Paco Nadal >> El Viajero

02 dic 2011

Periodistas blogueros, ¿los más influyentes?

Por: Paco Nadal

Chiste blogger
Los periodistas blogueros son la fuente de información más fiable.

La sentencia no es mía, es parte de las conclusiones publicadas en el barómetro “El profesional de la información en la era 2.0” elaborado por ANEI, la Asociación Nacional de Empresas de Internet. Según este estudio, tanto los blogueros puros (es decir, que no vienen del mundo de la información) como los periodistas tradicionales coinciden en señalar que los comunicadores mixtos (periodistas que provienen de medios convencionales e incluso aún trabajan en ellos y que además tienen un blog) son los profesionales más influyentes en el panorama mediático actual.

El estudio aporta otros datos interesantes. Más de un 70% del colectivo de periodistas tradicionales piensa que las redes sociales conllevan rumorología y falso periodismo, suponen una pérdida de rigor periodístico, permiten a cualquiera ser editor y la información contenida en ellas no está contrastada. Opinión que solo comparten un 50% de los nuevos blogueros.

¿Ocurre igual en el periodismo de viajes?

Chsite blog 2Hace ya cuatro años (¡¡ya!!) que abrí este blog y desde entonces día a día, minuto a minuto, mi interés y fascinación por esta herramienta no ha hecho más crecer. Creo que es el medio ideal para narrar viajes y para hacer crítica viajera: permite unir texto, sonido e imagen fija y en movimiento. Es inmediato. Es fresco. Puedes usar forma narrativas y tocar temas que en lo medios tradicionales estarían vedados. Tú eres tu propio redactor jefe y editor, sin tener que pasar por la cadena clásica de un medio tradicional. El contacto con los lectores es personal, inmediato y bidireccional. Y además, si metes la pata o te equivocas… te lo están restregando a los cinco minutos.

Yo no sé si soy más influyente ahora que cuando no escribía este blog. Lo que sí sé es que la interacción con mis lectores ha crecido exponencialmente, que me siento parte de una comunidad de escritores/blogueros/lectores de la que antes no sabía ni su existencia, que tengo al minuto el feedback de si una cosa la estoy haciendo bien o no. Conozco a la mayoría de mis lectores por su nombre o al menos por su nick (antes no sabía ni quién me leía).

Un blog significa compartir, y en ese sentido es mucho más enriquecedor y positivo que el viejo sistema de “yo soy el experto, aquí va mi texto magistral y no quiero saber nada más del tema”. Los lectores opinan, aportan, enriquecen, y tu no puedes aislarte de eso. Y además, he recuperado la ilusión y la alegría por viajar y hacer reportajes que sé que seguro verán la luz, mientras que en los medios clásicos solo un pequeño porcentaje de ellos podrían ser al final publicados.

Ya no podría vivir sin mi blog.

Sí, creo que los periodistas blogueros (y los blogueros que hacen las cosas correctamente, sin necesidad de haber sido antes periodistas) nos hemos ganado un hueco de credibilidad en el panorama mediático y que nuestra opinión y nuestra información se valora, a veces más que la de un medio clásico.

Pero no nos miremos el ombligo. También hay nubes negras en este panorama. Y la principal es que los blogueros de viajes hemos caído en la misma trampa que los periodistas y medios de viajes tradicionales: la falta de independencia económica.

Cuando abrí el blog imaginaba en un futuro cercano una herramienta que me permitiera autofinanciarme y poder ejercer la labor periodística (es decir, una labor crítica, que eso es el periodismo) con total libertad. Pero al final resulta que la misma razón de ser de internet acabará por matarlo: el todo gratis.

Hay cosas en las que el todo gratis puede funcionar, pero en otras no. La información, los contenidos independientes y de calidad, son muy caros de hacer. Y no se pueden dar gratis. Al menos hasta que la publicidad en internet sea una alternativa.

Chiste blog 3

Voy a ser sincero: nadie vive de escribir un blog de viajes en España. Ni va a vivir en los próximos años. Y los blogueros españoles de cualquier tipo que generan ingresos suficientes para pagar sus facturas caben en un taxi.

El problema es que la materia prima con la que trabajamos en mi sector es muy cara: los viajes. Pero un experto en viajes, un bloguero que quiera ser influyente con su blog de viajes tiene que viajar… y mucho. No vale hacer dos o tres viajes al año. Necesitas muchos viajes, mucho archivo y sobre todo y más importante: necesitas muchas experiencias, mucho bagaje, muchas vivencias, muchos malos y buenos ratos viajando para poder ser experto, comparar, valorar y emitir un juicio que le sirva de algo a quien te lee. Si no, ¿para qué quieres escribir un blog? Para decir obviedades ya están la guías impresas.

Pero como casi ningún medio está dispuesto ya a pagar gastos de viaje de ningún tipo (creo que hay una crisis por ahí, al menos eso me han dicho), y la publicidad que genera un blog no da para financiarlo, con demasiada frecuencia nos vemos abocados todos (t-o-d-o-s) a aceptar viajes patrocinados por oficinas de turismo o empresas del sector. Igual que ocurre desde hace mucho tiempo en los medios tradicionales. Pero para hacer lo mismo ¿qué necesidad había de inventar otra herramienta?

Nunca me han puesto una pistola en la cabeza ni me han obligado a firmar que hablaría bien de un destino porque haya viajado invitado. Y dentro de las limitaciones, procuro ser lo más independiente que pueda y si un hotel, un restaurante, un destino o un barco no me gusta no hablo de ello. Pero no hay que ser un lince para concluir que no eres todo lo independiente que deberías ser.

Preferiría que no fuera así. Pero he de ser sincero y decirlo. Creo que la culpa no es del comunicador (ya sea bloguero, periodista o mixto) sino de un sistema en el que los medios de comunicación se han convertido en empresas que cotizan en bolsa y su objetivo es ganar dinero, no ser libres e independientes.

Y luego está la cultura del “todo gratis”.

Quizá alguien que lea esto se sienta indignado y diga: “¡Qué vendidos son estos blogueros!”. Le preguntaría se estaría dispuesto a pagar una pequeña cantidad por leer blogs de calidad. Si lo está, ¡eureka!, hemos encontrado la fórmula mágica.

Pero mientras tanto, mientras exijamos leerlo todo gratis (y escucharlo y verlo y tenerlo) no veo muchas razones morales para criticar la forma en que otros intenta conseguir una información lo más independiente y veraz posible para que luego tú la consumas si pagar un euro. Así están las cosas.

Y vosotros ¿creéis que los blogs de viajes son influyentes? ¿cuentan cosas que no se contaban en una revista tradicional?

Hay 39 Comentarios

Cuestiones "tecnologicas" me han mantenido alejada de este post tan interesante sobre la influencia de los blogs. Creo que como bien han dicho JR Alvaro Gonzalez y La Viajera Empedernida hay que "unirse" y "aprovechar sinergias", pero sobre todo esta ultima ha dado la clave.: creacion de nuevos productos. Me reitero en que tanto el periodismo de viajes como la promocion en si se deben reiventar y que mejor manera que empezar con ello a traves de la union, la generacion de ideas y, por que no, la materializacion de estas. Desde mi enfoque como turismologa (asi se nos conoce "no Brasil"), ofrezco todo mi apoyo :).

Y Paco, mil gracias por tu comentario, me ha hecho mucha ilusion! Sobre todo agradecerte tu acogida en este debate, thanks!

Saludos a tod@s

PD Siento no poner ni un acento, pero mi teclado britanico no me lo permite!

Inmenso Paco. Gran y certero análisis y exposición. Me quedo con tu frase: "...Pero al final resulta que la misma razón de ser de internet acabará por matarlo: el todo gratis".
Totalmente de acuerdo también con muchos de los comentarios, como el de JR Álvaro González.
Saludos.

La prensa hace ya muuuchos años que ha dejado de ser independiente. Y las revistas de viajes no son una excepción. Ni las de moda. Ni las de motor. Ni las de deporte... Siempre hay algún anunciante que manda, algún interés oculto (o no tan oculto) institucional o empresas privadas sin las cuales el periodismo tal y como lo entendemos ahora no existiría pues nunca habría sudo rentable.
Y por eso mismo el periodismo ha perdido credibilidad.
Lo mismo está pasando ahora con los blogs. Han nacido como medios independientes, ágiles, sinceros... y estoy de acuerdo contigo en que son un soporte fascinante para todos los que somos amantes de las palabras y de la comunicación.

Pero es evidente que muchos blogs, por razones diversas (por la calidad de los contenidos, por la habilidad informática de sus creadores, por estar incluidos en grandes cabeceras...) han empezado a ser medios muy influyentes. Y cuando un medio es influyente, se vuelve valioso. Y cuando algo se vuelve valioso lo normal, es que también sea rentable... pero ahí es donde falla la cadena.
Y ahí es donde el prescriptor del momento choca con el viejo periodismo. El blogero es "poderoso" pero no consigue vivir de su "influencia".
Dificil solución sobre todo pq la competencia es feroz y cada vez somos más. Blogueros y periodistas en crisis.

El debate ya está empezando a ser viejo y repetitivo pero necesario. Y la solución, como bien dice alguien por ahí arriba solo pasa por la unión de unos cuantos y por la capacidad de ese grupo "pionero" que tenga su credibilidad demostrada de crear productos nuevos que puedan venderse en paquetes. Creo que ya hay algún caso de éxito en ese sentido que muchos de vosotros conocéis. Creo que es la fórmula que hay que perseguir. Unión, calidad y capacidad de creación de nuevos conceptos comunicativos de manera conjunta.

Y si no, estaremos destinados a seguir malviviendo.

Creo que todo pasa por estar unidos.
La gente que quiera vivir de contar sus historias de viajes y tengan calidad deberían unirse en alguna plataforma para que las empresas publicitarias, de viajes, de contenidos o la que sea, sepa donde encontrar los mejores blogs, hechos por profesionales.

De qué me vale que los primeros 20 puestos de cualquier ranking estén ocupados en su mayoría por viajeros de wikipedia. De qué me vale que un blog tenga 100.000 lectores al día si lo que publica no tiene ninguna calidad y los números se lo dan sus conocimientos de SEO.
Hablo de aprovechar sinergías, recursos, criterios, contenidos. Hablo de unión de un sector que si quiere profesionalizarse tiene que ofrecerle a los posibles patrocinadores el mejor y más grande escaparate que hayan visto jamás para que se vean sus destinos.
Esa... llámalo Cooperativa de Bloggers Viajeros sería el punto de referencia en calidad, profesionalidad y servicio.

Cada uno por su lado solo se genera confusión, desorientación y trabajo que a veces cae en balde.

TAMPOCO HAY QUE MENOSPRECIAR LAS GUÍAS DE VIAJE Y SUS AUTORES QUE SI SON BUENAS SIEMPRE TENDRÁN SU MERCADO.
LA CRISIS EN EL SECTOR NO ES NUEVA. EN ESPAÑA LAS GRANDES EDITORIALES HAN SIDO Y SON UNOS CANALLAS, EN CONCRETO UNA QUE RIMA CON ESTE APELATIVO QUE PRETENDE HACER BUENAS GUÍAS CON NEGROS LITERARIOS QUE NOS DEJAMOS POR NECESIDAD. YO HICE UNA GUÍA DE CUBA EN EL ÚLTIMO AÑO QUE GOBERNÓ FIDEL CON ESTOS CANALLAS Y COBRÉ 1,800 EUROS POR ESE TRABAJO; EL FISCO SE QUEDÓ CON 800 SIN RETORNO; Y ESO "EN TIEMPOS QUE NO HABÍA CRíSIS TODAVÍA".
CONOZCO UNA GOLEGA ALEMANA QUE POR UNA GUÍA DE COSTA RICA COBRÓ 10 VECES MÁS…
¿ENTONCES POR QUÉ HAY CRíSIS EN EL SECTOR?
NO ES SOLO POR LA ECONOMÍA, NI POR INTERNET…

Amen, Paco! solo veo una solución y es a través de la unión

El viaje es como la vida, lleno de momentos dichosos y otros que no lo son, compañías variopintas y aprendizaje. Cuando comencé con el blog descubrí además el placer de viajar para contarlo y sí que ilusiona moverte de esa manera, te hace ser más observador.
Me quedo también con la importancia de tener una base de viajes, de no quemar todas las naves en un solo fulgor. No me planteo si es caro o no, sino lo que dejo de hacer o tener por ir allí, nunca me he arrepentido.
Un saludo y sigue guiándonos, tal vez la recompensa no sea monetaria, aunque sería fantástico poder vivir de textos independientes publicados.

Yo podría leer blogs de viajeros, pero ninguno me dará el aprendizaje que te dan éstos. Me gusta leerles; no se paga nada por leer un poco y aprender.
Mo experiencia la comparto un poco resumiendola. Me fui de mi país, llegué a otro en el que no tenía familia y pocos amigos. En muchas ocasiones solo comí sopa, y un tomate; un fránces quiso abusar de mi, me llegué a duchar en váters, dormir en coches y, lo último fue que, me encerraron en un lugar para prostituirme¨.

Ésa experiencia no te la comparte nadie en un blog y,, si hubiese leido alguno que me dijese cómo prevenir aquéllo, lo hubiese hecho. La mayoría de los viajeros te dicen cómo pasarla bien; pero no te mencionan si llegases a pasarla mal cómo reaccionar, pensar, actuar estando sola.

Gracias por el apredizaje de hoy.

Enhorabuena por el artículo Paco, es un viejo debate entre bloggers que no viene mal refrescar. Sólo sé que adoro viajar y me gusta lo que hago. Lo que un blogger de viajes debe aunar es trabajo, constancia, transparencia, calidad y ganas de compartir a cambio de muy poco. Tal y como está el panorama quién se crea que va a vivir de esto va arreglado....

Estupendo artículo, franco, sincero, realista y sobre todo, lleno de sentido común y pragmatismo, que en esta época de calores, más mentales que otra cosa, brillan a veces por su ausencia, en pos del más rancio y cutre voluntarismo...

Grann post y reflexiones Paco
Creo que hay tantos tipos de bloggers como de viajeros. Una cosa es evidente, la red democratiza muchas cosas, y una de ellas es que con un par de cliks quien quiera puede escribir en Internet.
Considero que el periodismo tradicional debe reinventarse, algunos ya lo han hecho como el Huffington Post o Periodismo humano.
Con respecto a los blogs de viajes, creo que hay varios estilos, vivencias personales, gente que solamente escribe las highlights de un lugar, gente que es como su diario y que escribe casi a diario, y otros pueden escribir más relatos, historias e historietas sin tener que describir todo lo que hay en los destinos en cuestión.
Los viajes evidentemente son caros, pero como se ha comentado anteriormente, quizá ya se viajaba antes del blog, simplemente ahora hay una ventana que tenemos para contarlo al mundo. Y en esa nueva época estamos.

Creo que hay muchos periodismos y estilos, yo intento seguir el mio personal, en función de mi identidad, valores y lecturas.
Un abrazo
pd, tengo claro que si nuestro admirado Patrick Leigh Fermor tuviera blog quizá no escribiría lo que le gusta a los destinos turísticos, el contaba historias humanas, alejadas de los highlights turísticos...

Muy denso para una recién salida de quirófano, murcianico, muy denso, así que me voy a lo concretito, que no estoy para ahondar en nada: yo no pagaría por leer un blog de viajes, rotundamente no. Creo que el mundo blogueril ha de estar libre de tasas de cualquier tipo pero sí que pagaría, gustosísimamente, por volver a tener en mis manos un libro escrito por Paco Nadal.
¿Hay que viajar mucho-mucho para que tu blog suba-suba? Pues esta lectora tuya se ha emocionado mucho cuando, alguna vez, has 'posteado' sobre viajes hechos hace tiempo, cuando has comentado los inicios de tu pasión, vamos, cuando lo de financiarse contando viajes estaba lejos (o a mí me lo parece).
Lo de la calidad se me antoja que es un poco como lo de los colores, amigo, servidora prefiere arrimarse allí donde hay calidez, por eso se acerca a tu casa.
Un besazo, con abracico suave.

Se me olvidaba decir que escribí hace un par de días a la Administración de La Comunidad para ver cómo podía salvar los post y comentarios de cuatro años de vida blogueril, pues me hace mucha ilusión guardarlo todo, y por lo que pueda pasar, pero no me contestaron, todavía;)
Y hacerlo post por post, ya me vuelvo lokita de remate!!!
Ayyyyyssssss!!!!
Otro abrazo!!

Cada cual que haga lo que quiera. digo yo. Si para uno es su profesión y necesita hacerlo de pago, pues lo entiendo. Entonces es como una revista a la que te suscribes y ya está. En la Uni hicimos un grupo de amigos una revista y la vendíamos. Las ventas eran para sacar el siguiente número. Si uno quiere o necesita que su blog sea de pago, pues que lo haga de pago, pero que sigan permitiendo usar blogs gratis y libremente. Estoy un poco con lo que dice el V(B)iajero Insatisfecho: Tiene que haber blogs gratis como los que hay en La Comunidad. No sé cuánto puede costar esto al periódico ni las ganancias que pueda suponer, pero en calidad humana se gana mucho. Mira por dónde, que de ahí empecé a leer tus blogs y ahora en navidad, algún libro;) y lo voy a leer, porque voy a tiro hecho. Sé que me va a gustar.
La Comunidad ahora es una gran pena, y no por los blogueros de más o menos contenido, que hay de estupendos contenidos y los de menos contenido, también son hermosos, porque La Comunidad era y es mucho más que todo eso, sino por otras cosas. ¡¡¡Con lo hermosa que fue hace un par de años, pero se sigue, se sigue y se sigue!!!!
Un abrazo, ¡¡pedazo viajero y escritor!!

Los blogs de viajes son una ayuda enorme al viajero actual. Ni las guías de turismo, ni los folletos de las oficinas de turismo, páginas webs de destinos o los artículos periodísticos, aportan tanta información como un simple "post" sobre un lugar. Los blogs ofrecen opinión, controversia y ayudan claramente a tomar la decisión de comprar un viaje.

Yo creo que no sólo son los medios tradicionales los que se tienen que reinventar en materia turística, si no que tanto ORGANISMOS PÚBLICOS como las EMPRESAS TURÍSTICAS son quienes deben de ser más conscientes de esta nueva forma de comunicación on line que hace tangible un producto como es el viaje.

Yo tengo mi propio blog de viajes y ya antes de escribirlo consultaba múltiples blogs a la hora de viajar. No sé en qué acabará mi bitácora, pero sí sé que me encanta escribir y disfruto ayudando a la gente a viajar y a organizar sus propios viajes.

Gracias por la sinceridad, humildad y profesionalidad de tu artículo. Veremos qué sucede en unos años con ese fenómeno de los blogs :)

Muy interesante Paco, además es un tema del que hemos podido debatir en persona, así que mientras leía me sonaban los argumentos con tu voz.

Hoy por hoy es complicado vivir sólo del blog, pero si haces las cosas bien te puede generar oportunidades de negocio interesantes.

Como bien dices, nuestra materia prima es cara y en ocasiones nos vemos obligados a aceptar viajes financiados por oficinas de turismo. No obstante, nadie me ha dicho nunca que tengo que hablar bien del destino. La labor del periodista/bloguero es buscar los contenidos, lugares, experiencias interesantes para el lector, independientemente de quien pague el viaje. No tenemos (de momento) independencia económica, pero sí creativa y editorial. En esto hemos ganado muchísimo y creo que los lectores también.

Un abrazo y buenas noches compañero.

Voy a ser crítico (otra vez) con tu ‘post’, que me deja ‘maravillao’ por la sensación de sinceridad. Pero tiene ¡tanto! que analizar, has condensado ¡tanto! en estas líneas, que no puedo menos que engancharme, al menos, a la crítica, ‘a saco’. A cualquier cosa llamamos ‘blog’ pues si me paseo (y lo he hecho) por todo el elenco de autores que te rondan y te desplazan en ese listado de ‘blogs’/privilegiados algunos huelen ‘a rancio abolengo periodístico’ y nada tienen que ver si siquiera con la lexicología de la palabra.
[“La Comunidad” de siempre se ha convertido en basura, y si no echa un vistazo de vez en cuando. Y aquí, la culpa la tiene PRISA por dejar morir a una prole de aficionados-ilusionados que económicamente no le debe interesar].
Vuelvo al tema anterior a los corchetes: Y me pregunto si el redactor ‘jefe de la sección’ les habrá dado una mínima teórica de lo que es una bitácora o, simplemente, lo que hacen (que lo hacen) es adelantar el artículo que van a publicar (benditos ellos) al día siguiente en periódico/papel. Pero, bueno, al fin y al cabo es un pelea (que no critico) por el sustento.
¿Alguien les ha dicho que ‘la enfermedad’ de los ‘blogs’ son los enlaces, el lenguaje hipertextual [¿sabrán lo que es?], la interacción con el lector/blogger, la generosidad en la información, el tratamiento informal, el recoveco cultural, la sencillez de la comunicación y la falta de opulencia en el lenguaje,…….?.
Yo creo que NO.
En cuanto veo algo que aparece en esta mi-crítica, huyo. Y si estoy a tu lado desde el principio de los principios, es porque veo que este es TU-lenguaje. Naciste para él, o al menos, lo sabes transmitir. El mío es otro lenguaje, pero muy a mi pesar, esto me gusta aunque contravenga mi carácter.
Y seguiría con otros puntos que tú esbozas en la entrada…… Y no estoy de acuerdo en que no haya que criticar los sitios que no te gustan pues, se supone, la crítica va implícita cuando los ignoras. No. NO. Y…..
Los ‘blogs’ deberían ser, y así nacieron, el paradigma de la libertad.
Un abrazo, pirata.

Muy interesante tu artículo. Yo llevo poco tiempo con mi blog y con respecto a las preguntas que planteas al final, creo que sí, que efectivamente la información que se da en los blogs de viajes muchas veces difícilmente se encuentra en una revista de viajes, digamos, más tradicional. Para mi sí son influyentes, de hecho, si me decidí a hacer el mio propio, fue tras pasar algunos años leyendo otros, gracias a los cuales me había resultado muchísimo más fácil planificar mis viajes.

Como dice el viejo proverbio castellano, se puede decir más alto,pero no más claro.

...y gracias por tus palabras en mi post de los cartoneros!

Paco, gracias por este post. Es muy sana tu reflexión.
--hoy te escuché en el podcast (bendito internet) de Asuntos Propios. :-)

Tengo un blog que habla de Indonesia (sobre todo). La anécdota, de lo que me he beneficiado del blog (solo alrededor de 100 entradas diarias), es que un día que mi hija iba a viajar y llevaba exceso de peso, el chico que hacía el pesaje, y al ver que era nacida en Jakarta (Indonesia), comentó que casualmente, él se iba a trasladar por motivo de trabajo a ese país. No sé, pero terminó identificándome como el autor del blog que él consultaba de vez en cuando para informarse antes de dar el salto. Total que salí haciendo palmas con las orejas, pues el exceso de equipaje de mi hija fue pasado sin ningún sobrecargo.
Creo que solo por eso ya tengo un motivo suficiente para continuar con la bitácora.
Saludos

Paco, dando de nuevo en la diana del debate que arrastramos los que escribimos en blogs o webs de viajes. La independencia y la libertad de opinión tiene un precio que puede ser muy alto. Nunca podré vivir de ésto, pero viajar es la pasión que me mueve y es una de las cosas que me hace encontrar sentido a la vida y así intento expresarlo. Nunca me han regalado un viaje, una invitación a un restaurante o a un hotel...y he llegado a la conclusión de que no me importa si a cambio puedo contar lo que vivo en mis viaje sin censuras ni presiones indirectas. Soy libre y eso es lo que me da credibilidad ante los lectores o curiosos que me encuentran en la red. Quizás haya formas de preservar mi independencia y poder vivir de ésto al mismo tiempo, no las conozco, pero sí tengo claro que el tiempo pone a cada uno en su lugar.
Un saludo de otro viajero impenitente.
Antonio Q.B.
www.viajesyfotografia.com

Llámale bloguero, periodista, periodista bloguero o como quieras, para ser influyente hay que publicar contenido de calidad, tener buenos contactos, conocer los medios y ser constante.

Excelente artículo, Paco, y no me resisto a reflejar mi opinión.

Los blogs de viajes son una expresión de la inevitable reinvención del periodismo, y una herramienta que ofrece grandes oportunidades a periodistas. Y tienen la gran potencialidad, ya real, de convertirse en mucho más influyentes que los medios tradicionales, pues son una herramienta más fresca, dinámica, multimedia...y gratis.

Pero el que un blog de viajes sea más o menos influyente depende de un "concepto" tradicional, que no cambiará, que se cuenten interesantes experiencias de viajes, que ofrezca información útil para los futuros viajeros, que creen pasión por viajar, en suma, que tenga contenidos de calidad que capten la atención y la confianza de los lectores. O sea, hacer buen "periodismo" (y no es imprescindible tener el título de periodista).

Y respecto a viajar invitados por oficinas de turismo, no es nada nuevo en el mundo del periodismo de viajes, ni en cualquier otro sector especializado de prensa. Y como siempre ha sido en la prensa y las revistas, habrá buenos y malos bloggers "periodistas" de viajes. La clave es la honestidad y la profesionalidad.

Hay un veterano periodista de viajes, que tú bien conoces, y yo tuve la fortuna de conocer recientemente, que hablando de estos temas decía que retaba a cualquiera a que detectara qué artículos eran el resultado de un viaje invitado y cuáles no. Estoy totalmente de acuerdo. Honestidad.

Y, ¿vivir de un blog de viajes? Ten la seguridad de que a no mucho tardar habrá periodistas bloggers que lo harán, Y uno de los primeros serás tú. Buen trabajo y profesionalidad = audiencia y relevancia = independencia económica. Siempre ha sido así :-)

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

paconadalsl@gmail.com

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal es viajero-turista antes que periodista y culo inquieto desde que tiene uso de razón. Estudió Ciencias Químicas pero acabó recorriendo el mundo con una cámara y contándolo. Escribe en EL PAÍS sobre viajes y turismo desde el año 1992. Es también escritor y fotógrafo, colabora con la Cadena Ser, además de presentar series documentales en diversas televisiones.

Último libro

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

Un relato trepidante por unos de los destinos menos turísticos y más inseguros del mundo. Un viaje en solitario lleno de emoción y melancolía a lo largo de una región azotada por constantes guerras y conflictos étnicos. Un viaje plagado de sentimientos que consigue conectar al lector con los sufrimientos y las esperanzas de África.

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal