Paco Nadal >> El Viajero

30 may 2011

¿Estás preparado para escuchar que tu pueblo es feo?

Por: Paco Nadal

Foto pueblos feos
Los asiduos de este blog sabéis que desde hace años colecciono autorretratos delante de los carteles de pueblos con nombre raro o curioso. Fotos que de vez en cuando cuelgo en este blog. Suelen ser posts con muchas visitas y muy participativos. Muchos lectores escriben comentarios para indicarme dónde hay más topónimos raros o cuentan su propia experiencia.

Pero invariablemente son también los posts con mayor número de insultos (todos anónimos, por supuesto). La peña lleva muy mal lo del terruño y la más mínima alusión a la patria chica (aunque en realidad tu no hayas aludido a nada, solo te has fotografiado delante del cartel de "La Colilla" o "Alcantarilla", por ejemplo), les lleva a enviarme todo tipo de improperios y recuerdos a mis antepasados. Si encima se me ocurre decir que su pueblo no es muy bonito... las calderas del Averno son un sitio fresco comparado con ése al que quisieran enviarme.

Sé que con esto no voy a hacer muchos amigos, pero alguna vez alguien tendrá que decirlo:

El problema es que España está llena de pueblos vulgares y anodinos, tirando a feos.

Uno de nuestros pecados capitales es la falta de respeto por lo público. Y respeto por lo público es no tirar papeles al suelo o no romper el mobiliario urbano pero también es cuidar la imagen y la estética de nuestras calles y plazas. Del entorno en el que vivimos.

Pero en este país cada uno ha construido como ha querido y le ha venido en gana. La estética de nuestras ciudades está en manos de los promotores y constructores... y así nos va. La inmensa mayoría de nuestros pueblos (no todos, obviamente) son un batiburrillo de viviendas de todo tipo y condición sin armonía, sin gusto y sin respeto alguno por la tipología constructiva de la comarca ni por los materiales autóctonos. 

¿Cómo es posible que un país cuya primera industria es el turismo (11% del PIB) y que es el segundo destino turístico más visitado del mundo no haya cuidado más la fachada urbana, la imagen que vende a esos 60 millones de turistas que nos visitan cada año?

Desde que me dedico a esto del turismo he oído centenares de veces que hay que cambiar el modelo de sol y playa, que hay que apostar por la calidad. He visto como se gastaban ingentes cantidades de dinero y esfuerzos en planes de excelencia, pero no sé de nadie que haya exigido a los ayuntamientos (al menos, a los de zonas turísticas) que dictaran leyes de urbanismo obligando a respetar el estilo constructivo de la región, a una cierta unidad de estilo, al uso de materiales autóctonos en las fachadas, situación que por ahora solo ocurre en algunas honrosas excepciones (como ciertos valles pirenaicos).

Sí, en España hay pueblos con encanto y muy bellos. Por supuesto. Pero porque se salvó de milagro la parte antigua, porque no nos dio tiempo a tirarlo todo para llenarlo de ladrillo visto. Desde el Modernismo para acá no hemos dado una con tino. Todos sabemos de casos concretos en los que aún hoy se siguen derribando viviendas o barrios históricos y con sabor para construir colonias de adosados.

Luego dices que un pueblo es feo y te tiran al pilón. Pero, ¿alguien se ha dado una vuelta con espíritu crítico por la costa mediterránea, por las rías gallegas, por la sierra de Madrid ... o por tantos y tantos sitios?

Indignémonos con promotores, constructores, alcaldes, concejales de urbanismo y arquitectos municipales que han llenado nuestras ciudades y pueblos de edificios feos y vulgares.

Pero sobre todo, indignémonos con nosotros mismos por haberlo permitido.

A veces paso por sitios y me pregunto ¿qué vendrán a ver aquí los turistas?  

P.D.: para que nadie se sienta aludido, la foto es de mi pueblo, que es tan feo como el que más.

Hay 112 Comentarios

Sin dudarlo que los ojos no ven la fealdad tapados con billetes de 500 euros.. Y nuestro politicos, arquitectos, promotores.. no ven mas alla del vil metal.. Luego nos quedara la herencia de su pillaje en nuestros pueblos y sera la imagen que demos a nuestros hijos..
Gran articulo y lo suscribo al 100%

Yo el pasado verano en mi viaje por Girona y Barcelona estuve pensando precisamente en esto.. pueblos encantadores en los que se ha mantenido la arquitectura tradicional (como Beget, Rupit...) me hicieron pensar en muchos de los pueblos de Cuenca (mi tierra natal) en los que se han ido tirando casas antiguas para hacer nuevas más "modernas" dejando los pueblos con un encanto cero...

Luego la gente se indigna porque los turistas no van a ciertas regiones pero es que un turismo de calidad exigen planes de urbanismo de calidad, en los que la gente del pueblo además pueda opinar (democracia real ya???) sobre lo que se hace con su entorno.. además de enriquecer al alcalde y sus tres amigotes.

A mí me enfada mucho cuando se construyen casas que desentonan totalmente con la esencia de los sitios.Por ejemplo ver un bloque de 4 pisos en un pueblo serrano de casas blancas de una planta me choca especialmente.

Pero cuanta razón tienes! No hay nada más horrible que no se respete el estilo arquitectónico, se han hecho verdaderas barbaridades y es una lástima. De mi pueblo, Santa Coloma de Gramenet que ha sido ladrillo puro y especulación a raudales hemos conseguido un truño, menos la parte del centro dos o tres calles y la zona de la iglesia, el resto es para tirar a la basura.

totalmente de acuerdo, te cansas de oir a la gente que su pueblo es el mejor y luego lo ves y da pena pero ni se te ocurra decir nada en contra que te linchan, menos autocomplacencia y mas cuidar lo que es de uno, eso es lo que falta...

Ahí, ahí. Ahí le duele.
Ya está bien de loar las virtudes y engrandecer los rincones (por ejemplo de nuestras costas) cuando antes de llegar a ellos te encuentras con verdaderos escarnios urbanísticos y estropicios varios. Creo que es más real este 'tu-post'.
"El dios que todo lo vé", se alegra de tu cambio y te ve, ahora, andando por el buen camino. Por la senda de la verdad. ¡Hostiás!.
Un abrazo.

Uno de los pueblos, aunque por tamaño supongo que será ya ciudad, más feos del territorio español es Torremolinos (por poner un ejemplo).

Arquitectura setentera dirigida al público turista

Verdad como la torre de una iglesia!

Mi pueblo es Almendralejo, Badajoz y no sé quién es el arquitecto al que adjudican las obras municipales, pero es para colgarlo y apalearlo por el derroche y el destroce que hace en pro "de una modernidad" trasnochada.

Por no decir, la de casas solariegas que han tirado para hacer construcciones que ya se han quedado desfasadas por tener un patrón muy setentero u ochentero...vamos que al lado de un edificio del s.XVIII, ves uno bien alto que parece sacado de una película de Alfredo Landa: un despropósito.

Excelente artículo. Dice con palabras lo que muchos pensamos respecto a la mayoría de nuestros pueblos. Hecho tan simples como la adecuación de las alturas o la alineación de las calles (además de los materiales) favorecería mucho la estética de nuestros pueblos y ciudades.

Un saludo.

Indignación me parece poco. Habría que demoler localidades enteras, sobre todo en la costa mediterránea, y pedir responsabilidades a quienes han secuestrado y destrozado nuestro paisaje, un patrimonio de todos con el que se han enriquecido unos pocos.

Por fin alguien lo dice.....

Totalmente de acuerdo

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

paconadalsl@gmail.com

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal es viajero-turista antes que periodista y culo inquieto desde que tiene uso de razón. Estudió Ciencias Químicas pero acabó recorriendo el mundo con una cámara y contándolo. Escribe en EL PAÍS sobre viajes y turismo desde el año 1992. Es también escritor y fotógrafo, colabora con la Cadena Ser, además de presentar series documentales en diversas televisiones.

Último libro

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

Un relato trepidante por unos de los destinos menos turísticos y más inseguros del mundo. Un viaje en solitario lleno de emoción y melancolía a lo largo de una región azotada por constantes guerras y conflictos étnicos. Un viaje plagado de sentimientos que consigue conectar al lector con los sufrimientos y las esperanzas de África.

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal