Paco Nadal >> El Viajero

04 jun 2012

Los niños de África y las ONG's de pega

Por: Paco Nadal

Mwabulungu 2

Hoy escribo desde Mwabulugu, una humilde aldea de pescadores a orillas del lago Victoria, en Tanzania. Estoy sentado en un tronco seco en medio de una de sus calles enlodadas, rodeado por docenas de niños que me miran, me tocan, curiosean mi cámara de vídeo y me piden dulces o dinero. Los más mayores ayudan a sus madres pescando pececillos en el lago con una caña rudimentaria.

Una de las cosas que más sorprende a quienes vienen por primera vez a África es la cantidad de niños que hay por todas partes. Niños descalzos, niños harapientos, niños con mocos, niños mal alimentados, niños que sonríen y saludan a la vera de los caminos, niños que juegan con un palo y una rueda vieja, niños obligados a trabajar como si ya fueran adultos, niños en apariencia felices aunque no tienen nada.

Aunque llevo años viajando por África no puedo evitar que una tristeza infinita se apodere de mi cada vez que veo a esas mesnadas de niños descalzos que corretean por todas partes, la mayoría sin escolarizar, que empiezan a trabajar muy temprano y que no tienen más futuro que el mísero futuro de sus padres. ¿Cómo ayudarles? ¿Qué hacer para darles un futuro?

Estoy pensando en eso cuando por la calle sin pavimentar y llena de basuras de Mwabulugu pasa un todoterreno lujoso con cuatro turistas muy blancos, muy orondos, muy sanos, vestidos como si fueran a un safari de revista de moda. 

Mwabulungu 3

El contraste de la escena, la de esos niños harapientos y ese coche con aire acondicionado de la gente rica del primer mundo, me parece hiriente. Pero me miro y pienso que, aunque yo vaya de alternativo y viaje en un camión, trague polvo por los camino, duerma en tiendas de campaña y use las letrinas comunales de los campamentos, no dejo de ser como ellos: un blanco, orondo, sano y rico (para el nivel de vida tanzano) que está aquí ahora mismo rodeado de niños con mocos pero al que espera su confortable casa en el primer mundo. Incluso cuando he viajado de mochilero con poco presupuesto, por más que me solidarizara y me mezclara con la gente local, no dejaba de ser un afortunado con billete de vuelta a mi privilegiado mundo.

¿Qué hacer para ayudar a estos niños? La impotencia te recome porque el reto es imposible. Hay millones de niños así y una acción individual es una gota de agua en el desierto. Podría sacar unos caramelos, unos bolígrafos, unas chuches, unas monedas...  pero lo único que lograría sería un alboroto gigantesco en el poblado, docenas de niños peleándose, los mayores le quitarían las chuches a los pequeños y al final, ellos seguirían igual de pobres y yo me iría a mi blanco primer mundo con la conciencia tranquila creyendo que he hecho una buena acción. Y además les acostumbraría a que el mzungu, el turista blanco, es alguien a quien acosar porque siempre da algo.

Hay acciones humillantes. Como las de muchos turistas que van tirando caramelos y bolígrafos desde el coche en marcha, como si fuera la cabalgata de los Reyes Magos. O peor aún, como si estuvieran en un zoológico. Es algo que me enerva.

¿Cómo hacer algo efectivo por estos niños que tengo ahora mismo alrededor? La ayuda al Tercer Mundo es un tema muy complejo y delicado como para tratar en la brevedad de un post. Pero se ha despilfarrado tanto dinero, se ha malgastado tanto esfuerzo, se ha jugado con tantas ilusiones de gente bienintencionada que apadrinaba niños y en realidad estaba engrasando una maquinaria burocrática inefectiva, que ya no sabes cómo colaborar.

Una de la últimas modas es la de las supuestas ONG que piden voluntarios para pasar sus vacaciones ayudando a proyectos en África. Los voluntarios se tienen que pagar el billete de avión (hasta aquí, correcto), la estancia e incluso a veces hasta tienen que pagar por ayudar. Y al cabo de una semana se dan cuenta de que lo que están es contribuyendo al lucro de una empresa privada, reconvertida en pseudo-ONG. Por supuesto, hay otras muchas que son fiables y hacen una labor magnífica. Pero estos pillos echan lodo encima a todo el sector. 

Venir a África “a echar una mano” es absurdo. En África lo que sobran son manos, lo único que aquí tienen a patadas es mano de obra barata y sin cualificar. Si quieres venir a ayudar busca ONG’s que pidan perfiles concretos para proyectos concretos. Si eres médico, ven a operar; si eres dentista, ver a sacar muelas; si eres electricista, ven a montar una instalación en un hospital; si eres profesor, ven a enseñar... Mi consejo es ser muy precavido y analizar bien la ONG con la que queremos colaborar para seleccionar una de las que de verdad sí trabajan por la gente local.

Los niños de Mwabulugu empiezan a tirarme del pelo. Y los más intrépidos ya hurgan en mi bolso de cámaras. Tengo que continuar viaje. Me llevaría a todos estos adorables mocosos conmigo, pero ni puedo ni debo. Las soluciones tienen que venir desde aquí dentro, no con falsas caridades. Les jodimos la vida con la colonización y truncamos la evolución de sus sociedades haciéndolas pasar de la Edad de Piedra al siglo XX de una tacada. Y un continente entero sigue pagando las consecuencias. 

Me voy de Mwabulungu como siempre, con tristeza y sin saber cuál es la solución global al problema, más allá de heroicas y aisladas acciones individuales (hay verdaderos héroes, seglares y religiosos, dándo su vida aquí a cambio de nada). Si alguien la sabe, que me lo diga.

Mwabulungu 4

 

Hay 34 Comentarios


Hola....

Hola...

Hola..

Hola, hola..

Hola me llamo Jhonny Perez, soy Odontopediatra con Sub Especialidad en el Manejo de Niños con Discapacidad, me desempeño como Jefe de la Unidad de Odontopediatria del Hospital del Niño un Hospital de tercer nivel en La Paz Bolivia, tengo la inquietud de poner a disposición mi profesión y especialidad para poder "ayudar"; "colaborar"o "contribuir" con niños del África u otros ámbitos, de una manera desinteresada e incondicional.
Cualquier referencia estoy atento.
Celular 77200030.
Gracias !!!

Hola me llamo Jhonny Perez, soy Odontopediatra con Sub Especialidad en el Manejo de Niños con Discapacidad, me desempeño como Jefe de la Unidad de Odontopediatria del Hospital del Niño un Hospital de tercer nivel en La Paz Bolivia, tengo la inquietud de poner a disposición mi profesión y especialidad para poder "ayudar"; "colaborar"o "contribuir" con niños del África u otros ámbitos, de una manera desinteresada e incondicional.
Cualquier referencia estoy atento.
Celular 77200030.
Gracias !!!

El problema, el de siempre y simplificando mucho: los intereses económicos de los países del primer mundo. El comercio internacional se rige por unas normas, hechas por el primer mundo evidentemente. Se sabe cómo ayudar a África, que es modificando estas normas interncacionales, existe el foro para hacerlo, la Ronda de Doha, pero no hay voluntad de hacerlo. Las negociaciones llevan 10 años estancadas.
Es el cinismo del primer mundo: Los estados, por un lado, muestran la cara amable de que quieren cooperar enviando alimentos, pero por otro lado, quieren seguir siendo igual de ricos y que los pobres sigan siendo igual de pobres. Os dejo este enlace que habla sobre la injusticia de las normas de comercio internacionales a modo de ejemplo, pero hay muchas más.
Un saludo

http://www.elblogsalmon.com/entorno/podemos-esperar-mas-por-doha

Hola Paco: Mi comentario va a ser politicamente incorrecto. He viajado a varios paises de Africa y mi pareja trabaja para una ONG en el Congo. Tambien me impacta la cantidad de ninos que se ven por todos lados pero creo que la mejor manera de ayudar es ayudandolos a que tengan menos ninos. En paises donde el nivel de vida es ya miserable, cuaquier progreso o evolucion en el nivel de vida es borrado por el hecho de que la poblacion se dobla cada 30 anos. El problema es que con muchas buenas intenciones los occidentales dan alimentos, y medicinas y estas lo que hacen es crear un desequilibrio en esos paises.

En varios casos las dictaduras o semi-dictaduras que gobiernan esos paises no se ocupan de la gente ya que sus necesidades estan cubiertas por nosotros. Si no intervenieramos, tal vez la poblacion hambrienta se rebelaria ante tanta injusticia pero en cambio estan reducidos a una situacion de dependencia hacia nuestra ayuda que los bloquea en la situacion en la que estan.

Saludos desde Francia

En resumen creo que lo mejor es no ayudarles para que aprendan a ayudarse a si mismos

Nosotros estamos cambiando las cosas hasta donde podemos. Tenemos un proyecto pionero y no queremos pasta, queremos cambiar la situación de esos enanos y la de sus futuros hijos. Http://www.anforasoftware.org

Nosotros estamos cambiando las cosas hasta donde podemos. Tenemos un proyecto pionero y no queremos pasta, queremos cambiar la situación de esos enanos y la de sus futuros hijos. Http://www.anforasoftware.org

No puedo estar más de acuerdo contigo... es exactamente lo que sentí cuando estuve en el sur de Tanzania hace unos años, rodeada de mocosos sonrientes.

Recomiendo Accounting for International Development (AdID).

Si tienes competencias en gestión financiera o contable, esta es una organización a la que apoya el Chartered Institute of Management Accountants de Reino Unido (osea, el Colegio de Contables de Gestión por traducirlo de alguna forma), de la que por cierto, soy "asociada". Son estancias cortas, de hasta 1 año, en ONGs locales, que necesiten ayuda o training en dirección financiera/contable.

Este año han ganado el Santander Social Enterprise Exchange Award 2012.

Hay que pagar por el proyecto, pero esto es poque son independientes y no reciben financiación de ningún tipo, y, obviamente ellos también generan gastos que hay que cubrir. Eso si, a las organizaciones a donde mandan a los voluntarios no les cuesta un céntimo.

La sonrisa de un nilo no tiene precio.

http://www.lugaresconhistoria.wordpress.com

Tiene razón, el próximo viaje que haga con mi todoterreno con climatizador en vez de gastarme los cuartos en Africa y ver todas sus miserias, iré a Suiza que seguro estan mas necesitados y no enervaré a ningún pseudo-remueveconciencias.

Bueno, bueno... no voy a 'calentarme' de buena mañana porque no es bueno para la salud. Ni acordarme quiero de las nenegés conocidas. Si hay alguna buena, no lo sé, no me he tropezado con ella. Mi idea es que la única utilidad que tienen es nutrirse a sí mismas. Digo que no quiero acordarme y me viene a la cabeza la historieta de la hermanísima de la principesa y me da 'un algo'. Vamos a dejar aparte a algunas organizaciones médicas cuyas manos sí que me parecen de interés.
Y 'nenegés' aparte, hay cosillas en este post que me dejan haciéndome preguntas: la mala alimentación, por ejemplo. Esos chavales de tus fotos, al igual que otros que yo ví, no me parece que estén peor alimentados que algunos que puedes ver a la puerta de cualquier cole del norte, zampando bollos, obesos desde la infancia y lloriqueando por un quítame allá estas pajas. Ésos ¿juegan con palos? Bueno... pero juegan, se mueven, corren.
En resumen, querido, me da más pena la miseria del blanquito del norte. Esos pobrecitos niños que ahora hasta sacan en el telediario porque sus padres se han empobrecido y ya no pueden comprarles el artilugio de última generación y se vuelven violentos.
Nuestro lozano primer mundo cada vez lo es menos. Ayer pude ver una pelea entre dos grupos que se dedican a buscar en los contenedores de basura, la semana pasada, la contienda era entre dos bandas rivales de gorrillas.
La escolarización ¿Qué me dices de tantos y tantos que están hasta los 16 años yendo al cole y no aprenden ni a escribir?
No sé si deberíamos cambiar el 'chip' y en vez de ayudar a África tendríamos que dejar que sea África la que nos ayude.
Besos.

Te invito a conocer la Fundación Khanimambo: www.fundacionkhanimambo.org

Hay mucho por hacer, pero desde aquí lo hacemos con sentido

Estoy totalmente ed acuerdo en todo lo que dices del voluntariado.

Menchu, no te pases de lista. Todos sabemos que las reflexiones de Paco no son nuevas y él mismo dice en su artículo (¿lo has leído antes de opinar? Es que parece que no) que no puede tocar el tema en profundidad. Ágata, tú preocúpate de tener todo a punto para cuando tus amiguitas vayan a tomar el té. Ya que te gusta tanto el salón. Es que algunos sois tan tontos del culo... y tan envidiosos que a veces me pregunto si no habrá varias subespecies dentro de nuestro género...

Y nuestra ayuda al desarrollo reducida a menos dek 3% del PIB.

Puff, África me duele. Que un continente lleno de tantas riquezas naturales esté como esté es para sacarnos a todos los colores. Yo creo que la única vía es política y está en Bruselas. Son ellos los que ponen aranceles a la agricultura del tercer mundo pero despilfarran millones subvencionando la nuestra (o lo que no cultivabamos, que es más hiriente), o las políticas del agua, convertido ya en un bien privado,... ¿Y cómo obligarlos? ¿Cómo encontrar a alguien realmente comprometido? Esto ya es imposible. Con los lobbys que debe haber ahí, no creo que haya ningún grupúsculo capaza de poner en marcha un política alternativa... Sí, así de negro lo veo. Y sí, así de resignada estoy.

Paco acabas de describir exactamente lo que siento cuando viajo .te adentras en una cultura pero alfin y al cabo eres un mero espectador que mira desde afuera.. El verano pasado estube con mi familia en un pijo viaje por la India con catai me dio vergüenza ajena ver que dentro del grupo habia señoras que se guardaban la bollería del desayuno y la tiraban desde la ventana del jeep en marcha a los niños con el riesgo de que el grupo de niños que corrían dándose codazos unos a otros fueran atropellados.me da vergüenza que nuestro jeep parara en las escuelas de las aldeas interrumpiera las clases de los mas pequeños para que nos hiciéramos fotos con ellos a Canvio de una limosna... A la gente le falta dos dedos de frente

Africa ,continente grande y misterioso.cuando no somos capaces de organizar ni nuestra pequeña peninsula ,que podemos aportar ,no lo se.
Cuando los visitamos ,nos dan su color ,su belleza ,su energia,...
Un abrazo muy fuerte ,gracias por tus fotos buenisimas,y tus relatos.

¡ Muy bien paco ! Yo llevo 20 años preguntandome lo mismo, y veo como el tema sigue igual o incluso profundizando en su perversidad, por lo que leo en informes e informaciones de distintas organizaciones de atención a la infancia. Sin duda, hay que mirar, reflexionar y estudiar, hasta encontrar esa buena idea, y esa buena acción que pueda multiplicarse y a la que poder unirse. Quizá en tus recorridos, puedasencontrar alguna, desde aquí es un poco dificíl acertar y no fantasear. De momento, quedate con sus sonrisas, sus juegos, sus pies descalzos y agiles, y si puedes invitar a una ronda de caramelos ,con algunos de ellos, a modo de tapeo con alguna buena conversación, pues tampoco lo veo del todo mal, ese poquito de buen sabor que puede queda a todos, además de cuando nos lo cuentes y mientras se nos ocurren mejores ideas. ¿Montamos una ONG?

La diferencia de esos niños con los de aqullos que viven en el rio Marañon-Peru,es solo el color, apesar que como pais hemos crecido algunos años 8%, por los precios de los minerales

Totalmente de acuerdo con Menchu. El espejismo humanitario es el mejor libro sobre el asunto que he leído jamás. Escrito por alguien que sabe de que habla y no por académicos de salón ni periodistas y turistas de paso.

Paco muchos antes que tú han reflexionado y en mucha más profundad que tú sobre estos asuntos. No te pierdas El espejismo humanitario de Jordi Raich.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

paconadalsl@gmail.com

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal es viajero-turista antes que periodista y culo inquieto desde que tiene uso de razón. Estudió Ciencias Químicas pero acabó recorriendo el mundo con una cámara y contándolo. Escribe en EL PAÍS sobre viajes y turismo desde el año 1992. Es también escritor y fotógrafo, colabora con la Cadena Ser, además de presentar series documentales en diversas televisiones.

Último libro

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

Un relato trepidante por unos de los destinos menos turísticos y más inseguros del mundo. Un viaje en solitario lleno de emoción y melancolía a lo largo de una región azotada por constantes guerras y conflictos étnicos. Un viaje plagado de sentimientos que consigue conectar al lector con los sufrimientos y las esperanzas de África.

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal