Paco Nadal >> El Viajero

09 may 2011

Vixía de Herbeira: el acantilado que le tenía aversión al agua

Por: Paco Nadal

Panorámica Vixia Herbeira

El horizonte es tan vasto que sus bordes se doblan como una bola de cristal. Por detrás de mi solo hay prados barridos por el viento en los que nada levanta más de un palmo y sobre los que pastan unas vacas ajenas a la belleza que les rodea. A un lado tengo una vieja garita de vigilancia. Al frente, un murete de piedra que previene de vértigos indeseados. Y por detrás del muro, un abismo de 612 metros que se descuelga hasta morir en la negritud del mar. Un mar que se ve extraño por lejano. Nadie está acostumbrado a verlo desde tanta altura.

Si me he de quedar con uno solo de los muchos y bellos acantilados que llevo vistos estos días por la Rías Altas gallegas elijo Vixia de Herbeira, en el cabo Ortegal, el extremo noroeste de la península ibérica. Uno de los acantilados más altos de Europa (solo lo igualan algunos fiordos noruegos y unas paredes de Feroe e Irlanda).

Un gigante de piedra negra que parece tener aversión al agua, por eso elevó tanto su cabeza. No me extraña que fotógrafos y cineastas quedaran atrapados por su magia y su misterio. El mismo Roman Polanski cayó en el hechizo y rodó aquí parte de  “La muerte y la doncella”.

El viento da punzadas de hielo sobre la piel. Unos rayos lejanos pintan zigzags de tiza sobre la pizarra del cielo encapotado. La tormenta se acerca. De vez en cuando, los nubarrones abren un hueco y los rayos de sol juegan a crear espejos efímeros sobre la superficie del Atlántico.

Me siento en el muro y dejo que la vista vague sin rumbo; estoy solo, no hay más que viento, mar y eternidad. Y unas vacas indolentes que no entienden de belleza. Me pongo a Yann Tiersen en el Ipod y paso así una hora, extasiado. Hasta que los latigazos cegadores se hacen acompañar de un bramido y unos gruesos goterones levantan explosiones en el polvo, como bombas de racimo. La tormenta está aquí.

Es hora de irse. Pero solo por disfrutar de un momento así, justificaría haber vivido. 

Cabo Ortegal
Los acantilados de Herbeira terminan en el faro del cabo Ortegal. Aquí está la línea imaginaria que separa el Atlántico del Cantábrico

 

 

Hay 30 Comentarios

Yo creo que eres una mezcla de "viajero experto", "viajero perplejo" y "viajero de acantilados". Todo mezclado. Si, si.
Te ha 'quedao-mu-bien'.
Abrazos leoneses, para contrarrestar.

Muy buen relato Paco! Transmites lo que se debe vivenciar al observar un paisaje tan sobervio como ése. Nada mejor como estar sólo y dejarse llevar por el momento, aunque yo me hubiera detenido a escuchar 'los sonidos del silencio', JA!
A veces me pasa que cuando estoy frente a un paisaje de éstas características y ése viento impestuoso, siento como si me 'sacudiera' algo dentro, como un relámpago que me recuerda que sigo bien vivo...

Un abrazo y buena semana!

R. A F.
SOLO ESO NOS FALTABA!!!
LE MANDASTE EL DE UNIVISON

p.s

Disculpandonos anticipadamente por el abso de este espacio robado tenemos el honor en enviarles a El Pais en general y a Ud, en Particular Don Paco, con un fraternal saludo, la referencia y el dato.

El pasado 17 de mayo fui por primera vez a Cuba como turista con la expectativa de conocer ese gran país.

Las sorpresas se dieron una tras otra, encontré una estampa de La Habana muy hermosa, pasear por La Habana Vieja es una aventura emocionante, la gente muy cordial y agradable, la amabilidad por doquier.

Que equivocados están los que difunden noticias infundadas sobre el pueblo y gobierno cubano, es sorprendente descubrir el orgullo de ser cubano por todos lados, ese orgullo de saberse parte de un pueblo digno y trabajador, ese orgullo de tener un espíritu indomable, un pueblo amistoso, alegre y valiente.

Qué bonita es Cuba, tan diferente a lo que nos quieren hacer ver esos noticieros comprados por intereses del depredador imperialismo.

Las costumbres, tradiciones y sus diversos valores culturales hacen a Cuba y a su pueblo una gran nación.

Ahora me doy cuenta porqué en México se quiere tanto a ese hermoso país.

Carlos Guillermo Ortega
Mexicano
México, D.F.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

paconadalsl@gmail.com

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal es viajero-turista antes que periodista y culo inquieto desde que tiene uso de razón. Estudió Ciencias Químicas pero acabó recorriendo el mundo con una cámara y contándolo. Escribe en EL PAÍS sobre viajes y turismo desde el año 1992. Es también escritor y fotógrafo, colabora con la Cadena Ser, además de presentar series documentales en diversas televisiones.

Último libro

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

Un relato trepidante por unos de los destinos menos turísticos y más inseguros del mundo. Un viaje en solitario lleno de emoción y melancolía a lo largo de una región azotada por constantes guerras y conflictos étnicos. Un viaje plagado de sentimientos que consigue conectar al lector con los sufrimientos y las esperanzas de África.

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal