Paco Nadal >> El Viajero

13 dic 2010

El trópico en gris y sepia

Por: EL PAÍS

Acabo de llegar a Trang , la capital de una de las provincias más desconocidas y aisladas de Tailandia, en el profundo suroeste del país, en la costa del mar de Andamán.
El turismo ha empezado a aparecer por aquí, pero aún de forma cautelosa y ordenada. Las playas tiene chiringuitos de gente local, hoteles de gente local y sabor local. Hay algunos resort de lujo a pie de playa y en plan diseño de revista (uno de ellos es el Anantara , con vistas a un fabuloso atardecer).
Pero lo normal es encontrar montañas de mediana altura con vegetación selvática, cuevas calizas con estatuas de Buda en el interior, espectaculares formaciones calcáreas que emergen del mar como mazorcas oscuras e interminables y solitarias playas.
Llegué a Trang ayer durante un atardecer cenizo, en medio del aguacero. Pero los crespones negros no eran continuos: dejaban ver una cinta de oro en el horizonte, promesa de meteoros más halagüeños para las próximas jornadas, sobre la que se recortaban los pináculos de piedra como gigantes solitarios.
Me senté en la playa un buen rato y pensé que en el fondo, el trópico en gris y sepia también tiene su punto.
(PD: he llegado hasta aquí para coger un barco a un sitio muy especial. Mañana os lo cuento.)
Más información en la oficina de turismo tailandés.

Hay 12 Comentarios

Hale, Paco! Disfruta, aunque con lluvia equivocada, que no es el monzon, no!Por un poco nos encontramos por ahi. Ya nos diras manana de tus correrias. Esperamos para tener mas detalles, que yo pienso volver mas al sur, hasta los gitanos de la mar...Besos

Es demasiado bonito para ser cierto :) y nosotros mientras aqui muriendonos de frio!! Tengo envidia de ti, pero envidia sana, eh!

Qué ganas de regresar a esos lugares, Paco. Disfruta del viaje (ya veo que lo haces).

La primera playa que pisé, llegando a una isla perdida del norte de Tailandia, era todo menos "la de postal". El cielo plomizo no se reflejaba en las confusas aguas pardas, la orilla estaba sucia, con restos de chamizos de alguna choza que quisieron alquilar a turistas perdidos. Con la mochila al hombro atravesamos la playa y las piedras -no había otro camino- y llegamos hasta otra playa. Esta vez sí, la arena blanca, las aguas transparentes, el arrecife de coral a cinco minutos de la arena...y nuestra choza, aunque cutre y básica, estaba limpia y ofrecía la imagen de postal que a mí me bastaba. --por todos los Budas, no me digas que vas a bucear...tómame de erizo!!

Has ido a Emerald Pool? Las agencias estas de tour la ofertan con hot spring por 1.000 bath desde las 10:30 de la mañana. Ayer fuimos nosotros y la verdad nos gustó mucho esta piscina natural transparente a no poder más. Y un poco más arriba de donde estás, Railay merece la pena también. Nosotros estamos en Ao Nang, vente esta noche a tomarte unas cervecitas! Nos alejamos en http://www.aonangayodhaya.com/ con una arquitectura preciosa imitando la ciudad más arriba de Bangkok, antigua capital del país. Mañana muy a mi pesar, nos vamos al centro...

Por cierto, yo quería añadir, que los hoteles en Tailandia dejan mucho que desear con respecto al tema de la limpieza en comparación con todos los que he estado en Europa. Se ve que la organización no es su fuerte... pues, excepto el primer hotel que estuve, el Tamarind Village en la provincia de Chiang Mai (https://www.tamarindvillage.com/index.htm) los otros siempre han tenido algo... o las sábanas no muy pulcras, o manchas de humedad en las paredes, las cortinas con cosas, los baños... bueno, los baños lamentables. Que no quiere decir que yo no me adapte, que sean pobres no quiere decir que no puedan ser limpios... pero es una pena que se abandonen cosas nuevas y que llegaran a estar en mal estado.

Paco, tú vas siempre a hoteles, a centros de diversión. ¿No te gustaría hablar con los operarios de alguna fábrica? Porque allí en Tailandia las multinacionales obtienen pingües ganancias por la mano de obra barata, y además contaminan. Pero, si no tienes formación socio-política...Puedes aùn adquirirla.Saludos. Rosa.

Joe Paco. Cuando estuviste este verano en SFO, fui yo; y ahora que estas por Tailandia regreso yo de esos lares...me encantan estas coincidencias. Llevo un mes sin leer tu blog porque he estado por esas tierras tailandesas, por Myanmar y Camboya. Disfrútalo y un besazo!!!

¡Sawadee, Paco!Bienvenido al sudeste asiático. Aunque ya es mala pata, justo llegas tú y yo me he tenido que largar, se me ha acabado el visado y he cruzado a Camboya para pasar un mes más o menos.Espero que disfrutes del país de las sonrisas, tú ya lo conoces bien. Por muy famosa, turística, machacada y lo que queráis, Tailandia sigue siendo un paráiso, una auténtica perla. Sus valores, su filosofía de la vida, del concepto del tiempo, su gastronomía, su naturaleza..... hasta Bangkok me vuelve loco a pesar de que no soy nada urbanita.Un abrazo y cuidado con el "samsong"Oscar

¡¡A saber dónde irás!!. Puede que a alguna cueva-cavernosa o algún paraiso-paradisíaco. No sé, no sé.Pero lo sabré. Seguro mañana.Un abrazo, joven.

Te ha quedado tan poético el texto que me he ido a reservar una noche en el hotelito de marras, oye, que los atardeceres de playa me encantan, aunque esté plomiza, mejor aún. No he completado la reserva porque no me coincidían los vuelos, ni con Qatar ni con nadie, no por otra cosa, no creas.A ver, a ver donde nos llevas mañana, que no sea un desafío extremo, que de descargas de adrenalina ya voy servida.Besines

Si el ambiente que hay es como el de la foto, vaya envidia que me das.Eso sí, me alegra saber que todavía hay ciertos lugares de la Tierra poco explotados y a los que todavía no ha llegado la masificación del turismo occidental... Una pena lo que comenta Lolamochilera de la limpieza, pero supongo que lo uno por lo otro :).

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

paconadalsl@gmail.com

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal es viajero-turista antes que periodista y culo inquieto desde que tiene uso de razón. Estudió Ciencias Químicas pero acabó recorriendo el mundo con una cámara y contándolo. Escribe en EL PAÍS sobre viajes y turismo desde el año 1992. Es también escritor y fotógrafo, colabora con la Cadena Ser, además de presentar series documentales en diversas televisiones.

Último libro

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

Un relato trepidante por unos de los destinos menos turísticos y más inseguros del mundo. Un viaje en solitario lleno de emoción y melancolía a lo largo de una región azotada por constantes guerras y conflictos étnicos. Un viaje plagado de sentimientos que consigue conectar al lector con los sufrimientos y las esperanzas de África.

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal