Martín Caparrós

La Rerre, esputo alto

Por: | 26 de agosto de 2012

3-pollos-de-pascua_2975038
Cada vez se habla más de la Rerre. Aunque decir que cada vez se habla más de la Rerre es caer en la trampa de creer que “se habla” –que millones de personas hablan– de lo que parloteamos políticos y periodistas. Entonces, va de nuevo: los políticos y los periodistas hablan cada vez más de la Rerrelección, entendida como la reforma constitucional que le permitiría a la doctora Fernández atornillarse a su sillón y a su cadena por unos años más.

La operación, que supo ser rumor durante meses, se va clamorizando. Ya salieron a defenderla gobernadores e intendentes –soldados de quien sea que sea el jefe– que arguyen, a la peronista descarnada, que “si el pueblo lo quiere el pueblo debe tenerlo” y que “no permitir que la presidenta se presente es proscribirla”. Son argumentos conocidos: ya los sostenía un tal Carlos Saúl. Y el segundo es patético por bobo, pero es un corolario del primero. El primero, eso de que el pueblo debe poder decidir si quiere Rerre, tiene un problema: esta república –tan mejorable– está basada en un principio más o menos filosófico: que hay reglas básicas consensuadas que se mantienen por encima de la voluntad mayoritaria de cada momento. ¿Eso está bien o mal? Yo creo que está bien: que esos principios existen para prevenir momentos de ceguera populista. Se podría discutir. Y, para no usar los clásicos ejemplos de Hitler o de Mussolini, podríamos usar el clásico ejemplo de la pena de muerte. En la Argentina, desde hace décadas –y más en los momentos, como éste, de furia segurista–, las encuestas muestran una mayoría cómoda de ciudadanos a favor de la pena de muerte. Y, aún así, no se instituye el asesinato de Estado porque se supone que el principio del respeto a la vida está por encima de esa voluntad popular. ¿Está bien o está mal? Yo creo que está bien. La idea de que una misma persona no debe gobernar durante décadas es otro de esos principios fundadores. ¿Está bien o está mal? Yo creo que está bien. La Argentina no solo rechazó una de las formas de la monarquía, el gobierno de un rey: se supone que las rechaza todas. Monarquía quiere decir gobierno de uno. Que a ese uno o una lo legitimen un dios o una diosa o un pueblo o una puebla no cambia el hecho de que el gobierno de uno o una es un fracaso de cualquier idea o ideo de pluralidad social, de construcción política, de capacidad de autogestión de una sociedad.

Otros no están de acuerdo. Por eso salieron ahora los intelectuales comprometidos –e incluso casados– de la Carta Abierta que postulan, empecinados, que el mantenimiento de la presidenta en el poder es la única forma de continuar este proceso –que, parece, no resulta del esfuerzo de un partido o un movimiento sino de una señora: que no es nada sin esa señora. Debe ser triste aceptar que, tras diez años mandando, un grupo no ha sido capaz de crear las estructuras y energías necesarias para no necesitar desesperadamente a una persona. Debe ser triste tener que reconocer que, si no pudieron hacer eso, es difícil que puedan hacer cualquier otra cosa. Debe ser triste obligarse a olvidar que la famosa política, tan de vuelta, tan en el centro –de la nada– últimamente, consiste al fin y al cabo en formar conjuntos de personas que pretenden lo mismo: conjuntos, no rebaños; grupos de hombres y mujeres unidos por sus ideas, no seguidores que se desharían sino tuvieran a papá o mamá delante; ciudadanos, no súbditos.

Pero ése no es el tema. El tema es que, con distintos slogans, el gobierno impulsa su Rerre, y a mí me intriga que así sea. Porque, más allá de ciertas discusiones, proponerla sería el favor más grande que le podría hacer a esta oposición aturullada, embobecida que tan bien lo sirve.

Si la Rerre está realmente en juego, las elecciones legislativas de 2013 se volverán un campeonato interesante. Si esa votación –que, si no, sería casi banal– debe decidir si Rerre o no Rerre, los partidos opositores tendrían un foco común, esa prenda de unión que no tienen ni tienen por qué tener –porque son sectores distintos con proyectos distintos. Pero contra la Rerre sí: todos podrían unirse en ese punto solo, firmar un compromiso de que sus elegidos se opondrán a cualquier proyecto reeleccionario. Entonces, sin perder sus particularidades, todos esos partidos representarían al mismo tiempo el No de un plebiscito sobre la perpetuación de una persona en el poder. Y, así, transformarían una pinche elección de medio término en barricada contra una forma moderna de la monarquía.

Si el gobierno quería mejorar en el noble arte del esputo ascendente –vulgo, escupir para arriba– no podría haber imaginado nada mucho mejor. Digo: nada aceleraría tanto su descomposición como la propuesta de la Rerre. Porque, insisto, entrega en bandeja una causa a sus timoratos adversarios: “la República –con erre mayúscula, por supuesto– está en peligro”, empezarán a decir los que siempre la pusieron en peligro, y también los que alguna vez incluso intentaron defenderla, y se sentirán intrépidos cruzados.

Y porque, al mismo tiempo, la propuesta obliga a sus aliados y seguidores y entenados a tragar otra píldora dura, a abundar en su abundante sapofagia, o a rebelarse de una vez y abandonarla: los pone entre la nada y la pared.

Unir y justificar a los enemigos, dividir y apretar a los amigos: hay que estar muy asustado, muy sin otros recursos para lanzarse en tal pendiente. Es preocupante: después de todo, manejan el país.

Lo cual no significa que no haya que cambiar cosas de esta Constitución. La Constitución argentina de 1994 está llena de errores que merecen ser cambiados –aunque antes, también, está llena de aciertos que merecen ser cumplidos. Pero si quieren mejorarla, muchachos, toquen todo menos lo que no se toca: no habiliten otra vez la jefatura sin límites, la sumisión a una persona. No estamos bien, pero con un monarca siempre estaremos un poquito peor. Eso, creo, lo sabemos muchos.

Hay 399 Comentarios

MAURIZIO DE MEXICO,,,, caparros es un vurro,,,,es pior k yo,,,no save eskrivir,,,,,, escribio TRA-PI-ZO-NDAS Y los vurros k lo sigen todabia lo defienden,,,,,si esiste o no CLAMORIZAR para esta manada de vurros da higual,,,,,,

"""""""Le hackearon la cuenta de Twitter a Tinelli"""""" ORRORRR,,,,,,,esto es otra maniobra de los KK,,,,,hespero k el domingo el filozofo lanata toke el tema,,,,,,

los dozentes le isieron un para a maaaaacri,,,,,keskandalo,,,,esto kon los militares no pasaban,,,,,,A LA ESKUELA SE BA A ESTUDIARRRRRRRR!!!!!

siiiiiiiiiiii,,,,somo vasiko somo,,,,,hiluminanosssss,,,,,, dale komenta k tomo nota,,,,,,

Perdón por no pelearme con nadie en mi comentario, pero Martín (neta no es crítica) ¿"clamorizar existe"? Un abrazo. PD Tu libro no se consigue en México, men.

ALTAMIRA, PITROLA o ETHEGARAY?????? kontame ka pasòo????

toi mirando tituloz de klarin para alibiarte el travajo,,,,,perà ka ya henkuentro maz,,,,,

aldoooooooo""""""Mujica, contra las medidas "crudamente proteccionistas" de la Argentina""""" otro gran artikulo de klarin para q komentes,,,,keskandalo,,,,esto kon los milikos no pasaba,,,,, menem bolve,,,,,,,,,y traelo a cabalo,,,,,,,

Pasen de a uno muchachos, que tengo para atenderlos a todos (y todas).
Eso si, boludeces como las de yehym que se las responda ÈL MISMO:

De los 12 pollitos que aparecen en la infografìa que acompaña al artìculo de Caparròs,
ya hay cinco que tengo definidos.
Les pido por favor que vayan pasando de a uno.
No es justo con este jubilado que se tiren en banda.da.

aldo yo no soi esvirro,,,,,,yo kiero k ablessss,,,,,

y, como no podìa ser menos, SALTÒ LA CORPO K.
Saltò yehym, otro miembro de la asociaciòn ilìcita, a defender a su "compañerito de curso de primaria" diego.
Son demasiado bàsicos muchachos.
Si afanan, por lo menos tengan la dignidad de chorear sin querer convencer a nadie de sus ilìcitos.
O acaso pertenecen a algùn grupo del tipo
ALTAMIRA, PITROLA o ETHEGARAY?
Uds. tienen que definirse, en lugar de seguir denigrando, en el foro se desconoce cual es su postura polìtica y, menos aùn, si defienden al modelo por ser
INOCENTES, ALTRUÌSTAS, HONESTOS Y DECENTES.
Los leo.

el filozofo asis no puvliko nada todabia???????aberiguà,,,,dale

dale yo tealludo,,,,t adelanto los temas de la nazion,,,,,echegarai justifiko el 15 x sienyto en las kompras x targetas,,,,,estas kosas con el mingo no pasava,,,,keskandalo,,,,dale,,,,,komenta,,,,,komenta,,,,,zomos todo ogete para lerte

d la kampora en las eskuielass,???????,,,,keskandalo pordio,,,,,esto es la fin del mundo,,,,,,

desi algo delos dolares kon pago targeta en el estrangero,,,,,dale,,,,,y de botar a lo 16??????? keskandalo,,,,dale abla,,,,,antonio sikario renunsio,,,,komenta algooooo,,,,,,,

aldo yostoy en contra de lo q dise diego,,,,,kiero q sigas,,,,ke yenes el bloj kon tus komentarios interezantes,,,,,,dale,,,dale komenta,,,,desi algo,,,,komenta algo del tipo ese trucho k no tenia lus,,,,daleeeeeeee???!!!!!

Diego.
Ni vos ni ningùn ESBIRRO de merda me va a decir que me calle.
YA DEMOSTRASTE EN EL FORO SER LO QUE SOS.
Te duele informar al foro de QUE TRABAJÀS?
A que te dedicàs?
Te duele.
No me digas.
A mi me duele mucho màs tener
HIJOS que si sigue el MODELO NO TENDRÀN FUTURO POSIBLE.
Te queda claro.
Y en lugar de seguir descalificando, es hora que comentes algo productivo.
NO PROPAGANDA OFICIAL.
O que sos en el foro.
UN FORRO K?
De quièn soy OBSECUENTE INÙTIL?
Vos seguìs escribiendo cual si en el foro FUERAS EL DUEÑO DE LA VERDAD al igual que los forros que creen haber descubierto la pòlvora.
Pero he aquì que jamàs observè
COMENTARIO ALGUNO DE TU PARTE, FUERA DE PROPAGANDA Y PUBLICIDAD OFICIAL.
No tuve ni tengo ningùn tipo de relaciòn con CAPARRÒS. Es màs no coincidì POLÌTICAMENTE con ninguno de sus posturas anteriores.
Ahora que vengas a descalificarlo, cual si fuera un TRAIDOR VENDIDO A LAS CORPOS y encima
VENGAS A TRATARME como su "empleadito", sòlo habla de tus CARENCIAS COMO SER HUMANO:
Sos tan MASOQUISTA que entràs al foro para DENIGRAR de manera exponencial tu CONDICIÒN de ladri y corrupto.
Jamàs explicaste si estàs en contra de todo el
CHOREO LATROCINIO Y ROBO VIL Y DESCARADO DE ESTOS 9 AÑOS K
Jamàs. Criticàs los 90 como excusa perfecta para seguir choreando en el presente.
PD. A todo esto DESCHAVATE UN POCO.
DE QUE VIVÌS DIEGO?
Trabajàs en una EMPRESA PRIVADA o cobràs de un EMPLEO ESTATAL?
Yo no soy esquizo, tengo la rara virtud de descubrir quièn miente cuando opina. Y VOS SOS UNO DE ELLOS.
Vivìs llevando agua para tu molino (bolsillo) y, como si fuera poco sos tan, pero tan caradura que seguìs defendiendo el hecho de ser un DELINCUENTE.

ya t lo dige barias veses,,,aldo,,,,soz lo mejor para hecharle fli a la opo,,,,,ni anival fernandes huviera kreado un troll kommo voz,,,,,,
....kon voz aki no solo no entra la opo,,,,,NO ENTRA NADIES,,,,,, juazzzz,,,,,, t vanko a muerte,,,,, x mi segi asta k te korten interne en el vorda,,,,,,,

juazzz,,,,jo,,,jo,,,,jo.,,,,,, t kantaron la justa aldo,,,,,s t nota q escrivis desde el vorda,,,,,,no tienen gazz pero tienen interne???????????????? ja,,,ja

Estimado Jorge Barreiro.
Suscribiendo casi "in totum" sus comentarios, debo efectuar obligadamente la situaciòn argentina.
En la ùltima elecciòn Presidencial, el "peronismo"? obtuvo el 70% de los votos.
Como han gobernado, creo, màs del 50% del tiempo mencionado, sin obtener resultados positivos para las "mayorìas" que dicen representar y por las cuales "luchan" y se "desangran" cuando lo que observamos en realidad es que el 99% de sus dirigentes son MILLONARIOS, viviendo de un sueldo que le pagamos todos para que nos "conduzcan" y "eleven" como pueblo a una sociedad donde la educaciòn deberìa ser PRIORITARIA y no una mera "expresiòn de deseos" surgida de designar el 6% del PBI mientras observamos que su calidad desciende en un tobogàn interminable.
Si Ud. omite decir que el "peronismo" jamàs fue un partido polìtico con PLATAFORMA DEFINIDA, sino un MOVIMIENTO (una especie de sentimiento que nadie puede parar?, del que 38 años despues de la muerte de su lìder? aùn el fantasma de su "espìritu" continùa vendiendo el PESCADO PODRIDO del pasado.
Por culpa de continuar "atados" los argentinos a los designios de un "movimiento fascista a la criolla" que
JAMÀS DEFINIRÀ fuera de eslògans que, de repetidos representan una FARSA, tocan los sentimientos de las "mayorìas" conducièndolas a su degradaciòn, pero JAMÀS explicitando en una plataforma polìtica de que forma y mètodo efectuaràn y haràn "realidad" lo que en hermosas palabras y discursos prometen efectuar.

No existe en nuestro paìs PROFESIÒN MÀS RENTABLE QUE LA DE POLÌTICO.
Digo màs, no creo que exista ningùn polìtico pobre (la excepciòn quizàs sea el vendedor de libros del MAS).
Muchos argentinos, que hace poco màs de 10 años pedìan QUE SE VAYAN TODOS y, vaya paradoja,
MUCHOS VOLVIERON "blanqueados",
ya no reaccionaràn de la misma forma.
Estoy convencido que, para las mayorìas, todo pasa por su bolsillo.
Y al Gobierno Nacional no le interesa la INFLACIÒN.
No tiene ningùn proyecto a FUTURO.
Se dedica a anunciar e inaugurar OBRAS que ya fueron anunciadas o inauguradas.
El sistema de transporte urbano y suburbano està destruìdo. HAY QUE PONER MUCHO DINERO.
El Gobierno hace? anuncios.
Importamos U$ 12.000 millones en combustibles.
El Gobierno hace? anuncios A UN LEJANO FUTURO.
Mientras tanto, si no queremos quedarnos sin LUZ, tendremos durante años QUE PONER ESA SUMA ANUALMENTE.
Y nadie habla de lo màs importante.
En 9 años K recaudaron U$ 500.000 millones.
Hicieron un pagadiòs internacional por U$ 100.000 M. pagaron U$ 10.000 millones para que nadie CONTROLARA NI AUDITARA LOS NÙMEROS.
Y ahì se mandaron la JODA.
5 años y medio FALSEANDO todas y cada una de las estadìsticas de la NACIÒN, mintièndole en l

Mire, mejor cállese, porque no sólo manifiesta síntomas inconfundiblemente esquizofrénicos, sino que como buen obsecuente intenta congraciarse con el "patroncito" (tipico de los liberderechones argentinos, lo aprenden desde chicos, son los que le llevan la manzana a la maestra para conseguir las cosas, no por mérito sino por chupamedismo). ¿Qué es lo que no se puede permitir? Si se permite a un enfermo perturbado como Ud. no veo qué otra cosa pueda ser permitida. Y aquí la corto, siga monologando.

Diego.
Que pretende "aportar" en su comentario?
En lugar de emitir una opiniòn, referida al tema citado o al paìs se dedica MISERABLEMENTE
a mostrar lo que es, definido en dos palabras.
RESENTIDO Y ENVIDIOSO del "èxito" que le atribuye a Caparròs por ser un "periodista internacional".
Pero por otro lado le pide
ENCARECIDAMENTE que intervenga por que hay un esquizofrènico, humilde LIBERAL, que viene a inficionar el sitio del cuàl
DIEGO, MARCELO, YEHYM y CÌA.
se consideraban LÌDERES Y DUEÑOS.
Y esto, pese a todo lo que odian a Martìn Caparròs, no se puede permitir.
Cada dìa demuestran màs su "clase" muchachos.
Estàn perfectamente representados en la infografìa que acompaña al presente artìculo.

Estimado AldoV.
Ud.como buen clasista pertenece a la "clase burguesaK"?
Pregunto nomàs.
Tanto odiar a la burguesìa y todos los K son millonarios viò?
O acaso algùn funcionario pùblico puede transitar alguna calle "a pata"? O no lo hace con custodia y movièndose en varios autos blindados?
En què paìs vive Ud. AldoV?
O acaso defiende tambien, como varios en el foro, su bolsillito?
EN QUE CLASE SOCIAL SE UBICA USTED?

Que se pretenda defender la re-reelección con el argumento de que es una aspiración “del pueblo” remite a una discusión nada menor: ¿la democracia es un simple procedimiento para tomar decisiones (teniendo en cuenta exclusivamente el criterio de la mayoría)? Si así fuera, tenemos un par de problemas, como mínimo: el primero, y grave, es que si la democracia es nada más que un mero procedimiento para tomar decisiones, entonces si encontramos un procedimiento más eficaz, tranquilamente podemos prescindir de la democracia. El segundo es que si lo que decide la mayoría se convierte ipso facto en sagrado, perfectamente deberíamos legitimar la posibilidad de que la mayoría oprima a las minorías o que se despoje de derechos a determinadas personas, “porque eso es lo que quiso la mayoría”. ¿Si la mayoría decide que los negros (o los gays) no pueden votar, se debe refrendar esa decisión? Previendo esa eventualidad es que, por ejemplo, muchas constituciones del mundo “blindan” (para bien y para mal) determinados derechos básicos, cuya vigencia no puede depender del humor de la mayoría. Por ese simple expediente, por ejemplo, en Uruguay no tuvimos más remedio que aceptar mantener una amnistía que protegía a los dictadores (así lo quiso el pueblo en un referéndum).

Si el asunto es tomar decisiones, a secas, entonces se puede comprender lo del criterio de la mayoría, pero si una democracia aspira a algo más que tomar decisiones (por ejemplo, aspira a tomar decisiones justas), entonces las cosas se complican y el voto de la mayoría (que no debe confundirse con ‘los deseos del pueblo’) ya no es un requisito suficiente.

No existe ninguna fórmula institucional mágica que garantice que una comunidad política tomará siempre las decisiones más sabias y justas. Pero para conservar la esperanza (o la ficción) de tal posibilidad, decididamente es necesario tener una concepción algo más exigente de la democracia que la que se limita a contar votos, o encargar encuestas de opinión, y a rendirle pleitesía a las preferencias de la mayoría. Es necesario deliberar. Y deliberar lleva implícita la convicción de que se puede modificar el punto de vista inicial, que se puede pasar del ‘yo prefiero esto’ o ‘me interesa aquello’ a un ‘queremos un mundo en que tal o cual cosa sea posible’. Por eso, cuando hay que tomar decisiones que afectan a todos, los partidarios de la democracia deliberativa ponen énfasis en las propuestas, el intercambio de argumentos y justificaciones para avalarlas, mientras que el defensor de la democracia como mero procedimiento se preocupa casi únicamente por la decisión final, que suele tomarse en una votación (“¡sacamos el 54%, por ende tenemos razón!”). Va de suyo que lo que hoy pasa por deliberación necesita unas cuantas correcciones, como ocurre en el Parlamento, donde apenas se consuma una pantomima deliberativa en la que los protagonistas no intentan persuadirse mutuamente de nada (y nadie está dispuesto a dejarse persuadir

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Martín Caparrós (Buenos Aires, 1957) es escritor y periodista, premios Planeta, Herralde, Rey de España. Su libro más reciente es la novela Comí.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal