Paco Nadal >> El Viajero

15 feb 2013

Cara a cara con el tiburón toro en Playa del Carmen

Por: Paco Nadal

Tiburón toro 1
Si lo tiburones pudieran asociarse, lo primero que harían sería denunciar a Steven Spielberg como persona “non grata”. Nadie ha hecho más daño a los escualos que él con su famosa película. En eso pienso mientras veo venir de frente, diecto hacia mi, a un poderoso tiburón toro de 200 kilos. Estoy sumergido en las aguas de Playa del Carmen, en la Riviera Maya mexicana y otra docena de tiburones toro pululan por alrededor y se me acercan también para curiosear. Existen más de 400 especies de tiburones en el mundo y solo cuatro son potencialmente peligrosas. Una de ellos es el toro (carcharinus leucas).

Pues bien, ni aún así. En contra de la versión de Spielberg, los tiburones no se levantan cada mañana pensando a qué humano se van a zampar. Aquí estoy, rodeado de ejemplares enormes de los supuestamente más peligrosos tiburones del mundo y la sensación que me invade es de placidez al ver estos majestuosos y bellos animales. En ningún momento he sentido el más mínimo peligro.

Playa del Carmen, célebre resort vacacional de Riviera Maya, en México, es el mejor lugar del mundo para ver a estos animales. Llegan hacia finales de diciembre y están por aquí hasta marzo y a veces abril. Nadie sabe de dónde viene ni por qué eligen pasar esos meses en esta zona tan concreta ni porqué llegan solo las hembras. Los toro se han convertido en una atracción turística más de la Riviera Maya y muchos amantes del submarinismo llegamos hasta aquí solo por bucear con ellos.

Es cierto que para garantizar el encuentro, se les atrae con carnaza. Un guía experto, enfundado en un traje de malla de acero que ya lo hubiera querido para sí el Cid Campeador, les da de comer trozos de pescado congelado con la mano. Ellos lo toman dócilmente con su poderosa boca, mientras los demás observamos atónitos el espectáculo muy modositos, tumbados en la arena y sin hacer movimientos raros.

Tiburón toro 2

Sé que el feeding (alimentar a los animales) es una práctica controvertida. Sus detractores argumentan que si acostumbras a los tiburones a comer de la mano del hombre un día pueden atacar a un bañista por error. Pero no hay nada documentado al respecto. A su favor, quienes lo practican dicen que la labor educativa que se lleva a acabo permitiendo que humanos y tiburones interactúen tan de cerca y amigablemente ayuda a eliminar su leyenda negra y a divulgar la verdad: que los tiburones no son máquinas de matar y que hay que cuidarlos y respetarlos porque son parte fundamental de la cadena trófica de los mares.

Ayer me sumergí con el biólogo marino méxicano y experto en tiburones Mauricio Hoyos para filmarle en su trabajo. Con un enorme arpón toma muestras de piel y músculo de los ejemplares para estudiar su perfil genético y hábitos alimenticios sin necesidad de matarlos (es la foto de abajo).

Como el propio Hoyos me decía, el mayor problema que tienen aquí son algunos pescadores, en concreto una familia de Puerto Morelos, que se dedica a cazarlos indiscriminadamente (los tiburones toro no están protegidos). “No se dan cuenta de que un tiburón vale más vivo que muerto. Y que si acaban con ellos crearán un problema más gordo. En Baja California, por ejemplo, casi los han extinguido. ¿Cuál es el resultado?: los lobos marinos de la lobera de Espíritu Santo, al no tener depredadores, se han multiplicado exponencialmente y ahora atacan las redes de los pescadores y se comen sus capturas. Por matar demasiado tiburones ahora tienen un problema.Un ejemplo sencillo de lo que ocurre si alteramos el orden natural de las cosas”.

Así somos los humanos. Nos dijeron que éramos los reyes de la Creación… y nos lo creímos.

Hoy es un día muy especial para mí. Es mi cumpleaños. Y me voy a regalar otra inmersión con tiburones. Me pone, lo reconozco

Tiburón toro 3

Toro arpon
Fotograma del vídeo en el que el biólogo marino Mauricio Hoyos extrae una muestra de tejido de una hembra de tiburón toro en Playa del Carmen (México) para su estudio. El puyazo apenas hace mella en la dura piel del animal.

Hay 35 Comentarios

Está claro, van allí de relax, igual que los turistas.
Muchas felicidades Paco, a seguir así.
http://pasosypedales.blogspot.com.es/

Excelente artículo.
No temo a los tiburones que viven bajo el mar, temo a los que viven en Wall Street.
Saludos

¡Valiente!.
Imágenes dignas y muy dignas de tus 'fechorías'. Bien dice ese que tu citas "un tiburón vale más vivo que muerto", y me viene a la memoria el mítico "dodo".
¡Pobrecito!.
Un abrazo, valiente.

Buenas Paco, la presencia estacional en aguas mexicanas se debe a que otra parte del año la pasan en agua dulce. Es una de las pocas especies de tiburón que pueden vivir en agua dulce y agua salada. Uno de los lugares más con mayor población de tiburón toro en agua dulce es el lago Nicaragua y allí llegan desde el Caribe para parir remontando el río San Juan. En este lago tuve una de mis peores experiencias en el campo. Con los tiburones toro por cierto siempre en la mente. Menos mal que lo puedo contar... Como siempre felicitarte por el post y decirte que no siento otra cosa al verlo que ¡mucha envidia! Abrazos

He buceado centenares de veces con tiburones, me he cortado, he sangrado...y alos tiburones les ha impotado un pepino. Es exageradísimo esa atraccion de la sangrehumana para un tiburón. Pero pez muerto o pez herido es otra cosa, es increible con que velocidad aparecen tiburones. 4 especies peligrosas? Muchas más. Blanco, tigre, toro, azul, martillo, longimanus, limón,....

no se si steven spilberg es persona nongrata para los tiburones, pero "tiburon" esta basada en una serie de ataques protagonizados en New jersey por un tiburon toro. Me parece muy bien que un biologo marino no tenga miedo de los tiburones, al fin y al cabo conocen muy bien sus costumbres...aunque para un turista el peligro es inminente. El tiburon toro esta entre las cuatro especies que atacan al hombre, eso quiere decir que basta con que tu novia tenga la regla, un corte en el pie en algun arrecife...y eso los atraera, los nervios vendran luego, ya que sigue siendo un tiburon, que te atacara al hacer un movimiento "raro". Soy surfero desde hace 20 anios, la mayoria de accidentes que he visto en la playa son precisamente por la falta de respeto hacia un elemento que no es el nuestro: el mar. Y he visto de todo, hasta turistas "jugando" con olas de tres metros en un arrecife en canarias, donde una caida te puede dejar seco contra las piedras. Razon? "el mar es divertido, las olas son para jugar con ellas aunque no sepas nadar"

Igual que en el comentario anterior considero que el problema de darlos de comer es que modifican sus hábitos de conducta y se acostumbran a ser alimentados de manera artificial. La observación de la naturaleza se debería de realizar sin modificar el hábitat o los hábitos de los animales...Alimentar a tiburones es igual de grave y censurable que dar de comer a los monos en los parques nacionales por ejemplo...Al final se convierten en individuos domesticados que han perdido sus hábitos alimenticios.

Creo que el problema de darles de comer no es que les acostumbres a la mano del hombre, y por ello, pueden atacar a un bañista por error; realmente creo que ésto no tiene mucho sentido.

Para mí el problema es seguir transformando la naturaleza en un parque de atracciones gigante, en el que hombre llega y hace y deshace. Les da de comer para atraerles, igual que lo dejarà de hacer cuando deje de ser economicamente rentable, aunque modifique sus zonas de caza, sus hábitos.... No està bien, aunque sea una tentación hacerlo para grabar esas espectaculares imàgenes.


http://www.lovingswitzerland.com/

Nosotros estuvimo y sin saber que era estuvimos toda una mañana buceando con un barracuda. Luego cuando nos dijeron lo que era casi nos da algo. Eso si el bicho no atacó ni hizo nada, y no sería por ganas.
.
.
.

Fantástico. Sin palabras.

Manuel Bustabad

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

paconadalsl@gmail.com

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal es viajero-turista antes que periodista y culo inquieto desde que tiene uso de razón. Estudió Ciencias Químicas pero acabó recorriendo el mundo con una cámara y contándolo. Escribe en EL PAÍS sobre viajes y turismo desde el año 1992. Es también escritor y fotógrafo, colabora con la Cadena Ser, además de presentar series documentales en diversas televisiones.

Último libro

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

Un relato trepidante por unos de los destinos menos turísticos y más inseguros del mundo. Un viaje en solitario lleno de emoción y melancolía a lo largo de una región azotada por constantes guerras y conflictos étnicos. Un viaje plagado de sentimientos que consigue conectar al lector con los sufrimientos y las esperanzas de África.

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal