Paco Nadal >> El Viajero

14 dic 2015

Shimonoseki, el pueblo que hizo reclamo turístico a un pez letal

Por: Paco Nadal

1. Monumento al fugu Shimonoseki

Desde tiempos inmemoriales los pueblos han bregado para encontrar un producto gastronómico que les definiera e hiciera las veces de reclamo turístico. Tenemos muchos ejemplos patrios: las corbatas de Unquera, las mantecadas de Astorga o los miguelitos de La Roda. Lo que no podía imaginarme es que en Shimonoseki, una ciudad de Japón, eligieran como referencia culinaria al pez globo, que si lo preparas de forma errónea... ¡es más letal que la cicuta!

2. Pez globo

El pez globo es un simpático habitante de los arrecifes al que todos los buceadores le tenemos simpatía por su cara de buenazo y porque no huye cuando te acercas. Si le tocas mucho las narices se hincha como un globo y despliega una panoplia de espinas venenosas; razón por la cual sus vecinos del barrio suelen dejarle tranquilo.

Pero el pez globo no solo es un malasombra bajo el agua. En su hígado, sus glándulas genitales y partes de la piel contiene un poderoso veneno, la tetrodotoxina, que si te la comes... ¡ríete tú del cianuro! Un mísero pez globo tiene veneno dentro como para acabar con los comensales de medio banquete de bodas.

5. Mercado de pescado Shimonoseki 3

Y diréis: bueno, si es tan letal, nadie osará comerlo, ¿no? Ya. En un mundo en el que hemos inventado el puenting y el balconing, ¿cómo no va haber alguien suficientemente chalado como para flirtear con la muerte por ingesta de pez globo?

En Japón, sin ir más lejos, el pez globo es un delicatessen. Un manjar estilo ruleta rusa. Los muy cachondos le llaman taki fugu, que (Wikipedia, dixit) significa algo así como “buena suerte” (la que hay que tener para que no te de un yuyu en el primer bocado, imagino)

El fugu solo pueden cortarlo y prepararlo cocineros titulados para tal menester. Aún así todos los años hay alguna muerte causada por errores de inexpertos a la hora de llevarlo a la cazuela (imagino la escena: “Deja, deja, que éste lo preparo yo vuelta y vuelta”)

9. cabina de teléfonos Shimonoseki

Supongo que como el resto de productos ya estaban pillados por otras localidades (al menos las mantecadas, los miguelitos, las corbatas, la crema catalana y la tarta de Santiago) en Shimonoseki, uno de los principales puertos pesqueros de Japón, situado en el extremo sur de la isla de Honsu, la más grande del archipiélago, adoptaron el fugu como producto estrella. La imagen del pez globo aparece en toda la cartelería oficial, es el logo de la ciudad, está en estatuas, encima de las cabinas telefónicas o en los autobuses municipales ¿Os imagináis un pueblo del Pirineo que adoptara la amanita phalloides como reclamo turístico?; bueno pues esto es algo parecido.

3. Mercado de Shimonoseki

Shimonoseki no es precisamente un pueblo con encanto (es más, no tiene ninguno) pero llegan turistas a mansalva para comer en su famoso mercado de pescado. Buena parte de la lonja está ocupada por docenas de quioscos donde se vende sushi y pescados de todo tipo para consumir allí mismo o en los bancos del paseo marítimo que queda junto a la fachada.

7. Sashimi de fugu

Ni que decir tiene que el producto estrella es el fugu, preparado en sashimi muy fino (como un carpaccio) o en nigiri.

Como uno lleva a rajatabla eso de allá donde fueras, haz lo que vieras (y porque el resto de mis acompañantes también lo hicieron y no quería quedar en evidencia) me compré un par de nigiris de fugu y me dispuse a probarlo. ¡Qué remedio! Si hay que morir, mejor que sea consumiendo productos locales.

En la foto de abajo podéis ver el momento sublime en el que me despido de este mundo cruel antes de metérmelo en la boca.

  8. Probando el fugu en Shimonoseki

Obviamente, si estoy escribiendo esto es que el cocinero que evisceró mi taki fugu sabía lo que se hacía (¡gracias, colega!). Pero ¿queréis saber mi opinión?

El fugu no sabe a nada. Te pone las pilas por aquello de que igual palmas... pero sin sabor. No me explico el porqué de su fama ni por qué los japoneses corren el riesgo que entraña.

¡Donde estén unas buena kokotxas de merluza!... que además, el único susto que te pueden dar es el precio.

Hay 11 Comentarios

y llevas razón Paco, el pez, a pesar de los tentáculos, tiene una carita muy graciosa, pobrecito.

Es muy curioso lo que ha escrito Paco Nadal de lo del pez globo, son historias que desconocemos de la gastronomía, sin embargo tampoco nos tiene que resular tan raro que los japoneses coman un pez que puede resultar mortal, cuando en este pais han muerto muchas personas por el consumo de setas y no es que tengamos tendencia al suicidio, lo único es que nos gusta el morbo.

¿"Desde tiempos inmemoriales los pueblos han bregado para encontrar un producto gastronómico que les definiera e hiciera las veces de reclamo turístico"? Venga ya, don Nadal, refrene usted sus entusiasmos que corre el riesgo de incurrir en el nefando pecado de exageración, hombre...

¡Menuda muerte insulsa!.
¡No es por morir, pero morir pa'ná!
Me alegro, joven, que sigas con nosotros.

De al ladito de dónde proceden las Corbatas (Unquera), de muy al lado provienen la mayoría de los peces cultivados que nos comemos y que también son sufridores de la neurotoxinas que en nuestros mares existen, es que lo malo abunda. Puede leerse en: EL SÍNDROME DEL PUTO CALAMAR
http://www.cristobalaguilera.com/2014/04/el-sindrome-del-puto-calamar.html

Casualmente.... En el Pirineo catalan de Lleida...comemos la Gyromitra Sculenta.....Mortal...cruda....exquisita con Foie de Anade ....extraidas las toxinas...con calor o secadas...

Esto de que "todos los años hay alguna muerte" no es realmente cierto. Los datos oficiales muestran que la mayoria de las intoxicaciones se deben al uso amateur del Fugu. Si lo comes en un restaurante adecuado no hay ningun problema. Para alguien como yo que he vivido varios años en Japon, resulta gracioso ver como un español tacha de chalados a los Japoneses. Por contra, los españoles somos muy cuerdos, por esto corremos delante de los toros, nos tiramos toneladas de tomates, comemos conejo! (esto los japoneses no lo pueden creer).

"Quien no come el fugu es idiota, y quien no
lo come es idiota también. " Kobayashi Issa

Su precio depende de a dónde vayas a comerlo, pero en Osaka, por 50 € tienes un preparado de fugu, para probarlo a la parrilla, crudo o sashimi, cocido y en sushi. Estoy con Paco. Es insípido. Pero no creáis, no es nada peligroso. Las muertes que se producen es porque lo hacen en casas particulares, sin conocimiento ni experiencia. En los restaurantes lo preparan los cocineros expertos, y ahí no hay riesgo.

Por cierto, muy divertido el post, Paco.

Hace tiempo que conozco el fugu. Un cocinero japonés afincado en Mallorca tiene el título para prepararlo pero no lo sirve aquí. Siempre he querido saber a qué tanta fama más allá de su toxicidad: pensaba que al probarlo te daría un orgasmo lingual o algo así... y ahora resulta que no, que es más insípido que el fletán y la panga juntos.

¿Por qué la gente se arriesga a morir por un pescado insípido, teniendo atunes, salmonetes, bacalaos, meros, rapes o merluzas?

Por cierto ¿es muy caro el fugu?

Vaya, siempre habia tenido curiosidad despues de haberlo visto en un capitulo de los simpson, una pena que no sepa a nada, pero casi que mejor, asi ya no tengo curiosidad por probarlo y no me la juego xd

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

paconadalsl@gmail.com

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal es viajero-turista antes que periodista y culo inquieto desde que tiene uso de razón. Estudió Ciencias Químicas pero acabó recorriendo el mundo con una cámara y contándolo. Escribe en EL PAÍS sobre viajes y turismo desde el año 1992. Es también escritor y fotógrafo, colabora con la Cadena Ser, además de presentar series documentales en diversas televisiones.

Último libro

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

Un relato trepidante por unos de los destinos menos turísticos y más inseguros del mundo. Un viaje en solitario lleno de emoción y melancolía a lo largo de una región azotada por constantes guerras y conflictos étnicos. Un viaje plagado de sentimientos que consigue conectar al lector con los sufrimientos y las esperanzas de África.

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal