Paco Nadal >> El Viajero

22 oct 2012

Diez faros espectaculares

Por: Paco Nadal

Faro espectacular

Los faros son los elementos más literarios y misteriosos del paisaje costero. Su silueta espigada emerge siempre en los lugares más agrestes y solitarios del litoral, como un sol en miniatura que ilumina navegaciones inciertas. El faro, el farero, la tormenta, el viento, la mar….  Palabras bellas que incitan a soñar. Aquí van diez de los faros más espectaculares de los que he visitado en la costa española. Diez excursiones perfectas para sentir y oler el mar también en otoño.

 

 

Cabo de Creus 1
Cap de Creus (Girona)

Creus es el extremo oriental de los Pirineos, el lugar en el que la cordillera pierde altura y se sumerge definitivamente en el Mediterráneo, en un entorno de oscuros y tétricos acantilados. Rocas negras y calas desnudas que inspiraron a Dalí donde la sensación de lejanía se magnifica por la constante presencia del viento de tramuntana. La antigua casa de carabineros se ha reconvertido en un bar restaurante en el que alquilan habitaciones muy sencillas pero rodeadas de toda la magia y la paz de este lugar extremo.

 

Torre de Hercules
Torre de Hércules (A Coruña)

Estamos ante el faro en funcionamiento más antiguo del mundo, una maravilla de la ingeniería clásica. La torre fue construida por el arquitecto romano Caio Servio Lupo en el siglo I de nuestra para facilitar el tránsito de naves en el golfo Ártabro y por la peligrosa costa de Gallaecia. Era un eslabón más de una cadena de señalizaciones marítimas entre las que se contaban los ya desaparecidos faros de Alejandría (Egipto), Ostia y Nápoles (Italia) o el Coloso de Rodas. A este de Coruña se le conocía como Torre Brigantium y tenía 41,5 metros de altura. Pese a los siglos transcurridos, pese a las agresiones de la meteorología y, sobre todo, del hombre, que llegó a arrancarle toda su fachada exterior de sillar de granito para reutilizarla en otros edificios, el faro romano siguió ahí, erguido e imponente, a la entrada del puerto de A Coruña.

 

Faro de Finisterre
Finisterre (A Coruña)

Su propio nombre lo indica. Finis térrae. El fin del mundo. El más emblemático de los faros gallegos, el que durante siglos iluminó la esquina más occidental de la tierra conocida y al que todavía hoy continúan llegando peregrinos compostelanos de medio mundo para quemar a sus pies las ropas en señal de purificación. Pese a las mejoras de los sistemas de navegación Finisterre es aún un icono para los navegantes, el aviso de que se encuentran frente a uno de los litorales más traicioneros del mundo: la costa da Morte, hermosa y cruel a partes iguales.

 

CaboDeTrafalgarFaro
Trafalgar (Cádiz)

Pocos fanales costeros tienen tanta historia detrás, y no por asunto de naufragios, como este faro gaditano que vigila el cabo homónimo. En 1805 la escuadra franco-española sucumbió frente a la inglesa en una de las batallas navales más nefastas de nuestra historia. El mito de la Armada Invencible acabó definitivamente frente a este hermoso faro de estructura troncocónica y 34 metros de altura construido en 1860 en el lugar donde ya se alzara un faro árabe del siglo IX. En su base se despliega una de las playas más bellas y visitadas de este trozo de litoral.

 

La PolacraLa Polacra (Almería)

Nació como torre de vigilancia allá por el siglo XVIII para avisar a los aldeanos del Cabo de Gata de la presencia de naves piratas de Berbería. Situado sobre una cumbre costera de 265 metros de altura, el de la Polacra (conocido también como torre de los Lobos) es el faro más alto de España y uno de los más inaccesibles; la pista de tierra de 3,7 kilómetros que lleva hasta su base está cerrada a los vehículos y hay que ganársela a pie. Un obstáculo para algunos; una gran oportunidad para disfrutar de los paisajes desérticos de Cabo de Gata, para otros.

 

Cabo OrtegalOrtegal (A Coruña)

Una estrecha carretera permite llegar a este accidente geográfico, el segundo punto más septentrional de la península ibérica, después del vecino Estaca de Bares. El cabo transmite una sensación poderosa y extraña a la vez, con amenazadoras rocas de granito negro y tres pináculos que emergen del agua frente al faro, siempre batidos por el oleaje, donde suelen faenar los percebeiros. Las rocas que forman el cabo tiene 1.160 millones de años de antigüedad, el doble que las más antiguas conocidas hasta el momento en la península. Quizá por eso la extraña fuerza que transmite, unida a la espectacularidad y amplitud del océano que lo envuelve. El faro es relativamente moderno ya que entró en servicio en 1984.

 

Faro-orchilla
Orchilla (isla de El Hierro)

Orchilla es el punto más occidental de la isla canaria de El Hierro, la última tierra conocida que veían los descubridores del Renacimiento y la primera que observaban los que llegaban de América en barco. Hace apenas 75 años que se construyó el faro que ahora vemos, en medio de un sensacional lajial de lava volcánica al que se accede por una pista de tierra, después de mil curvas y revueltas. Un paisaje irreal salido del fuego y el magma envuelve esta linterna de piedra de cantería que marca el lugar donde se acaba Europa por Occidente. Durante muchos siglos el Meridiano Cero pasaba por esta punta de Orchilla. Pero en 1884 fue trasladado a Greenwich (Gran Bretaña).

 

La Plata
La Plata (Guipúzcoa)

Señaliza la bocana de la ría de Pasaia y según la leyenda debe su nombre a las rocas que lo circundan, que desde el mar y en días soleados lanzan destellos grises como si fueran de plata. Una pista asfaltada, la misma que usan hoy los peregrinos a Santiago que viajan por el Camino del Norte, sube desde el puerto de Pasajes de San Pedro hasta la base del faro, que compone una de las postales más bonitas de la costa guipuzcoana. Fue construido en 1855 y domina un litoral atormentado de acantilados, oquedades y playas fósiles. Abajo queda Pasajes de San Juan, una de las villas marineras más auténticas y mejor conservadas de Euskadi.

 

Formentor 2
Formentor (Mallorca)

Salvaje, agreste, aislado. El cabo Formentor se adentra en el Mediterráneo como un baluarte de piedra que defendiera el extremo norte de la isla mallorquina. Casi 170 metros de pared vertical que quitan el hipo. Para señalizar tan acusado accidente y aprovechar una atalaya natural tan ventajosa se inauguró en 1863 el faro de Formentor, una construcción de base cuadrada rematada por una torre cilíndrica de 24 metros de altura desde la que se divisa toda la costa de Pollença y en días claros, hasta la isla de Menorca. La carretera que recorre el cabo y las vistas desde el faro son una de las mejores experiencias visuales que el viajero se puede llevar de la isla de Mallorca.

 

Cabo de Palos
Palos (Murcia)

Construido en 1865 para dirigir el tráfico marítimo en este punto crucial del Mediterráneo, el faro del cabo de Palos fue utilizado también como escuela de fareros, de ahí su voluminoso primer cuerpo. Su linterna levanta más de 50 metros del suelo para paliar la escasa altura del farallón rocoso sobre el que se asienta, final de una serie de cabezos volcánicos que salpican esta porción de costa murciana. Frente a Palos emerge la isla de la Hormiga sobre cuya exigua superficie se empina el primer faro automático que se instaló España, sustituto de otro manual que un temporal mandó al fondo del mar a finales del siglo XIX junto con toda la familia del farero, que pereció en la tragedia.

 


 

 

Hay 43 Comentarios

Sin duda, espectaculares todos y cada uno de ellos. Y tres de los diez son gallegos, sin duda, galicia calidade!
Gracias por compartir las imágenes.

He visto la mayoría de los que mencionas y la verdad sí que son una preciosidad... aunque conozco muchos otros que son tan bonitos como estos, la verdad es que hay tantos faros y tan dispares que es difícil hacer una lista de diez y supongo que cada cual tendría sus diez más espectaculares..

Saludetes.

Que se sepa hasta la fecha, en el faro de Trafalgar no vieron ni por asomo a la Armada Invencible. El autor confunde mares, siglos y hechos, pero al menos, las fotos son decentes.

Hola Paco,

Me parece un artículo precioso, con imágenes sugerentes y una descripción que nos hace seguir admirando estos lugares que embellecen nuestras costas.

Conozco algunos de estos faros y cuando puedo trato disfrutar de otros. Tienen algo especial, nostálgico en cierto modo.

Un placer leerte, como siempre!

Sele

Buenísimas fotos, si señor, como siempre!

Saludos!

Recuerdo que habías hablado, a través de un ''post' que es como tú mejor te expresas (ji), de la Torre de Hércules, pero esto...... esto ya es 'demasiao'.
No se por qué me da que de cada uno de ellos se podría escribir un libro.
Un abrazo, 'farero'.

Cabo de Palos por cercania y experiencias, e Isla de Lobos (entre Fuerteventura y Lanzarote) porque es de otro mundo.

Preciosos, me encantan estas imágenes tan marineras.

me encantan todos, pero especialmente Finisterre. No sé cada vez que subo al faro, es algo mágico.
Muy bonito

Muy complicado decidirse por 10.
Personalmente echo en falta Vilán o Roncadoira, pero la presencia de Ortegal lo soluciona ;-)

Formentor es espectacular, pero me ha faltado el de la Punta de Teno de Tenerife.

Gracias por incluir tres faros gallegos en tu lista, lo cierto es que en mi tierra tenemos algunos faros muy especiales, yo suelo distinguir entre el faro en si, su entorno, y la historia y leyendas que acarrea, y por eso uno de mis favoritos es Cabo Vilán, el primer faro que funcionó con luz eléctrica en España en 1896 y un faro que fue testigo de una gran tragedia marina, el hundimiento del buque inglés Serpent con más de 170 tripulantes, de los que sólo se salvaron 3. http://www.farosdelmundo.com/pagina.php?id=1149

Cuando te decidas a venir, te enseñaré cinco más que no te dejarán indiferente.

Hay un faro que me encanta el faro de santa paola y el de la isla de tabarra no son grandes faros pero muy ...sensibles.

Unos de mis favoritos son el de Luarca y el de Cabo de Peñas en Asturias

No hace muchos meses estaba viendo yo cómo se escondía el sol desde uno de los faros de Menorca...
Ya has vuelto de Brasil???

A mi me gustan mucho los faros de Galicia, hay muchos maravillosos, en acantilados batidos por el oleaje. En Frouxeira hay uno muy original.

Espectaculos a un precio asequible,los colores otoñales ,la bruma ,el olor del mar ,los faros maravillosos ,su luz ,...
El verdadero tesoro y la riqueza estan a la vista .Los mercados si quieren seguir activos ,tendran que volver a contar con la poblacion ,de lo contrario ,una minoria lo disfrutara a un precio elevado .
Muchas gracias,un abrazo.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

paconadalsl@gmail.com

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal es viajero-turista antes que periodista y culo inquieto desde que tiene uso de razón. Estudió Ciencias Químicas pero acabó recorriendo el mundo con una cámara y contándolo. Escribe en EL PAÍS sobre viajes y turismo desde el año 1992. Es también escritor y fotógrafo, colabora con la Cadena Ser, además de presentar series documentales en diversas televisiones.

Último libro

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

Un relato trepidante por unos de los destinos menos turísticos y más inseguros del mundo. Un viaje en solitario lleno de emoción y melancolía a lo largo de una región azotada por constantes guerras y conflictos étnicos. Un viaje plagado de sentimientos que consigue conectar al lector con los sufrimientos y las esperanzas de África.

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal