Paco Nadal >> El Viajero

12 jul 2013

Si vienes a Groenlandia, no digas que eres socio de Greenpeace

Por: Paco Nadal

PESCADORES SISIMIUT 2
El Fram, el barco noruego de la compañía Hurtigruten en el que viajo estos días por las costa groenlandesa, ha atracado en Sisimiut, la segunda localidad más grande  de esta isla helada (5.200 habitantes).

Bajo por la pasarela dispuesto a recorrer el pueblo y lo primero con lo que me tropiezo es con unos pescadores que descargan desde una lancha unas bolsas de plástico lleno de una masa rojiza y sanguinolienta. Ninguno habla otra cosa que groenlandés pero un señor danés que pasa por allí me traduce. Es lo que imaginaba: ballena.  Hace un par de días cazaron una y llevan desde entonces troceándola en una zona especial del puerto habilitada para ello y trasladándola en bolsas al puerto para venderla.

Uno de los pescadores saca una navaja, corta un trozo de ballena cruda y me lo ofrece. Es el mattak, un tasajo de piel y grasa, verdadero delicatesen de la dieta del groenlandés. Es como si en España te ofrecen una loncha de jamón pata negra con su veta de grasa bien perfilada. ¡No puedes rechazarlo!


PESCADORES SISIMIUTAsí que me lo meto en la boca y los mastico mientras le doy las gracias. Ya había comido ballena en alguna otra ocasión, pero nunca cruda. Es como comer carne con sabor a mar, al fin y al cabo la ballena es un mamífero. Mastico la bola de piel y grasa hasta ya no le saco sabor y sin que se de cuenta, escupo lo que queda. Para una primera aproximación a la tapa groenlandesa, me parece más que suficiente.

En cualquier país del mundo hay temas tabús. Por ejemplo, tengo por norma general no hablar nunca de política o de fútbol con extraños y así evito sorpresas desagradables. En Groenlandia el tema tabú se llama ballena: si quieres tocarle las narices a un groenlandés sácale el tema de los cetáceos y la moratoria sobre su caza…. y tienes lío seguro.

La carne de ballena es algo tan común en la dieta tradicional groenlandesa como el pollo o el atún en la nuestra. Por eso les cabrea sobremanera la imposición de cuotas y la restricción internacional de capturas de cetáceos. Groenlandia es junto con Japón, Rusia, Noruega y Corea del Sur uno de los miembros rebeldes de la Comisión Ballenera Internacional (CBI). Tiene asignadas un total de 190 ballenas al año en lo que se llama cuota de subsistencia aborigen, es decir, para cubrir las necesidades de comunidades locales que desde tiempos inmemoriales han consumido carne de ballena. Pero les parece poco. El año pasado Dinamarca (país del que depende Groenlandia) pidió subir esa cuota a 1.300 pero le fue denegada por el CBI.

PESCADORES SISIMIUT 3

Nosotros no acabamos con la población de ballenas”, me dice Aka Simonsen, una inuit de Qaqartoq. “Los groenlandeses hemos cazado ballenas desde hace siglos pero siempre de forma controlada, solo las que podíamos consumir. Quienes casi acaban con las ballenas fueron los barcos balleneros de los europeos”. Y en este punto, razón no le falta.

Los países y grupos conservacionistas que se oponen a esta cuota aborigen alegan que es una tapadera para la caza comercial de ballenas y que estás acaban al final en los supermercados y en las mesas de restaurantes para turistas. Y tampoco les falta razón. Yo he comido ballena servida en el menú de restaurantes de Noruega.

Me acerco a la pescadería de Sisimiut a ver qué tienen en los mostradores y en efecto, además de foca, halibut o bacalao, en buena parte de ellos hay enormes trozos rojizos de carne de ballena. A 75 coronas danesas (10 euros) el kilo te puedes llevar toda la que quieras. El pescadero que me dice que siempre han comido ballena y que no van a dejar de hacerlo. Aunque ahora solo es un producto de temporada, desde primavera a principios de otoño.

 “Si vienes a Groenlandia, no digas que eres socio de Greenpeace”, me dice con sorna una de las personas que trabaja en el barco. “Conseguirás ser el menos popular del pueblo”.

Estoy absolutamente en contra de la caza de ballenas, y no me van a convencer de lo contrario. Pero claro, mi madre no me hacía de pequeño bocadillos de ballena para llevarme al colegio. Así que hoy aquí, sentado en el puerto de Sisimiut, uno de los más activos de Groenlandia, mientras les veo descargar enormes trozos de ballena, admito que al menos entiendo sus razones. A lo mejor si a mi me dicen que me quitan el jamón ibérico, también me cabreo como ellos.

 

Hay 30 Comentarios

Es un crimen. Se mire como se mire. Un animal en peligro de extinción no es una fuente de alimentos.

@Cabarceno... En Groenlandia hacen bastante menos daño al medio marino que la inmensa mayoría de los países del mundo... y si, caza de ballenas incluida para su alimentación. Los pueblos originarios, aborígenes o como quieras llamarlos (en este caso los Inuit) siguen conservando las cuotas tradicionales de consumo animal a través de la caza, y todo funciona perfectamente. El problema de las ballenas no son los Inuit, son otros factores (casi siempre comerciales y ambientales) en los que ellos nada tienen que ver. Lo mismo pasa con otros animales y otros pueblos de este planeta. http://tierrasbajas.wordpress.com/2012/11/29/quilombo-y-defensa-de-la-alimentacion-amazonica/

Pensaba que en Groenlandia eran mas civilizados y concienciados con el hábitat marino.

Que si...está claro que los "malos" de la película son los japos y los coreanos, no los inuits...faltarian mas ¡¡¡. En mi tierra se comian pajarillos fritos y la Junta los prohibió...listo, un hábito que se cambió sin que se acabara nuestra cultura ni hhábitos. Algún día los cordobeses dejaran de comer rabo de toro...al tiempo.

Los noruegos, japoneses y groenlandeses quieren comer ballena??... pues que las críen en una granja y problema resuelto, pero todo bellenerao surcando las aguas debería ser objetivo militar.

Independientemente de mi postura sobre la explotacion comercial de animales en extincion, el hecho es que me resulta aceptable el que se utilice la caza como un instrumento de supervivencia, viendo la vida que llevan estos amigos de Groenlandioa, me resultaria ofensivo imponerles restricciones al respecto, reitero, creo en la pesca artesanal....

Pues entonces Sea Shepherd será su diablo, porque ésos, a diferencia de Greenpeace, sí que van en serio.

Asha, porque en Bilbao tenéis reucrsos suficientes para aimentaros de otras cosas sin poner en riesgo las especies animales con ello.
tierrasbajas.wordpress.com

Veo que al final das un poco el 'brazo a torcer' con relación a la matanza de ballenas. Para que luego digan que viajar no favorece la amplitud de miras.
Yo, como no he viajado a Groenlandia, mantengo mi rechazo drástico y firme a la explotación ballenera.
Cuando protejan al 'gocho' ya sabes, Paco: contra el jamón estaremos. Bueno, bueno...

¿Por qué la ballena es un animal sagrado, del que se puede estar encontrar cazar, de igual manera que uno hace causa por el cambio climático o los derechos de la mujer y en cambio otros animales, como el pollo o la vaca no merecen tal consideracion?

Si al uso sostenible de los recursos del planeta, por tanto, si a la caza de ballena de forma sostenible.

¿Por qué se supone que alguien nacido en Groenlandia tiene derecho a comer ballena y alguien nacido en Bilbao no?

Hola Paco, desde Greenpeace queríamos apuntar que siempre hemos apoyado la cuota de caza de ballenas de subsistencia aborigen y denunciado a ultranza la caza comercial de ballenas. Quizás es fácil mezclar estos conceptos, pero desde nuestra organización ecologista afirmamos que la caza de ballenas de los Inuit es para subsistir y por tanto, lejos de cualquier interés comercial como es el caso de una empresa islandesa que opera con buques de más de 75 metros de eslora o el caso de la caza de ballenas en Japón que bajo el eufemístico nombre de "caza científica" la carne va a parar a los mejores restaurantes de Tokio. En resumen, Greenpeace apoya la subsistencia y la soberanía alimentaria de los Inuit de Groenlandia.

Pedro: estamos de acuerdo. Solo era un ejemplo exagerado.

Chepe: No creo que se pueda sustituir la cantidad de carne que se consume procedente de granjas, criaderos etc., con la que pudiera provenir de la caza.
Es imposible cubrir esa demanda y "mantener una población en equilibrio con su entorno".

El de las condiciones de los animales en las granjas es otro debate. Está claro que la situación tiene mucho margen de "mejora". Y probablemente nuestro consumo medio de carne es muy superior al necesario para una dieta equilibrada... pero lo dicho, eso es otro tema.

Es un poco contradictorio, Paco, decir que estás en contra de la caza de ballenas, y luego pedirla para comer en un restaurante de Noruega. O igual lo he entendido yo mal. De todos modos nosotros vivimos en uno de los países más ecologistas del mundo, Suiza, y hace poco abatieron un oso que entro en los Alpes desde la frontera italiana, por si pudiera causar problemas con la convivencia con las personas. Decisión también difícil de entender.

Por si os apetece echarle un vistazo a nuestro blog...

http://www.lovingswitzerland.com/

Creo que todos estamos de acuerdo en que cazar para comer, no es un problema. El problema aparece cuando se caza o se quema la selva de forma indiscriminada siguiendo una cadena de produccion salvaje donde la mayoria de cosas se tiran y desaprovechan por capricho.

Esta gente no hace daño a nadie. Cazan una o dos ballenas al año exclusivamente para sustenancia y no amenazan los numeros. No desperdician ni un gramo del animal, sacan uso de la carne, la piel, la grasa y los huesos. Lo mismo con las focas.

La frase de Paco lo resume muy bien "... Así que hoy aquí, sentado en el puerto de Sisimiut, uno de los más activos de Groenlandia, mientras les veo descargar enormes trozos de ballena, admito que al menos entiendo sus razones. "

Es complicado comprender las costumbres de las poblaciones locales, algunas como estas muy arraigadas. De igual manera que nosotros comemos vacas, cordero, cerdo, etc y otros animales algo más exóticos y no tan necesarios, en Groenlandia no hay la posiblidad de criar este tipo de ganado. Nos podrá parecer mejor o peor, a todos nos gustan las ballenas (vivas)! pero hay que respetar y entender las circunstancias de otras poblaciones, y para eso, no hay mejor medicina que viajar y vivirlo de primera mano, como ha hecho Paco.

Ni en Groenlandia , ni aquí , los extremos no me gustan , a veces actúan de forma exagerada .

Pues la diferencia entre cazar y criar animales tambien radica en que cazando se puede mantener una poblacion en equilibrio con su entorno, y criando, por lo menos como se hace con vacas y cerdos, se crea una monstruosidad antiecológica que implica arrasar ecosistemas para plantar comida para esos animales. Para detalles, ver http://wwf.panda.org/what_we_do/footprint/agriculture/soy/ por ejemplo. Vamos, que es bastante mas ecológico cazar controladamente que criar descontroladamente

Gente en contra y gente a favor siempre habrá... A mi me parece una lastima que las cacen pero si lo han hecho desde siempre... si es algo que siempre ha estado en su dieta... pues será muy difícil cambiarlo... Caza sostenible!
Y quien dice ballenas dice otros animales...

Tomo nota del consejo: palabra tabú: Greenpeace ;)

Cátia

Jose Luis, la alimentación en la Península Ibérica puede ser muy variada como para no tener que comer lince ibérico. La de Groenlandia se limita a pescado, foca, algunas aves y ballena. La cría de animales de granja es muy dicfícil por no decir imposible... poco más de 15.000 habitantes no pueden suponer un descenso drástico en la población de ballenas... otra cosa es que como dices "habrá que estar seguros de que los cupos son razonables" y sobre todo, que no se dedica al comercio exterior a países como Japón o Noruega. El comercio supone el final de estas especies animales

Lo de "si es para comer, que las cacen" no lo veo nada claro.
Tampoco la comparación con el cerdo (que también hace Paco en su última frase.
No es lo mismo CAZAR un animal y comértelo que CRIAR un animal para comértelo.
Mas si el primero pertenece a una especie que puede estar en peligro.
A nadie se le ocurriría decir que se pueden cazar linces ibéricos, siempre que después te lo comas...
Y a lo mejor mi tatarabuelo los cazaba con honda y se hacía unos estofados buenísimos de lince, pero la situación actual no es la misma.
El de las ballenas es un caso delicado. Evidentemente, los groenlandeses no son culpables del gran descenso de las poblaciones de ballenas, pero habrá que estar seguros de que los cupos son razonables y que permiten la subsistencia de las especies...

Bueno, yo si he comido ballena y en mi pueblo era una cosa muy común, (y no está en Groenlandia), pero teníamos varios barcos balleneros y una factoría donde se despiezaban y se aprobechaba la grasa y la carne, la mayor parte se exportaba, pero los trabajadores tenían derecho a una parte para consumo propio y comercializarla entre los vecinos...
Cuando llegó la moratoria, los barcos balleneros, que estaban atracados en la parte militar del puesto de Marín, fueron hundidos por un atentado con explosivos y el último, (un antiguo ballenero a vapor), fué comprado por una institución noruega para llevarselo allí para su consevación histórica...
La factoría ballenera acabó en manos de la especulación inmobiliaria y se salvó de convertirse en urbanización u hotel de lujo por el estallido de la burbuja...
http://elpais.com/diario/1980/04/29/espana/325807229_850215.html

Precioso lugar y encantadoras gentes, quién en su sano juicio no odia a "Green-pis", fundada y subvencionada por Shell, y que aboga por la eugenesia, tanto Green-pis y WWF, son el desprestigio mediático del verdadero objeto ecologista, mermado hasta nuestros días por entidades tan funestas como las anteriormente mencionadas

En mi paso por Groenlandia en un pueblo llamado Kulusuk en 2001 comí ballena y foca, fue un regalo de los habitantes (unos 400) que matan una ballena al año para su consumo comunitario. En el Chaco paraguayo hice lo mismo con la capibara y el yacaré, en la Amazonía con la tortuga de río... siempre bajo invitaciones, nunca comprando o cazándolas yo mismo. Una cosa es comprender y compartir en un viaje la forma de subsistencia local y otra fomentar el comercio de especies en peligo. Para saber más acerca de la alimentación amazónica:

http://tierrasbajas.wordpress.com/2012/11/29/quilombo-y-defensa-de-la-alimentacion-amazonica/

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

paconadalsl@gmail.com

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal es viajero-turista antes que periodista y culo inquieto desde que tiene uso de razón. Estudió Ciencias Químicas pero acabó recorriendo el mundo con una cámara y contándolo. Escribe en EL PAÍS sobre viajes y turismo desde el año 1992. Es también escritor y fotógrafo, colabora con la Cadena Ser, además de presentar series documentales en diversas televisiones.

Último libro

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

Un relato trepidante por unos de los destinos menos turísticos y más inseguros del mundo. Un viaje en solitario lleno de emoción y melancolía a lo largo de una región azotada por constantes guerras y conflictos étnicos. Un viaje plagado de sentimientos que consigue conectar al lector con los sufrimientos y las esperanzas de África.

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal