Paco Nadal >> El Viajero

26 oct 2015

El acaudalado viaje al más allá del señor de Sipán

Por: Paco Nadal

Museo Tumbas Reales Sipán - Paco Nadal
Sigo por los desiertos costeros del norte del Perú. Y hoy he tenido la suerte de conocer el Museo Tumbas Reales de Sipán, uno de los hitos de la ruta Moche. Está en Lambayeque, cerca de Chiclayo y creedme: solo él justificaría un viaje a este remoto extremo del Perú.

En 1987, la Policía especializada en delitos arqueológicos de Lima detectó un inusual movimiento en el mercado negro de piezas expoliadas en yacimientos. Normalmente los huaqueros (saqueadores de huacas o lugares sagrados) robaban cerámicas, utensilios cotidianos y pequeñas pieza de oro. Pero lo que los intermediarios limeños estaban manejando esos días eran verdaderas obras de arte, dignas de un monarca.

Museo tumbas Reales Sipán, sonajero -Paco Nadal

A la policía no le costó mucho averiguar que un huaquero había descubierto de forma casual una tumba de alguien muy poderoso en la que había más oro del que el pobre expoliador había visto en toda su vida. El confidente incluso les dijo dónde había aparecido: en Huaca Rajada, un viejo conjunto ceremonial mochica formado por dos huacas piramidales cerca de la aldea de Sipán, a unos 45 minutos de Chiclayo. En esa ocasión se actúo con diligencia.

Se avisó al arqueólogo jefe de aquella zona, el peruano Walter Alba, quien se fue corriendo para allá acompañado de un par de policías. Acamparon en Huaca Rajada y no se movieron del lugar hasta que se ahuyentó a los huaqueros, la zona estuvo bien protegida y pudieron empezar a excavarcon criterios arqueológicos. Pocos días después Alba y su equipo lograban el premio gordo de la moderna arqueología peruana: localizar la tumba intacta de un poderoso gobernador mochica que vivió hacia el año 650 d.C. Era la primera vez que se acedía a una cámara funeraria de tan alto valor sin que antes los huaqueros la hubieran robado y destrozado para la ciencia.

Huaca Rajada, tumba señor de Sipán - Paco Nadal

El hallazgo fue colosal: el señor de Sipán, como se le bautizó, tenía dentro del sarcófago de madera todas las joyas y atributos que usó durante su reinado: coronas, sonajeros y collares de oro, cetros de plata, estandartes en cobre chapado en oro, pectorales de conchas marinas y turquesas, narigueras y orejeras labradas con piedras preciosas…

A su alrededor, ocho cadáveres de infortunados familiares y sirvientes que -según costumbres de la época- fueron sacrificados para que le acompañaran en su viaje al más allá: su mujer, dos concubinas, el hijo de una de éstas, el jefe de su ejército, el portaestandarte, un soldado que debía custodiar la tumba, al que además se le amputaron los pies para que no escapara y cumpliera su misión hasta el final (como si una vez estrangulado y enterrado el pobre pudiera irse de juega con los amigos dejando la garita vacía) más otro sirviente, sentado en un nicho sobre el resto de tumbas, a modo de vigía, por si tenía que avisar al grupo de alguna presencia extraña en ese viaje colectivo a la eternidad.

Museo tumbas Reales Sipán, orejera-Paco Nadal

Bien, pues todo ese ajuar funerario y las propias osamentas, más el de otras 13 tumbas excavadas con posterioridad en ese panteón real de Huaca Rajada se muestran hoy día en el Museo Tumbas Reales de Sipán, para mi gusto uno de los mejores museos no solo de Perú sino de toda Sudamérica. El museo me encantó, lo recomiendo fervorosamente y creo que justificaría por sí solo el viaje por la Ruta Moche.

Eso sí, mi consejo es que lo visitéis con uno de los guías oficiales del recinto; cuesta solo 30 soles (unos 8 euros) y vais a comprender mucho mejor lo que allí se exhibe que si lo hacéis por vuestra cuenta.

El edificio costó 5 millones de dólares y asemeja una huaca mochica, con su rampa ceremonial de acceso, por la que se entra al nivel más alto del complejo, como ocurría en las huacas de verdad.

Museo tumbas Reales Sipán, pectoral-Paco Nadal

La exposición es muy didáctica y queda dividida en tres niveles. En el más alto se sitúa al visitante en la realidad histórico-geográfica del impero moche, que abarcó desde el siglo I al VII de nuestra era. En el siguiente nivel, se explica cómo apareció el señor de Sipán, cómo se excavaron ésta y las demás tumbas y el proceso científico que requiere una excavación de este tipo.

Los legos en la materia creemos que abres un sarcófago de 1.700 años de antigüedad y aparecen dentro las piezas en el perfecto estado, tal y como las vemos en las vitrinas. Sin embargo, cuando veáis las fotos de cómo estaba el fardo funerario cuando se localizó, con todos los elementos orgánicos y metálicos hechos un amalgama y lo comparéis con los originales que se exponen al lado, alucinaréis. Y llegaréis a la conclusión de que la labor de un arqueólogo es mucho más paciente y menos excitante que la de Indiana Jones con su látigo y sus chicas-bombón.

La guinda del museo es la planta baja, donde están expuestas las piezas originales de los ajuares funerarios con un excelente criterio museográfico. Lo curioso es que el ajuar más rico no es el del señor de Sipán, sino el del Viejo Señor de Sipán, un tatarabuelo del primero (el ADN confirmó que eran familiares) que gobernó 300 años antes y cuya tumba apareció 8 metros por debajo de la del primero.

¡Una dinastía real muy longeva en aquellos convulsos y lejanos tiempos!

Museo tumbas Reales, Viejo Señor de  Sipán-Paco Nadal

Datos prácticos

El museo está en Lambayeque, a unos 8 kilómetros de Chiclayo. Abre de martes a domingos de 9 a 17:00. Cuesta 10 soles. Más info: www.museotumbasreales.com

Hay 11 Comentarios

Felicitaciones por la publicación de tan acertado artículo estimado Amigo Paco Nadal esperamos otra publicación .

Tan interesante como lo comentas.
Lo visité hace 4 años y me encantó.
Me alegro que le des cancha a esta parte de Perú, un país demasiado relacionado con el Macchu Pichu y que tiene otros lugares tan dignos de conocer como éste...

Bueno, bueno, y ahora creo que tendré que volver a allí, ya que me estás enseñando un Perú del cual nunca había oído hablar. ¡Gracias!

Excelente artículo Paco, es una pena que a nvel internacional se conozca tanto de los incas y se deje a un lado el pueblo Mochica que tuvo tanta importancia http://www.zaiguaweb.com/2013/06/11/el-pueblo-mochica/

Es que llegar a conocer todos los tesoros del Perú en un solo viaje es muy difícil. Hay tanto tanto para ver,y luego que uno se llena los ojos de tanto como dejaron para los siglos futuros, ya nos perdemos analizando, y buscando!! Un muy apreciado post, Paco Nadal !!

Y si viajais al museo de Sipan, en el norte del Perú, tambien recomiendo el museo de sitio de las Huacas de la Luna y del Sol , en Trujillo, cuna de la cultura pre-inca Moche

Menudo viajecito te estás marcando. Pura historia, de los que me gustan. Ale, a seguir contándonos
Un abrazo

Cuánta razón tienes. Ahora que estás haciendo la ruta Moche contaba con que hablarías de este museo.

Yo fui sin saber qué podía encontrar y fue una de las mejores experiencias de mi viaje por Perú. Ahora, cada vez que alguien me pregunta sobre el país, les digo que forma parte imprescindible del recorrido por Perú.

Es lo que tienen y cómo lo tienen. Debería ser una referencia sobre cómo hacer un museo de primer orden.
¡Gracias por tus entradas!

La belleza del tesoro puede ser fascinante, pero queda en un segundo plano por la indignación que me produce su cultura.

Muy buena entrada, y eso que no soy muy amigo de visitas a museos y reliquias de ancestros. Bueno, es una generalidad pues el 'viajero insatisfecho' tienes muchas excepciones. En mi visita a la zona, no estuve. Lo reconozco. Soy un canalla.
Un abrazo, campeón.

Bien dices. Es una visita ineludible si estas en el norte del Perú. Realmente maravilloso el tesoro e increíble el dominio de la metalúrgico y de la orfebrería que demostraron al hacer sus joyas. Mi preferida sin lugar a dudas la que se conoce como el collar de las arañas. Un trabajo fino, delicado y precioso

Igualmente es de reseñar que se pueden visitar las huacas, donde se encontraban enterrados ambos señores. Se encuentran en Tucume a poco mas de media hora en coche. Por otro lado una visita que yo creo que es ineludible si estas en Lambayeque es el bosque de Pomac, un bosque tropical seco formado por Algarrobos y en el que encuentran varias huacas Moches, como la de las arrodilladas, llamada así por que en su interior se encontraron varias decenas de momias de mujeres a las que a todas ellas les habían cortados las piernas

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

paconadalsl@gmail.com

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal es viajero-turista antes que periodista y culo inquieto desde que tiene uso de razón. Estudió Ciencias Químicas pero acabó recorriendo el mundo con una cámara y contándolo. Escribe en EL PAÍS sobre viajes y turismo desde el año 1992. Es también escritor y fotógrafo, colabora con la Cadena Ser, además de presentar series documentales en diversas televisiones.

Último libro

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

Un relato trepidante por unos de los destinos menos turísticos y más inseguros del mundo. Un viaje en solitario lleno de emoción y melancolía a lo largo de una región azotada por constantes guerras y conflictos étnicos. Un viaje plagado de sentimientos que consigue conectar al lector con los sufrimientos y las esperanzas de África.

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal