Martín Caparrós

El aborto es

Por: | 15 de marzo de 2012

Infierno3Fue la tapa de todos los diarios: la Corte Suprema de Justicia dictaminó que está mal que no se cumpla una ley de 1921. La ley dice, entre otras cosas, que las mujeres violadas tienen el derecho de abortar, y los médicos públicos el deber de hacérselo. Y que no se necesitan más mediaciones ni consultas ni autorizaciones judiciales. Parece poco, y sin embargo el nuevo jefe de los católicos apostólicos romanos argentinos, José María Arancedo, salió a decir que "debilita mucho la defensa de la vida; el aborto se justifica solamente en una declaración de que la mujer ha sido violada, sin la necesidad de que haya que ver quien ha sido el violador: el violador acá parecería que es inocente". Parece poco, y sin embargo tardará meses en poder aplicarse por cuestiones "burocráticas". Parece poco, y eran tan frecuentes los casos en que el aborto no se hacía por esas reticencias.

Eran los errores y excesos del sistema, los que soliviantaban. El aborto, mientras tanto, sigue siendo ilegal en casi todos los demás supuestos –salvo cuando corre peligro evidente la vida de la madre. Aunque decir que es ilegal debería ser ilegal: en realidad, cada año se practican cientos de miles de abortos en la Argentina y la ley no los estorba. El aborto –la práctica del aborto– participa de la misma hipocresía común que hace que para el fisco las propiedades valgan una fracción de su precio verdadero o que más de un tercio de los trabajadores esté en negro –con perdón de las comparaciones.

El aborto existe. No es eso lo que se discute cuando se habla de su legalidad o ilegalidad; se discute quién puede hacerlo sin peligro. Las mujeres de clase alta o media -muchas de ellas muy cristianas- abortan en centros bien equipados y se van a sus casas tras un par de horas; el aborto solo es realmente peligroso para las mujeres pobres que no tienen los mil dólares que puede costar en Buenos Aires. El peor riesgo del aborto es para los miles y miles de mujeres que cada año deben recurrir a consultorios ranfañosos, curanderos, amigas con ideas –y se mueren: cada tres días una mujer argentina se muere de un aborto mal hecho. Aquí también las diferencias de clase son decisivas: como en cualquier situación médica pero un poco más. 

El aborto no es ilegal: es clasista, injusto, otro gran momento de la desigualdad social. También ahí una redistribución real de la riqueza –bajo forma de acceso a la salud– salvaría muchas vidas. Por eso muchos quieren, desde hace mucho, legalizarlo: para que las mujeres más pobres tengan el derecho que tienen las más ricas a decidir cuándo y cómo tener hijos. Para que reproducirse no sea un error o una accidente sino una elección. Y la sociedad argentina está bastante de acuerdo: según distintas encuestas, dos tercios de compatriotas y compatriotos están a favor.

Es el resultado de la larga, incansable campaña de grupos de mujeres que llevan años hablando del asunto. Son las que se reunieron el 8 de marzo en la plaza de Mayo apoyadas por la izquierda y centro izquierda, y volvieron a pedir aborto legal para todas las que lo necesiten; mientras tanto, en Congreso, muchas menos mujeres kirchneristas se encontraron alrededor de unos discursos ambiguos, indecisos.

Es el nudo del asunto. Hace unos días una de esas antiguas militantes me decía que ellas lanzaron en 1991 una campaña para romper el silencio de la sociedad sobre el tema y que era curioso que ahora, veinte años después, cuando la sociedad discute, el silencio que hubiera que romper fuera el del poder.

Aunque, en realidad, el poder kirchnerista ha hablado alto y fuerte. En su último acto antes de ganar su primera presidencia, por ejemplo, Cristina Fernández discurseó contra el aborto y, justo antes de asumir, recibió al secretario de Estado papista, cardenal Bertone, y le entregó como prueba de buena voluntad la cabeza de su ministro de salud, Ginéz González García, que se había peleado demasiado con la iglesia de Roma a causa de sus avances en salud sexual y reproductiva.

Fernández ya había dicho, años antes, todavía senadora, que no estaba de acuerdo con la despenalización del aborto “porque soy católica, pero también debido a profundas convicciones”. Y que “es verdad que el aborto es una cuestión que debe ser instalada en la sociedad, pero no está aún en la agenda política de la Argentina como tema de debate”: como si el trabajo de los líderes no fuera, precisamente, instalar los debates que les parecen necesarios –y como si la iglesia romana no empuñara el tema como antaño la espada y la cruz.

Y después poco más, y si la cuestión aparece su gobierno la acalla. Fue muy claro en octubre pasado, cuando se planteó la discusión de la legalización en el Congreso y los diputados oficialistas no dieron quorum en la comisión. En esos días el ministro de Salud Juan Manzur, conocido por falsear las estadísticas de mortalidad infantil de su provincia, dijo que el tema del aborto no estaba en la agenda del gobierno, y el ministro de Justicia Julio Alak lo repitió, por si alguno dudaba: “La Presidenta decidió que el tema no esté hoy en el debate”. Después Fernández se lo confirmó al nuevo jefe de los curas, Arancedo, y todos happy como chanchos chinos.

“Nosotros como creyentes siempre creemos que Dios considera nuestro proyecto de vida. Somos instrumento de su voluntad divina. En consecuencia tenemos que seguir, continuar y ejecutar el plan de Dios. En este sentido, la protección de la vida desde la concepción en el seno materno es un principio esencial. Por eso nosotros estamos en contra de cualquier política abortista. Defendemos precisamente la vida desde la concepción en el seno materno. Dios nos permite a través de la vida crecer conjuntamente con una comunidad que inexorablemente organizada en valores humanos esenciales, cristianos centralmente, es lo que nos permite trascender. El sentido de la vida es un sentido de trascendencia. Y el sentido de trascendencia, finalmente, es el camino de Dios”, dijo hace poco en un video Jorge Capitanich, gobernador oficialista del Chaco y tercero en la conducción del partido de la señora presidenta. El segundo, recordemos, es Daniel Scioli, que en su última campaña electoral se mostraba de rodillas con su señora –pero rezando. Su slogan era “Yo creo en Dios”.

El gobierno lo ha dicho y repetido: no lo quiere. Y el gobierno controla el parlamento, así que se podría pensar que el aborto no tiene ninguna posibilidad de ser legal en la Argentina próxima. Yo no estaría seguro. Podría serlo si el kirchnerismo sigue con sus patinazos de estas últimas semanas. Si sigue maltratando a su ala progre –y a buena parte de la sociedad– con leyes de terror, represión ciudadana, masacres ferroviarias, neoliberales guitarreros y ajustes crecientes, el aborto tiene bastantes posibilidades de salir adelante. Muchos kirchneristas integran esos dos tercios de la población que está a favor de su legalización: que querría esa forma de la redistribución, ese ataque a la desigualdad. Y muchos necesitan, últimamente, que les tiren alguna golosina.

Las convicciones no parecen ser problema. El gobierno del cambio –el gobierno opositor– tampoco quería promulgar la ley de medios ni el matrimonio gay ni la asignación universal, y al final terminó por convertirlos en banderas. Lo hicieron en 2009, en un momento de retroceso; este se viene pareciendo. Así que no sería raro que repitieran un mecanismo que funcionó tan bien: que alegraran a un sector importante con un par de medidas eficaces.

Y si a la señora presidenta no le gusta el aborto, mejor para ella. Tiene la oportunidad inmejorable de subirse al banquito y decir, la vista al más allá, que promulga una ley con la que no acuerda sólo porque quiere respetar la voluntad popular: pura elegancia, peronismo fino. Nos daría una lección de amplitud democrática. ¿Se la imaginan? Sería otro gran momento de la Patria.

Hay 103 Comentarios

¿Vida antes de los 3 meses de embarazo?
A nadie le causa gracia abortar, dejémonos de joder. La gente no aborta porque le guste, sino porque está en una situación desesperada.
Es hora de ocuparse más de los natos que de los nonatos y de las madres niñas, madres adolescentes y madres accidentales. De las mujeres violadas, no sé cómo siquiera alguien se anima a objetarles su derecho al aborto. Encima de cargar con una violación, obligarlas a cargar cojn un hijo del violador. ¡Por favor!
Esucación sexual sí, anticonceptivos sí, aborto legal también.

Me opongo al aborto con la misma lógica con la que me opongo a bajar la edad de imputabilidad de los menores o a las leyes de mano dura: porque son medidas que atacan a las consecuencias, no a las causas de un problema. Sería más razonable bregar por que se cumpla la ley de salud reproductiva, la ley de educación sexual, que haya anticonceptivos gratuitos en hospitales. Es decir, las causas de la mayoría de los embarazos no deseados. Y durante un embarazo por violación, suscribo a lo que dijo alguien recién: acompañamiento psicológico gratuito, etc. Lo que haga falta.
Y estoy totalmente de acuerdo con que el Estado sea laico. Soy agnóstico, así que sería bueno no meter a todos en la misma bolsa.

Hablas de que legalizar el aborto seria una "forma de la redistribución, ese ataque a la desigualdad."
Que el aborto lo puedan practicar la clase alta no indica que a la clase baja haya que darle la chance. Habría que atacar a esas lujosas clínicas de aborto para ricos y atacar esos magos o chamanes de aborto para pobres. De esta manera se evitarían muertes producto de abortos clandestinos y se evitarían muertes de niños inocentes y desafortunados por tener una madre que no los ama.

Estoy de acuerdo con la iglesia de defender la vida inocente de un niño por nacer. Creo que debería perfeccionarse con la educación sexual en escuelas e iglesias. Yo en mi caso particular y mi grupo parroquial damos charlas de educación sexual y creemos que ahí reside el éxito de evitar abortos y muertes tanto de madres como del otro ser humano que muchas veces se ignora: el niño por nacer.

Que predico?
_ Luchar contra el aborto en cualquier clase
_ En caso de violación: contención psicológica gratuita por el tiempo que sea necesario, aporte económico el tiempo de embarazo + lucro cesante y un sistema no corrupto de adopción. Por ultimo agarrar al violador y no largarlo nunca mas.
_ Educación sexual en escuelas y verificación del contenido sexual en la tele en horarios de protección al menor (SERIA VERIFICACION)
_ Un sistema de adopción no corrupto y veloz. Hay decenas de miles de familias ansiosas por adoptar. Es ideal para el niño adoptado estar desde lo mas niño posible dentro de la contención familiar de la flia adoptante.

ARGENTINA LA DESIGUALDAD COMO CAUSA DE MUERTE MATERNA. Tu tesis MC es correcta y está validada por expertos. “El aborto no es ilegal, es clasista, injusto, otro gran momento de la desigualdad social. También ahí una redistribución real de la riqueza –bajo forma de acceso a la salud– salvaría muchas vidas”.
http://www.taringa.net/posts/info/1338022/La-desigualdad-como-causa-de-muerte-materna.html

Adhiero al comentario Publicado por: Manuela | 15/03/2012 18:57:15.
me siento representado por esa opinión.
saludos.

ORMANIZACION MUNDIAL DE LA SALUD (OMS): Durante 2002 se registraron en Argentina un total de 121 defunciones maternas. Las causas más comunes fueron complicaciones de abortos (27,4%), hemorragias (22,1%), infecciones/septicemia (9,5%), trastornos hipertensivos (8,4%) y otras causas (32,6%). El subregistro fue del 9,5% para las defunciones maternas (n = 95) y del 15,4% para las defunciones maternas tardías (n = 26). La probabilidad de morir fue diez veces mayor en ausencia de atención obstétrica esencial, guardia activa y personal calificado, y se duplicaba con cada aumento de 10 años de la edad. Otros factores contribuyentes fueron las demoras en el reconocimiento de las «señales de alarma»; la resistencia a buscar atención para ocultar un aborto provocado; los retrasos del inicio del tratamiento como consecuencia de un diagnóstico erróneo o de la falta de suministros; y los retrasos de la derivación y el transporte en las zonas rurales. DESPENALIZAR EL ABORTO GARANTIZA LA ASISTENCIA.
http://www.who.int/bulletin/volumes/85/8/06-032334-ab/es/

LA EPOCA DE LAS CAVERNAS: La Iglesia reaccionó a raíz del fallo dictado por la Corte Suprema de Justicia, que ratificó el derecho a la práctica de abortos no punibles en casos de violación, al asegurar que no hay motivos, incluso en este tipo de situaciones, para eliminar una vida inocente. La declaración fue realizada por el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), monseñor José María Arancedo, para quien ni aún en “el caso lamentable y triste de una violación” amerita la realización de un aborto. “El aborto es la supresión de una vida inocente, y no existe ningún motivo ni razón que justifique la eliminación de una vida inocente, ni siquiera en el caso lamentable y triste de una violación”, dijo Arancedo. DESPENALIZAR EL ABORTO GARANTIZA LA ASISTENCIA.

Martín: estoy casi siempre de acuerdo con vos, pero no esta vez. Y lamento que alguien tan inteligente y a quien respeto caiga en argumentos tan vacíos.
Como ya han escrito otros: que se hagan muchos abortos ¿implica que están bien? entonces secuestrar, matar, recibir coimas también. No se puede legislar pensando que el hacer determina la legitimidad o la bondad de un acto.
Lo que hay que preguntarse es si hay una persona sujeto dederechos en el embarazo. Intentemos pensar que no lo hay; el embrión no es humano, por lo que no tiene derecho. Perfecto, el aborto se asemeja a una mastectomía o una operación de vesícula. Fin de la discusión, que los conservadores se callen y a llorar al campito. El aborto debería -entonces- ser una práctica reconocida en el PMO
Sólo faltaría decidir cuándo comienza a tener derechos, cuándo es un ser humano. Si nos guiamos por la Ciencia, se sabe que hay vida desde la concepción, con un ADN particular. Y hasta ahí llega, hay vida pero no dice si es persona ni si tiene derechos. Entonces la respuesta no puede venir de las ciencias exactas sino de la filosofía (excluyamos a las religiones porque no demuestran nada y sólo le hablan a los que creen en ellas), y entonces no hay certezas: por eso en los países y estados donde sí se permite el aborto varían los plazos; en algunos se puede hacer hasta las 8 semanas, en otros hasta las 12, las 20, e incluso hasta el momento del parto siempre que no haya terminado de salir ni haya respirado por su cuenta.
Yo no sé cuál es la verdad, realmente tengo dudas. Pero ante la duda: ¿defiendo eso que podría ser humano o lo mato? y si después resulta que sí eran personas, los estados habrían permitido el genocidio más grande de la historia de la humandidad.
Nos pongamos del otro lado: si FUERAN personas sujetos de derecho. El derecho a la vida ¿no debería estar por encima de todos los otros derechos, incluso a la salud psíquica o el bienestar, o la angustia derivada de un embarazo no deseado? No creo que que el derecho de una mujer -incluso una mujer violada- esté por encima de la vida de otro. Creo, sí, que el estado debe acompañar y apoyar a la mujer abusada de manera permanente y hacerse cargo del bebé, pero no matarlo.
Incluso las cifras que muestran como argumento infalible las organizaciones deben ser absolutamente mentirosas: calculan más de 30.000 abortos al año, algunas duplican esa cifra. Y mueren -según el MSN- casi 100 mujeres por ello. Es decir: el 0.3% de las que lo realizan. Cifra que es similar a la muerte or apendicitis aguda y menor a la de enfermedades diarreicas. O abortar clandestinamente es más seguro que operarse de la vesícula o las cifras están multiplicadas por varias cifras para lograr instalar una idea.

Aca se esta soslayando el aspecto mas importante de esta discusion. Que pensaba Eva Duarte de Peron sobre el aborto? Imposible continuar esta discusion sin la opinion de Evita. Y mucho mas imposible contradecirla!!

Sí a la despenalización del aborto

Diego, saludos. Bravo! Fuiste a la raíz del problema. Es paradójica (al menos) la posición de la iglesia: prohíbe los anticonceptivos y también el aborto. Entonces? Jaque mate! Estado Laico ya!
Mons. Juan Carlos Aramburu (arzobispo de Bs. As. - cardenal). Declaraciones a 'Il Messagero' de Roma: “...en Argentina no hay fosas comunes y a cada cadáver le corresponde un ataúd. Todo se registró regularmente en los correspondientes libros...' '... ¿Desaparecidos? No hay que confundir las cosas. Usted sabe que hay desaparecidos que viven tranquilamente en Europa...” 19-11-82

¿El aborto salvaría muchas vidas? ¿Las guerras salvan muchas vidas?

"... según distintas encuestas, dos tercios de compatriotas y compatriotos están a favor."
No conozco esas encuestas pero sé (dos tercios de la gente lo sabe) que dos tercios de la gente no cree en encuestas y dos tercios de quiénes hacen encuestas las manipulan para beneficio particular.

"mi bebe a las 9 semanas y cuatro dias" en http://www.youtube.com/watch?v=VxVwIhtM8UQ

"Mi bebe de 11 semanas y 3 dias" en http://www.youtube.com/watch?v=-5v0_StYgxg y "Nacimiento de Alma" en http://www.youtube.com/watch?v=g7gOTlQ0uy8

"Ecografía 10 semanas" en http://www.youtube.com/watch?v=gB1z-aii330

Salvemos las vidas de las mujeres y del bebé por nacer. Cuidemos nuestros recursos para que las generaciones futuras vivan en un mundo mejor.
No contaminemos. No a la guerra. No al aborto.

Lo de meter a todos en la misma bolsa no me cabe, porque no lo hago. Tampoco eso de criticar todo lo que hace el gobierno, porque tampoco lo hago. Sé que hay gente que lo hace, pero mi lectura va por otro lado y creo que es el mismo lado por el que va Caparrós. Este no es un gobierno que haya un cambio radical y hay muchos indicios de que no los hará. Me gustaría que hubiera un proyecto de país y no me parece que lo haya. Con esto quiero decir que, además de que aun hay mucha gente pobre, pienso que las medidas son cortoplacistas y que muchas cosas empiezan a caerse y van a estallar. Por otro lado, no me parece irracional desconfiar de un gobierno que llega al poder de la mano de Duhalde y que tiene como una de sus cartas electorales más fuertes a Sciloi. Mi opinión es que el peronismo tiene como objetivo el poder y que varía de posiciones según la situación política nacional e internacional. Eso mismo le sirve para posicionarse como un movimiento de derecha o izquierda según la situación y, a mi juicio, el ocupar una posición de "centroizquierda" evita la formación de un polo izquierdista al margen del partido. El punto es que pueden aliarse con cualquiera, incluído el riojano. ¿Cómo se puede saber si van a dar un giro más radical hacia la derecha? La ley antiterrorista y el discurso contra los maestros me parecen repudiables y, al menos desde mi punto de vista, no tienen retorno.
Con respecto a las áreas petroleras, no son relevantes las que le retiraron a YPF. La medida termina resultando más bien simbólica, además de que se la toma tarde y luego de que durante más de 8 años se hiciera una mala política petrolera.

CUBA SOCIALISTA: En el otro extremo está Cuba, donde el aborto no es penado por la ley ni perseguido y hay una gran cobertura de métodos anticonceptivos. Sólo es posible de sanción quien procede sin el consentimiento de la grávida, lo realice fuera de las instituciones oficiales, no sea médico o lo haga por lucro. Realizado en hospitales, con condiciones adecuadas y por personal calificado, el aborto es decisión de las mujeres, que acuden a esa práctica con cierta frecuencia. De acuerdo con datos del Anuario de Salud Pública 2007, publicados en Infomed, el portal cubano de salud, ese año se practicaron 66.008 abortos inducidos, 58,4 abortos por cada 100 partos y 36,9 por cada 100 embarazadas. DESPENALIZAR EL ABORTO GARANTIZA LA ASISTENCIA.

DEL OTRO LADO DE LA CORDILLERA. En Chile, en 1989, cuando la dictadura militar daba sus últimos estertores, se penalizó el aborto bajo cualquier causa, situación que rige hasta hoy. "La madre debe tener al hijo aunque este salga anormal, aunque no lo haya deseado, aunque sea producto de una violación, aunque de tenerlo, derive en su muerte", sostuvo en su momento Jaime Guzmán, gestor de la Constitución heredada del período pinochetista y fundador de la Unión Demócrata Independiente (UDI). En Chile constituye la tercera causa de muerte materna. DESPENALIZAR EL ABORTO GARANTIZA LA ASISTENCIA.

Las creencias deben quedar fuera del Debate Legislativo. ¡Estado Laico Ya!

DEL OTRO LADO DEL RIO: El ministro uruguayo de Salud Pública (MSP), Jorge Venegas, aseguró que de promulgarse en 2012 la Ley de Despenalización del aborto, las instituciones sanitarias tendrán la obligación de interrumpir un embarazo indeseado. Venegas refirió que la interrupción de la gestación es un tema insertado dentro del programa de salud sexual y reproductiva de este país, reportó la presidencia. Recordó que en su momento concurrió, junto con el subsecretario de la cartera, a la comisión de diputados y senadores, para explicar su posición sobre este tema y la forma de brindar las respuestas adecuadas desde el punto de vista asistencial. La Cámara Senatorial (alta) aprobó la víspera en sesión extraordinaria, una iniciativa promovida por la bancada del gobernante Frente Amplio y sancionada con 17 votos a favor y 14 en contra. El documento propone en su primer capítulo que "toda mujer mayor de edad tiene derecho a decidir la interrupción durante las primeras 12 semanas del proceso gestacional". Venegas sostuvo que ese asentimiento de los legisladores es un avance sustancial, e insistió en no criminalizar el asunto. "Las mujeres tienen todo el derecho de interrumpir su embarazo siempre y cuando tengan la decisión propia de hacerlo. Hay que crear las condiciones desde el punto de vista de la salud", reflexionó. "El tema se viene debatiendo como aborto sí, aborto no. Como ministro no voy a invocar ningún tema filosófico, pero tenemos el derecho y el deber de dar todas las condiciones para la interrupción de un embarazo no deseado", añadió. Venegas comentó que se maneja la cifra de 30 mil abortos clandestinos anuales en este país, pero a su entender son muchos más ya que la interrupción ilegal no se registra. La propuesta sancionada este martes por los legisladores esperará ahora hasta que sea sometida a consideración el próximo mes de marzo, por los diputados (cámara baja). DESPENALIZAR EL ABORTO GARANTIZA LA ASISTENCIA.

Martín, un par de preguntas: Cuando decís "Las mujeres de clase alta o media -muchas de ellas muy cristianas- abortan en centros bien equipados y se van a sus casas tras un par de horas; el aborto solo es realmente peligroso para las mujeres pobres que no tienen los mil dólares que puede costar en Buenos Aires", te referís a que el problema es que se mueren sólo mujeres pobres y no ricas? ¿Si murieran pobres y ricas por igual se acabaría el problema? Si -por la ilegalidad actual del aborto, salvo excepciones- comenzaran a ir presas mujeres ricas y pobres, ¿estarías conforme de que el aborto sea ilegal y no clasista?
Por otro lado, ¿está bien que sólo la mujer decida qué hace con el bebé? ¿qué pasa si un padre quiere tenerlo y la mujer no? ¿qué pasa si una mujer aborta y el hombre se entera tarde de que la mujer abortó? ¿podría hacerle juicio por homicidio? La pregunta del homicidio viene a cuento de que se considera (legalmente) que la vida existe desde el embarazo mismo, por eso el que le robó en la salidera bancaria a Carolina Píparo está acusado también de homicidio.
Por último: ¿es razonable legalizar algo sólo porque existe? Pusiste el ejemplo de los trabajos en negro, de la evasión fiscal. ¿Habría que legalizar esas "maniobras"?
Un afectuoso saludo de alguien que comparte casi todas tus opiniones.

Es cierto, el tema tiene poco o nada que ver con la temática en esta oportunidad. El objetivo fue -es obvio que no lo comprendiste- poner en evidencia la mirada izquierdista española actual yuxtapuesta a la de muchos "argentinos" (sí, entre comillas) que montados en argumentos de izquierda abonan contribuyendo al relato derechista.
En cuanto al contenido trillado de los comentarios, lo son, pero no menos que los de la oposición cerril que apela a los tópicos más vulgares y trillados para descalificar absolutamente todo lo que provenga del oficialismo argentino. Este foro es buen ejemplo de lo que digo. Respecto a la estimatización bueno sería que dejen también de incluirnos a todos en la misma bolsa y comiencen no solo a descalificar sino a ver matices.

No sé qué tiene que ver con el tema, pero ya que hay alguien que lo refiere, vaya este comentario.
1. Sobre el comentario de los lectores de "un diario de izquierdas español" pregunto: ¿Los lectores son clarificados, iluminados? Yo lo único que veo son una serie de consignas bastante trilladas.
2. Al respecto, diré que el kirchnerismo apoyó la privatización de YPF en los 90 (es un hecho, no una opinión), así como acompañó la de Aerolíneas y, como mínimo, no se opuso a la de las AFJP, ferrocarriles y otras empresas estatales.
3. El método es bastante sencillo: las empresas que funcionan y pueden ser negocio se privatizan. Esto lo puede hacer una rama del peronismo llamada, por ejemplo, menemismo. De paso, se llevan su porcentaje. Cuando dichas empresas ya no son más negocio para los privados, o cuando han sido fundidas, el estado, a través del nuevo gobierno peronista de turno, esta vez llamado kirchnerismo (aunque varios de sus funcionarios hayan trabajado para el otro peronismo y, por arte de magia, lo hayan borrado su pasado) se hace cargo de las empresas arruinadas. De paso, tienen un poco de caja producto de los recursos destinados a tales empresas. Y más aun: utilizan eso para montar un discurso sobre una epopeya que nunca han realizado.
4. Extendiendo el tema al caso de los derechos humanos: Silencio kirchnerista en la dictadura y durante el menemismo (indulto incluído). Una vez desactivado el poder militar y luego de ignorar olímpicamente a las organizaciones de derechos humanos, el gobierno se convierte en adalid de la causa. Bienvenidos sean los juicios. Lo lamentable es que se adueñen de los DDHH y que comiencen a mirar con lupa a todos, periodistas incluídos, siempre y cuando esos "todos" sean críticos (en mayor o menor medida) del gobierno.
Dicho sea de paso: nunca voté a Menem ni a De La Rúa ni a la UCEDÉ ni a Macri. Estuve en contra de la Obediencia Debida, del Punto Final y del Indulto, fui a todas las marchas que pude contra eso. Discutí con mucha gente en los 90 porque yo estaba en contra de las privatizaciones y del 1 a 1, mientras que muchos pensaban que Menem y Cavallo eran los salvadores. Estoy a favor del Matrimonio Gay, de la Asignación Universal Por Hijo (y de que sea REALMENTE universal). Pero también estoy a favor de un sistema más justo y transparente y no me parece que este gobierno REALMENTE lo esté buscando. También me gustaría que dejaran de estigmatizar a los opositores, pero sobre todo, que dejaran de meterlos a todos en la misma bolsa.
¿Soy por eso gorila?
Déjenme de joder.

Sr. Caparrós:
Es la primera vez que me voy molesto después de leer este blog. Básicamente, es una recopilación de argumentos pro-abortos, ya re-contra conocidos/obvios.
Pero lo que me molesta es la identificación (también obvia y conocida) de la persona que no está de acuerdo con el aborto con el católico-ortodoxo. Es un argumento baratísimo, y que ya me cansó, para ganar la discusión sobre el aborto. Estoy harto de eso.

Seguramente leeremos la misma discusión tonta que cuando se impulsó la ley de divorcio. Los tontos creen que tienen la obligación de divorciarse, obligación de ser homosexuales u obligación de abortar.
No, señores, es un derecho que tendrá quien quiera hacerlo. Y si por cuestiones de conveniencia política el FPV lo conviertiera en ley, bárbaro.
Ya vendrán los médicos "objetores de conciencia" a negarse en los hospitales para cobrar fortunas en sus clínicas particulares. Se ha visto, pero buitres hay en todas las profesiones.
Párrafo aparte para las mujeres que hace años que luchan por sus derechos.

Santiago: Arancedo, por el hecho de ser cura, tiene menos derechos civiles que cualquiera? No puede expresar su opinión?

Te sugiero un tema para que abordes con esa profundidad periodística que te caracteriza, Caparrós: Zulemita Menem, ¿nuevamente embarazada?

Don Caparros;seguramente no conozco la politica de su pais,como usted.Pero hay dos cosas que creo conviene decir,en su pais la enorme mayoria electoral esta en contra de la legalizacion de tal practica(tanto es asi,que no hay formacion politica que ni siquiera lo incluya como tema pre electoral)y eso incluye a los progresistas.La segunda es que en analisis politico,mas vale juzgar hechos que intenciones(para eso esta el psicoanalisis,al que vosotros sois tan afectos),de lo contrario leo que su actual gobierno no aprueba el aborto libre por conservador,y si lo hace es por oportunista.Palo porque boga,y palo porque no boga".Saludos

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Martín Caparrós (Buenos Aires, 1957) es escritor y periodista, premios Planeta, Herralde, Rey de España. Su libro más reciente es la novela Comí.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal