Paco Nadal >> El Viajero

09 dic 2013

12 cosas que me gustaron de la Sudáfrica de Mandela

Por: Paco Nadal

Sudáfrica, general 4
Hace tres años tuve la suerte de recorrer una buena parte de Sudáfrica y quedé maravillado con el país. Me fascinaron sus paisajes, sus gentes, sus reservas de animales. Me sorprendió lo diferente que es esta nación de cualquier otra nación de África.

Pero sobre todo, quedé impactado con el experimento social que allí se estaba llevando a cabo: la transformación de un país que era el paria de la comunidad internacional por su vergonzoso régimen de apartheid y que en solo unos pocos años se ha convertido en una democracia estable, motor de la economía de todo el África austral. Y ese cambio tenía un nombre: Nelson Mandela, el gran artífice de la transición sudafricana.

Hoy, mientras se celebran sus funerales y todo el mundo glosa una figura única e irrepetible, yo os invito a viajar por Sudáfrica. Un destino fascinante en el que aún podréis ser testigos privilegiados de lo que ha supuesto la obra de Mandela para los sudafricanos. Estas serían mis 12 recomendaciones para ver y hacer en Sudáfrica hoy:

 

Sudáfrica, Waterfront
 1. El Waterfront de Ciudad del Cabo

Cape Town es, junto con Río de Janeiro, la ciudad con más bello emplazamiento del mundo. Su clima mediterráneo (está en la misma latitud, pero en el hemisferio sur) la convierte en un lugar especial para vivir. Esa magia se escenifica día a día en el Victoria and Albert Waterfront, el paseo marítimo que se asoma a Table Bay. La zona más cosmopolita de la ciudad, llena de restaurantes, bares, tiendas, locales de copas, centros comerciales. El auténtico escaparate de las vanidades sudafricanas.

2. La prisión de Robben Island

No puedes comprender la vida y la grandeza de un personaje como Nelson Mandela hasta que no conoces la celda en la que paso 18 de los 23 años que estuvo preso. Robben Island, la isla-prisión emblema del racista régimen del apartheid, es ahora Patrimonio de la Humanidad y visita obligada para no olvidar los años más duros de Sudáfrica y honrar la memoria de quienes lucharon y murieron por conseguir que el país sea lo que hoy es. Los ferries salen a las 9:00, 11:00, 13:00 y 15:00 desde la estación marítima del Waterfront de Cape Town.

Sudáfrica, Buena Esperanza

3. Sobrevolar en helicóptero el cabo de Buena Esperanza

Varias empresas prestan este servicio desde Ciudad del Cabo. No es una broma barata, pero si te la puedes permitir tendrás la mejor vista del punto más meridional de África, el mítico cabo de Buena Esperanza, el que tanto anhelaban ver los viejos galeones del Renacimiento, un espolón afilado que separa el Atlántico del Índico (posteriores mediciones confirmaron que éste en realidad no es el punto más al sur del continente africano; el verdadero final es el cabo Agulhas, situado unos kilómetros más al sureste, un promontorio anodino y nada fotogénico para lo que un mito requiere).

4. Parque nacional de Table Mountain

Toda la zona del cabo y la gran montaña de cima plana que domina Cape Town están protegidos con la figura de parque nacional. A escasos kilómetros de una de las mayores concentraciones urbanas de África corren libres antílopes, avestruces, pinguinos... Las focas y los delfines juguetean con los barcos de pasajeros a escasos metros del puerto deportivo. Y por todos lados ves unos enormes y desagradables babuinos que han perdido el miedo al hombre y no dudan en atacarte para quitarte la comida del pic-nic o meterse en tu casa y saquear el frigorífico.

Sudáfrica, Long Street

5. La intensa noche de Ciudad del Cabo

Cape Town tiene una noche memorable. Y bastante segura, siempre que apliques el sentido común. Yo me movía en taxi y nunca tuve problemas. El Waterfront es la zona más turística, con restaurantes para eso, para turistas y con ambiente hasta las 23:00. Pero la gente local prefiere ir a Long Street, la calle de los bares, los restaurantes y los clubes de música en vivo hasta altas horas de la madrugada. La calle no es tan larga como su nombre indica, pero tiene un bar en cada puerta, un garito detrás de otro. Y un montón de gente joven divirtiéndose por las aceras, algo poco habitual en el resto de ciudades del país.

6. Johannesburgo

Tiene fama de ser una de las ciudades más inseguras de África. Pero no puedes decir que conoces Sudáfrica si no has estado en Johannesburgo, tan diferente a Ciudad del Cabo. Hay que evitar ciertas zonas y a ciertas horas (Hillbrow o el downtown de noche, por ejemplo). Pero durante el día puedes deambular sin problemas por el mercado del centro o entrar a beber cerveza en bares locales, donde los blancos no suelen ir. Por la noche el sitio con más ambiente es el barrio de Melville, el único con bares y restaurante que dan a la calle. El resto de la vida nocturna gira en torno a los centros comerciales, como el famoso Melrose Arch, lleno de terrazas, bares y música en directo.

  Sudáfrica, blanco

7. Bucear con tiburones blancos

Si te gusta bucear o te atrae la vida marina, esta experiencia te marcará de por vida. El mejor lugar para hacerlo es Gansbaai, un pequeño poblado pesquero a dos horas por carretera al suroeste de Ciudad del Cabo. No se requiere título de buceo ya que se hace desde una jaula abierta por arriba y pegada a la amura del barco, en la que te introduces con un neopreno, gafas y tubo. Hay muchos grandes tiburones blancos en la bahía porque en medio emerge un islote con miles de focas, su plato favorito. Nunca olvidaré aquella primera silueta fusiforme, como un torpedo oscuro pero con aletas y cola, que emergió de la profundidades y fue directo hacia nuestra jaula.

8. Cape Winelands: la zona vinícola

Si existe un paisaje sorprendente en Sudáfrica es el de las suaves colinas cubiertas de agradables viñedos de esta comarca al sur del país. Te crees que has caído en Burdeos o en La Rioja. El milagro se debe a la conjunción de dos factores: el clima tipo mediterráneo y la tradición vinícola que trajeron los hugonotes franceses en el siglo XVII huyendo de las guerras de religión en Europa. Los dos pueblos más famosos y turísticos de los Winelands son Stellenbosch y Franschhoek

Sudáfrica, soweto
9. Soweto

Si hay un sitio en Sudáfrica con personalidad como para simbolizara todo el país es Soweto, el mayor de los township, barrios donde los negros eran obligados a vivir durante el apartheid y del que solo salían con un pase para trabajar en las casas y los negocios de los blancos. Soweto es el icono de la resistencia de la población negra contra ese cruel y racista gobierno afrikaners que segregó a la población sudafricana según el color de la piel desde 1947 hasta 1994. Dos millones y medio de personas (99% negras) viven en este barrio-ciudad situado a las afueras de Johanesburgo, donde hay casas de todo tipo, desde chabolas de chapa metálica a chalés con piscina. Soweto está lleno de vida, de gentes amables que luchan por sobrevivir y que están encantadas de mostrar a los visitantes los cambios acaecidos en su township.

10. Mpumalanga

Es la provincia que ocupa la porción noreste de Sudáfrica, fronteriza con Mozambique. Conocida antes como Transvaal, es tierra de granjas afrikaners, de tribus xhongas y ndebeles, de minas de oro, de grandes montañas y sabanas africanas llenas de animales. Es un buen lugar para los deportes de aventura, por ejemplo, un rafting por el río Sabie, que nace en las montañas Drakensberg y va a desaguar a Mozambique.

Sudáfrica, kruger

11. El parque Kruger

Una visita inexcusable en todo viaje a Sudáfrica, Es el mayor parque natural del país y una de las reservas de animales más famosas de África. Ocupa una franja de unos 350 kilómetros de largo por unos 70 de ancho en el noroeste del país, a lo largo de la frontera con Mozambique, y fue de las pocas zonas que se salvó de ser transformada por el hombre porque la malaria y otras enfermedades similares mantuvieron a raya a ganaderos y cazadores blancos. En el interior del parque y en las zonas limítrofes encontraréis alojamientos de todo tipo.

12. Una inmersión con la población negra

En Sudáfrica, salvo excepciones, los blancos viven con los blancos y los negros con los negros. Pero la esencia del país se manifiesta en los township, barrios de población mayoritariamente negra, con usos, prácticas y estilos de vida igual a los de cualquier otra ciudad africana (aunque con mejores servicios, basta ver el enorme hospital Chris Hani Baragwanath, de Soweto). Merece la pena visitar alguno, beber cerveza de sorgo con sus habitantes, interesarse por sus problemas y por sus costumbre (por ejemplo, el código de señales que usan para llamar a los taxis colectivos) o dar una vuelta en bicicleta con muchachos del barrio como guías locales (una actividad que existe por ejemplo en Soweto). Solo entonces comprenderás a la verdadera Sudáfrica.

Sudáfrica, General 3

Hay 14 Comentarios

Amigo si has tenido valor de entrar en Soweto me parece que eres un superheroe. el Parque Kruger solo tiene 20 km de ancho. Lo de viajar en helicoptero y bucear bonitos sueños. La gente negra que vive en pequeños poblados es poco amable y hay una falta de limpieza que te cagas. Creo que mandela fue un ejemplo pero poca gente sigue hoy en dia ese ejemplo. Merece la pena venir pero muchas cosas son y seran utopias.

Doce? Yo haría doce listas para Sudáfrica: doce playas, doce ciudades, doce sitios para bucear (un top de Cousteau, el Aliwal Shoal), doce treks (ah, las Drankenberg!)... Un país algo más pobre sin Mandela, pero un país a recomendar sin duda. Probablemente el país que mejor permite una incursión al África negra por tu cuenta, con lujos del mundo desarrollado. Vale, el Krugger no será el Chobe (como dice Delosnervios), o el Serengeti pero puedes en uno de esos alquilarte un coche por 20 euros al día, entrar sin guía y no perderte, dormir con tu tienda en campings que están de lujo, disfrutar de las genailes áreas de descanso y lograr fotos como la de ese leopardo de Pako que solo TU has encontrado, con la satisfacción que ello te da?

La libertad es un gran regalo que Dios nos a dado, y cuando esta se estanca para su creación encomienda a hombres valientes para socavar ese gran tesoro. Por tanto nos permite conocer y navegar por grandes lugares que solo eran para unos cuantos, me refiero a esos 12 que nos acaba de presentar.

Estimado/a Sgg: si lees bien, el texto no dice que Cape Twon esté en el mismo paralelo que Río. Dice que tiene un emplazamiento tan bello como el de esa ciudad brasileña. Pero que está en la misma latitud que la franja mediterránea, pero en el hemisferio sur. Por eso se da bien la vid.
De nada

Personalmente, el Parque Kruger me defraudó. Quizá sea el más famoso, pero no el mejor. En cuanto al tema del apartheid, acabaría oficialmente, pero la realidad es otra. No es casualidad que sean los negros los que tienen los peores trabajos, los que viven en los guetos o los que están en paro. Claro que hay sitios maravillosos en Sudáfrica, y seguros. Lugares de blancos para blancos. Que todo aquello no acabara en una guerra civil tiene su mérito, pero el apartheid no es historia, es una realidad hoy en Sudáfrica. Una incipiente clase media negra es sólo una anécdota frente a los millones de negros que viven en la pobreza. Como país, precioso. Los blancos viviendo en urbanizaciones alejadas de la ciudad y con seguridad privada. La seguridad privada se ha convertido en Sudáfrica en uno de los negocios más prósperos. Los blancos viven allí en una burbuja, y los negros la realidad sudafricana.

No puedo creer que digan que esta en la misma latitud que Rio de Janeiro "solo que en el hemisferio sur"
Las dos ciudades estan en el hemisferio sur y en muy diferentes latitudes.

Sin duda que Mandela marcó y marcará la historia de este país pero no olvidemos (y disculpenme el comentario racista) Sudrafrica no se parece a otros paises africanos porque estuvo en manos (tiránicas) de los blancos y porque Mandela comprendió que si destruía todo lo bueno que estos hicieron, el país se hundía. Mejor dicho, MAndela no le siguió los pasos a Mugabe...y eso se ha notado en Sudafrica.

No olvidéis la costa del Índico en la zona norte, limítrofe con Mozambique. Santa Lucía, el estuario del río, las playas y el parque nacional, son imprescindibles.

Existe una palabra en español que entendemos mejor que "township", que es la correcta en nuestro idioma: gueto. No cuesta nada usarla.

Una pena ir a Sudáfrica y hacerlo de tránsito. En mi caso a Mozambique. No obstante, algo, algo, algo capté, a parte del PN Kruger.
Una buena ración de interesantes sitios.
Un abrazo, compañero [También he escrito un 'post' sobre Sudáfrica/Mandela pero nada, nada, nada que ver con el tuyo].

Y 12 motivos para reservar esta noche con descuentos increíbles en lugares que os recomendamos http://www.capitanfood.com a través de http://cort.as/7-u2

12 buenos motivos para visitar el país!! viviría viajando!!!

http://walktoclick.wordpress.com/2013/12/09/italia-veneza/

Y la playa de Durban...

Sudáfrica es un país maravilloso que recomiendo visitar. A nostros nos gustó mucho. Pero hay que avisar que el Kruger no es tan sensacional como los grandes parques de Kenia y Tanzania

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

paconadalsl@gmail.com

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal es viajero-turista antes que periodista y culo inquieto desde que tiene uso de razón. Estudió Ciencias Químicas pero acabó recorriendo el mundo con una cámara y contándolo. Escribe en EL PAÍS sobre viajes y turismo desde el año 1992. Es también escritor y fotógrafo, colabora con la Cadena Ser, además de presentar series documentales en diversas televisiones.

Último libro

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

Un relato trepidante por unos de los destinos menos turísticos y más inseguros del mundo. Un viaje en solitario lleno de emoción y melancolía a lo largo de una región azotada por constantes guerras y conflictos étnicos. Un viaje plagado de sentimientos que consigue conectar al lector con los sufrimientos y las esperanzas de África.

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal