Paco Nadal >> El Viajero

17 feb 2012

Un vídeo de Papúa y una historia de pescadores que ganan 70 euros al mes

Por: Paco Nadal

Tal y como prometí aquí va un vídeo resumen de las inmersiones que acabamos de hacer con los tiburones ballena de la bahía de Cenderawasih, en Papúa.

 

 

Las fotos que acompañan el post las tomé a varios pescadores de uno de los bagangs a los que acudían los gigantescos tiburones a comer.

La vida de los pescadores de estas plataformas de madera ancladas en medio de la nada es dura como pocas. La vida, en general, es dura para cualquiera que pretenda sacarle algo a estas costas de la isla de Papúa.

Pasan de cuatro a cinco días seguidos sobre la plataforma, bajo un calor axfisiante, con una pequeña caseta con techo de chapa por toda protección (en cuyo interior hace más bochorno todavía y además es tan baja que no puedes ponerte de pie) y unas cuantas decenas de litros de agua para los cinco o seis tripulantes.


Jugando al ajedrez en el bagangMe llamó la atención que en un bagang tenían un juego de ajedrez. Y en otro... un karaoke.

Pasan la noche faenando las redes para la anchoa y el día dormitando, fumando o pescando todo lo que se ponga a tiro con largas líneas de anzuelos. Mientras estábamos en una de las plataformas sacaron del agua varios atunes.. y también una raya y un tiburón martillo. Sobre los carcomidos troncos del bagang se secaban al sol media docena de aletas de otros tiburones que habían caído en sus trampas.

No me extraña que los mares estén esquilmados.

Varios de los arrecifes inexplorados en los que nos sumergimos estos días estaban arrasados por los cartuchos de dinamita: una de las prácticas más dañinas para los mares y que aún se sigue practicando en muchas partes de Asia, aunque es ilegal. Tiran un cartucho de dinamita, destrozan un arrecife y se llevan solo el 10% de los peces que matan, porque son los que quedan flotando en el agua. Luego se largan dejando atrás un páramo muerto.

Bucear en esos lugares triturados por la dinamita era eso... como bucear en un desierto. Una visión aterradora.

Pregunté a algunos pescadores qué pensaban sobre los tiburones ballena que comían de sus redes. Me extrañaba que no los mataran también. Me dijeron que no les molestan, todo lo contrario, son un entretenimiento para sus tediosos días. Se tiran al agua y juegan con ellos, los montan como caballitos, los agarran y se dejan arrastrar cogidos a la aleta dorsal. Los grandes ballena ni se inmutan, parecen disfrutar con la compañía.

Los pescadores son todos muy jóvenes, llegados de muchos lugares de Indonesia, y ninguno recuerda cuando empezó a darse este fenómeno. Desde que ellos tienen uso de razón los tiburones ballena estuvieron allí abajo, chupando las redes, me dicen. Y sus padres, que fueron pescadores como ellos, cuentan lo mismo: siempre estuvieron allí.

Bagang de día
Aseguran que no los alimentan, aunque sin darse cuenta sí que lo hacen porque cada cierto tiempo lanzan al agua un salabre con anchoas muertas para atraer atunes, barracudas y otros peces. Ese cebo es el que llama la atención también a los tiburones ballena.

Les pagan a comisión por lo que pescan. Un mes malo sacan 70 euros. Uno bueno, entre 200 y 250 euros. Lo dicho, una vida dura de verdad.

No existen datos sobre la población de tiburón ballena que puede vivir en estas aguas de la bahía de Cenderawasih. Pero tienen que ser muchos. Una mañana vimos cinco al amanecer en un bagang. Y a mediodía había otros cuatro diferentes en el mismo lugar (se sabe porque cada ejemplar es identificable por las marcas, mordeduras, roces o heridas que cicatrizan en su piel).

Y hay docenas y docenas de bagangs (como el de la foto) entre este punto del distrito de Yaur donde anclamos el Ondina, y Nabire, la única ciudad que puede llamarse así en esta zona de la remota y desconocida costa norte de Papúa.

En el bagang

INFORMACIÓN PARA AMANTES DEL BUCEO: La mejor zona para bucear en Papúa son la islas de Raja Ampat, en la esquina noroeste de la isla. Hay de todo: buenos corales, muchos grandes animales, macro.... pero no tiburones ballena. El fenómeno de los tiburones que recojo en estos post solo se da en la bahía de Cenderawasih, fente a las costas de Nabire y Yaur. El problema es que en el resto de la bahía los buceos son de aprobado justito: buenos corales, pero nada de vida grande, todo está esquilmado. Hay que optar por una cosa o por otra.

No hay centros de buceo en Cenderawasih. Se hace todo en barcos vida a bordo. Solo en la zona de Raja Ampat hay 40 barcos ya operativos para buceo. Este viaje lo hice en el Ondina (www.smyondina.com) que alquilé al completo con unos amigos para hacer el viaje que queriamos. Tiene capacidad para 16 buzos. Si no sois tantos, podeis apuntaros en cualquiera de las salidas que tenga programadas el Ondina o cualquiera de los barcos que operan en Raja Ampat. Desde luego lo ideal es combinar Raja Ampat con los tiburones ballena de Cenderawasih, pero en barco hay casi 5 de días de navegación entre un sitio y otro.

 

Hay 8 Comentarios

Buenos reportajes 'sireno', ambos, el de bajo el agua y el de sobre el agua. Duras vidas hay por el mundo vayas donde vayas. En tu lugar les habría contado a los pescadores algunas otras cosillas que se pueden hacer con la dinamita.
Ganar 70 eurillos al mes y tener ganas de jugar al ajedrez o de jugar con los tiburones ballenas es cuestión para meditar.
Besos.

Hola Paco. Como no se qué decir, te mando un saludo desde mi isla de Gran Canaria que, por antier y por poco tiempo, estaba nevada en las Cumbres. Suerte, Ángel

Como siempre, enhorabuena. Me encanta ver docus de animales como este, pero sería incapaz de meterme alli con ellos. No os daba miedo estar tan cerca de la boca?

Me gusta ,es un tipo de vida que para que mas money ,el mar ,barco ,casa flotante ,algo para comer,una partida de ajedrez,...y mañana sera otro dia.
Nosotros nos pasamos encerrados un monton de horas entre paredes,nos pagan unos euros,que casi no nos llegan para alquiler ,luz,gas ,agua,alimentos ,ropa,....
No se ,creo que siento mas lastima,por esta sociedad en la que vivimos .
Pero bueno ,vamos a disfrutarla con magnificas peliculas ,e historias como la que tu nos cuentas.
Un abrazo y muchas gracias.

¡Pero qué majos que son los tiburones ballena!

Me encanta y me matas de envidia. Por aqui por el secarral nadando entre tiburones financieros y con el agua podrida, no se cuando saldremos a respirar glu glu glu..

Las malas artes de los pequeños pescadores no son preocupantes, o al menos son mucho menos que las de las grandes industrias. Aún así, es muy triste que se practique la pesca con dinamita, pero cuando hay hambre...

Una gozada el vídeo, Paco. ¡Envidia asquerosa!

Por una parte, me has alegrado el día con el vídeo y las fotos. Por otra, me entristece ver que se sigue usando dinamita para "pescar". Un bagang no parece una obra cualquiera de bricolaje. Se ve una estructura muy compleja y detrás de la foto del ajedrez se observa un aparataje eléctrico considerable. ¿Puedes facilitarnos más datos sobre ello? Seguro que montar uno no saldrá barato y dará mucho trabajo hacerlo. Gracias a todo tu equipo. Es una gozada.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

paconadalsl@gmail.com

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal es viajero-turista antes que periodista y culo inquieto desde que tiene uso de razón. Estudió Ciencias Químicas pero acabó recorriendo el mundo con una cámara y contándolo. Escribe en EL PAÍS sobre viajes y turismo desde el año 1992. Es también escritor y fotógrafo, colabora con la Cadena Ser, además de presentar series documentales en diversas televisiones.

Último libro

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

Un relato trepidante por unos de los destinos menos turísticos y más inseguros del mundo. Un viaje en solitario lleno de emoción y melancolía a lo largo de una región azotada por constantes guerras y conflictos étnicos. Un viaje plagado de sentimientos que consigue conectar al lector con los sufrimientos y las esperanzas de África.

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal