Paco Nadal >> El Viajero

01 sep 2014

10 lugares a los que no deberías asomarte si tienes vértigo

Por: Paco Nadal

En el borde del Preikestolen 2
Este verano estuve visitando uno de los lugares emblemáticos de Noruega: el Preikestolen, la roca del Púlpito. Un acantilado de 600 metros de pared vertical tallado por los glaciares en el Lysefjord, cerca de Stavanger. Es uno de los lugares más impactantes que conozco: las piernas te flaquean solo de pensar el patio que hay allá abajo. Algunos descerebrados, con tal de sacarse la foto más impactante, se la juegan poniéndose al lado del abismo.

El Preikestolen es de esos sitios no apto para corazones débiles. Pero no es el único. Aquí van otros nueve miradores adrenalínicos a los que asomarse es de masoquistas:

Skywalk

Grand Canyon Skywalk (EEUU)

Su propio nombre lo indica: un paseo por el cielo. Eso te crees que estás haciendo cuando caminas por esta curiosa pasarela de cristal suspendida en forma de arco sobre el Gran Cañón del Colorado. El patio que se abre abajo tiene 1.300 metros de caída libre. Suficientes para hacerte pupa.

 

Chamonix 2

Chamonix Skywalk (Francia)

Inspirado en la anterior (hasta el punto de que le han copiado el nombre) es este cubo de cristal instalado en la cabina superior del mítico teleférico de la Aiguille du Midi, a 3.842 metros de altitud, en el corazón de los Alpes franceses. Los cristales tienen 12 centímetros de espesor y pueden soportar vientos de hasta 220 kilómetros/hora. Lo cual no quita el miedo que pasas al dar el primer paso al interior de la cabina.

 

Dachstein

Puente colgante del glaciar Dachstein (Austria)

Los gestores del resort del glaciar Dachstein, en Schladming, pensaron que la mejor manera de atraer más visitantes era hacérselo pasar mal. Y construyeron un puente colgante de 100 metros de largo sobre el glaciar que no tiene nada que envidiar a los del Himalaya. Si al llegar al otro lado el corazón aún te palpita, puedes terminar el paseo en las “escaleras de la nada”: una escalinata metálica que acaba en una plataforma de cristal suspendida sobre el vacío.

 

Trolltunga

Trolltunga (Noruega)

Los fiordos noruegos están llenos de lugares no aptos para acrofóbicos. Muy cerca del Preikestolen aparece esta otra plataforma natural de granito que sobresale de manera casi imposible sobre el Sørfjroden. Además de adrenalínico, el Trolltunga es agotador: hay que caminar ocho horas (ida y vuelta) para asomarse a la plataforma. La ventaja es que apenas hay turistas.

 

Huayna Picchu

Huayna Picchu (Perú)

Es la montaña en forma de pico agudo que cierra el complejo de Machu Picchu. Los incas tallaron una estrecha y vertiginosa escalinata por la que ascendían a la cumbre para sus ceremonias. La misma por la que ahora suben cientos de turistas dispuestos a pasar un mal rato a cambio de disfrutar de una vista insuperable de las ruinas más famosas de América.

 

Tirolina Masphi

Bici-tirolina del bosque Masphi (Ecuador)

Es una extraña tirolina, instalada en la reserva ecológica Masphi, al noroeste de Quito, en la que en vez de cruzar enganchado con un mosquetón al cable, lo cruzas pedaleando en una bicicleta tándem que cuelga a 70 metros sobre las copas del bosque nuboso. Unos 220 metros de recorrido descargando pura adrenalina.

 

Cliffwalk

Cliffwalk Vancouver (Canadá)

Se trata de un recorrido tipo canoping, pero apto para todos los públicos, mediante una serie de pasarelas, puentes colgantes y escaleras fijadas al acantilado. Cuelga a 100 metros de altura sobre los bosques de la cuenca del río Capilano.

 

Piscona del Diablo

La piscina del Diablo (Zambia)

El río Zambeze se precipita a un abismo de 100 metros de altura en las cataratas Victoria, un soberbio tajo en la tierra que separa Zambia de Zimbabwe. La naturaleza quiso que en la parte zambiana quedara una poza de agua justo en el borde de la catarata que en época seca permite darse un baño asomado al atronador abismo. La gente compite a ver quién se hace la foto más extrema. A alguno le ha costado la vida.

 

Alpix

Mirador Alpspix (Alemania)

Dos grandes vigas de acero se cruzan sobre un vacío de mil metros para crear este mirador turístico en el valle de Höllental. Se localiza en Osterfelderkopf, a 2.080 metros de altura, y tiene acceso desde la estación superior del Osterfelderbahn.

Hay 43 Comentarios

Tiene razón MCS, la foto se ha retocado. Y con muy poca habilidad, además

@Almudena: se ve como han clonado de forma burda la roca a los pies del señor de blanco para ocultar algo, probablemente otras personas

Estoy de acuerdo con lo del retoque de la primera foto. Hay claramente una clonación de las sombras o grietas del suelo y el mar de fondo está borroso. Han debido eliminar así algún otro turista al lado de la pareja.

Hemos estado en Normandía este verano y pasamos por el viaducto de Souleuvre, en Vire. Hay varias actividades organizadas en torno al antiguo viaducto, obra diseñada por Eiffel. Ya sólo subir a la base desde donde sale la tirolina da bastante miedito... Para los valientes hay tirolinas y puenting:
http://www.ajhackett.com/normandie/history/normandie/

MCS, por que dices que esta retocada?

la primera foto está claramente retocada, en concreto a la izquierda del caballero de blanco

Sentier de la Mature o Faja de las Flores en los Pirineos, más cerca, quizás menod espectaculares, pero tienen lo suyo.

Más cerca de casa, el balcón de pilatos, en la Sierra de Urbasa, brrrrr!!!!!

Ya mismo podremos añadir el caminito del rey en Ardales a esta lista https://www.youtube.com/watch?v=fcczjFRcVcU

Qué pasada de sitios. A mí al contrario que a muchos, me encanta sentir el vértigo!
http://dianamiaus.blogspot.com.es/2014/03/ala-delta-y-parapente-en-rio-de-janeiro.html
Saludos!

En Lysefjord, mismo fiordo que el Preikestolen, tambien se encuentra el macizo del Kjerag, cuyo Kjeragbolten (bola de piedra encajada entre dos acantilados a unos 1000 metros sobre el fiordo) es sencillamente espectacular. Eso si, la subida, sin ser tan dura Como el Trolltunga, no es apta para todas las condiciones fisicas. Pero el Camino es mucho mas bonito que el del Preikestolen.

Al Huayna Picchu se puede subir sin problema. Las escaleras son empinadas, pero no hay necesidad de pasar por sitios expuestos (si los buscas, los hay, pero no es necesario). Sí hay peligro de caerse por los escalones, de empinados y estrechos, pero no se cae al vacío...

En el Preikestolen, uno se sienta como un viajero contemplando un mar de nubes: https://errabundeando.wordpress.com/2013/06/09/como-un-viajero-contemplando-un-mar-de-nubes/

Fantástica lista. Los acantilados de Moher en Irlanda también son un buen mirador para los que tengan vértigo. Saludos!

Este verano fui de viaje a Lanzarote y visitamos el Mirador del Río, situadoen Haría, en el norte de Lanzarote, a más de 450 m de altitud. Al frente se encuentra las islas Chinijo, La Graciosa y el Océano Atlántico.
Unas vistas espectaculares!!

He estado en el Grand Canyon Skywalk y no tuve sensación de vértigo. Sin embargo, cada vez que veo la foto del Preikestolen me da mucho repelús. Si algún día voy a visitarlo, creo que le echaré las fotos desde lejos. :P

En la provincia de Alicante esta el monasterio de la Fuente Roja, Alcoy (Font Roja) y aunque la altura no sea ni remotamente tanta como las aqui expuestas, tiene una pasarela lateral que acojona... ja, ja

saludos

http://alicantegusta.com/recetas-de-cocina/2-recetas-de-cocina/1001-gazpacho-de-la-montana-de-alicante.html

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

paconadalsl@gmail.com

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal es viajero-turista antes que periodista y culo inquieto desde que tiene uso de razón. Estudió Ciencias Químicas pero acabó recorriendo el mundo con una cámara y contándolo. Escribe en EL PAÍS sobre viajes y turismo desde el año 1992. Es también escritor y fotógrafo, colabora con la Cadena Ser, además de presentar series documentales en diversas televisiones.

Último libro

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

Un relato trepidante por unos de los destinos menos turísticos y más inseguros del mundo. Un viaje en solitario lleno de emoción y melancolía a lo largo de una región azotada por constantes guerras y conflictos étnicos. Un viaje plagado de sentimientos que consigue conectar al lector con los sufrimientos y las esperanzas de África.

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal