Paco Nadal >> El Viajero

12 jul 2011

Calblanque: ¿el último lugar virgen del Mediterráneo?

Por: Paco Nadal

Calblanque 1
A veces uno gasta la vida en busca de paraisos. Y el paraíso está en casa, a la vuelta de la esquina.

Estoy pasando unos días en mi tierra, en Murcia, y aunque por desgracia esta región está gobernada por el lobby del ladrillo, aunque no hay más industria que la de llenarlo todo de chalés y campos de golf y pese a aberraciones medioambientales en curso como Puerto Mayor, Marina de Cope o Lo Poyo (detenidas, de momento, solo por la crisis no por voluntad y clarividencia política)... pese a todo ello, digo, aquí tenemos un trocito de paraíso costero que muy pocos conocen.

Se llama Calblanque.

Un entorno costero de calas, dunas fósiles, acantilados, largas playas doradas.... y ni un solo campo de golf ni torre de apartamentos. De momento. Un paraíso marítimo-terrestre que ofrece la cara más salvaje y natural de la costa murciana.

Calblanque es una palmera y un palmito, una azufaifa y un cornical. Es la luz mediterránea, el viento cálido y el cielo infinito. Un largo arenal expuesto al jaloque y segmentado por varias calas que encajan como elipses doradas entre los negros roquedos volcánicos de la sierra costera murciana.

Calblanque 9 Todo un modelo de ecosistema mediterráneo sin contaminar. Arenas brillantes, acantilados oscuros y dunas fósiles de gran interés geológico a un paso del Cabo de Palos. También podría ser un espejo en el que se refleja el paisaje africano de la otra orilla del Mare Nostrum, colonizado por plantas de nombre enamoradizo: artos, orovales, cornicales, bayones, albaidas... Los expertos les llaman iberoafricanismos, especies presentes en ambas orillas del Mediterráneo. Arbustos inteligentes y de nombre poético (habría que agradecerle a nuestros antepasados hispanomusulmanes que nos dejaran raíces fonéticas tan hermosas para definir a las plantas), bien adaptados a la extrema sequía habitual del sureste español, que pierden la hoja cuando llegan los estíos veraniegos y florecen como un arrebato de vida en cuanto aparecen las primeras lluvias primaverales.

Solo los restos de algunas explotaciones mineras y dos núcleos de pequeñas casas cúbicas y encaladas —Covaticas y La Jordana— nos recuerdan el paso del hombre por Calblanque. Las antiguas lagunas naturales del Rasall, reconvertidas a principio de siglo en salinas y posteriormente abandonadas, han vuelto a su antigua ocupación como cobijo de aves acuáticas y limícolas.

Un paraiso... cercano

Calblanque 2
PD: al parque natural de Calblanque se accede por la autovía de Cartagena a La Manga; salida señalizada poco después de pasar Los Belones. Hay aparcamientos y pasarelas de madera que llevan a las playas.

Hay 36 Comentarios

Gracias....Paco.....Esperemos que ese lugar virgen siga siendolo por muchos, muchos años.....En primavera, sobretodo a finales de marzo, si los levantes del invierno han traido lluvias se encuentra en todo su esplendor....

Paco cierto lo que dices, paraiso impresionante.
No te olvides de LA AZOHIA y de su Almadraba que aún en esta época continúa pescando.

De acuerdo en que darlo a conocer hace que corra peligro de invasión de domingueros. Pero también ayudara a protegerlo. Si lo dejamos como desconocido acabará bajo el cemento como es habitual en la zona.
He tenido la suerte de conocer Calbalnque desde hace muchos años y espero que siga asi. Afortunadamente suelo ir en invierno, con lo que los domingueros son menos frecuentes. Creo que para este tipo de sitios habría que pon algún tipo de limitación en el acceso.

De verdad hace falta ir a un lugar como Calblanque para plantar sombrilla, mesa de picnic, nevera con todo tipo de bebidas, tumbonas y sillas de lo más variopintas, equipo de música a todo volumen.......creo que hay otras playas más adecuadas para esto.
Al final es un problema de educación.....

Yo creo q los lugares virgenes no habria que divulgarlos en un blog porque acaban llenos de domingueros pero bueno asi me he enterado yo y seguro que ire
un saludo

Con Calblanque acabará pasando como con Genoveses y Mónsul en Cabo de Gata: cada vez más masificación, coches y basura. Una pena, ya casi no se puede ir salvo en invierno. Y artículos como este y otros recientes de EL PAIS no ayudan precisamente.

Con Calblanque acabará pasando como con Genoveses y Mónsul en Cabo de Gata: cada vez más masificación, coches y basura. Una pena, ya casi no se puede ir salvo en invierno. Y artículos como este y otros recientes de EL PAIS no ayudan precisamente.

Muchas gracias por poner ese pequeño granito de arena para que deje de ser ese lugar virgen.

Muchas gracias por poner ese pequeño granito de arena para que deje de ser ese lugar virgen.

Algún día hijo mío....todas las costas fueron así. Lo triste es que ahora tengamos que conservar lo poco que quedó como si fuera un museo

Pues sí, también es mi paraíso cercano. Desde Madrid sueño con un baño vespertino en esas aguas transparentes, envuelta en olas que siempre te convencen de que juegues con ellas.
Gracias a todos los que han luchado durante años para que siga siendo ese remanso de paz y paisaje.

La costa de Murcia tiene muchos lugares de interés; sin duda Calblanque es el mejor de ellos, pero existen otros espacios naturales a lo que aún no ha llegado la voracidad del especulador como las calas de Bolnuevo y las Puntas de Calnegre. Espero que los políticos de esta región recapaciten y no cometan el atentado de Marina de Cope

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

paconadalsl@gmail.com

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal es viajero-turista antes que periodista y culo inquieto desde que tiene uso de razón. Estudió Ciencias Químicas pero acabó recorriendo el mundo con una cámara y contándolo. Escribe en EL PAÍS sobre viajes y turismo desde el año 1992. Es también escritor y fotógrafo, colabora con la Cadena Ser, además de presentar series documentales en diversas televisiones.

Último libro

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

Un relato trepidante por unos de los destinos menos turísticos y más inseguros del mundo. Un viaje en solitario lleno de emoción y melancolía a lo largo de una región azotada por constantes guerras y conflictos étnicos. Un viaje plagado de sentimientos que consigue conectar al lector con los sufrimientos y las esperanzas de África.

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal