Paco Nadal >> El Viajero

19 nov 2010

Yo también hubiera querido tener una granja en África

Por: EL PAÍS

Sobre todo si es como ésta. No me extraña que Karen Blixen se quedara colgada de África y de sus kikuyus.

Pues si, el lugar para mitómanos (soy uno de ellos) al que me refería en los alrededores de Nairobi es la casa donde vivió la escritora danesa (de sorprendente parecido con Meryl Streep) autora de Memorias de África (Out of África) y donde tuvo su famosa plantación de café. La casa está en lo que hoy es el barrio residencial de Nairobi, una zona de clima bonancible, calles asfaltadas y cuidadas mansiones rodeadas de césped.. y de guardas de seguridad.
Karen vivió en ella con su marido, el barón Bror Blixen-Finecke, y en ella recibía a su amante, el cazador y aventurero inglés Denys Finch Hatton (de sorprendente parecido con Robert Redford, vaya por Dios) hasta que en 1931, tras la muerte de Denys en un accidente de avioneta y la ruina de su cafetal por los bajos precios del mercado, tuvo que venderla y regresar a a Dinamarca. Allí fue donde empezó a escribir su más famosa obra:
"Yo tenía una granja en África, a los pies de las colinas Ngong..."

Las colinas siguen viéndose desde el cuidado jardín que rodea la hacienda, con su perfil alomado como unos nudillos envueltos en niebla azul. Dentro se conservan muchos muebles originales de Karen, fotografías de ella y su familia durante aquellos años felices, recuerdos de cacerías, de reuniones sociales... Se puede ver el dormitorio original, también algunos de los trajes que Meryl Streep usó en la película y ediciones de Out of África en todas las lenguas.
Hay fotos curiosas, como las que se ve a Blixen con dos sombreros. Era un poco maniática y decía que el sol de África te secaba el cerebro, por eso salía de cacería o de paseo con dos de ellos puestos.

Están también las lámparas de aceite que encendía para comunicarle a Denys Finch Hatton que estaba sola y tenía vía libre para entrar...
En fin, que la casa es una delicia, con toda la calidez y la atmósfera sosegada de una época pasada en la que los blancos que vivían aquí, vivía muy bien. A costa de los de siempre, claro. Lástima que no dejen hacer fotos en el interior, por eso solo os la enseño por fuera.
Si te emocionó Memorias de África tienes que venir por aquí. A Sidney Pollack tenían que hacerle un monumento en Kenia: pocas películas han hecho tanto por la promoción turística de un país como ésta.

El jardín de la casa de Kare Blixen es una orgía de colores. Arriba, la fachada principal. Ambos, jardín y exteriores fueron utilizados en la película; los interiores se recrearon en plató.


Esta es la web oficial de la casa museo de Karen Blixen.

Hay 16 Comentarios

Aqui os dejo un relato y un video muy interesantes sobre un viaje a Kenia
http://asmviernes.blogspot.com/2010/11/apuntes-sobre-kenia-oriental.html

Ahi os dejo un relato y un video muy interesantes sobre un viaje a Kenia

Ya me gustaria tener a mi una casa así, ahi ni estres ni problemas, solo tranquilidad y relajacion :)!!!

Africa! Que poco se de Africa... Hay como una especie de miedo que me retiene. Todo empezo mal para mi.Esta bien que hayas cumplido tus suenos, querido Paco, aunque, a veces, deseemos seguir sonando.Esas fotos tuyas son bellisimas! Bueno, como siempre, maestro!Un beso rodeada de ARBOLES-SALCHICHA

Jejeje. Yo pensaba que nos ibas a mostrar el sitio desde donde John Wayne y su partenaire bañaban a los elefantitos en Hatari!

Jolín!. Uf, la casa de Karen Blixen en Memorias de África!. Fue la primera película que vi en el cine, con unos 6 anhos. Como todo el mundo iba a verla, también fueron mis padres y eso que nunca iban al cine. Me llevaron por no tener dónde meterme. "Ya verás, salen muchos leones", me decían. Pero yo me aburrí horriblemente salvo en unos pocos momentos que salieron aquellos anunciados leones. Mucho después me leí el libro y volví a ver la película cada vez que salía en la tele. Recuerdo de adolescente, que tenía un radiocasete de esos con pletina que apretabas dos teclas y grababa, y ponerlo delante de la tele para grabar la música del comienzo, que me tenía loca. John Barry es un genio. Solían ponerla en la 2, a horas intempestivas. Me levantaba a verla, catatónica ante ese tren cruzando la pantalla envuelto en la música y los paisajes. De principio a fin, una peli para quitar el hipo. La escena en la que Robert Redford le leva el pelo a Meryl Streep junto al río, cuando le enjuaga el pelo con una jarra y ella se echa hacia atrás y se ve a continuación el reguero de agua con espuma cayendo sobre la tierra, es de las más sensuales que he visto nunca. Por no hablar de cuando la lleva en avioneta sobre las sabanas. Guau, a ver quién es la guapa que se resiste ante un tipo así, Paco, eso sí que es un viajero con todas las letras, tenga o no tenga billete de vuelta!!!. Cuando escribiste en tu anterior post que sí había algo para ver en Nairobi pensé en si no sería esa casa... Tiene que ser la pera verla. Afortunado de ti. PD- Chica, Manuela, pues cuánto me alegro de que en la peli no cuenten la verdad. Que para eso está el cine, para que nos cuenten películas.

Suscribo tus palabras, por mi comentario pudiste ver que lo primero que me sugiere Kenia es Out of Africa. Es la película de mi infancia que me trajo África hasta la retina y que provocó el deseo de llegar al continente más misterioso...entonces. Gracias por llevarme hasta la casa de Isak Dinesen. Curioso pseudónimo, no?

¡Mira, hombre! A la granja esa no fui, y ni siquiera sabía que estuviera tan cerquita de Nairobi. Pero siempre podré decir: yo fui a Kenia tan solo unos días antes que Paco Nadal... Un abrazo, viajero (digas lo que digas).

Jambo Paco. Pues sí, la casa de Karen Blixen es una delicia. La película y el libro transmiten la emoción de una buena historia. No sabía el detalle de los dos sombreros...pero le alabo el gusto a la baronesa. Busus.

Qué suerte visitar la casa. Un lugar precioso.

Que pais tan bonito.

Me emocionó Memorias de Africa y me sigue sorprendiendo cada vez que la veo, con nuevos matices. Cuando sea mayor, me compraré una granja en Africa, pero no al pie de las colinas Ngong, porque es un lugar muy caro, me buscaré otras colinas y te invitaré y dejaré que hagas fotos del interior...¡hala!Besos, turista afortunado.

Muy bonitas las fotos Paco. Estuve hace 10 días por ahí pero no fui a la casa de Karen Blixen. Sin embargo, te recomiendo la David Sheldrick Wildlife Trust para que veas los elefantitos que rescatan, crían e vuelven a introducir en la naturaleza. Se juntan muchos turistas pero los elefantes valen la pena. Un abrazo y gracias por volver a situarnos por ahí!

Pues sí q vivían bien, sí. Por más turístico q sea, Kenia tiene q ser precioso.En un mesecito me voy a Burkina Faso, y creo q la cosa va a ser bastante diferente.Sigue contando!

Mira, mira. No sé si mandarte a hacer puñetas y postrarme a tus pies. Primero, me cuentas una historia manida/conocida, pero luego me dices que 'la Blixen' salía a cazar con dos sombreros y -eso- no lo conocía, y hasta me lo creo. Y me parece original, pero pienso: '¿Rollo panfletero o realidad?No sé, estoy 'confutatis', que diría Obelix.Un abrazo, legionario.

Lo que nadie comenta nunca,es que la pareja de Karen y Robert,se rompió mucho antes de la muerte de el,y además,que Robert ya tenía otra pareja cuando falleció.Lo que pasa es que la película,vendía más tal como se rodó.Mientras se rodaba,ganó un premio de mejór actriz Meryl streep,y alli fueron a entregarselo.Manuela

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

paconadalsl@gmail.com

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal es viajero-turista antes que periodista y culo inquieto desde que tiene uso de razón. Estudió Ciencias Químicas pero acabó recorriendo el mundo con una cámara y contándolo. Escribe en EL PAÍS sobre viajes y turismo desde el año 1992. Es también escritor y fotógrafo, colabora con la Cadena Ser, además de presentar series documentales en diversas televisiones.

Último libro

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

Un relato trepidante por unos de los destinos menos turísticos y más inseguros del mundo. Un viaje en solitario lleno de emoción y melancolía a lo largo de una región azotada por constantes guerras y conflictos étnicos. Un viaje plagado de sentimientos que consigue conectar al lector con los sufrimientos y las esperanzas de África.

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal