre paternal y huraño. ¿Sigue la calle de Los Moros con su escaparate de la tienda de modas y los bolsos?; y ¿la librería de la calle Corrida, que era tan antigua, la quitaron?, iban a cerrarla...Prefiero dejarlo aquí.

¡Ay! San Vicente de la Barquera... qué lugar... no hay rinconcito que no me guste. Y Gijón, y Castro Urdiales... y varios millones más... anda, no te quejes que, con el Coronas a micrófono cerrado, os lo debéis pasar de aúpa, jajajjajajja. Hoy con lo de los gatos casi se me escapa el punto... jajajjajjaBesitos, Paco, y que sepas que, aunque no comente, te sigo y te sigo y te sigo y te sigo...

En cuanto hagamos un tour por Asturias, tendremos que hacer una parada en Annua. está claro. Anotado queda en nuestra agenda de sugerencias. Un abrazo y a disfrutar de Bilbao.

¡¡ES VERDAD!! Gijón es una ciudad que vende vanguardia: además de los eventos que nombrás tiene unos centros culturales preciosos, bibliotecas completísimas, siempre hay exposiciones y cursos, la mayoría de las mediatecas tienen ordenadores de última generacíon, hay actividades culturales gratuitas en invierno y en verano. Pero a los encargados de las mediatecas no les entra en la neurona que, a pesar de que la normativa dice que el tiempo de uso del ordenador es de una hora, puedas estar más si no hay NADIE esperando, los educadores siguen amenazando a los niños de 3 años con la perrera y diciéndole que son "malos" (Eso lo viví yo y no lo pienso discutir con nadie), la Semana Negra se llena de gente...pero que va a los chiringuitos a comer y tomar sidra y en el festival del libro iberoamericano eramos dos pobres diablos. Gijón vende vanguardia, pero los gijoneses no estan por la labor de comprarla.PD: Por suerte siempre nos quedará el muro y el monte que echo tanto de menos. En esa playa entrenaba yo en temporada baja: corría de una punta a otra durante 45 minutos (para mí es una odisea), lástima en agosto: ¡qué hervidero de gente dios mío!

La ruta del colesterol le llama mi madre, quince kilómetros desde S. Pedro hasta la LLoca, ida y vuelta, que se hace la mujer todos los días. Muy importante para mi ese lugar, muchas cosas sucedieron haciendo el paseo.Y muy de acuerdo contigo, Gijón vende vanguardia, Gijón es vanguardia ya desde hace tiempo (digan lo que digan los demás) cuna de artistas y gente muy especial, aunque también, también gustan de comer y beber, faltaría más.La ostrería no la conozco pero haré por conocerla, aunque en la tierrina, el comer bien, siempre está garantizado.Besos y un hasta luego largo, que me voy a dar un paseín por ahí.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

paconadalsl@gmail.com

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal es viajero-turista antes que periodista y culo inquieto desde que tiene uso de razón. Estudió Ciencias Químicas pero acabó recorriendo el mundo con una cámara y contándolo. Escribe en EL PAÍS sobre viajes y turismo desde el año 1992. Es también escritor y fotógrafo, colabora con la Cadena Ser, además de presentar series documentales en diversas televisiones.

Último libro

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

Un relato trepidante por unos de los destinos menos turísticos y más inseguros del mundo. Un viaje en solitario lleno de emoción y melancolía a lo largo de una región azotada por constantes guerras y conflictos étnicos. Un viaje plagado de sentimientos que consigue conectar al lector con los sufrimientos y las esperanzas de África.

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal