Paco Nadal >> El Viajero

06 abr 2015

Historia de la foto de faros más famosa del mundo

Por: Paco Nadal

La Jument - Jean Guichard

¿Cómo se hizo esta foto? ¿Murió el farero arrollado por la ola? La pregunta me la hice la primera vez que vi esta impactante imagen a tamaño gigante en un póster en no sé que lugar. Luego la volví a ver cientos de veces en cientos de lugares diferentes, igual que seguro la habréis visto vosotros: es uno de los póster más vendidos en tiendas de decoración y recuerdos.

Y mira por dónde hoy que estoy en la isla francesa de Ouessant, en el Finisterre de Bretaña, me he tropezado sin querer con la historia de esa foto y la del farero que la protagoniza.

El faro se llama La Jument y es una de las linternas de mar más espectaculares de la costa francesa. Está a dos kilómetros aguas adentro de la isla de Ouessant y fue construido entre 1904 y 1911 para señalizar unos peligrosísimos bajos en los que se habían producido multitud de naufragios.

La historia de la foto tiene lugar el 21 de diciembre de 1989. El fotógrafo francés especializado en imágenes de faros Jean Guichard sobrevolaba en helicóptero La Jument un día de fuerte tormenta buscando la foto perfecta de esas gigantescas olas del Atlántico golpeando contra la estructura del faro. Dentro, el farero Theophile Malgorn, que por aquel entonces rondaba la treintena de años, escuchó las repetidas pasadas del helicóptero y pensó que algo raro podía ocurrir; quizá el piloto estaba tratando de ponerse en contacto con él por un naufragio o por algún accidente. Y en una maniobra a todas luces descabellada abrió la puerta para ver qué pasaba.

La acción completa duró apenas unos segundos. Guichard vio a aquel hombre en la puerta y su instinto de fotógrafo le dijo que allí había una composición perfecta: el hombre y la fuerza de la naturaleza. Empezó a disparar en modo ráfaga su cámara casi a la vez que una nueva ola gigante empezaba a abrazar con toneladas de agua embravecida la estructura del faro. En ese mismo instante, el farero Malgorn –asomado al quicio de la puerta- escuchó un trueno seco, como una estampida brutal (el impacto de la ola contra el frente del faro) y supo que había cometido un tremendo error. Tan rápido como abrió volvió a cerrar la puerta, justo una milésima de segundo antes de que la ola lo arrasara todo. Estaba vivo de milagro. En el carrete de Guichard quedaron impresas 9 imágenes –las que al motor de la cámara le dio tiempo a disparar - que le harían famoso de por vida y con las que en 1990 obtendría el segundo premio en el World Press Photo (el primero fue para la célebre foto de un manifestante chino parando él solo una columna de carros de combate en Tianammen).

El farero Theophile Malgorn sigue viviendo en esta isla de Ouessant y no quiere que nadie le vuelva a preguntar por la maldita foto. Me cuentan sus allegados que se cabreó mucho en aquel momento porque le habían puesto en un aprieto mortal de manera irresponsable y además por un tema comercial; él salió a ver qué pasaba por profesionalidad y casi le cuesta la vida. Pero que poco después Guichard lo visitó en su casa, le regaló una foto firmada de aquel “momento decisivo” -que diría Cartier Bresson- y se hicieron muy amigos.

El último farero abandonó La Jument el 26 de julio de 1991. Desde entonces es un faro automático. Theophile es ahora el telecontrolador del faro de Creac’h, también en Ouessant. Los vecinos suelen verlo pasear con sus perros por el sendero que bordea la costa de la isla, con la mirada perdida en el mar bravío que rompen contra estos acantilados, observando la silueta oscura de los faros en los que siendo más joven pasó tremendos ratos de soledad en un cuarto húmedo y oscuro.

Los fareros son (o eran) gente muy especial. Seres solitarios y poco habladores, artistas con todo el tiempo del mundo para escribir, pintar o esculpir. Filósofos de una vida que muy pocos hubieran sido capaces de soportar.

Por eso les resulta difícil adaptarse a una vida sedentaria, controlando un faro delante de un ordenador en un aséptico cuarto con calefacción después de haber sido los últimos románticos del mar; filósofos solitarios que cada noche encendían luces con las que salvar vidas de navegantes anónimos que nunca les conocerían ni tendrían ocasión de agradecérselo. Como Theophile Malgorn.

Hay 64 Comentarios

Genial artículo, me ha encantado!!Imagen impresionante.

Gran historia tras una foto icónica

hermosa e impresionante foto me encanto me quedo sin palabras

Que linda historia siempre me han gustado los faros

Me ha encantado esta historia que le da un toque emocional a la toma.
http://www.fotoenlaces.eu

Esta fotografía está disponible en las galerías YellowKorner de toda España

¡Qué historia tan Emocionante!

La narración me ha llevado a leer el artículo de manera trepidante desde el principio hasta el final... y con final feliz.

Enhorabuena por regalarnos esta historia de Amistad tan Emocionante!

Saludos,
http://www.pirineuemocio.com

Preciosa descripción…. me ha encantado!


Me encanta el halo romántico y misterioso que envuelve a la figura de los fareros.
Dignos de un poema de Espronceda :-)

http://madbidtimo.es/

:) :) :)

Buenisima la historia.por cierto hace unos dias estuve en el aeropuerto de Quito y alli tienen en la sala de espera una frase tuya ,me ha encantado.Un abrazo.

Excelente foto e historia. Casualmente acabo de tomar una foto de un faro y le escribí al Señor Paco Nadal

Thank you for the useful information. they are very wonderful lighthouse pictures.

Ricard, usted nunca ha sido un niño, hombre? No hay un niño dentro de usted? Pues sí, a todos nos gustan las estórias y mistérios y personages, para acalantar nuestro real cotidiano y hacerlo más suportable.

26 Imágenes que parecen sacadas de un cuento de fantasía http://reme.me/4kixIV

Más allá de la foto, me quedé pensando en quiénes y cómo habrán construido ese faro en un medio tan hostil.

Gracias por la história

espectacular fotografía,me a dejado anonadado la historia de este humilde farero, que tan asombrado como el mismo faro, salio para ver la maravillosa inmensidad del mundo.
Yo soy ese humilde farero anonadado por la historia os confieso que no sali a ver la inmensidad del mundo sino a hechar un meao al mar desde lo alto del faro.

Increible como este sitio http://www.45revoluciones.es

siempre pense que esa foto era un montaje en photoshop gracias por compartir la historia

he visto esa imagen y me encanto leer la historia gracias por compartirla yo siempre pense que era un montaje de photoshop

Muy lindo reportaje, sin mencionar la maravillosa fotografía, me podrías dar alguna forma para contactar a Theodoro?
Saludos Alejandra

todo muy bien excepto esto: "Los fareros son gente muy especial. Seres solitarios y poco habladores, artistas... etc, etc". Esto es un tópico más falso que un duro sevillano. He conocido personalmente a 2 fareros de la Costa Brava y son personas de lo más "normal". Ni filósofos, ni "artistas solitarios con la mirada perdida en el horizonte".

Siempre nos lo habíamos preguntado Paco Nadal. Este es el tipo de historias que siempre vale la pena conocer. ¡Gracias!

Una imagen increible y espectacular!

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

paconadalsl@gmail.com

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal es viajero-turista antes que periodista y culo inquieto desde que tiene uso de razón. Estudió Ciencias Químicas pero acabó recorriendo el mundo con una cámara y contándolo. Escribe en EL PAÍS sobre viajes y turismo desde el año 1992. Es también escritor y fotógrafo, colabora con la Cadena Ser, además de presentar series documentales en diversas televisiones.

Último libro

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

Un relato trepidante por unos de los destinos menos turísticos y más inseguros del mundo. Un viaje en solitario lleno de emoción y melancolía a lo largo de una región azotada por constantes guerras y conflictos étnicos. Un viaje plagado de sentimientos que consigue conectar al lector con los sufrimientos y las esperanzas de África.

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal