Paco Nadal >> El Viajero

06 jul 2012

Una idea muy peregrina: esconder el Códice Calixtino

Por: Paco Nadal

CódiceCorría el año 1589. Los corsarios ingleses, comandados por Francis Drake, asediaban la ciudad de A Coruña y arrasaban las localidades costeras que se ponían a su paso.

El obispo de Santiago en aquellos días, Juan de Sanclemente, temiendo que los piratas llegaran hasta Compostela y saquearan la catedral ordenó esconder los supuestos restos del Apóstol Santiago.

Pero los escondieron tan bien…¡que estuvieron casi 300 años desaparecidos!

Los vetustos restos del santo más matamoros y más peregrino no reaparecieron hasta el 28 de enero de 1879, cuando el cardenal Payá y Rico decidió hacer unas obras de reforma en el altar mayor de la catedral y al perforar una bóveda los albañiles encontraron una urna con los restos de tres varones.

Me viene a la memoria el suceso cuando leo con espanto que el Deán de la catedral de Compostela, tras el rocambolesco robo y recuperación del Codex Calixtinus -la primera guía de viajes conocida del Camino de Santiago- ha decidido guardarlo “en un espacio secreto que sólo conozcan dos o tres personas” para evitar nuevas sustracciones. ¡Válgame el cielo!

Estimado señor Deán: lleve usted cuidado con dónde lo esconde no le vaya a pasar lo que al obispo Sanclemente. Mire que tiene usted una edad que no está ya para tirar muchos cohetes; ni usted ni el señor arzobispo ni nadie de la curia que le rodea. No vaya a ser la fatalidad que al uno por el otro se les olvide donde lo han guardado… y tengamos que estar otros tres siglos revolviendo cajones y estanterías buscando el libro de marras.

Además, ¿dónde se puede esconder algo de forma segura en una catedral? ¿Debajo de una losa? ¿entre las casullas de la sacristía? ¿en un calcetín? ¿en el cajón de la mesilla del señor arzobispo?

Digo yo: ya que se trata de un tesoro bibliográfico, una joya del  del siglo XII único en el mundo, de un objeto que representa las peregrinaciones a Santiago, el mayor negocio de marketing que diócesis alguna haya montando jamás… ¿no sería mejor dejarlo en manos de expertos, que se guardara en un museo con todas las normas y protocolos más avanzados y que además, y muy importante, se expusiera en un lugar público donde pudieran verlo los miles de peregrinos que llegan cada año siguiendo al estela de Aymeric Picaud y no que sea solo accesible para unos cuantos elegidos por usted en un pase privado sin ninguna garantía de seguridad?

El Códice Calixtino debe estar en un museo, bien protegido y a la vista de los peregrinos. Y no en una catedral llena de puertas, recovecos, falsos techos, escasas medidas de seguridad y curas octogenarios.

 

Codice 2
Un poco de historia por si queréis saber algo más del Códice:

Son muchos los peregrinos que anotaron a lo largo de los siglos, y siguen haciéndolo en la actualidad, las experiencias de su viaje por el Camino de Santiago.

Pero el más famoso, por ser el primero, fue sin duda Aymeric Picaud, clérigo francés que en 1139 se presentó en Santiago con el Codex Calixtinus, una.serie de manuscritos, entre ellos una guía del peregrino medieval escrita supuestamente por él y contenida en el libro V de una colección de cinco obras ilustradas, el Liber Sancti Jacobi, dedicada a narrar la vida y milagros de Santiago el Mayor.

Considerada la primera "guía de turismo" de la historia, el Codex detalla el viaje de Aymeric por el Camino Francés con todo lujo de detalles en topónimos, costumbres, lugares, gentes, paisajes, comidas, hospitales, iglesias y peligros.

Aunque existen dudas sobre la autoría de Picaud —lo único seguro es que el autor era francés y odiaba a los navarros, a los que llama “Navarri impii”— es el mejor testimonio para el estudio de aquella etapa histórica.

Otras guías famosas son las del alemán Herman Küning von Vach, monje de Estrasburgo que detalló en el siglo XV el camino en verso y la del italiano Domenico Laffi, sacerdote de Bolonia, quien escribió su Viaje al Occidente, a Santiago de Galicia y a Finisterre, entre 1670 y 1673.

Hay 42 Comentarios

Soy un venezolano radicado en Madrid desde 2008; por fortuna he tenido la oportunidad de conocer muchos lugares en América y Europa. El mes pasado, he tenido la iniciativa de compartir en un blog algunas de las impresiones que me han dejado los sitios que he conocido.Te dejo el enlace para que le des un vistazo.

http://devacacionesnosvamos.blogspot.com.es/

Un saludo

Por cierto, mi madre trabaja en la Biblioteca Nacional de Polonia, y alli tampoco se exponen los manuscritos mas valiosos, a no ser muy exepcionalmente y por muy poco tiempo. Estan guardados en el tesoro, y lo que se expone, son los facsimiles y las copias digitales, ya que la mision de una Biblioteca Nacional es siempre PRESERVAR los libros para las generacines venideras. A nadie en Polonia se le ocurio pedir aun que se exponga permanentemente al publico la biblia mas antigua en polaco, por ejemplo. Igual sera porque estaremos un poco atrasados, no?, nosotros, de eses paises que ni se sabe donde estan?...

Querida Carmen, gracias por darme lecciones y dicirme que viaje. Soy polaca y ahora mismo vivo en Galicia, pero estudie tambien en Paris y en Londres, a parte de mi ciudad natal Varsovia. No es mi culpa que los que guardan el Codice ahora mismo son unos irresponsables. Pero no veo que los politicos y las instituciones gubernamentales de Galicia y de Espania sean mas responsables. Vivo en santaigo y sufro mucho viendo toos los despropositos que se hacen aqui. Pero no saco a pasear mi orgullo y no digo que "en Polonia eso no pasaria". No se cual de mis opiniones consideras tan provincial para responderme asi. Saludos.

Coincido contigo Paco en que una joya así, "la primera guía turística", debe estar en un museo, protegido y a la vista de los peregrinos.
Tal vez el Deán quiera guardarlo en la caja de un banco, donde guardan el dinero del Vaticano...
La historia real da tema para una película, no?
Que pases buen veranito.

Las cosas deberían hacerse bien y que el deán maneje este tipo de documentos a su antojo no debería de ser así. Alguien tiene que hacer algo, porque un electricista casi lo vende, que haría un verdadero ladrón de arte?

Saludos.

Este debate de exposición si o exposición no, es un debate entre conservación y fetichismo. Como se ha dicho ya, los libros en papel o pergamino no deben ser expuestos a la luz (y esta debe ser muy tenue) más de seis meses al año. Por ejemplo en la Biblioteca del Escorial todos los libros expuestos son facsímiles de los originales mientras que estos están guardados en las estanterías y en el Museo del Prado los dibujos de Goya apenas pueden mostrarse debido a la delicada conservación de las tintas.
En una de las Noches Blancas en Madrid se exponía uno de los códices de Leonardo en la BNE abierto por una página, la gente después de tragarse dos horas de cola se quejaba de haber esperado tanto tiempo para solo poder ver dos páginas, pues lo mismo pasaría con este. Mejor poner cinco facsímiles bien hechos y unas pantallas digitales y que la gente pueda hojearlos un rato. Mientras el original puede exponerse en días señalados o exposiciones temporales de vez en cuando.

MIguel, el clasismo que rezuma tu post, te descalifa un poco
"museos horteras". Prefiero que mis hijos visiten una horterada a permitirles que entren a determinadas horas en la catedral de Santiago, dónde la falta de respeto es la nota dominante. ¿Has estado en Jerusalen? YO, ni en la mezquita, ni en los Santos lugares, he apreciado bandas de horteras pululando por allí, aunque claro a lo mejor tú eres de los que piensas que mejor un claustro románico bordeando la piscina de casa, para disfrute de colegas y amigos, que un buen museo, dónde los horteras aprendan a diferenciar el jónico del corintio o, un picasso de un Hopper

Querida Paulina, durante muchos años he ido a misa a la catedral de Santiago, he dado un abrazo al apostol y me he golpeado en la columna del portico de la Gloria, pero últimamente la catedral de Santiago es una irrespetuoso bazar, dónde se grita , se pasea en chanclas, se duerme en los bancos .... Habéis convertido la peregrinación a Santiago en una feria y ahora quereís que un libro, patrimonio de todos se guarde a buen recaudo. Curiosa forma de entender la cultura. Viaja un poquito más y date un paseo por el mundo, incluso peregrina a Jerusalén para que puedas ver el respeto con el que , fuera de esa Galicia tan querida, tratan todo aquello que forma parte del acervo cultural de los pueblos. Y te repito como te comentaba ayer, en Irlanda el libro de Kells o el de Durell, que no son libros de viajes sino copias manuscritas en pergamino, de los evangelios se pueden visitar y a nadie se le ocurre, pintar unos garabatos en el lomo "para indentificarlos".
Por cierto intenta entrar en una mezquita musulmana o en un templo budista en pantalón corto, verás dónde terminas

Yo hice el Camino cuatro veces, pero por el bien del Codice no deseo ver en original. Creo que lo hay que hacer es digitalizarlo y esta version publicar en internet para que todos tengan acceso a el. No es un cuadro de galeria, y lo que cuenta como "acceso" a el es tener acceso a sus textos, su musica, sus miniaturas, mejor digitalizadas (con Codice expuesto conseguiriamos ver solo una). Tenemos esta harramienta marabillosa, internet, porque no la usamos? Creo que tenemos que comedir un poco nuestro afan de experimentar en persona los objetos unicos, porque simplemente somos demasiados y no sobreviviran tanto nuestro "amor". Un ejemplo: desde finales del siglo XIX se introdujo la costumbre de tocar la columna del medio del Portico da Gloria. Esta practica se prohibio hace 4 o 5 anios, porque el desgaste de la columna es tal, que de seguir con la "tradicion", existia peligro de derrumbe del Portico. Desgraciadamente, somos tantos en este mundo que no podemos hacer lo que se hacia antes, cuando en toda Europa vivian solo tres millones de personas. Ahora cada anio vienen a Catedral dos millones de peregrinos, y yo no creo conveniente que cada uno de ellos tenga que ver y tocar el original. Que vea el facsimil, que, con todo respecto, muchas de estas personas no saben muy bien ni que es el Codice. Si queremos que dure, para el bien de todos, si queremos conservalo para nuestros hijos, no podemos cumplir el antojo de cada visitante de la Catedral, por muy piadoso, aventurero o distinguido que sea. Y lo mismo digo respecto al dean, que no teria que tener derecho de tocarlo y sacarlo de la camara acorazada a su antojo.

Yo hice el Camino cuatro veces, pero por el bien del Codice no deseo ver en original. Creo que lo hay que hacer es digitalizarlo y esta version publicar en internet para que todos tengan acceso a el. No es un cuadro de galeria, y lo que cuenta como "acceso" a el es tener acceso a sus textos, su musica, sus miniaturas, mejor digitalizadas (con Codice expuesto conseguiriamos ver solo una). Tenemos esta harramienta marabillosa, internet, porque no la usamos? Creo que tenemos que comedir un poco nuestro afan de experimentar en persona los objetos unicos, porque simplemente somos demasiados y no sobreviviran tanto nuestro "amor". Un ejemplo: desde finales del siglo XIX se introdujo la costumbre de tocar la columna del medio del Portico da Gloria. Esta practica se prohibio hace 4 o 5 anios, porque el desgaste de la columna es tal, que de seguir con la "tradicion", existia peligro de derrumbe del Portico. Desgraciadamente, somos tantos en este mundo que no podemos hacer lo que se hacia antes, cuando en toda Europa vivian solo tres millones de personas. Ahora cada anio vienen a Catedral dos millones de peregrinos, y yo no creo conveniente que cada uno de ellos tenga que ver y tocar el original. Que vea el facsimil, que, con todo respecto, muchas de estas personas no saben muy bien ni que es el Codice. Si queremos que dure, para el bien de todos, si queremos conservalo para nuestros hijos, no podemos cumplir el antojo de cada visitante de la Catedral, por muy piadoso, aventurero o distinguido que sea. Y lo mismo digo respecto al dean, que no teria que tener derecho de tocarlo y sacarlo de la camara acorazada a su antojo.

¡ Que lo conserven bien !

Jejeje novelesco total.

No estoy de acuerdo con el post. El códice, que como bien dice Paulina, no es solo una guía de viajes (buscad Congaudeant Catholici en youtube...) y no va a estar expuesto al público dado su valor. Y pertenece a la catedral y a la iglesia porque así lo quisieron sus autores.
Me parece vergonzoso el expolio de obras de arte que se hace con la excusa de que tiene que poder ser visitado, véase todo el arte románico de las iglesias del Pirineo Catalán que se encuentra en el museo de arte de Catalunya, véanse ciertas partes del museo británico... Parece que el ideal es ponerlo todo en museos horteras como Orson Wells en ciudadano Kane.
Nota: el que se ve cogiendo el códice cuando lo recuperaron no es el deán, es el arzobispo.

Jorge y Carmen, os agradezco vuestros comentarios y aportaciones bien documentadas al debate. Entiendo que un libro de estas características no puede ni debe estar siempre expuesto siempre al público. Pero hay fórmulas para exponerlo temporalmente algunos dias del año en un museo en condiciones: día de Santiago, Año Santo, etc. Son miles los peregrinos que llegan a diario a la ciudad y sus dineros engrandecen a Santiago y su diócesis (lleva siendo así desde hace siglos). No estaría de más pensar en ellos y en que también quisieran gozar una vez en la vida de la contemplación de ese maravilloso original. Yo he llegado como peregrino más de diez veces a Santiago y me hubiera gustado tener esa dicha al menos una vez, sin tener que buscar los favores personales del dean. A eso me refería con la necesidad de exponerlo. Gracias a ambos.

Carmen, cada uno hace lo que quiere con su patrimonio. Si, en Dublin exponen esos manuscritos, al que cambian de hoja cada día, será que por los 9 euros que cobran les combienen hacer eso. Lo que digo es que las joyas mundiales en libros, aparte del Book of Kells, están entre algodones y solo lo ceden a exposiciones, máximo tres meses, si su estado lo permite. En España pasa eso en la Biblioteca del Escorial, en la BNE, en Francia en la BNF, en la del Vaticano etc. Los pergaminos son muy delicados y la función de la gente que los conserva es eso, conservalos por otros cientos y cientos de años más.

Si quieres saber más del primer guía de viajes. www.codexcalixtinusfacsimil.com

Paulina, junto a los incunables hay manuscritos escritos sobre pergamino. Solo tienes que pasarte por la la long room del Trinity , para observarlos. Otra cosa es tenerlos expuestos a plena luz del sol o guardados en un mugriento garaje.

Paulina, junto a los incunables hay manuscritos escritos sobre pergamino. Solo tienes que pasarte por la la long room del Trinity , para observarlos. Otra cosa es tenerlos expuestos a plena luz del sol o guardados en un mugriento garaje.

Jorge y Paulina, El libro de Kells es un manuscrito escrito en pergamino, expuesto en una urna, en condiciones especiales de humedad, opacidad..... eso lo saben los expertos en conservación yo no. Junto a este libro hay cientos que se pueden ver sin ningún problema en el Trinity.
Por tanto Jorge tú mismo te constestas, si el códice es pergamino manuscrito, se puede exponer, logicamente manteniendo unas condiciones determinadas.

@carmen: Incunables son libros IMPRESOS, hechos poco despois de la introduccion desta tecnica (primera mitad del s. XVI) EStan impresos en PAPEL (que reacciona muy diferente al medio que el pergamino, que es piel de animal preparada). Los de Trinity College.tambien lo saben y seguro que no exponen sus pergaminos.

Estoy muy de acuerdo con lo ya dicho: que el Codex Calixtinus representa el mayor negocio de marketing inventado, porque nada es verdad, pero la verdad no es necesaria para la fe que siempre se apoya en mitos, en fábulas. No obstante el Códice, por su edad y calidad, posee un incalculable valor que ni puede ni debe estar oculto, dada su función social. Debe de estar al alcance de los estudiosos y para el bien de la comunidad.en un museo, podría ser. Meterlo en una caja fuerte es de ignorantes totales, como el deán, los demás canónigos y el arzobispo. Como también se comentó, estos señores tratan el Códice como si fuera una hogaza de pan.Es el fundamento de su negocio, las peregrinaciones que el libro describe,más los otros aspectos ya mencionados, pero hasta eso ignoran. Los sacas de los cuatro términos de su teología, que nada dice, y son analfabetos totales; nos lo están demostrando. Que vuelva Mendizábal con sus expropiaciones, porque sus tesoros son de toda la comunidad de creyentes.

Carmen, un manuscrito como el Códice Calixtino está escrito sobre pergamino, con lo que la humedad y la luz, calor, le afectan mucho por que se contraen o se tensan, con el consabido sufrimiento a las tinatas y sobre todo a las pinturas que facilmente se craquelan y saltan. Lo que hablas es de incunables puede ser el manuscrito el libro de Kells, pero todo el mundo de conservación sabe que un libro no puede estar abierto por la misma página más de tres meses y en total seis meses expuesto a la luz. Después de ese periodo a dormir por dos años a recuperase.

El Codice Calixtino se merece unos buenos años que le dejen en paz, eso si, a su nivel de humedad estable y temperatura.

Desde luego a la Iglesia habría que expropiarle no sólo éste, sino muchos otros bienes en su poder que en realidad son patrimonio de la humanidad. He oído a algunos contertulios de debates en los medios tildar a la gente de poco menos que ignorante porque el Códice en cuestión era prácticamente desconocido para la opinión pública. Suele pasar cuando lo que debería exponerse públicamente para darse a conocer, permanece en manos privadas, en algún recóndito lugar de un templo sagrado, y en unas condiciones medioambientales que seguro cualquier experto en arte y patrimonio cuestionaría. Sólo añadir que también he escuchado estos días a periodistas reírse del hombre al que han detenido por haber demandando a la Iglesia pidiendo una indemnización cuando lo echaron, después de cuarenta años a su servicio. Un cosa es que haya robado el Códice-la justicia hablará-y otra que, por no estar fijo, no debieran indemnizarle después de toda una vida laboral entregada a la Iglesia, y que-como podemos comprobar- en lo que a actitud empresarial se refiere, no tiene nada que envidiar a todos los que se dedican a explotar a sus subordinados. Pero con la ventaja añadida de ser todavía más subvencionada por el Estado que el resto. Ay, los sacrificados empresarios. Cómo les gusta la intervención para según qué cosas,...

Muy buena la información y totalmente de acuerdo con la conclusión, una joya de ese calibre tiene que estar en un museo donde sepan tratarlo como se merece y no en manos de unos iluminados.

¡ Me pareció absurda la forma de traslado y entrega del Códice por la policía !. Envuelto en un trapo y abierto por el Dean así, a la brava, al aire libre. Es ridículo que se trate así una obra tan valiosa. ¡ Así nos va en este país extraño y ridículo !. Dentro de unas pocas decenas de años nos daremos cuenta que mucho de nuestro patrimonio cultural y/o artístico ya no está.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

paconadalsl@gmail.com

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal es viajero-turista antes que periodista y culo inquieto desde que tiene uso de razón. Estudió Ciencias Químicas pero acabó recorriendo el mundo con una cámara y contándolo. Escribe en EL PAÍS sobre viajes y turismo desde el año 1992. Es también escritor y fotógrafo, colabora con la Cadena Ser, además de presentar series documentales en diversas televisiones.

Último libro

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

Un relato trepidante por unos de los destinos menos turísticos y más inseguros del mundo. Un viaje en solitario lleno de emoción y melancolía a lo largo de una región azotada por constantes guerras y conflictos étnicos. Un viaje plagado de sentimientos que consigue conectar al lector con los sufrimientos y las esperanzas de África.

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal