Paco Nadal >> El Viajero

12 mar 2012

¿Es Salamanca una ciudad aburrida?

Por: Paco Nadal

Salamanca

Plaza Mayor de Salamanca

El viernes pasado en la sección de viajes que hago en el programa de radio Hoy por Hoy, en la Cadena Ser, hablábamos de barrios y ciudades de moda; barrios cool por ponerle el palabro inglés que ha hecho fortuna para definir a esas urbes que pese a tener un gran poso histórico han apostado también por la modernidad, ya sea en forma de vanguardia arquitectónica o de una buena oferta de ocio y cultura contemporáneas.

Como siempre, los oyentes podían llamar en directo para dar su opinión. Y llamó un señor de Salamanca para decir que él en vez de un ejemplo de urbe moderna y cool iba a dar uno de todo lo contrario. Su ciudad, Salamanca, en su opinión, se había quedado anclada en el pasado, “en la época en que Torrente Ballester tomaba café en el Novelty”; que sus dirigentes no había hecho nada porque la ciudad evolucionara, que era aburrida y antigua. Opinión por cierto que comparte un salmantino ilustre y buen amigo: Carlos Boyero.

Obviamente, enseguida llamó otra señora de Salamanca para contradecirle y argumentar que Salamanca era una ciudad preciosa y llena de cosas interesantes (en realidad, las consideraciones de esta oyente no rebatían las del anterior: una ciudad puede tener un casco antiguo medieval maravilloso pero haberse quedado anclada en el pasado porque nunca apostó por esa nueva capa de modernidad).

No conozco lo suficiente Salamanca como para decidir si es aburrida o moderna, así que no me voy a posicionar. Pero el rifirrafe me hizo plantearme una duda:

¿Qué hace que una ciudad sea moderna y emergente (cool, si admitimos el palabro) en temas de cultura, de ocio, de habitabilidad y de arquitectura? ¿Qué provoca, en cambio, que sea aburrida y quede anclada en el conservadurismo? ¿Son sus dirigentes? ¿Es el color político de quienes la dirigen? ¿O son sus propios ciudadanos, la sociedad civil, los que deben liderar esos procesos renovadores?

BilbaoParticularmente creo que depende de la personalidad y de la habilidad política de sus dirigentes, no del color político de los mismos. Madrid fue una ciudad pacata, aburrida y conservadora durante el mandato del alcalde Álvarez del Manzano (PP), un señor chapado a la antigua para quien el colmo de la modernidad era inaugurar un monumento a la Violetera. Sin embargo con Gallardón (sí, ese señor que nos tenía engañados con que era moderno y avanzado hasta que lo hicieron ministro de Justicia), que es del mismo partido, la ciudad vivió un proceso de rejuvenecimiento cultural y turístico y ahora, no es que sea Berlín, pero digamos que es un lugar más vanguardista y actual, que no desentona con otras capitales europeas.

¿Otras ciudades que creo han sabido conjugar pasado y modernidad? Gijón, por ejemplo, que tiene una oferta cultural de vanguardia de primer orden. O Santiago de Compostela, que ha sabido mezclar uno de los mejores cascos históricos de España con museos, arquitectura y programación cultural innovadores. O Bilbao, paradigma de ciudad que ha sabido reinventarse.

¿Y tu ciudad? ¿Es vanguardista o una antigualla decimonónica? ¿Qué crees que marca la diferencia para que un lugar sea eje de vanguardias en vez de un decorado del siglo XIX?

Gijón
Playa de San Lorenzo, en Gijón

Hay 55 Comentarios

Gente maja y Ciudad con casco antiguo precioso, mucha historia y todo lo que va con ello pero ABURRIDA, lo confirmo, vivo allí.

Que pena....

Hola soy griega. Salamanca es una ciudad preciosa y me gustaría vivir allí.

Esta ciudad es un auténtico aburrimiento. Muy bonita, eso es indudable, pero aburrida como ella sola. Cultura obsoleta, y no sólo en Oferta cultural, Ocio, también en la personalidad de las personas que viven aquí.
Para estudiantes, visitantes, extranjeros, debe de ser genial. Incluso para personas con cierta edad con familia y que lo único que quieren es estar tranquilos, tardar poco en ir de un sitio a otro,...pero para jóvenes??? Esta city es mediocre lo mires por donde lo mires.

Pues yo creo que sí, que Salamanca es una ciudad muy aburrida, a veces llega a ser asfixiante el grado de hastío que puedes tener en ella. Supongo que para los estudiantes y para los que vienen a las despedidas de soltero debe ser lo más de lo más, pero para los que llevamos toda nuestra vida aquí es otro cantar...
Tenemos muchísimos bares y discotecas. La oferta del tapeo es variada aquí, pero fuera de eso...no hay nada. Si rascas debajo de la superficie te encuentras con una ciudad de provincias, anticuada, que vive de su universidad, sin trabajo para los jóvenes, con dirigentes conservadores y aburridos, sin oferta cultural...un asco vamos.
La ciudad vivió sus mejores tiempos con la capitalidad cultural de 2002, pero ahora, salvo contadas ocasiones, no ofrece nada interesante para los que vivimos aquí.

¿Qué se podría hacer para revitalizarla? Pues creo que muchas cosas. Seguramente no hay mucho dinero para la creación de museos, pero quizá si se puede fomentar la vida cultural a través de las asociaciones. Hay monumentos que se construyeron en 2002 que se estan cayendo a pedazos. ¿Por qué no intentar que vengan buenos artistas?. Crear barrios alternativos, con tiendas bonitas que atraigan a los que vivimos aquí (que inevitablemente acabamos siempre en los mismos centros comerciales y soportando los malos modos del comercio de toda la vida)
En fin, muchas cosas... Desde luego si esta ciudad no tuviera la Universidad sería un completo desastre.

Teniendo en cuenta la de jóvenes que la consideran como primera opción en sus despedidas de soltero, los extranjeros que encuentran en ella cuna de sabiduría y español, los estudiantes y futuros profesionales que deciden pasar entre sus anticuadas calles varios de los años más excitantes de su corta vida... creo que no, que Salamanca es de todo menos aburrida.

Otra cosa diferente es que no esté sabiendo renovarse en otros aspectos y sólo haya un público muy específico al que puede satisfacer. Salamanca como experiencia de ciudad es historia, es cultura y una mezcla de juventud (la que pasa de forma temporal) y obsolescencia (víctima del pensamiento más tradicional de los charros y sus políticos). Pero tampoco creo que sea una ciudad que necesite renovarse, porque precisamente se ha posicionado en vender todo lo contrario. Y por eso muchos la idolatramos.

Salamanca vive de la "piedra" como yo digo, y con esto me refiero a sus monumentos, maravillosos, sí, un casco antiguo precioso, sí , pero a parte de esto ¿qué tenemos? estudiantes sin un duro y un bar en cada esquina...Salamanca es una ratonera para todo aquel que quiera labrarse un futuro laboral en ella. Exportamos estudiantes y poco más. Paro y más paro. Industria cero. Ciudad bella pero obsoleta. Cada día más muerte y ahora con la crisis más aún. Amo mi ciudad, exijo soluciones. Quiero ver el explendor de una ciudad que no olvidemos fue capital europea de la cultura. Hecho , por cierto, que pasó sin pena ni gloria. Salamanca, Salamanca que atrás te estás quedando...

Hola, soy de Salamanca y si bien es cierto que es una ciudad monumental muy bonita también lo es que desde hace más de una década se ha convertiso en una ciudad muy, muy aburrida. Ya no es lo que era, recuerdo cuando salíamos todos los amigos a divertirnos el ambiente que había. Ahora poco queda de eso, no se ve la misma marcha ni he vuelto a ver más el mismo ambiente. Siento decir que realmentre Salamanca se ha convertido en una ciudad muy, muy aburrida. Es un comentario casi generalizado, lo he oido varias veces por lo tanto no es solo una opinión personal.

Hola, soy de Salamanca y si bien es cierto que es una ciudad monumental muy bonita también lo es que desde hace más de una década se ha convertiso en una ciudad muy, muy aburrida. Ya no es lo que era, recuerdo cuando salíamos todos los amigos a divertirnos el ambiente que había. Ahora poco queda de eso, no se ve la misma marcha ni he vuelto a ver más el mismo ambiente. Siento decir que realmentre Salamanca se ha convertido en una ciudad muy, muy aburrida. Es un comentario casi generalizado, lo he oido varias veces por lo tanto no es solo una opinión personal.

Salamanca es una ciudad llena de buenas personas y rincones que es necesario descubrir. Su vieja historia provoca en muchos turistas una imagen algo estereotipada que impide el conocerla en toda su grandeza. Deberíamos volver a esta ciudad sin ideas preconcebidas, con ganas de conocer la ciudad y, sobre todo a su gente que es bastante positiva.

Salamanca no es cool ni lo necesita. Es mucho más que eso, es atemporal, única, acojedora. Es perfecta tal y como está, no necesita tonterías ni moderneces artificiales ya que pasear por sus calles, disfrutar de sus bares, de sus plazas, de su historia, no tiene precio. El encanto es algo que se tiene, y Salamanca ya lo creo que lo tiene. No son sólo en sus míticos y más famosos monumentos, como la catedral y la plaza mayor: Salamanca tiene montones de pequeños rincones, plazas y callejuelas con encanto, donde se esconde un pintoresco convento o una acojedora iglesia que sin duda merece la pena ver. Es tanta la magia de esta ciudad que merece ser visitada una y otra vez, de noche y de día, para conocer en cada visita, un nuevo rincón lleno de magia y encanto.

Yo hace 37 años q me fui de salamanca buelbo todos los veranos i no ahí ciudad más bonita q salamanca i cada año beo cosas nuevas la gente q no la conozca le aconsejo q Lo aga

Soy de Salamanca y me fui con 18, hace 7. Alguien lo ha dicho de otra forma antes: hay dos Salamancas. Una lee sobre el último festejo taurino en la Gaceta y se vanagloria de "todos los estudiantes que vienen", mientras camina con la ropa de domingo por la calle Toro. Y luego están "los estudiantes que vienen", que disfrutan y que lloran al largarse, y digo lloran porque lo he visto. Entre una y otra no hay más relación que la del jubilado que intenta entablar conversación con la guiri en medio de la Plaza Mayor. El único futuro de Salamanca es el pasado.

Qué pena que no haya botón de me gusta en los comentarios. Un aplauso para Pelayo Alonso

Salamanca reconoce al viajero y le demuestra que es forastero entre tanta belleza.

Soy una salamantina orgullosa de mi ciudad, y me atrevo a decir, sin que me nublen mis raices, que es mágica, diferente y todo aquel que cae aquí por casualidad queda enamorado de ella. En mi caso, las tornas se cambian y tuve que ir a otra ciudad a estudiar lo que quería y cada día que pasaba lejos de Salamanca, más me gustaba y mas encantos le veía. Pasear por el centro urbano y dejarse envolver por el ambiente que desprende es mucho mas agradable que cualquier centro cultural o sala de versión original. Salamanca es perfecta como es y su encanto reside por ser así, si cambia... no sería Salamanca.

Yo he pasado largos periodos de tiempo por varias ciudades españolas, y vivido en Madrid Y Gijón, y todo tiene pros y contras....será porque la tierra tira, pero no cambio Gijón por nada, creo que tiene un tamaño perfecto para vivir, hacerlo todo a pie si se quiere y la oferta cultural/social/deportiva es muy buena. Solo espero que el nuevo gobierno de la ciudad no acabe con ella por completo....que se ve venir...

De la Salamanca a la que arribé, hace más de veinte años, a la que saludo ahora cada mañana, hay un mundo. Otrora hervidero de estudiantes inquietos, hoy desterrados a los aledaños del campus (error garrafal desabilitar las facultades dentro del casco urbano), hoy es una ciudad casposa, paleta y sosa, que paga quince o veinte años de caciquismo feroz, con sus intereses correspondientes. A los que gobiernan y gobernaron, que querían conservarla como la recordaban de niños... enhorabuena¡¡¡

No por ser una ciuda más moderna, es más divertida. Cada ciudad tiene que buscar su personalidad, es decir, bien conservada y adaptada a los tiempos que corren, conozco ciudades muy modernas que no tienen encanto, y otras ciudades que por querer conservar su patrimonio, no hacen absolutamente nada. Un equilibrio, es lo idóneo, para mí ciudades como Sevilla, Bilbao, Donostia o Madrid, son el equilibrio.....

Yo creo que lo que hace que las ciudades sean atractivas y modernas es que sepan identificar su esencia y no teman renovarse. Lo importante es que la ciudad no pierda su personalidad y que se muestre orgullosa de ella. A partir de ahí, es importante que se apueste por modernizar la escena cultural y de ocio, los medios de transporte, las insfraestructuras, etc. Para molar a los demás hay que molarse primero. Y no pretender ser igual que el resto.

Salamanca está muerta. Y está muerta porque todos los salmantinos que acaban la carrera o se van o se quedan en trabajos de mierda que no les da ni para ir al cine... doblado, claro, porque en una ciudad con dos universidades no hay ni una sala de versión original (para hacernos una idea del nivel cultural). Eso sí, bares de guiris y estudiantes hay a porrón. Si lo que te va son los tres copas por seis euros y tienes 20 años, Salamanca es tu sitio. O las casetas donde venden pinchos de panceta sin ningua condición de salubridad durante las fiestas. No me entendáis mal, quiero a mi ciudad. Seguramente vuelva cuando me jubile... Entonces será perfecta. De momento, en Malasaña vivo, desde hace diez años, en un ambiente mucho más estimulante.

Vivi durante un año en Salamanca, y cada dia que pasa la echo un poquito más de menos. Yo, como granadino que soy, he tenido la gran suerte de vivir en 2 de las ciudades con mas encanto de España (y eso en los tiempos que corren en lo unico que nos queda).
Quizás la oferta cultural, no sea tan rica como ciudades mas grandes y con mas recursos, pero una sola "vueltecita" por sus calles, enamora a cualquiera, para mi eso es mas "cool" y no "snob" como por ejemplo Madrid, ciudad en la que personajes adinerados "disfrutan" de musicales sin ni siquiera apreciarlos.

Boyero dijo que era aburrida cuando se fue de allí a los 18 años, pero desde eso ya ha pasado mucho tiempo.

He vivido en varias ciudades de España y del extranjero, y sin lugar a dudas, la ciudad más aburrida del mundo es, desde hace unos años, HUELVA. Además de haber destrozado lo poquito de casco histórico que teníamos, a base de glorietas absurdas y monumentos a vírgenes y sacerdotes, nuestro maravilloso y millonario alcalde ha reducido el nivel cultural de la ciudad al mínimo: ni conciertos, ni teatro, ni nada de nada. Sólo Rocío, Semana Santa y poquito más. Es la chococracia de un dirigente semianalfabeto. Y luego está la contaminación...
Como cualquier buena madre, Huelva quiere a sus hijos grandes y fuertes. Por eso les susurra al oído y les aconseja aquello de la inolvidable Lola Flores: “si me queréis, irse”.

Mira, yo no tendria que estar aqui, que tengo faena para aburrir a cualquiera sin superpoderes... pero lo cierto, Paco, es que lo "cool" esta completamente sobreestimado y las ciudades tradicionales, aburridas y ancladas en su pasado son necesarias. E incluso existe gente que se exilia voluntariamente en alguna de ellas.
Un supersaludo afectuoso desde uno de los puntos mas tradicionales y carcas del planeta tierra ;)

No se si existe una ciudad moderna ,seguramente si ,a mi me ha hecho recordar una novela Walden dos.
La modernidad supongo que es respeto a lo antiguo,haciendo cosas nuevas y acogiendo todos los credos y colores.Utopia posiblemente.
Un abrazo.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

paconadalsl@gmail.com

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal es viajero-turista antes que periodista y culo inquieto desde que tiene uso de razón. Estudió Ciencias Químicas pero acabó recorriendo el mundo con una cámara y contándolo. Escribe en EL PAÍS sobre viajes y turismo desde el año 1992. Es también escritor y fotógrafo, colabora con la Cadena Ser, además de presentar series documentales en diversas televisiones.

Último libro

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

Un relato trepidante por unos de los destinos menos turísticos y más inseguros del mundo. Un viaje en solitario lleno de emoción y melancolía a lo largo de una región azotada por constantes guerras y conflictos étnicos. Un viaje plagado de sentimientos que consigue conectar al lector con los sufrimientos y las esperanzas de África.

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal