Paco Nadal >> El Viajero

03 ene 2014

El día que intenté hacer la mayor tontería del mundo

Por: Paco Nadal

Times

@NYCONLY

El ser humano ha demostrado de sobra ser el más inteligente de la Creación. Ahí están inventos como la penicilina, el Candy Crush y el programa “Quién quiere casarse con mi madre” para demostrarlo. Pero a veces comete estupideces tan sonoras que uno pone en duda si Darwin y la teoría de la evolución no estarán equivocados. Por ejemplo: intentar meterse millón y medio de personas a la vez en un palmo de terreno para ver bajar una bolita, como ocurre cada Nochevieja en Times Square, en Nueva York.

Me explico para quien no sepa de qué se trata: igual que cada ciudad del mundo, la Gran Manzana tiene un lugar icono para celebrar el fin de año, la plaza de Times Square, que en realidad no es una plaza sino un cruce de calles: la 7ª Avenida con la Avenida Broadway y la calle 42. Así grosso modo calculo yo que tendrá la misma superficie que la era del tío Ambrosio en la que se celebraba la verbena del pueblo donde nació mi madre. Hace ya unos años a un listo se le ocurrió montar una bola de cristal sobre un vástago en lo alto de una fachada para que descendiera durante los últimos segundos de cada año y que así la peña pudiera celebrar las campanadas en una ciudad donde no hay campanas.

El problema es que como en este país todo es hiperbólico, a la fiesta acude más de un millón de personas y claro, ni poniéndolas tumbadas y contrapeadas habría forma humana de que entraran en ese reducido espacio. La gente se va a las tres de la tarde para coger sitio, es decir, se pegan una espera de nueve horas de pie y a diez grados bajo cero. Está prohibido entrar con alcohol (que haría más llevadera la espera, no nos engañemos) y rige la ley de “el que se fue a Sevilla, perdió su silla”, porque una vez que entras si sales para ir al baño olvídate de tu hueco. Así que algunos se van… “con pañales”.

La marabunta se mueve como poseída por la niña del exorcista tratando de entrar, chocando unos con otros. La policía corta todas las vías de acceso a la plaza menos la calle 52, pero como buena policía, en vez de ayudar complica más el asunto formando con sus barreras metálicas unas peloteras de gente que quiere ir de un sitio para otro que ríete tú de la evacuación de Saigón.

Y todo para que después de estar ocho horas más apretado que los tornillos de un submarino y más congelado que un Frigodedo veas bajar la jodida bolita mientras caen confetis, te des un beso con tu vecino diciéndole “japiniullear” y te vayas a tu casa con la sensación de que te han tomado el pelo. Porque estos sosos de los neoyorquinos ni las uvas se toman.

Como diría el amigo Obelix: “están locos estos romanos” .

Plan B: si queréis que os dé mi opinión, a no ser que tengáis alguna modificación cromosómica que os incite al masoquismo ni se os ocurra intentar la tontuna de ir a Times Square. Haced como hice yo con los amigos que me acompañan estos días en Nueva York: compraos una botella de champán y doce uvas en un Deli, iros al puente de Brooklyn, donde hay unas impresionantes vistas del skyline iluminado de Nueva York (eso sí, abrigados como para conquistar el Polo Norte con Amundsen, que allí en medio corre una brisa que constiparía a los pingüinos) y festejar la entrada del año viendo los fuegos artificiales sobre la estatua de la Libertad. Sin apreturas ni pañales. Me agradeceréis el consejo el resto de vuestra vida.

¡Feliz año 2014!

Times 2

Hay 9 Comentarios

Paco, amo tus posts!!!! Estoy totalmente de acuerdo, es una locura!!! He vivido en Nueva York desde hace 15 anio, pueden ver otras ideas para celebrar el anio nuevo en nyenfamilia.com.

Me ha impresionado lo de las nueve horas de espera a 10º bajo cero...y lo de los pañales! jaja, aunque no me extraña (a grandes esperas, soluciones absorbentes)
Te deseo muchos viajes y proyectos, aunque creo que no te faltarán.
Y brindo contigo por el nuevo año!

Paco, cómo te entiendo y lo que me he reído leyendo tu descripción de la situación. Nosotros somos de los tontunos que picamos y fuimos a Times Square en fin de año y no se lo recomiendo ni a mi peor enemigo. Hacía mejor temperatura que la que comentas (1 grado) pero estuvimos como 4 horas ahí plantados (hace años sí dejaban pasar alcohol ;) pero....una pesadilla!!!

Jajajajajajaja....¡yo también escapé corriendo de esa locura, uno de los eventos más tontunos inventados por el ser humano! Por cierto, buenísimo el consejo de irse al Puente de Brooklyn a comenzar el año abrigado en plan expedicionario polar :-)

Ya se sabe que los yankis no entienden de moderación...
¡Feliz año nuevo Paco!
pd: con Amundsen al Polo Sur Paco, al Norte mejor con Nansen ;)
http://pasosypedales.blogspot.com.es/

Que haya tanta gente haciendo el bobo para divertirse me motiva. No necesito tener motivos para divertirme. Cualquier tiempo, cualquier lugar, cualquier situación.

Conocer mundo es un mérito que nos abre la mente, y una riqueza personal que nos aporta otra visión del mundo en que vivimos.
Gracias a ello podemos valorar mejor lo que tenemos en casa, y disfrutar el doble de lo que somos, de lo nuestro, de vernos contentos por ser nosotros.
Tal cual.
Naturales, en nuestras plazas y barrios de pueblo o de ciudad local o de provincias sintiéndonos ciudadanos del mundo, saboreando un mantecado.
Con un sorbo de anís.
Tan ricamente.
Desde la opción de buscar gentío, que cada cual es muy libre, está la otra alternativa.
Sintiéndonos igualmente gente.
Que brinda.

Los humanos somos como borregos y somos capaces de hacer muchas chorradas sólo por sacarnos la foto y contarlo. Yo pasé la Nochevieja con mi esposa: http://xurl.es/ch3vj Y fue una velada íntima y romántica que me pareció maravillosa. Feliz Año y salud para todos.

Me encantan tus posts. ¡¡Brindo por un año lleno de ellos!!
¡¡Feliz Año, Paco!!

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

paconadalsl@gmail.com

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal es viajero-turista antes que periodista y culo inquieto desde que tiene uso de razón. Estudió Ciencias Químicas pero acabó recorriendo el mundo con una cámara y contándolo. Escribe en EL PAÍS sobre viajes y turismo desde el año 1992. Es también escritor y fotógrafo, colabora con la Cadena Ser, además de presentar series documentales en diversas televisiones.

Último libro

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

Un relato trepidante por unos de los destinos menos turísticos y más inseguros del mundo. Un viaje en solitario lleno de emoción y melancolía a lo largo de una región azotada por constantes guerras y conflictos étnicos. Un viaje plagado de sentimientos que consigue conectar al lector con los sufrimientos y las esperanzas de África.

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal