Martín Caparrós

¿Gracias, Lady Thatcher?

Por: | 02 de abril de 2012

Ayer, este diario publicó una nota del señor Carlin titulada Thatcher, la libertadora argentina. Aquí, un homenaje.

Margaret Thatcher 01

Qué aproximado es el señor Carlin, John Carlin. No sé cómo será su proceso mental; si me interesara, supondría que supone –luego escribe. En este caso, por ejemplo, para llenar de inexactitudes menores su nota boba –"Thatcher, la libertadora argentina"– sobre por qué “la Dama de Hierro merece ser considerada en Argentina como la gran libertadora del siglo XX”. O sea: sobre la “deuda de gratitud” que los argentinos tendríamos con la señora ahora barona por haber contestado el ataque de nuestros dictadores en las Malvinas y haber, por lo tanto, propiciado su caída. Si es chiste, es muy viejo; si es argumento, se deshace solo: sería la misma deuda que los americanos, por ejemplo, deberían a Adolf Hitler por haber destruido Europa, permitiéndoles enviar su plan Marshall, crear la Otan y afirmar su dominio de Occidente. O sus compatriotas británicos a aquellos rebeldes indios que, en 1857, se sublevaron, mataron a miles de colonos y provocaron que, tras vencerlos, la reina Victoria se quedara definitivamente con la India.

Son pamplinas –previsibles pamplinas. Cualquiera piensa descuidado. Pero lo que me intriga un poco más es que falle tan basto en los detalles. Dice, por ejemplo, el señor Carlin que él, de puro niño, cantaba el himno argentino y “‘juraba’ todos los días ‘por la patria morir’”. El himno argentino, siniestro como todos los himnos, dice, textual: “Sean eternos los laureles/ que supimos conseguir;/ coronados de gloria vivamos/ o juremos con gloria morir”. Ni por la patria, ni sin opciones: cualquiera puede, si quiere, vivir coronado de gloria.

Es, sin duda, una minucia, pero de esas minucias está hecho un relato. Que sigue diciendo que en cuanto se despertó aquel 2 de abril de la invasión argentina, el señor Carlin ya entendio la jugada de Galtieri. Y, para mantenerse en clave de yo-yo: que cuando “las Madres de Plaza de Mayo hicieron un llamado al pueblo a acudir a la plaza a denunciar al régimen a finales de 1981, fui (éramos unos treinta manifestantes, recuerdo)”. El señor Carlin debería saber que esas Madres se llaman de Plaza de Mayo porque empezaron a reunirse allí en 1977, y que muchos jueves durante esos años anteriores a 1981 reunieron a más de “treinta manifestantes” para denunciar el régimen; por alguna razón no esperaron al señor Carlin para eso. Pero él, dice, también fue “a la plaza un mes antes de la guerra, el gran día en el que los argentinos por fin le perdieron el miedo a los militares y más de 30.000 gritamos: “¡Se va a acabar, se va a acabar, la dictadura militar!”. Si eran militares se dice les -o nada-, pero esa es otra bagatela. Aquella vez no fue que los argentinos –y un inglés, por lo visto– por fin perdieron el miedo: fue que la Confederación General del Trabajo decretó su primer paro general contra la dictadura –mostrando que, aún sin invasión malvinera, los dictadores venían barranca abajo–; todo lo cual no sucedió un mes sino dos días antes de la invasión: el 30 de marzo de 1982. Y fue que el deterioro de la economía de la dictadura favoreció esos desbordes: su gobierno se hundía de todos modos.

Pero el señor Carlin no lo notaba. Dice, entonces, para justificar su chiste, que “si Margaret Thatcher se hubiera quedado con los brazos cruzados ante la ocupación de las Malvinas hace casi exactamente 30 años, los nazis argentinos (los más nazis, sin duda, de los muchos regímenes militares en aquellos tiempos en el poder en América Latina) se habrían consolidado en el poder. Seguramente hubieran torturado y matado a más personas”. Más patinazos: habría sido curioso que esa señora se cruzara de brazos ante una invasión: ningún gobernante inglés podría haberlo hecho. Y, sobre todo: los militares argentinos no eran nazis; eran caballeros cristianos, paladines de Dios, la Patria y el Hogar, defensores muy violentos del capitalismo de mercado amenazado. No sé si es mejor o peor; es sin duda distinto. Y quizás habrían “torturado y matado a más personas”, pero no tantas; llevaban dos años casi sin hacerlo, porque -por desgracia- ya no lo necesitaban.

Son detalles, sí: maneras de trabajar y de pensar. Al fin, ese descuido por la veracidad del pormenor te lleva a afirmaciones tan gruesas como la que titula: que sin el contraataque de sus compatriotas los míos seguiríamos vivando a Videla, o algo así. Lejos de mí defender ideas de patria: lo he dicho tantas veces. Pero sí, ya que estamos, un mínimo de precisión, un cuidadito.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------

(Visto que nos hundimos en la malvinidad, y en homenaje a este día que no debería recibirlos, aquí yace un fragmento de mi última novela, Los Living, que intenta recrear el clima de esos días.)

Hay 168 Comentarios

Revise la ortografía de este artículo, sangran los ojos.

Ciertamente Martín escucha mucho más y mejor a los comentaristas de lo que ellos son capaces de leer de otros comentaristas y hasta de John Carlin. Ha escondido sus 500 líneas de libro en un link, a salvo de trolls y demás especies. Y añadir a mi texto del paquete 2 (que nadie contesta porque estoy convencido que el 95% de argentinos que entran a comentar aquí, tan henchidos de sentimiento, no se leen más que sí mismos) que Caparrós también sabe usar la fina ironía cuando quiere. Lo de la "malvinidad" es casi humor inglés. Aunque les joda.

Evidentemente el tipejo Carlin es británico, y haciendo gala de su nacionalidad tergiversa sutilmente la realidad a su favor, y como siempre los lerdos caen. Primeramente en las escuelas cada mañana se cantaba el himno a la bandera y no el himno nacional ante el mástil con el hizado de la bandera. El himno se cantaba solo en las fechas de celebración patria. Este acto de celebración diario se hizo desde muchísimos años antes a cualquier gobierno militar y dictatorial, o sea en democracia, y eso lo afirmo con certeza porque yo lo he hecho y con orgullo, nadie me obligaba a cantar, y menos aún me enviaban a un campo de concentración (que por cierto esos campos son patrimonio europeo) importados. Por otra parte, en 1974 hubo la misión británica Shackleton a las Malvinas Argentinas, y en la cual se detectó la presencia de petróleo en la zona, para comprobar este informe solo hay que entrar en Internet. Paralelamente, las dictaduras en America Latina fueron obra y diseño de EEUU and Co., en el llamado “Plan Condor”, para el exterminio del comunismo, y uno de sus creadores e instigadores fue Henry Kissinger, que por ese motivo está en busca y captura internacional por la justicia argentina para procesarlo. Para agregar más, y para los que realmente les interese el tema de la Guerra de las Malvinas, les puedo dar la punta de un hilo para que investiguen por su cuenta, y es la siguiente, la Guerra de las Malvinas fue programada y diseñada en 1976, y no precisamente por Argentina. Y adivinen quién la programó?. La respuesta a esta pregunta solo la podrán obtener las personas que hagan una investigación seria y que conozcan bastante la historia del Imperio Británico, el cual estuvo involucrado en cerca de 100 guerras en los últimos 250 años, y en las cuales han provocado la muerte de cerca de 100 millones de personas, directa o indirectamente.

Carlin tiene delirios de Forrest Gump o Corto Maltés....
Run Carlin Run

Oyen Martincito... aunque te arda el alma y alguna parte del cuerpo, Argentina acogió a asesinos nazis. Eso lo sabemos todos y está documentado por la historia. Que muchos de esos asesinos nazis se volvieron prominentes banqueros, empresarios, prestanombres, hacendados, y hasta políticos por debajo del agua, y por ende manejando a grupos político-militares, también es algo que saben todos, especialmente los argentinos. Si tú, por el trauma que sea, especialmente el llamado nacionalismo, te niegas a aceptarlo, pues estás en tu derecho, pero negarlo NO cambia la realidad. Argentina estuvo realmente en manos de militares, y esos militares han sido de los peores asesinos que se han dado en la historia de tu país. Y triste decirlo, esos militares, junto con los militares y políticos de tiempos pasados, fueron cómplices de mantener a asesinos nazis, cómplices de un tráfico de armas, drogas e influencias, para obtener y mantenerse en el poder.
Te guste o no, ésta es la realidad del tiempo de la guerra de las Malvinas.
Y te aclaro que no le doy la razón al artículo de Carlin, porque la Thatcher NO se merece nada excepto la cárcel, por haber cargado hasta contra su propia gente (recordemos a los mineros), pero no por eso no dejo de decir las tristes y vergonzosas verdades de tu país, verdades que tú niegas, pero que son reales: Argentina dió asilo a asesinos nazis, a lo peor de lo peor del nazismo, y hoy por hoy sus descendientes son personas que influen enormemente en la política de esas tierras.

Sr Caparrós, no cambie Usted de registro/plano narrativo. Usted no puede ponerse serio de verdad (y con derecho a decidir sobre el bien/mal, sobre lo profundo/superficial, etc) ante un artículo que no pretende pontificar (no es el estilo del Sr Carlin). No vale que usted se considere una damisela ofendida por el bárbaro británico.
Yo no creo que haya que darle las gracias a la Sra Thatcher por nada, que se encargue Dios del juicio. Pero, por lo mismo, Da Cristina Fdez de Kirtchner debe saber que a ella nadie le deberá nunca agradecer que esté calentando (lo siento, no se me ocurre otro verbo) un conflicto que tendrá todas las repercusiones económicas que se quiera, pero que es soberanamente estúpido.
No le den a Cameron otra victoria: que entonces va a durar tanto como la otra. Ni siquiera los ingleses se merecen ese castigo.

Más allá de las diferencias de opinión, quiero reivindicar el buen trabajo del periodista John Carlin. Su artículo para El País sobre el fotógrafo Kevin Carter, o su libro sobre Mandela, El Factor Humano, le convierten en alguien merecedor de todos mis respetos. Eso es lo que quería decir.

Si la verdad que este señor Carlin es un mamarracho. Hace un tiempo me regalaron un libro titulado Playing the Enemy, en español El factor humano. Donde también hay una gran cantidad de errores, sobre el Apartheid en Sudáfrica y lo benevolentes que eran sus compatriotas (descendientes de ingleses) con la población autóctona, donde todos los males eran producidos por unos bárbaros boers... así que no me sorprende para nada la subjetividad de este profesor educado en Oxford

nanoc: A fines de agosto de 1939 empezó en Alemania el racionamiento de alimentos y otros productos esenciales para la población, lo cual causó mucho descontento. Pero el 1 de septiembre Hitler invadió Polonia, empezó la guerra y la gente dejó a un lado su contrariedad y apoyó el esfuerzo bélico de "su" país.

No apoyo el imperialismo pero desde luego las Malvinas estan mejor bajo los ingleses que bajo el gobierno argentino. Eso sin apoyar ni al uno ni al otro. Sea como sea, queria comentar lo siguiente:

"`Y, sobre todo: los militares argentinos no eran nazis; eran caballeros cristianos, paladines de Dios, la Patria y el Hogar, defensores muy violentos del capitalismo de mercado amenazado"

Con eso usted senor Pamplinas ha dicho una gran pamplina. ?Por que no le cuenta eso a las victimas de esa dictadura? "Caballeros cristianos?" Vayase al carajo!

John Carlin tiene razón en lo esencial —y esto lo voy a repetir en todos mis comentarios, que serán unos cuantos, tantos como el dueño del blog se banque—, y lo esencial es esto: la dictadura tuvo que dejar el poder, un poco acalorada y con las ropas en desorden, porque perdió la guerra. Si los militares torturadores y asesinos hubieran ganado no habríamos tenido ni juicio a las juntas, ni derechos humanos, políticos y sociales. El plan de los militares para después de Malvinas —que la veían fácil a causa de que interpretaron erróneamente signos y situaciones— era no solo hacer la pata ancha militarmente en el Cono Sur, sino en el Atlántico Sur, en tándem con el gobierno racista de Sudáfrica, desplazando a Inglaterra como socio privilegiado de Estados Unidos en la región. Pero sucede que cuando dos gobiernos impopulares van —entre otras razones por su misma impopularidad— a la guerra entre sí, el que pierde, cae. ¿Quieren que les recuerde Rusia, 1917? ¿O vamos más cerca, a la Guerra del Chaco (1932-35), entre Bolivia y Paraguay?: Paraguay “ganó”, y obtuvo dictaduras militares o civiles bajo sombra militar durante más de 65 años (¡atención Carla, Carlinha!, ¿estás ahí?). Bolivia fue derrotada, y se abrió un período de inestabilidad que tuvo su cenit en la revolución de 1950, que solo pudo ser controlada cuando el MNR hizo “la gran Perón”: se puso al frente y luego fue girando hasta esterilizarla. (Hasta cierto punto, porque la convicción de haber podido derrotar a las fuerzas armadas hace que en el pueblo boliviano siempre esté latente la insurrección.) Por otra parte, no hay guerra ofensiva entre naciones que no sea guerra imperialista, así como no hay ni un átomo del capital que no lo sea: el capital —y todo gobierno de un Estado capitalista es instrumento de él— siempre quiere prevalecer sobre el competidor, desplazarlo y fagocitarlo. A veces, ciertamente, no da para jugar de igual a igual en las ligas mayores, y se debe adoptar un rol subimperialista, pero por supuesto, como en el gallinero, con el fin de imperar sobre los de más abajo. Bueno, tomo aire y ya vuelvo.

Carla - PORTUGAL: lee que cosa fue "La triple alianza" y "La conquista del desierto" en la historia argentina.

La Thatcher ha sido uno de los personajes mas fascistas de los que han gobernado a la Gran Bretaña, pero los militares argentinos se la pusieron a huevo con la invasión de las Malvinas. La dama mató tres pájaros de un tiro: recuperó un territorio considerado inglés, ganó prestigio en Inglaterra y de paso puso en ridículo a la junta militar. Los únicos perjudicados fueron los jóvenes usados como carne de cañón y me recuerda una vieja canción del trío matamoros que dice: "... mas los pobres que cayeron aquellos se fueron y no volveran"

Compatriota Caparrós, tratando de no caer en sentimientalismos y viendo que el Mr. Carlin 'la ha pifiado' (sólo basta leer todos los comentarios), quedémonos que el hombre se tomó dos cervezas de más de las acostumbradas... eso sí, en compañía del director de este periódico... ¿sería cerveza Quilmes? Un abrazo.

Pobre España .

Gracias a la Thatcher Argentina es una democracia y se evito una guerra con Chile, lamentablemente a los argentinos les ponen una banderita delante y ya hacen lo que sea

Yo estuve en la manifestación del 30 de marzo de 1982. bueno, estuve porque la casualidad hizo que pasara por alli, y por esas casualidades volvíi a pasar el 2 de abril de 1982. las diferencias de la gente cantando en contra o a favor me asquearon lo suficiente como para decidir irme de ese manicomio. hasta el día de hoy que vivo en España.

También es lamentable que el editor de la nota de Carlin no tenga presente que España, pasi donde se edita su periódico, también tuvo una dictadora fascista con la que colaboró Inglaterra: el avión en el que Franco organizó el golpe del 36 fue "cedido" y piloteado por los británicos, además del evidente apoyo financiero que recibe Franco después del 55. Es un arículo que habría ido muy bien en el ABC, en El país es lamentable

El artículo de Carlin es lamentable. Más lamentable es que el diario El País lo haya publicado en la edición del domingo a página completa, sin ningún comentario acerca de la colaboración comercial y financiera que el Reino Unido mantuvo con todas las dictaduras fascistas latinoamericanas. También se hecha de menos que el sr. Carlin no haga referencia a las numerosas noticias de los últimos 15 años en que la OTAN se ha pasado en guerra, y que señalan a los militares británicos como eximios practicantes de la tortura contra afganos e iraquies

Los unicos imperialistas en la guerra del 82 fueron los Argentinos. Las Malvinas nunca han sido argentinas, sus unicos habitantes han sido ingleses. El argumento argentino es: porque estan cerca de mi costa, son nuestras. Si es asi, las Canarias deberian de ser marroquies. Por que no le preguntas a los habitantes y les permiten su autodeterminacion? No fue ese el principio mediante el cual Argentina justifico su independencia?
En cuanto a las gracias a Ms. Thatcher, no estoy convencido. Argentina no parece estar mucho mejor desde entonces. Siguen empenados en autodestruirse

Por alusiones:
Para Claudia: efectivamente, España esta igual o mas descojonada que Argentina, pero una cosa no quita la otra, asi que haztelo mirar. Si te consuela, pues tienes un problema.
Para Gustavo: la demagogia es un arte....y la utilizas estupendamente. Que tiene que ver una cosa con la otra. Si tu tuvieras algún familiar, como yo tengo, encarcelado y torturado por la dictadura argentina, igual entenderías mejor el porque de las cosas. No juzgues sin saber, suele ser de personas inteligentes. Un saludo

Para Juan del Sur... creo que fallas diciendo que habríamos tenido muchos años más de dictadura (la invasión de malvinas fue un intento desesperado por recuperar el favor popular, pero la sentencia ya estaba dictada) y más guerras (ni siquiera esperaban que hubiera una guerra). La dictadura habría caído, una año más tarde, probablemente, pero no más, porque lo único que puede tumbar a un gobierno, es un pueblo que no come.... y ese era el pueblo argentino en el 82.

Qué buen artículo Martín y ElPais ! La verdad que si no escribía Martín les iba a escribir yo, porque aquel texto que leí ayer me causó bastante indignación. Pero bueno, son los beneficios de la libertad, y me gusta que así sea! Un abrazo

El artículo que provoca las iras del argentino nacionalista a muerte es la pura realidad. "Gracias" no sería la palabra indicada sino que "como consecuencia" colateral de la derrota catastrófica argentina los gorilas golpistas tuvieron que tomar las de villa Diego, años antes que en cualquier otro país de la región. Sólo mirar en Chile, que duraría casi 10 años aun, y al día de hoy el país sigue dividido a la mitad entre izquierda y una derecha nostálgica que no termina de ver mal a militares auque sepa que fue a golpe de tanque y metralleta bombardean ciuadades, con miles de desaparecidos, que se hicieron del poder. Si, estoy de acuerdo, la dama de hierro sería otra derechista que habría pasado sin pena ni gloria, desapareciendo a la siguiente elección, y Galtieri la rescató, llevaba ya en su conciencia muertos en huelga de hambre en cárceles por inflexible, y "como consecuencia" repito, de la payasada de invasión de una republiqueta bananera (con toda la razón que le acompañe pero en el mundo manda el más fuerte) terminó en el hazmerreír y ridículo mundial. Hoy en día, el argentino que sigue saltando por el tema Malvinas es un loser de corazón, tan masoquista no se puede ser. Dejar pasar los siglos que eso fue vergonzaso por no decir un asesinato de soldados conscriptos, que luego se han suicidado más que los que murieron peleando por algo que ni sabían que era. La Argenitna ganó más que lo que perdió, que no fue nada porque estaba perdido des 1833 y luego del 82, perdido PARA SIEMPRE

Para Carlos que dice...:"Me alucina la capacidad argentina para no entender lo que no quieren entender. Yo como espectador de algo que no me toca, entiendo el articulo de Carlin como algo con un toque irónico"
Seguramente si Carlín hace un comentario irónico sobre la muerte de algún familiar tuyo entenderías mejor la capacidad de los argentinos para no entender lo que no quieren. Te darás cuenta que no es que no se quiere entender.....es que no se puede.
Y Carlín....dedicate a otra cosa!

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Martín Caparrós (Buenos Aires, 1957) es escritor y periodista, premios Planeta, Herralde, Rey de España. Su libro más reciente es la novela Comí.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal