Paco Nadal >> El Viajero

02 sep 2013

Aviones con zonas sin niños: no estaba tan equivocado

Por: Paco Nadal

Aviones con zonas sin niños

Foto: Lars Plougmann (Flickr.com)

El 29 de marzo de 2011 escribí un post titulado “¿Debería haber zonas separadas para niños en los aviones?”. A juzgar por la resonancia que tuvo (1.661 me gusta y 285 comentarios) el tema traía cola.

Ni qué decir tiene que una buena parte de los 285 comentarios eran para ponerme a parir por ogro come-niños, desalmado sin causa e incluso “pijo-iluminado” (mira, este insulto era hasta gracioso), entre otras menudencias. Gajes del oficio. Aunque solo planteaba la posibilidad de crear zonas especiales en las cabinas donde los niños pudieran viajar más cómodos y así de paso, quienes no los llevaran no tuvieran que aguantar sus lloros. Y todos ganábamos.

Bien, pues acabo de conocer por Hosteltur que una tercera aerolínea se ha sumado a la tendencia de crear zonas especiales sin niños dentro de las cabinas de sus aeronaves. Scoot Airlines, la filial de bajo coste de Singapore Airlines, acaba de inaugurar la zona ScootinSilence, localizada entre las filas 21 y 25 (un total de 41 asientos), en las que tendrá prohibido sentarse menores de 12 años. Se trata de crear un lugar "exclusivo, privado y tranquilo” por el que solo se cobrará un recargo de 14 dólares (unos 10,5 euros)”, según Hosteltur.

En abril de 2012 otra gran compañía asiática, Malaysia Airlines, anunciaba que limitaría la cubierta superior de sus A380 (el avión gigante de Airbus, que cuenta con dos pisos) a mayores de 12 años. En esa cubierta van 70 asientos de clase turista y 66 de Bussines Class. También limitaba el acceso a menores de esa edad en Primera clase. Es decir, que las familias con hijos tendrían que ir en la cubierta inferior, donde solo hay clase turista.

Por su parte Air Asia otra aerolínea malaya, considerada una de las mejores low-cost del mundo, oferta desde febrero de este año su servicio Air Asia x Quite Zonepensando en la paz de su mente cuando viaja con nosotros”, según su propia publicidad. Está situada entre las filas 7 y 14 (primeros asientos de clase Turista tras los de clase Premium), no tiene cargo adicional y está pensada para mayores de 12 años.

¡Vaya! Parece que no estaba tan desacertado cuando escribí aquel post. Aunque alguno siga considerándome un “pijo-iluminado”.

Hay 99 Comentarios

Cristi | 04/09/2013 20:54:56, y por qué no te tomas tú misma un tranquilizante, químico o de otra clase? sabes, los veterinarios también los venden... la próxima vez, antes de tomar un avión, pásate por una clínica y comprate unos cuantos...

Oferta y demanda...no me parece mal. Pero sí, siento curiosidad por saber qué pasará con tanto ejecutivo bebedor y roncador en business que joribian las noches transoceánicas a mujeres que creían que por fin una noche podían descansar...

¿Para cuando la segregación de gordos? Los gordos me molestan en los aviones con sus brazos desparramándose por el asiento, el poco espacio que dejan y la forma tan sonora que tienen de respirar.

Informo de que ya existen hoteles donde no están permitidos los niños. Por algo será. Y de que existen tranquilizantes infantiles: es normal que un bebé o un niño esté inquieto cuando están en un avión, así que por su tranquilidad y la de todos, igual no sería mala idea consultar con el pediatra antes de iniciar un viaje y dejarnos aconsejar sobre métodos de relajación, incluidos los químicos.

Ayyy que fácil es educar a los hijos de los demás...lo hace alguien que hacía lo mismo hasta que fue padre. Por lo demás, completamente de acuerdo con que haya zonas separadas con y sin niños, no entiendo a quien esté en contra, es mejor para todos.

Lo que nadie va a consigar, digan lo que digan algunos talibanes, es que un niño de dos años vaya ocho horas calladito mientras lee Ana Karenina. Si quieres moverte a lugares que están a miles de kilómetros a precios asequibles, hay peajes que pagar, y uno de ellos es la posibilidad (nada agradable pero posible) de viajar con niños pequeños que se comportan como tales, por muy bien que estén educados.

En zonas separadas, todos mejor.

excelente nota, completa :)

Creo que puedo imaginar la clase de pasajeros que deben ser muchos de los que aquí comentan, empezando por el titular del blog (y quien dice pasajeros dice profesionales, personas, amigos, familiares…)
Por lo que veo, a todos los que les parece una buena idea lo de "zona sin niños" no ponen ninguna pega por viajar al lado de gente de higiene dudosa, de quien se quita los zapatos sin pedir permiso, o del que le huele el aliento, de los que hablan en alto, o tosen cada dos minutos (que los hay), de aquellos que no respetan los espacios de su asientos o dejan el cuarto de baño asqueroso...
Por no hablar de los que beben una copa de más o directamente se emborrachan, o esos maleducados que se creen con derecho a todo, solo por el hecho de pagar un billete de avión. Por no hablar de las ocurrencias de algunos pasajeros que viajan en primera clase...
Y la mayor parte de ellos son adultos.
Seguro que son menudencias y lo encuentran inevitable. ¿O no será porque se encuentran en su ambiente?
Más que "zonas sin..." bastaría con pasajeros educados y respetuosos. Niños y padres, por supuesto, pero adultos sin niños también.
Así sí que ganamos todos.

Suelo volar unas 5 veces al año, y mi propuesta sería dividir el avión en dos partes: padres con hijos bien educados y padres con hijos mal educados, y a estos últimos, encima que paguen un extra.
La pregunta que todo padre tiene que hacerse es, ¿si la persona que está al lado no me está molestando, por que mi hijo tiene que molestarle?
Un niño da una patada al asiento de delante, y si los padres no le dicen nada, el niño seguirá, pues ni es consciente de que molesta. Si los padres le reprenden y el niño sigue, obviamente el niño es resultado de unos padres que no saben educadar a su hijo, e imponer autoridad. Si el niño llora o grita, tres cuartos de lo mismo. Falta de control de los padres.

Creo que puedo imaginar la clase de que deben ser muchos de los que aquí comentan, empezando por el titular del blog pasajeros (y quien dice pasajeros dice profesionales, personas, amigos, familiares…)
Por lo que veo, a todos los que les parece una buena idea lo de "zona sin niños" no ponen ninguna pega por viajar al lado de gente de higiene dudosa, de quien se quita los zapatos sin pedir permiso, o del que le huele el aliento, de los que hablan en alto, o tosen cada dos minutos (que los hay), de aquellos que no respetan los espacios de su asientos o dejan el cuarto de baño asqueroso...
Por no hablar de los que beben una copa de más o directamente se emborrachan, o esos maleducados que se creen con derecho a todo, solo por el hecho de pagar un billete de avión. Por no hablar de las ocurrencias de algunos pasajeros que viajan en primera clase...
Y la mayor parte de ellos son adultos.
Seguro que son menudencias y lo encuentran inevitable. ¿O no será porque se encuentran en su ambiente?
Más que "zonas sin..." bastaría con pasajeros educados y respetuosos. Niños y padres, por supuesto, pero adultos sin niños también.
Así sí que ganamos todos.

No, sigue siendo un "pijo-iluminado". Lo que pasa es que el número de gente como usted sigue creciendo como la espuma... ¿Qué tal unas cuantas filas libres de gente-que-se-quita-los-zapatos ? Ni en los autobuses interurbanos permiten eso? ¿O qué tal una zona "libredegentequehablacomosiestuvierasolaenelmundo? ¿Areas sin pasajeros que aún se creen que están en la playa? Vamos, puestos a pedir prefiero eso que marginar a niños que, al fin y al cabo, no saben lo que hacen.

Muy sintomático de la sociedad española: me recuerda un paseo por el centro de una ciudad de aquí, con aceras de 70 centímetros de ancho, mi hijo en su cochecito, una mujer viene de frente y me espeta: "Tú verás, yo de aquí no me bajo". Adivinen el resto.

Soy madre y he sobrevolado el atlántico varias veces, con y sin niños. Como en cualquier ámbito si un niño está maleducado y además tiene unos padres maleducados el viaje puede hacerse insoportable. No olvidaré 14 hrs de vuelo con un adolescente pateando repetidamente mi asiento sin que sus padres quisieran darse cuenta. Los niños no son molestos per sé pero un avión no es un sitio agradable y quiero pensar que los niños estando juntos pueden distraerse mejor que con sus padres intentando contenerlos en unos asientos que cada vez son mas reducidos. He leído tantos comentarios de segregacionismo que intento respetar, tanto como espero que se respete mi opinión. ¿Quid pro quo?

Me parece una medida buenísima, los niños son muchas veces molestos cuando no insoportables. En vuelos, trenes, restaurantes, museos, etc, he tenido que sufrirles. No tengo hijos y no tengo por qué soportar a los de los demás. He volado de Madrid a Río de Janeiro con una cunita frente a mis piernas casi sin poder moverme por un bebé que encima se pasó casi toto el vuelo llorando, la leche, sé que es un bebé y no se puede hacer nada y sus padres tienen todo el derecho a viajar con él pero yo también tendré algún derecho, ¿no?

Lo veo una buena idea ya que a veces te toca un crio pequeño y te molesta un poco pero te tienes que aguantar, y en cambio yo pagaría un poco mas y estaría mas tranquilo.

En CapitanFood estamos de regreso de las vacaciones y os traemos joyas para conocer y comer a lo grande http://www.capitanfood.com

Que egoistas e individualistas que son!
Yo que tengo hijas no me interesaria en lo absoluto viajar donde esten mas niños; qué, es un parque infantil o un avión?
Para tener más niñ@s peleando al mismo tiempo y gritando a mismo tiempo?
Oir a las otras mamás que si mi hij@ esto, que si mi hij@, lo otro...Y si hay uno bebé que este enfermo? Y la posibilidad de contagio con las muchas horas de vuelo compartido?... No que va no estoy en sala de Pediatria! Es en un avion!
Con lo pronto que se aquietan cuando le dices mira que estas molestando al señor del frente con tus patadas... Y Ay! Cuando por casualidad el señor ( despues de varias advertencias y hasta su manotazo a la criatura para que deje de joder ) saca la cara de enojo propio; como si hubiese salido el Cuco y todo el mundo t r a n q u i l i t o!!!!
Insensibles es que son, los padres sí que elegimos ser padres; pero no por eso se nos debe de quitar el derecho a que tenemos de otras cosas.

Encontrarse con publicaciones como esta me recuerda lo enferma que está nuestra sociedad... Es como lo de las madres que son expulsadas de un centro comercial por dar el pecho (por que molesta a los clientes), es como expulsar a dos personas (del mismo sexo) de un restaurante por que dan muestras de afecto... Que las compañías privadas se encarguen e destrozar el esfuerzo integrador de una sociedad para mejorar las ventas me parece... Espero que este afán segregacionista se vuelva contra los que lo promueven. (Esto no significa que debamos exigir educación y urbanismo, pero a todos).

Como madre de tres niños la medida me parece estupenda. A mi personalmente me incomoda cuando uno de mis peques se ha puesto a llorar (porque con 1-2 años se ponen a llorar y a veces es muy dificil calmarles) y ni toda la bateria de juguetes y chuches que uno lleva para pasar el vuelo. Y agradecería una zona en la que se que molesto menos, porque oir llorar a un niño es molesto, eso es así. Y como yo tengo conciencia de ello, prefiero no molestar.

En el vuelo de vuelta a casa, un señor que estaba sentado detrás mío no hacía mas que moverse, poniendo sus rodillas en mi respaldo, apoyándose en él cada vez que se levantaba, con lo que me fue imposible descansar. Mientras tanto, mi hijo dormía a pierna suelta en su asiento, sin molestar a nadie...No es cuestión de separar si no de respetar a los demás seas niño o no. Hay que ponerse en el lugar de los demás para no molestar. Porque si nos ponemos a ser quejicas, a mi también me molesta un señor que sea muy gordo, o alguien que huela mal, alguien que hable mucho...

tengo 2 hijos, de 6 y 2 años, y esta medida me parece bien, porque la mayor ya tiene más recursos para entretenerse durante el tiempo que dura un vuelo (aunque al final lo que tira más sea la tele) pero a mi pequeño polvorilla a veces cuesta mantenerle quieto durante mucho tiempo, y reconozco que puede ser molesto para el resto de viajeros que quieren aprovechar el viaje para leer, descansar o lo que sea. Por supuesto, estaría fenomenal que en vez de solo separar se pensase en ellos, como veo que han puesto en alguno de los últimos comentarios, y se les ofreciese una zona donde poder esparcirse un poco, aunque con lo caro que sale el espacio en los aviones esto lo veo un poco complicado.

Estupenda medida! Lo siguiente es que pongan a los intolerantes, que pasan todo el rato protestando y quejandose en la parte de atrás de cabina para que no se les vea al entrar ni al salir.... En fin, ya lo decia aquel, "cuando veas las barbas de tu vecino afeitar..." Sigamos segregando y asi hasta que nos toque.

Soy madre de dos ninos de 4 y 1 anio. Por mi trabajo viajo regularmente por todo el mundo, mas de lo que me gustaria. Entiendo perfectamente que cuando uno tiene que trabjar en un avion, o quiere descansar, acabe harto de los ninos de alrededor. Como madre se tambien lo dificil que es viajar con ninos, especialmente de menos de 3 anios,y no es cosa de educacion, sino simplemente de que son ninos. Entiendo la medida de ofrecer areas separadas. Lo que no entiendo es por que, en lugar de hacer zonas reservadas sin ninos, no se hacen mas bien zonas adaptadas a ninos; por ejemplo con asientos adaptados a ninos pequenos donde vayan mas comodos y tambien mas seguros, donde se les pueda dar de comer sin dejar todo hecho un asco, donde se les pueda entretener con mas facilidad, con pantallitas de dibujos animados o de cantajuegos... Yo estaria dispuesta a pagar mas para tener mejores servicios para mis hijos. Raros son los aeropuertos que tienen zona para que jueguen los ninos (en la T4 de Madrid hay una, y tambien en el aeropuerto de Ginebra, pero por ejemplo en el aeropuerto de Barcelona no hay ninguna, en Bruselas tampoco...). Los ninos tienen necesidades diferentes, pues adaptemos los lugares tambien para ellos.

Empecemos a segregar a niños de adultos, y terminaremos segregando por razas, pesos, status económico, olores, niveles de inteligencia y lo que quepa inventar que a uno u otro nos moleste. Lo que hay que corregir es la falta de educación o la poca preparación del personal de vuelo que, hoy en día, no sabe apenas resolver con elegancia una situación de conflicto. Los niños son niños, y parte de la sociedad. Separarlos es digno de una mente egoísta, egocéntrica e intolerante. Personas que olvidan que fueron niños, personas que amargadas por no tener niños, que revierten contra ellos y sus padres toda su frustración. Además, ¿cómo se puede generalizar de una manera tan banal? Yo tengo dos niños de menos de 2 años que han viajado en avión a 7 países y siempre se han comportado bien. Y si uno ha llorado, bien me he ocupado de disculparme y minimizar las molestias. Un poco de tolerancia y menos amargura, ¡señores! Las compañías, eso sí, intentan desmarcarse con políticas ridículas porque ya no saben qué inventarse para atraer al cliente pijo y aburrido al que le sobra el dinero y no sabe ya cómo gastárselo. Esto en un país nórdico y civilizado no pasará nunca! (y yo Alemania no lo considero un país nórdico, ni evolucionado, ni igualitario para nada, que son lo más machista que existe).

Nadie esta en contra de los niñ@s, todos son muy ricos, pero no todos estàn educados para moverse y hacer cosas sin la voz en grito, en las playas sucede igual yo intento buscar algunas familias extrangeras, parece que sus nenes necesitàn menos gritar para expresarse como niños ¡Zas..... son los padres los mal educados!

Este año en el vuelo de vacaciones la persona sentada a mi derecha tuvo que sufrir patadas constantes en la españda de si asiento, se las daba un niño pequeño que iba en brazos de su padre y al llamar a la azafata de vuelo para quejarse el padre le dijo ¿de qué te quejas? es un niño, los demás nos solidarizamos con la persona que sufría las patadas pero cuantos más éramos más decía el padre que teníamos que aguantarnos ¿hasta cuándo?, hasta que un buen vía un pasajero le plante un bofetón al hijo y otro al padre (a los dos pos maleducados).

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

paconadalsl@gmail.com

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal es viajero-turista antes que periodista y culo inquieto desde que tiene uso de razón. Estudió Ciencias Químicas pero acabó recorriendo el mundo con una cámara y contándolo. Escribe en EL PAÍS sobre viajes y turismo desde el año 1992. Es también escritor y fotógrafo, colabora con la Cadena Ser, además de presentar series documentales en diversas televisiones.

Último libro

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

Un relato trepidante por unos de los destinos menos turísticos y más inseguros del mundo. Un viaje en solitario lleno de emoción y melancolía a lo largo de una región azotada por constantes guerras y conflictos étnicos. Un viaje plagado de sentimientos que consigue conectar al lector con los sufrimientos y las esperanzas de África.

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal