Paco Nadal >> El Viajero

14 oct 2015

Historias de Kazajistán (y V): el norte y datos prácticos

Por: Paco Nadal

Familia kazaja

Última entrega de mi reciente viaje por la ex-república soviética más grande del Asia Central. Nos quedaba Astana, las estepas del norte, el mar Caspio... y los datos prácticos por si quieres repetir este viaje a un país sorprendente donde -de momento- apenas llegan turistas.

Un país del tamaño de 5 veces España tiene mucho que ver, aunque la inmensa mayoría de ese territorio sean interminables y monótonas estepas sin un solo árbol.

Astana

En este pequeño recorrido que he hecho con los anteriores post quedaría todo el norte. Allí está Astana, la nueva capital del país. En 1997 el presidente Nursultán Nazarbáyev ordenó trasladar la “corte” desde Astanala sureña Almaty hasta una pequeña localidad en el norte del país, más cerca de la frontera con Rusia. En apenas 18 años, Astana ha crecido hasta convertirse en una ciudad de unos 800.000 habitantes donde todo es nuevo. Llegué a ella con recelo, pensando en un nuevo Dubai, solo que en la estepa; pero no es tan megalómana ni exagerada como aquella. Astana es una ciudad nueva de ladrillo visto, con algunos bonitos y espectaculares rascacielos, pero está hecha a escala humana, más racional y apta para vivir que esas nuevas polis de acero y cristal de los Emiratos. No es que sea para tirar cohetes, pero como raridad resulta interesante al viajero y se le puede dedicar un día a su visita; incluida la subida a la famosa torre Bayterek, icono de la ciudad, desde cuya cúpula transparente se ve todo el skyline de Astana.

 

  

Lago Borovoe

Lago Borovoe

A 260 kilómetros de Astana, por una reluciente autopista, aparece este conjunto lacustre con más de 40 lagos que toma el nombre del mayor de ellos. Es una famosa zona de vacaciones para kazajos y rusos, tanto en verano -cuando se puede hacer senderismo y paseos en barca por los lagos- como en invierno, cuando todo se congela (la temperatura llega a -35º) y llega el momento de los deportes blancos, el patinaje sobre hielo y el esquí de fondo. Hay buenos hoteles, como el Rixos Borovoe, y varios balnearios con tratamientos especiales. Los bosques de coníferas y abedules son fabulosos –sobre todo en otoño- y los paisajes, altamente fotogénicos. Una especie de oasis montañoso en medio de la más llana y desolada estepa.

  Vestido Tradicional

Más lugares que ver en Kazajistán

En el sur, región de Almaty, está el parque nacional Altyn Emel, una zona desértica con una espectacular duna. La región de Mangistau, en la costa del mar Caspio es recomendable para quienes busquen paisajes desérticos sorprendentes y mucha naturaleza virgen con cero turistas; su capital es Aktau, donde están la mayoría de servicios.

El cosmódromo de Baikonur, a unos 250 kilómetros de la ciudad de Kyzylorda, sigue siendo la base rusa de lanzamiento de programa espaciales, aunque esté en territorio kazajo. Admite visitas, incluso durante los lanzamientos, pero previa petición con al menos dos meses de antelación (lo mejor es gestionar el permiso a través de cualquier agencia de viajes de Astana o Almaty)

Parte del mar de Aral (o de lo que fue) se extiende por la frontera suroeste de Kazajistán; un destino recomendable para viajeros que quieran curiosear uno de los mayores desastres ecológicos de los últimos tiempos; los viejos barcos reposan ahora totalmente oxidados sobre un lecho de polvo y barro.

 

Cetreria

Cetrería

Particularmente no me gustan los espectáculos con animales cautivos, pero la cetrería es uno de las artes nacionales kazajas y uno de los pasatiempos nacionales. Se pueden ver espectáculos de cetrería en diversas partes del país.

 

  Coche blanco y bosque de abedules

DATOS PRÁCTICOS

Cómo ir

La mejor combinación desde España es con Turkish Airlines, que vuela desde Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao y Santiago de Compostela directo a Estambul; desde allí hay vuelos diarios a Astana y Almaty.

Cómo moverse por el país

Kazajistán es un país moderno y con buenas infraestructuras. Es fácil moverse en transporte público entre las principales ciudades, ya sea en bus o taxis colectivos (el medio más popular para la población), que salen muy baratos. La red ferroviaria funciona muy bien y une Astana con Almaty y las principales ciudades del sur. El tren rápido Talgo tarda solo 12 horas en hacer los 1.300 kilómetros que separan Astana y Almaty. El problema es llegar a zonas naturales y parajes montañosos que quedan fuera de las rutas regulares del transporte público. En este caso, si se viaje en grupo, mi recomendación es contratar un coche con chófer, que es lo que hicimos mis compañeros de viaje y yo. No sale muy caro y compensa por el ahorro de tiempo.

Agencias locales

El turismo es muy incipiente en el país -¡un aliciente más para visitarlo!- porque tiene gas y petróleo suficiente como para no haberse preocupado mucho por desarrollar esa otra industria. Pero hay ya varias agencias que dan todo tipo de servicios. Yo contraté con Discover Kazakhstan; tiene guías en español.

  Vodka

Qué comer

Un chiste muy popular en el país, dice: “el animal que más carne come es el lobo, ¿sabes cuál es el segundo?”. Y la respuesta es: el kazajo. Con esto os podéis hacer una idea de cuál es la base de la alimentación en Kazajistán; ¡mal destino para los vegetarianos! La comida nacional es el beshbarmak, que literalmente significa “cinco dedos”; un guiso de carne de caballo que se come con las manos.

Kurut: bolas de leche (de cabra, yegua o vaca) desecada y mezclada con sal o azúcar; dura más de un año.

Lagman: plato que se prepara de diversas maneras pero siempre lleva carne de ternera guisada, pimientos y pasta.

Bukhturma: otro guiso, en este caso de cordero, con patatas.

Las samsa son empanadillas que se rellenan con patata o... ¡con más carne!

La bebida tradicional nómada es la leche de camella: sabe a yogur agrio.

 

Dónde comer en Almaty

Tiubiteyka, cocina tradicional kazaja.

Barashek; en el centro de la ciudad.

Zoloto; sushi, pizzas y recetas tradicionales.

 

Hotel Rixos

Dónde dormir

La cadena hotelera más lujosa del país se llama Rixos y tiene establecimientos de 4 y 5 estrellas en casi todas las ciudades; todos son nueva construcción y con un alto grado de servicio y calidad. Más utilizados por viajeros de negocios que por el incipiente turismo.

En Almaty

Hotel Otrar, frente al parque Panfilov. Hotel turístico de buena relación calidad-precio; en tono a 110$ la doble.

Hotel Astana, en calle Gogol.

Hotel Uyut; un tres estrellas sencillo y bien de precio.

Buenos hoteles de 4 estrellas: Soluxe hotel, Kazzhol hotel, El Grand Tyan Shan es también de 4 estrellas, pero los precios parecen de 5.

En Turkestán

Solo hay tres hoteles, el Turkistan, el Yassi y el Edem; los tres muy antiguos y con cierto aroma postsovietico aún. Hay un Rixos de cinco estrellas en Shymkent, a dos horas de Turkestán.

Jovenes kazajas

Mujer kazaja

Hombre kazajo

También te puede interesar: 

Historias de Kazajistán (II): el cañón Sharyn

Historias de Kazajistán (III) las Montañas Celestiales

Historias de Kazajistán (IV): Turkestán 

Hay 3 Comentarios

Buen resumen en tus artículos de un país al que he ido ya cinco veces y donde tengo buenos amigos. Kazajistán parece inhóspito pero tiene muchos rincones escondidos. Eso sí: desperdigados y lejos unos de otros. Con la expo del 2017 va a aumentar mucho el turismo, aunque igualmente va a ser un país por descubrir y sin masificar por muuuuucho tiempo

Bueno, Astana me pareció más interesante que Almaty y, aunque sea demasiado moderna, hay que reconocer que tiene su encanto. ¡Quisiera volver algún dia!

De tus 5 'posts' no se desprende que sea muy interesante, excepto por la falta de turistas. Siempre es gratificante no encontrar a españoles e italianos, ingleses y alemanes haciendo 'el turista'. ¡Perdón!.
Me quedo con el 'lagman' y con las niñas del sombrero. ¿Pido mucho?.
Un abrazo, campeón.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

paconadalsl@gmail.com

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal es viajero-turista antes que periodista y culo inquieto desde que tiene uso de razón. Estudió Ciencias Químicas pero acabó recorriendo el mundo con una cámara y contándolo. Escribe en EL PAÍS sobre viajes y turismo desde el año 1992. Es también escritor y fotógrafo, colabora con la Cadena Ser, además de presentar series documentales en diversas televisiones.

Último libro

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

Un relato trepidante por unos de los destinos menos turísticos y más inseguros del mundo. Un viaje en solitario lleno de emoción y melancolía a lo largo de una región azotada por constantes guerras y conflictos étnicos. Un viaje plagado de sentimientos que consigue conectar al lector con los sufrimientos y las esperanzas de África.

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal