Paco Nadal >> El Viajero

29 mar 2011

¿Debería haber zonas separadas para niños en los aviones?

Por: Paco Nadal

Niños en el avión

Foto © Photaki

Diez horas oyendo llorar a un niño son demasiadas horas. Si encima el niño no es tuyo y va sentado en el asiento de al lado en un vuelo transoceánico, el gota a gota de la tortura china queda en un mero cosquilleos comparado con esto.

¿Debería de hacer zonas separadas para quienes viajan con niños pequeños en un avión?

Este post lo tenía escrito desde hace meses y guardado en el cajón de borradores. Lo escribí a raíz de una encuesta publicada en el diario The Economist sobre cuáles era las actitudes de los compañeros de vuelo que más incordian a los viajeros de negocios, las que más les tocaban las narices.

Según el estudio, al 68% de los encuestados lo que más le molestaba era que el compañero se apropiara del brazo común del asiento. Para otro 32% eran los que se levantaban de su sitio antes de que se apagara la señal de desabrocharse el cinturón de seguridad. Y un 3% declaraba que lo que más le tocaba las narices era que alguién le leyera el libro o el periódico por encima del hombro.

A mi no me preguntaron, pero de haberlo hecho hubiera añadido: los niños que no paran de llorar en un vuelo transoceánico.

Pero mira por donde en el reciente viaje a Bahamas ocurrieron dos cosas que me animaron a desempolvarlo y publicarlo:

 

La primera fueron las diez horas de un vuelo Madrid-Miami al lado de un bebé de poco más de un año que no paró de llorar y berrear en toda la travesía. Una tortura. De haberse encontrado Herodes entre el pasaje lo hubiera contratado. Los padres trataban de calmarlo (lo peor de estas situaciones es cuando encima los padres se hacen los suecos), pero no hubo manera. Reconozco que diez horas encajado en un asiento es un trago duro para un bebé.  

La segunda fue comprobar que en el ejemplar del USA Today (el periódico de mayor tirada de los EEU) que compré en Nassau el 23 de marzo, la cover story (reportaje de portada) de ese día se titulaba "Separate sections anyone?" y trataba sobre las molestias que causan los niños pequeños en los vuelos.

¡¡BIINGO!! No estaba solo. No soy un ogro comeniños. Ni un misántropo solitario que no aguanta a nadie. Resulta que hay más pasajeros que, como yo, se plantean el debate. En concreto, a un 59% de los usuarios de aviones, según una encuesta realizada por el portal Skyscanner, le gustaría que hubiera zonas separadas para familias. Otra encuesta del Business Travel & Meeting Show del Reino Unido entre 1.000 viajeros de negocios reveló que al 74% le gustaría que en algunos vuelos estuviera prohibido llevar niños pequeños en la clase Businees. Siempre según el reportaje del USA Today.

Existe incluso una página de Facebook dedicada este tema: Airlines should have kid free flights!. La creo Ian Burford y su contenido es abierto:

"Todos tenemos derecho a volar pero creo que debe de haber una cierta capacidad de separar por vuelos o por zonas a la gente que no quiere soportar la perturbación constante y molesta de un niño pequeño. La tecnología existe. Una casilla de verificación mientras se hace la reserva o una advertencia a la hora de reservar el asiento, tal vez. Yo solo quiero ser capaz de volar sin tener mi respaldo lleno de patadas, mi oído dañado o mi salud mental destrozada", dice Ian en la presentación de la página.

¿Sería posible hacerlo? ¿Quienes lo defienden son unos ogros intransigentes y devora-niños?

El debate está abierto.

 

Hay 288 Comentarios

Sí,por favor, transporte (y restaurantes) libre de niños llorones o gritones, ya.
Y obligación de atarse un cinturón en torno a las piernas para esos machote que piensan que hay que sentarse espatarrao y ocupar la mitad del espacio de la persona que al lado se queda dentro del espacio que le corresponde a su asiento.

Q un ninyo no pare de llorar cuando sólo tiene un par de meses pues sí q molesta. Pero q culpa tienen los padres?
Otra cosa es cuando el crío está aburrido y empieza a molestar y dar pataditas al pasajero de al lado o de delante.
Entonces es cuando los padres deberían recibir un toque de atención.

Cada día te luces más, campeón

Enrique, puede ser, pero creo que hay algo que va profundamente mucho mas alla. Nos hemos vuelto una sociedad profundamente egoista e individualista en la que el hombre ya no es la medida de todas las cosas sino mi ego (de cada uno el ego propio) lo es.

Ya te digo que si los supernenes se pasan es porque yo no alcanzo a verlo (a mi me ha sucedido lo contrario, aquello de "señora, venga, deje ya usted tranquilo al crio, que no lo queria hacer mal") y creo que en la mayoria de los casos (al menos en donde yo vivo) es asi... y cuanto menos lata dan los crios, parece que mas le molestan a esta gente intransigente.
Un supersaludo

Lo siento, pero ver en un titular debería "de" haber es muy irritante... ¿dónde están los correctores de estilo? por mucho que sea un blog, por favor, es un blog de El País. Vale que es digital, pero cuiden un poco aunque sólo sea los titulares.

En cuanto a si se debería habilitar sitios para niños, como madre que viaja con niños, creo que sería una gran solución, para viajeros sin niños, para padres y para niños.

Enrique, mi hijo no va a molestar a nadie, porque yo no le voy a dejar, y sin embargo, a mí me molestan mucho los guays que opinan qeu todos los niños al mismo saco...porque yo no tengo que aguantar a ningún maleducado, tenga el tamaño que tenga. Como ya han dicho, los intransiguentes que se paguen el billetito en primera, peeeero qué malo es es querer y no poder...

Yo soy de las que opinan que zonas separadas ya!!! Las pataditas son insoportables, me ponen muy nerviosa cuando de por sí ya me pone nerviosa volar. Una vez, una madre a la que reproché educadamente las "pataditas" de su hijo me dijo que "ojalá no tenga usted hijos". Gracias, señora comprensiva!!! Eso por no hablar de los berridos de las criaturitas... Si esto es ser ogro, pues seré la Fiona de Schrek:)

Amiga Superwoman, yo creo que la intransigencia de los "no padres" se ha generado por la extrema irresponsabilidad y despreocupación de los padres actuales.
Hace no mucho contemplaba una escena patetica en un autobús urbano, 20min de recorrido. En un asiento de dos viajaba una joven madre con su hijo de un año y medio sentado sobre su regazo. A su lado, en la ventanilla, un señor de bastante edad de aquellos que les gusta vestir de traje a diario, con su traje oscuro bien limpio y planchado. El niño se movía como una lagartija y, de pronto, se pone de pie sobre las piernas de su madre que le mantiene sujeto por los brazos. dos minutos así y el niño, encantado, quiere ampliar horizontes. Comienza a andar sobre las piernas del caballero, pisoteando el traje y, literalmente, pisoteándole los testículos. El hombre no quiso o no pudo decir nada, y la madre, que aún sujetaba al niño por los brazos en su excursión, le dice con voz de infinita desgana: ¡Chiqui, ven para acá que vas a molestar a este Sr.! ...
No es sólo una cuestión de nivel educativo de los padres. Si quieres hablamos del grupo de matrimonios superguays, a la última, que dan la cena a todo el restaurante ignorando completamente a los 6 niños que se pasan las tres horas corriendo y gritando, mientras apenas pasan por la mesa a "picotear" unos segundos el plato.
Yo tengo una niña y siempre me he esforzado por molestar poco o nada pero, si me dan a elegir, prefiero una zona separada en la que sepa que no voy a molestar a ningún "inocente"

Estoy totalmente de acuerdo con Pedro (y otros muchos). Más que rechazo, comprensión, por favor!

Que un niño llore es normal (algunos lo harán sólo durante 2 o 3 minutos, otros durante horas).

Para que todo esto no moleste es para lo que se educa a los niños, peeeero, hace falta un tiempo para que esto funcione, no? Creo que no cuesta nada tener paciencia en esos casos, y es muy fácil si pensamos en que los que peor lo están pasando son 1º los niños por estar en un sitio que no conocen y donde no saben qué pasa y 2º los padres, que (sorprendentemente para algunos ;-) ) desearían que su niño no llorara.

De igual forma que un perro haga pipi y caca en la calle también es normal, lo que no lo es, es que los dueños lo dejen en cualquier lado.

Si los padres/dueños son unos maleducados es problema de ellos no de los niños.

Off-topic para Est sobre las pensiones: en España la SS establece el sistema de reparto, que no de capitalización como tú dices , por lo que tu comentario es erróneo y correcto el de Kilgore. En el Sistema de Reparto las pensiones se financian en parte con los aportes que realizan los trabajadores activos y el Estado, por lo tanto, el dinero aportado va a un fondo común con el cual se financian las prestaciones (es decir, los incívicos que tenemos niños aportamos los futuros cotizantes que serán los que contribuirán en el futuro). En el Sistema de Capitalización Individual, cada afiliado posee una cuenta individual donde se depositan sus cotizaciones previsionales, las cuales se capitalizan y ganan la rentabilidad de las inversiones que las Administradoras realizan con los recursos de los Fondos. Al término de la vida activa, este capital le es devuelto al afiliado o a sus beneficiarios sobrevivientes en la forma de alguna modalidad de pensión.

¿Y en los restaurantes?
¿Debería haber zonas separadas para los energúmenos en los campos de fútbol?
Por que no hablar de los que roncan en el avión ¿deberían tener zonas separadas?
Y que me dice de los impresentables que hablan en el AVE por el móvil como si estuviesen solos ¿deberían tener su zona y marcar al comprar su billete una casilla que diga: "impresentable"?
Su problema ya está solucionado, existen aviones privados que se pueden alquilar en los que no tendrá ningún problema con su capacidad de comprensión de las circunstancias humanas.
Siguiendo con su línea de pensamiento, ¿no deberíamos habilitar zonas ocultas para los homeless desarrapados que molestan a la vista sueltos por la ciudad?
Y eso que a mi también me molestan los niños, quede claro, pero creo que la tolerancia es la base de la sociedad democrática y eso debe permear en todos los aspectos de la vida.

Yo como padre soy el primero que quiero que mi hijo no moleste y me encargo todo lo posible que así sea. Aun así, es inevitable que en un vuelo de 8/10 horas tenga momentos en los que se cruce y no se comporte sin molestar.
Si los separaran para que tuvieran un espacio donde esparcirse y disfrutar, estaría totalmente de acuerdo. Si es simplemente para que no "estorben" al señor educado que te clava el codo mientras teclea en su portátil... pues que se aguante igual que yo aguanto conversaciones a un volumen importante. Es más, yo querría ir allí a ver si los asientos son más anchos.

Hay veces que los adultos se comportan peor que los niños pequeños. Ayer, volviendo de Oslo a Barcelona, coincidí con tres parejas de noruegos que no paraban de pedir alcohol en el vuelo, borrachísimos y sin parar de chillar. Cuando los niños lloran o chillan es por alguna razón, estos simplemente eran unos maleducados.

Yo soy padre de dos niños y la verdad estaría encantado de que hubiese un area específica para familias, así por lo menos te quita la angustia de saber que andas atormentando al resto del pasaje. Por supuesto, siempre y cuando los caraduras de las compañías aereas no cobren suplemento por ello. Hasta entonces, se agradece la comprensión de los viajeros sin niños y ahorarse comentarios sobre su rol de educador. Os puedo asegurar que la gran mayoría de los padres les gustaría descubrir el truco para que los niños no molesten (Ojo, que cada niño es un mundo, y lo que funciona con uno, no tiene porque funcionar con todos...)

pues si eres un moustro,te olvidas que tu fuiste pequeño tambien?,seguro que tu jefe es un pesado y tu tragas,sin proponer que lo separen lo mas lejos posible para que no te moleste, yo tengo una niña pequeña, y viajo seguido con ella , te puedo asegurar que lo paso peor por las caras que ponen los pasajeros como tu que con mi niña,por lo que entiendo seguro que tu no tienes hijos ,en fin ...

Si quereis viajar a gusto sin aguantar molestias, siempre podeis pillar un billete de primera clase, vereis que bien se viaja....No te j.....

Si quereis viajar a gusto sin aguantar molestias, siempre podeis pillar un billete de primera clase, vereis que bien se viaja....No te j.....

Yo sí que soy una "ogra-comeniños", lo reconozco, pero cuando están bien educados, saben comportarse, y los padres saben controlarlos, no tengo ningún problema en viajar con ellos al lado. Recuerdo con especial horror un vuelo Bruselas-Catania con una niña de meses al lado sin parar de llorar, y uno más reciente, Madrid-Pisa, sólo dos horas con un crío hiperactivo al lado al que después de varias miradas asesinas y resoplidos por mi parte, los padres le dijeron que se estuviera un poco quietecito. Es normal que los niños se aburran en los viajes, y si son pequeños, que lloren, pero también he visto padres que son capaces de entretenerlos con un cuaderno y unos lápices, o un muñeco, hablando bajito y sin molestar al resto de viajeros.
Tengo un amigo que en el tren sufrió las patadas de un niño hasta límites más allá de lo soportable, y como además de a él, estaba molestando al señor mayor que viajaba a su lado, se volvió y educadamente le pidió que dejara de dar patadas. Me contó que la madre se puso como una fiera corrupia, y él se quedó tan sorprendido que se achantó, se puso los cascos y decidió no volver a rechistar.

Otra zona para los que huelan de una manera que te moleste, para los gordos, para los que coman curry, para los que saquen un bocata de chorizo de pueblo, señores mayores que no oyen bien y cuando hablan gritan, los que se quitan los zapato y se provoca un incidente medioambiental, los que miden mas de 185 cm, los que se levantan mas de 3 veces por hora.....

donde pones los limites a las molestias???

Si el niño tiene mas de 2 años paga el billete como cualquier hijo de vecino, asi que toca aguantarse.

Ademas lo mas normal es que el que peor lo suele pasar es el padre/madre que tiene que intentar apaciguar al niño, y aguantar las miradas o actitudes de los compañeros de viaje.

Apartheid 2.0

kilgore, los mayores de hoy retoman el dinero de sus cotizaciones de cuarenta tantos años de trabajo.

Solo he perdido los nervios dos veces, ya las dos relacionadas con mis hijos. La última en un vuelo Bogota Madrid. El avion tardo en despegar dos horas por una posible averia. Eran ya las 8 de la noche y mi hijo de dos años tenia sueño y notaba la tension de los pasajeros. Se movia en el asiento y lloraba de vez en cuando. Tambien lo hacian otros niños pero a mi me toco en el asiento de atras a un frances que me dijo tal cual: "oiga, su hijo me esta molestando", a lo que añadio su compañera colombiana "me produce dolor de cabeza". Yo, que soy muy tranquilo, salté del asiento y ya no recuerdo que improperios les dije. El resto del viaje el niño se porto bien e intenté no mirar para atras.

Como ya han dicho si un niño llora es por algun motivo. La obligación de los padres es intentar solucionar el problema y en un avión no siempre es facil. Si se intenta deberiamos ser comprensivos y solo si los padres no asumen el "problema" deberiamos decirles algo

Seria perfecto un espacio para niños, a poder ser con un columpio y piscina de bolas. Hasta que fabriquen el "A-380 Chiquiparc" intentemos ser razonables, los padres y los pasajeros no padres.

Increíble el post.... pero más increíbles me parecen las opiniones..pero claro de todo tiene que haber, no??
Paco, cuál es tu opinión? Los debates se crean para saber la opinión de todos, incluída la tuya. Te gustaría que hubiesen diferentes apartados dentro de un avión?
Opina por favor.
La mía es clara, no!!!!!!

No solo en un avión. En un restaurante el tipo de la mesa de al lado, protestó airadamente al camarero que los lloros de mi hija pequeña le impedían disfrutar de la comida. Un beebé es un bebé señor, le contestaron. Afortunadamente no se dirigió directamente a mí ni a mi mujer y nos ahorramos un serio altercado. De todos modos si tanto molesta la presencia de los críos, que pueden ser muy cargantes, pero hay infinidad de adultos que también lo son (el que te invade con el periódico, el que no se ducha y te atufa, el que se coje un pedo antológico en el avión,..) cada vez soy más partidario de una idea que comentan por ahí muchos padres. Ya que nuestro sistema de pensiones es solidario, es decir yo pago con mis cotizaciones la pensión de los jubilados actuales, y en su día los trabajadores en activo, mis hijas por ejemplo, pagarán con sus cotizaciones mi pensión, el que no quiera niños porque le molestan,......
Si no siempre os queda la opción del avión privado para no mezclaros con la chusma que se reproduce.

Claro que debería haber zonas separadas. Estamos acostumbrados a que nos hagan volar con las rodillas incrustadas en el pecho y os da igual que obliguen a pasar 10 horas así a vuestros hijos. Vosotros soys los monstruos. Los niños necesitan una zona de esparcimiento donde poder comer sus apestosas chucherías, que revuelven el estómago al más volado. Y por cierto, si vas a someter a tu hijo a 10 horas, se humano y por lo menos sédalo un poco o viaja por la noche.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

paconadalsl@gmail.com

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal es viajero-turista antes que periodista y culo inquieto desde que tiene uso de razón. Estudió Ciencias Químicas pero acabó recorriendo el mundo con una cámara y contándolo. Escribe en EL PAÍS sobre viajes y turismo desde el año 1992. Es también escritor y fotógrafo, colabora con la Cadena Ser, además de presentar series documentales en diversas televisiones.

Último libro

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

Un relato trepidante por unos de los destinos menos turísticos y más inseguros del mundo. Un viaje en solitario lleno de emoción y melancolía a lo largo de una región azotada por constantes guerras y conflictos étnicos. Un viaje plagado de sentimientos que consigue conectar al lector con los sufrimientos y las esperanzas de África.

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal