Paco Nadal >> El Viajero

17 dic 2015

10 sitios para la cena de empresa mejor que el que eligió tu jefe

Por: Paco Nadal

Cena Empresa 1

Se acerca un acontecimiento terrorífico: la inevitable cena de Navidad de empresa. ¿Será tan peñazo como la del año pasado? ¿Volverá el jefe de recursos humanos a bailar I will survivie sobre la mesa? ¿Se celebrará otra vez en Casa Manolo, con un apasionante menú a base de entrantes fríos, un triste plato principal y polvorones de postre? Este año dale un corte de mangas a tu jefe. Aquí van diez lugares maravillosos donde cené alguna vez, mucho más glamurosos que Casa Manolo. Por soñar... que no quede (y además es gratis).

 

The Rock, Zanzibar

1. The Rock, Zanzibar (Tanzania)

El restaurante más iconográfico de África se encuentra en Zanzibar, montado sobre una roca de coral en una playa paradisiaca en la costa este de la isla. Cuando sube la marea hay que remar para llegar. Pescado y comida tradicional tanzana. Una apuesta segura si queremos evitar las típicas croquetas congeladas.

 

Laponia

2. Rovaniemi, Laponia finlandesa

Puede parecer una postal, pero esta es la vista que tenía durante la cena de la pasada Nochevieja a través de la cristalera del restaurante del hotel Lapland Sky Ounasvaara, situado sobre una colina que domina la ciudad y la llanura lapona. Y no es una excepción: muchos restaurantes y hoteles de esta ciudad del Círculo Polar Ártico tienen esta misma vista. ¡Laponia en invierno es como para ponerle un marco!

 

Sausalito (bahía de San Francisco)
3. Sausalito, bahía de San Francisco (Estados Unidos)

Frisco, la ciudad de Keruak y Ginsberg, es abierta, soleada, de fuerte herencia hispana y condenada a sufrir antes o después un nuevo terremoto.ya sería mala suerte que tocara el día de la cena de empresa!). Recuerdo con nostalgia una cena en el restaurante Scoma's, en Sausalito, una población residencial al otro lado del Golden Gate. La vista de la bahía de San Fransico por la noche -la de la foto- justificaba el desorbitado precio de una botella de vino.

  

Una cena en la cubierta restaurante del Fram por la Antártida

4. En un barco por la Antártida

Reconozco que esta cena sale por algo más de 35 euros por cabeza. Pero sentarte en el restaurante de uno de los barcos que viaja a la Antártida, en una cubierta acristalada viendo pasar icebergs, focas y ballenas mientras le metes mano a los polvorones.... ¡no tiene precio! La foto está hecha a bordo del Fram, un rompehielos de la compañía noruega Hurtigruten, en el que viajé a la Antártida en 2011.

 

Cena a bordo barco vivienda rio Charentes (Francia)

 5. Menú romantico para dos en un canal de Francia

Una de las maneras más divertidas de explorar Francia es alquilando un barco-vivienda (que conduces tú mismo) en uno de los muchos canales navegables que hay en el país. Éste es el río Charentes, que riega la región de Cognac. Pedimos la cena a un restaurante cercano, que nos la trajo al barco con todo lujo de detalles. ¡Los franceses son así de exquisitos para sus cosas!

 

Una barbacoa el delta del Okavango

6. Una barbacoa en el Okavango (Botswana)

Vale, todo no va a ser lujo y confort. ¿Qué tal una cena en sillas plegables y rebozados en polvo en torno a un fuego en una isla del delta del Okavango, en Botswana, oyendo rugir a los hipopótamos en una charca cercana? Si te aparecen Meryl Streep y Robert Redford a los postres... te lo crees. El único problema es que el bar de copas más cercano para seguir la fiesta queda a dos mil kilómetros.

 

Sudáfrica

7. Una copa de merlot en Ciudad del Cabo (Sudáfrica)

Una de las ciudades más bonitas y agradables que he conocido en mi vida es Ciudad del Cabo. Y la hace más agradable aún su clima y el estilo de vida de los sudafricanos, tan cercano al del Mediterráneo. Les encanta cenar al aire libre, el buen vino, la conversación. Ésta foto es el preludio de una cena memorable en un restaurante cuyo nombre no recuerdo (¡lo siento!) a las afueras de Cape Town, con vistas a la península del Cabo  y buena compañía. ¡Memorable!

 

Crucero Polinesia

8. Mesa y mantel en una laguna coralina (Polinesia Francesa)

¿Qué tal llevar la cena de Navidad a "otra nivel"? El colmo del lujo con buen gusto que he disfrutado en  mi vida fue navegando en un pequeño crucero por Tahití. Una noche la tripulación nos preparó una cena con antorchas en una playa desierta de la isla de Huahine. Al que le toque organizar esta "cena de empresa" decirle de antemano que se las verá canutas: hay que desplazar hasta la arena al cocinero francés y sus ayudantes, todos los fogones, camareros, vajilla, antorchas, mesas, sillas y una pantalla gigante sobre la que se proyectaban danzas y música tradicional tahitiana... (ésta tampoco sale por 35 euros, obviamente)

 

20151130_100851

9. Mercado de pescado de Tokio, Japón 

De Tsukiji, la lonja mayorista de pescado de Tokio, sale cada mañana el pescado fresco con el que se preparará sushi en restaurantes y comercios de la capital nipona. Pasear por sus hangares es un verdadero máster intensivo en vida marina: no había visto tanto pescado junto en mi vida. En un lado del complejo se encuentran unos pequeños bares, donde apenas caben diez comensales, en los que preparan el mejor sushi que jamás probarás en tu vida. Las colas para entrar son tan largas como para comprar lotería en Doña Manolita. Pero merece la pena. 

 

PostreColombia

10. Y de postre...Cartagena de Indias (Colombia)

Todos tenemos algún amigo que pasa de las cenas porque lo único que le gusta es el dulce. Pas de probleme, aquí tenemos destinos para todos. Para terminar esta selección de la manera más dulce, un recorrido por los puestos callejeros de la plaza de los Carros en Cartagena de Indias siguiendo los pasos literarios de García Marquez: conservitas de leche, caballitos de papayay y panderitos de yuca como los que compraba Fermina Adaza en El amor en los tiempos del cólera.

Todas las fotos © paco nadal

Hay 4 Comentarios

Una pasada todos los lugares...pero no para una cena de empresa.

Las dos últimas ya han salido en post anteriores y quiero recordar que Cartagena de Indias era una preciosidad.

Pues yo me quedaría con la cenita en la playa de Tahití. Menudo lujo

Yo elijo "una barbacoa en el Okavango (Botswana)", pero eso sí, siendo previsor y metiendo en el 4x4 unas latitas de cerveza, creo recordar que se llamaba "St. Louis".
Un abrazo, camarada.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

paconadalsl@gmail.com

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal es viajero-turista antes que periodista y culo inquieto desde que tiene uso de razón. Estudió Ciencias Químicas pero acabó recorriendo el mundo con una cámara y contándolo. Escribe en EL PAÍS sobre viajes y turismo desde el año 1992. Es también escritor y fotógrafo, colabora con la Cadena Ser, además de presentar series documentales en diversas televisiones.

Último libro

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

Un relato trepidante por unos de los destinos menos turísticos y más inseguros del mundo. Un viaje en solitario lleno de emoción y melancolía a lo largo de una región azotada por constantes guerras y conflictos étnicos. Un viaje plagado de sentimientos que consigue conectar al lector con los sufrimientos y las esperanzas de África.

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal