Paco Nadal >> El Viajero

10 ago 2015

El increíble mundo (kitsch) de las botellas de los bares de carretera

Por: Paco Nadal

6a00d8341bfb1653ef014e8ba932ba970d-500wi
La vida de un viajero profesional está llena de ratos muertos acodado en la barra de un bar cualquiera de carretera, esperando a que el camarero parta con escoplo y cincel una ración de esa tortilla de patatas amarilla y dura como el pedernal que te ha guiñado un ojo tras la vitrina o te sirva el menú del día en el que invariablemente habrá paella (si es jueves) o macarrones ahogados en toneladas de salsa de tomate barata si es cualquier otro día de la semana.

Y allí estás tú, cansado de hacer kilómetros, sentado en el taburete, la cabeza apoyada entre las manos, aburrido y con la mirada ausente... hasta que de repente tus ojos se clavan, cual dardo en pub irlandés, en las botellas llenas de polvo y grasa de la estantería y das un respingo como si hubieras visto al mismo Andy Warhol vestido de lagarterana:

¡Ostis! ¿Quién ha sido capaz de diseñar ESO?

 

Botellas con forma de gallo, de vaca lechera, de racimos de uvas, de torero, de pierna de futbolista o de puñal nepalí. Las estanterías de los bares españoles son una elegía al kitsch. Diseños imposibles que no imaginarías ni en la peor de tus borracheras.

Botellas que llevan décadas allí, viendo pasar viajeros y viajeros, desde que el 1430 Supermirafiori era el ferrari de las nacionales españolas y lo más heavy que sonaba en los radiocassettes extraíbles era Pablo Abraira.

Joder, ¡qué botellas! ¡que ingenio! ¿Quien se beberá eso? ¿Habrá pedido alguien alguna vez una copa de esa botella con forma de gallo? ¿Qué podrá contener la pantorilla de Messi?

Hace tiempo que me dio por fotografiarlas. Los camareros se suelen quedar perplejos cuando les pido que me dejen una para inmortalizarla. Y más de uno me ha confesado que gracias a mi acción ha sido la primera vez que la ha movido de su sitio desde que Velázquez pintó Las Meninas.

Aquí van algunas de las más memorables botellas kitsch que he visto en mis horas huertas de bar de carretera:

(Este post fue publicado por primera vez el 19 de septiembre de 2011)

 

Botellas. puñal
¿Qué tiene que ver un puñal de los gurkas nepalíes con el ron? El diseño no conoce fronteras

 

Botellas, gallo
Una de mis favoritas. Un gallo relleno de nadie sabe qué licor (tampoco encontré a nadie dispuesto a probarlo para identificarlo). Impagable.

 

Botellas, cafetera
 A veces los diseñadores se complican la vida innecesariamente. Si vendes licor de café, pues envásalo en una cafetera. Elemental, querido Watson.

 

Botellas, mexicano
Otro ejemplo de simplificación para que lo entienda el pueblo llano. Si contiene tequila, no le vas a poner un sombrero cordobés. 

 

Botellas, turbante
Este igual habría servido para un anís que para un perfume de Coco Chanel.

 

Botellas, caballito
Si no puedes tener un Ferarri, siempre puedes comprar este otro cavallino rampante.

 

Botellas, elefante
Este lo pones en el salón de casa y no vuelves a recibir una visita en tu vida.

 

Botellas, vaca

Un clásico de las estanterías de los bares patrios. El tolón-tolón de la leche merenguada.

 

Botellas, pera
Esta está hecha para dinamizar el cerebelo de los parroquianos y hacerles pensar: ¿qué fue primero, la pera o la botella?

 

Botellas, pisco
El kitsch viajó en las naos de Colón y se lo contagiamos a los incas. Ellos, en venganza, nos retornaron esta botella de pisco andino. 

Todas las fotos © Paco Nadal

Hay 19 Comentarios

Paco, si quieres ver algo realmente kitsch no te pierdas esta casa construida 100% con elementos de reciclaje, los ladrillos son botellas de plástico..
http://www.zaiguaweb.com/2014/07/29/una-casa-muy-especial/

Si el bar de carretera ,tiene algo de encanto ,podemos pasar de tormarnos la tapa ,porque asi no engordaremos,pero yo confiaba en que la crisis nos hiciese reflexinar en hacer una buena tortilla de patata que tampoco tiene tanta dificultad pero va ser que no ,porque he comprobado que este verano ya se ha acabado la crisis que nos hemos echado de nuevo a las carreteras con el combustible a precios de subida ,que nos dan platos la mayoria que no se pueden comer y nos conformamos con los celulares ,la era tecnologica.,ese es el refugio ,yo todavia confio en encontrar una buena tortilla y ,.....Un abrazo.

encantadoras las fotos de las botellas. Ya que también te gustan, te comento que el poeta argentino Carlos Martian posee un bella colección de botellas en isla de las golondrinas. Saludos!

En Polonia vi una que era el papa woytijla, no me la pude llevar porque era la unica que tenian. Dentro no habia agua bendita sino vodka

Un recuerdo para el más grande coleccionista de botellas extrañas: el gran Poeta chileno Pablo Neruda, el que haya visto el bar de su casa en Isla Negra sabrá de lo que estoy hablando. Saludos desde Chile.

Luego de las curiosas fotos y los mejores comentarios, solo me queda responder como el personaje de la película peruana Pantaleón y las visitadoras: "telúrico, maestro, telúrico..." Abrazos desde República Dominicana.

En la tienda que había frente a mi casa cuando tenía 7 u 8 años había una con las letras en chino y un lagarto dentro. Era una mezcla de miedo y asco que cuando me tomaba la leche para ir al cole me imaginaba que se me colaba el lagarto por la garganta.

Pues estas botellas y esos bares;;)))) se merecen un buen post. Yo no puedo mandar mis fotos,que mi ordenador, antivirus y conexión va de PP (Puta pena...;)
Eso sí, la Comunidad de EL País, esa sí que va de PP. La leche que no hay manera de comentar nada ni de hacer nada, y los pobres cyberbloguers, de culo;(
Bueno, pues, yo tengo una en mi casa, encima de la chime de la cocina, que es de una botella de cerveza, creo que de San Miguel, llena de etiquetas de viajes y países, como una maleta. Fue una tanda que sacaron y ya no más. Así que sin pensarlo mucho, me guardé esta botellita que me moló mogollón, y no la reciclé, pero ya nunca más sacaron ninguna botellita más así.
Es muy linda y ya no he vuelto a ver más. Bebérmelas, sí;)
Muy lindo el post dedicado a las botellas y a esos bares en los que te piensas dos veces si entrar, al ver las botellicas llenitas de polvo, y son de lo más, chic;))))
Buenas foticos!!!;;))

Ya te mandaré yo algo, aunque no sean botellas.
¡P'a la colección!

La más tope que conozco es la de las casas colgantes de Cuenca. Una vez vi una con una bailarina disfrazada de flamenca, pero no recuerdo dónde fue. ¡Qué país!

Buena iniciativa para rescatar esa estetica tan 'castiza'. Te mandare unas fotos de alguna botella que tengo en casa desde hace decadas...

Creatividad en estado puro esos diseños ;)

Son de antología! Es una colección genial, he comenzado mi semana con una sonrisa!
http://www.losbonvivant.com/

Sensacional colección de glorias patrias. Recuerdos de niñez en bares de pueblo con mi abuelo. ¡Qué cutres somos aún!

Sensacional colección de glorias patrias. Recuerdos de niñez en bares de pueblo con mi abuelo. ¡Qué cutres somos aún!

No puedo parar de reir......debe ser que los peruanos estamos acostumbrados a ver estos huacos con Pisco por todas partes, pero mirando el tuyo, sinceramente es una botella espantosa, mi voto va para el Gallo !

No puedo parar de reir......debe ser que los peruanos estamos acostumbrados a ver estos huacos con Pisco por todas partes, pero mirando el tuyo, sinceramente es una botella espantosa, mi voto va para el Gallo !

Otra mítica es la de Cuenca con las casas colgadas, debe ser el recuerdo que más se lleva la gente de la ciudad, y no creo que nadie probara lo que lleva dentro

Otra mítica es la de Cuenca con las casas colgadas, debe ser el recuerdo que más se lleva la gente de la ciudad, y no creo que nadie probara lo que lleva dentro

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

paconadalsl@gmail.com

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal es viajero-turista antes que periodista y culo inquieto desde que tiene uso de razón. Estudió Ciencias Químicas pero acabó recorriendo el mundo con una cámara y contándolo. Escribe en EL PAÍS sobre viajes y turismo desde el año 1992. Es también escritor y fotógrafo, colabora con la Cadena Ser, además de presentar series documentales en diversas televisiones.

Último libro

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

Un relato trepidante por unos de los destinos menos turísticos y más inseguros del mundo. Un viaje en solitario lleno de emoción y melancolía a lo largo de una región azotada por constantes guerras y conflictos étnicos. Un viaje plagado de sentimientos que consigue conectar al lector con los sufrimientos y las esperanzas de África.

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal