Paco Nadal >> El Viajero

21 mar 2012

Karlovy Vary (Chequia), la ciudad donde todo el mundo bebe agua

Por: Paco Nadal

(Dedicado a Arabic, Nieves, Laura A. y Cristina Santorio, que me recomendaron venir aquí)

Post Karlovy 6
La República Checa es mucho más que Praga
. Desde luego.

Y si hubiera que elegir un lugar para empezar este recorrido por esa otra Chequia fuera de la capital sería Karlovy Vary, la ciudad de Bohemia desde la que hoy escribo. Karlovy Vary es como una ciudad de cuento de hadas encajada en un estrecho y alargado valle por el que discurre el río Tepla (caliente, en checo).


Todo el casco viejo de Karlovy Vary es un decorado historicista cuajado de edificios barrocos, art noveau y neoclásicos.
Una unidad arquitectónica casi perfecta, rota solamente por dos o tres pastiches estalinistas de la época en que esto se llamaba Checoslovaquia y el comunismo era todavía una utopía para unos y un yugo soporífero para los que tenían que soportarlo.

Post Karlovy 7Uno de esos atentados al buen gusto es el enorme hotel Thermal y otro, curiosamente, la galería acristalada en pleno centro urbano que cubre el chorro de agua termal que dio origen a la ciudad. Karlovy Vary significa en checo las termas de Carlos, en alusión al emperador del Sacro Imperio Romano-Germánico Carlos IV, que al pasar un día de 1370 por aquí en una de sus cacerías descubrió unas fuentes de aguas termales en un paraje bucólico (imagino que en aquella época todo debería ser bucólico y salvaje en Bohemia).

El caso es que las aguas curaron una dolencia de rodilla del magnánimo prócer y éste decidió construirse un castillo junto al geiser del que manaba –y sigue manando - agua a 74 grados centígrados.

Con el tiempo, Karlovy se convirtió en el balneario más chic de Centroeuropa, frecuentado por la jet y la nobleza desde hace al menos 200 años. El poeta alemán Goethe, por ejemplo, era asiduo de la pensión U Tri Moureninu (Los tres moros), en la que estuvo en nueve ocasiones.

Lo curioso es que Karlovy Vary no es desconocida para el turismo de masas. Pero sus habitantes se quejan de que lo que les llega en su mayoría son hordas de viajes organizados en autocar desde Praga (una hora y media de viaje) que pasan el día, compran unas chucherías de cristal de Bohemia y se largan por donde han venido. De los dos millones de visitantes del año pasado (sin contar los que venían en busca de tratamientos termales), solo 80.000 pernoctaron aquí.

Post Karlovy 8Peor para ellos. Se perdieron el momento más divertido de Karlovy Vary, que llega a eso de las seis de la tarde, justo antes de la cena. En ese momento, los cientos (o miles) de clientes de los diversos hoteles y balnearios salen a dar un paseo por las bellísima Promenade a lo largo del río Tepla armados con unas jarrita de porcelana en forma de pipa, muy características de Karlovy Vary, para tomar las aguas de alguna de las 13 fuentes medicinales que manan en el casco urbano, cada una con temperatura y propiedades diferentes (al menos eso dicen los karlovaraci; a mi me parece que salen del mismo lugar, pero qué más da; la fe mueve montañas).

El caso es que la gente hacen largas colas en una determinada fuente mientras que la de al lado está vacía. Algunas fuentes están cubiertas por elegantes galerías porticadas, como la del Molino (132 metros de largo y 124 columnas); otras, por un quiosco de madera o por un templete neobarroco. Una vez llena la jarrita, cada uno sigue su paseo bebiendo sorbitos del agua termal (que sabe a rayos, por cierto, como todas las aguas ferruginosas), como quien come pipas por el paseo marítimo de una playa cualquiera.

Un teatrillo de lo más curioso y divertido en el que participa gente de todas las edades. Luego cada cual se va a su escondrijo a cenar y Karlovy Vary se sume en un silencio elegante y solemne, como si fuera el entreacto de una ópera de Rossini en el que tanto público como actores se han ido a la cantina y el decorado ha quedado allí, mudo y en claroscuros, majestuosos con sus fachadas de columnas, pórticos y frisos clásicos en espera del siguiente acto.

Pero ese acto no tendrá lugar hasta mañana, cuando toque la ración de agua termal de antes del desayuno. (Mañana sigo yo también, aunque creo más en las propiedades curativas de la cerveza checa que en las de las aguas termales, para qué os voy a engañar)

Post Karlovy 9

Hay 26 Comentarios

Una pena que un pais tan bonito sea hogar de gente racista, especialmente contra los gitanos, con esterizaciones a mujeres y la segregacion de los pequenos en las escuelas

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

paconadalsl@gmail.com

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal es viajero-turista antes que periodista y culo inquieto desde que tiene uso de razón. Estudió Ciencias Químicas pero acabó recorriendo el mundo con una cámara y contándolo. Escribe en EL PAÍS sobre viajes y turismo desde el año 1992. Es también escritor y fotógrafo, colabora con la Cadena Ser, además de presentar series documentales en diversas televisiones.

Último libro

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

Un relato trepidante por unos de los destinos menos turísticos y más inseguros del mundo. Un viaje en solitario lleno de emoción y melancolía a lo largo de una región azotada por constantes guerras y conflictos étnicos. Un viaje plagado de sentimientos que consigue conectar al lector con los sufrimientos y las esperanzas de África.

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal