Paco Nadal >> El Viajero

10 jul 2013

Disko Bay, la mayor fábrica de cubitos del mundo

Por: Paco Nadal

Ilulisat 3
No es usual despertarte porque el barco en que navegas hace un ruido ensordecedor, como si estuviera pasando sobre una lija gigante. Menos usual es que te asomes por el ojo de buey de tu camarote y que lo que veas sea el sol de medianoche a las 3 de la madrugada y un mar cuajado de enormes icebergs que casi aprisionan el casco. Y menos usual es aún que te vuelvas a dormir con el susto que se te mete en el cuerpo tras ver cómo el barco golpea suavemente los enormes témpanos de hielo, partiéndolos con su proa reforzada para abrirse paso a duras penas hacia Ilulisat, en el fondo de la bahía de Disko, el lugar más escenográfico y bello de la costa oeste groenlandesa.

Como ya comenté en el post anterior, estoy en Groenlandia. Voy navegando por la costa occidental, por encima del Círculo Polar Ártico a bordo del Fram, un barco de la compañía noruega Hurtigruten, especializado en cruceros por los extremos polares.

Ilulisat 2Salimos ayer de Kangerlussuaq, pasamos la primera noche en Qeqertarsuaq (lo siento, todos los nombres groenlandeses son impronunciables) y hoy hemos llegado por fin al primer gran objetivo de este viaje: Ilulissat, una población de unos 4.500 habitantes perdida en un extremo de la bahía de Disko.

Lo que hace apetecible para el visitante de Ilulissat no son solo sus casitas de vivos colores apiñadas sobre la negra roca (en verano; blanca muy blanca el resto del año), ni la posibilidad de contactar con una población pesquera típica groenlandesa. Lo que atrae visitantes es que el pueblo está enclavado justo en la salida al mar del glaciar más activo de todo el hemisferio norte, el Icefjord.

Ilulisat 1Por unas características morfológicas que serían muy largas para explicar aquí, el Icefjord produce una cantidad enorme de iceberg al año. Se calcula que anualmente suelta al mar entre 20 y 25 mil millones de toneladas de agua congelada. Una cantidad solo superada por la Antártida, que es un continente completo de 14 millones de kilómetros cuadrados. Además los témpanos de hielos que salen del Icefjord son de un tamaño descomunal: llegan a alcanzar más de 100 metros de altura y pueden durar años sin derretirse. Se cree que el iceberg que hundió el Titanic salió de aquí.

Eso provoca que el simple hecho de acercarse a Ilulissat sea ya toda una aventura. Los pequeños barcos de pesca de los inuits culebrean como anguilas entre el caos de témpanos azules que bloquea la bahía; pero los grandes barcos como el Fram tienen que echarle mucha paciencia y mucha pericia para ir rompiendo los icebergs más pequeños y evitar los de mayor tamaño. Desde la cubierta acristalada del piso 7 del Fram se divisaba una panorámica soberbia: kilómetros y kilómetros cuadrados cubiertos por trozos de hielo de todos los tamaños y formas posibles, sin que se atisbara el final.

Medianoche en Groenlandia
Ilulissat
es la típica localidad groenlandesa de casitas de planta baja pintadas de colores primarios y muy diseminadas por las rocas. El centro del pueblo los forman varias tiendas y supermercados, algunos bares, la iglesia y la discoteca (la noche es muy larga aquí en invierno y cualquier forma de pasatiempo es bienvenida. De allí salen calles asfaltadas pero polvorientas hacia los barrios, muy diseminados y anárquicos.

Quienes lleguen a esta zona del Ártico pensando que los groenlandeses viven aún de cazar focas en sus kayak de piel es que hace tiempo que no ha dado un garbeo por el mundo. Si exceptuamos el pequeño detalle que en invierno la noche puede durar un mes seguido la vida de cualquier ciudadano de Ilulissat no es muy diferente a la de cualquier otro ciudadano del primer mundo . Pero ya os hablaré en otro post de las formas de vida en estas regiones remotas.

HurtigrutenDesde el centro del pueblo sale una carretera que termina en una senda de madera. Ésta lleva a la morrena lateral de Icefjord, ¡una excursión que no podéis perderos si recaláis en este remoto paralelo del hemisferio norte! Hasta el primer mirador, desde el que se ve una panorámica del glaciar que quita el hipo, hay 1,2 kilómetros. Luego la senda sigue en paralelo a la lengua glaciar durante otros cinco kilómetros para los que quieran adentrase más en la parte salvaje.

Otra excursión imperdonable: contratar un barco o un bote-taxi para que os lleve navegando entre el mar de bloques de hielo que salen del glaciar. ¡Es como volver al Cuaternario! Si además se rompe algún iceberg de los grandes, provocando un estruendo que ni la cremá de las fallas, y levanta un pequeño tsumani que zarandea la barca como si fuera un palillo (como me ocurrió a mi), tendréis verdadera conciencia de que estáis en un territorio extremo.

Un territorio donde la naturaleza es aún brutal, capaz de matar a quien no sepa manejarla y donde la fuerza de los glaciares siguen condicionando aún la morfología y la vida de sus gentes.

Lo que no sabemos –debido al cambio climático- es hasta cuando...     Ilulisat 4

Hay 9 Comentarios

Nunca entro, hoy entro: Este 'gonzalo' es un especimen a la altura de un mono-con-gonorrea.

Un lugar pendiente en mi lista de próximos destinos. Quizá nos de respeto el frio, las horas de luz y lo desconocido, pero tiene que ser un viaje inolvidable!
Podéis leer mis experiencias viajeras en mi blog: http://mindfutravelbysara.com

Si os gustan este tipo de viajes, y aún más... no dejeis de visitarnos. https://www.facebook.com/ViajarBarcosMercantes
Saludos

Al hilo del comentario de gonzalo me gustaría, si alguien lo sabe, que me respondieran a porqué la extrema derecha siente tanta alergia a lo del cambio climático. Vale que siguiendo sus esencias no lean y solo lleguen a repetir las consignas que oyen de boca de sus federicos varios, pero es casi hilarante ese empeño. Eso sí, le reconozco a gonzalo esa nueva versión, "hubo pero ya no hay". Como sepa de qué va el último infome de la Organización Mundial de Meteorología le va a dar un jamacuco.

Y como no podía ser de otra forma, el artículo hay que acabarlo como dictan las normas al uso, la costumbre y el pensamiento único; el mismo mantra de siempre, la misma murga, el mismo raca raca, el sambenito, la coletilla...
¿Pero no sabe usted que el tan cacareado, magreado y sobado cambio climático ya no es tal? Así es señores, desde los años 80 se ha ido produciendo un paulatino calentamiento global, parte del cual, al menos, sospechamos que es antropogénico, aunque de esto no estamos seguros en absoluto, y dicho calentamiento se hizo más patente en los 90´s, pero... Llegó a su cenit en 2001/2002 y desde entonces no hay rastro del citado calentamiento. La temperatura global del planeta se ha mantenido estable desde entonces y, si acaso, está experimentando una levísima bajada en los últimos 4 años.
Así que por favor, señores articulistas, antes de volver a darle a la manivela una vez más, asegúrense por favor de lo que están diciendo, porque de lo contrario caemos en la desinformación, en la demagogia y en la petardez.

No dejemos ni un solo rincón del planeta sin mierda humana, por favor.

Que pasada de viaje! Me encantaría hacerla algun dia!

Gran última frase para una entrada que ha despertado todas mis envidias; al menos tú ya has podido estar allí. Y gran nombre para un barco, aunque no haya sido encargado por Nansen ni pase los inviernos bloqueado en el hielo...
Por cierto, al lado de esos icebergs el Jökulsárlón islandés es un juguete para niños.
http://pasosypedales.blogspot.com.es/

Ya me imagino yo la zona de bares de Ilulissat. Bares oscuros, de latón imitando a madera, con sus gentes entrando con las botas del piel de oso, peludas, olorosas,...
Yo he estado en muchos bares así en el 'cuaternario' de mi 'puta' existencia.
Interesante 'post', muy en tu línea de loa permanente sobre la zona visitada.
Los que te queremos, te queremos así (ji).

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

paconadalsl@gmail.com

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal es viajero-turista antes que periodista y culo inquieto desde que tiene uso de razón. Estudió Ciencias Químicas pero acabó recorriendo el mundo con una cámara y contándolo. Escribe en EL PAÍS sobre viajes y turismo desde el año 1992. Es también escritor y fotógrafo, colabora con la Cadena Ser, además de presentar series documentales en diversas televisiones.

Último libro

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

Un relato trepidante por unos de los destinos menos turísticos y más inseguros del mundo. Un viaje en solitario lleno de emoción y melancolía a lo largo de una región azotada por constantes guerras y conflictos étnicos. Un viaje plagado de sentimientos que consigue conectar al lector con los sufrimientos y las esperanzas de África.

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal