Martín Caparrós

Vida de pluma

Por: | 06 de diciembre de 2012

6a01156f7ea6f7970b012875acf324970c-800wi
Sonaban los abrazos. En el lobby del Hilton de Guadalajara los abrazos eran tambores y rituales: los abrazos mexicanos son un baile difícil. Me llevó años pero lo aprendí: primero hay que decir fulanito qué gusto y estrecharle la mano como para romperla; enseguida –sin solución de continuidad, como en un solo movimiento–, hay que acercar el propio flanco derecho –costalar y sobaco, más que nada– al flanco derecho del coautor, en un gesto que podría ser algo así como un encuentro donde los frentes de los cuerpos evitaran recelosos el contacto; y, por fin, diligente, el paso atrás y de nuevo el estrechón de manos. Todo con grandes gritos de hombre qué gusto qué bueno verte cómo estás qué gusto, y las palmadas: lo que más suena son sin duda las palmadas.

Atronaban abrazos: en el lobby del Hilton de Guadalajara, escritores ambulantes se reencontraban con alborozo vocinglero, hombre qué gusto. Llevaban semanas, meses, incluso días sin verse: algunos desde aquel festival en Puerto Rico, ese encuentro en Madrid, el lanzamiento en Lima, la feria en Guanajuato, la charla suspendida en Bogotá; alguno, incluso, desde aquel premio en Cáceres. Pero todos guardaban, hondo en el corazón, el gozo de ser uno de ellos.

                                                    *                 *                 * 

Cambia, todo cambia –para que nada cambie, por supuesto. Hace justo veinte (20) años publiqué una contratapa de Página/12 que empezaba diciendo que la vida de escritor:

“La vida de escritor le llenaba el alma de iluminaciones. Sólo tenía algunos problemas a la hora de compatibilizar horarios, pero poco a poco fue descubriendo itinerarios inverosímiles que le permitían estar a las siete en el coctel de una fundación muy generosa en San Telmo, ocho menos cuarto en la presentación de una poetisa recién estirada en Belgrano y a las nueve en una cena en el centro, donde se anudarían alianzas fundamentales para la Cultura Nacional. Alguna vez pensó escribir una guía para estas odiseas, pero no era cosa de darle tanta ventaja a la competencia y, además, no se le ocurría nada original.

–El género de caminantes ya está completamente exhausto.

–Pero te queda la posibilidad de la parodia.

–Ay, por qué estarás siempre tan démodé...

Cuando publicó su primer libro tenía veintitrés años y tantas ideas que sólo esperaba que alguna vez dejaran de estorbarle en la imaginación; ahora, a los cuarenta y pico, disfrutaba de un nombre infaltable en congresos, cursos y encuestas de fin de año, ya no tenía que pintarse ojeras para parecerse a un maldito y nadie lo igualaba reconociendo orígenes y cosechas de los mejores clorhidratos, pero a veces no podía recordar si ese verso era de Keats o de Shelley. Algunas madrugadas se despertaba sudando de pavor.

No había perdido las ilusiones. Seguía creyendo que alguna vez escribiría una buena novela; mientras tanto publicaba libros para no perder el título y, de todas formas, había descubierto que las estudiantes de mirada lánguida y carnes de piedra sólo querían oírle recitar aquellas frases suyas que ya habían leído y que se resistían mucho más si trataba de cantarles algo que no supieran tararear. Era un hombre ordenado: cuando tardaban más de dos horas cuarenta en llevárselo al lecho las despedía con una sonrisa que supuestamente les troceaba el corazón. Las esperaba sin ansiedad: su contestador tenía una media de seis llamados por mes, lo cual no era tan malo en tiempos de crisis de la literatura, y el juego de ojos de los cocteles le deparaba una o dos más a la semana.

–Te digo que disfuté como una enana con El lógico hueso.

–Yo también.

–No sabés cómo me excité con los dos mapuches que se lamen mutuamente la salsa de arrayán.

–No. Me tenés que explicar.”

                                                    *                 *                 *

Eran otros tiempos. O los mismos, pero de cabotaje. Si algo cambió en la sociología de la literatura latinoamericana –o, mejor dicho: en la sociología tan menor de los escritores latinoamericanos– en los quince últimos años es la escala: ahora sus viajes pasan por aduanas. Un pelotón ha roto las fronteras. No son tantos, quizás un centenar: demasiados. Somos, de algún modo, el efecto de un mercado nuevo, inesperado.

Hace veinte años parecía que ese mercado había desaparecido: que escribir y publicar novelas era un deporte perfectamente solipsista, un negocio entre uno mismo y sus fantasmas y unos cuantos amigos. Nadie esperaba nuestros libros: los editores –eran pocos y grandes– no sabían cómo venderlos, los lectores –parecían cada vez menos– no se sentían interpelados, tan peludos. Yo hacía de necesidad virtud: me desafiaba, nos desafiaba a escribir sin justificaciones, sin escudarse en supuestos receptores; a escribir solo porque no había otro remedio u otro placer mejor; a escribir porque sí, música vana; a hacerse cargo de que eso que uno escribe es lo que puede, sin la excusa menor de lo que esperan otros.

Y después, de a poco, se fue armando un mercado y ese mercado produjo, de algún modo, un espacio latinoamericano que antes no existía, donde los escritores menores de 50 se conocen, se encuentran, se sienten parte de algo, de lo mismo. Es muy simpático. El sociólogo –¿existe todavía?– podría suponer que es un efecto del crecimiento de las clases medias en el continente, con su acceso a los consumos culturales que los ricos solían reservarse, con los viajes baratos y las comunicaciones indiscriminadas. Sea por lo que sea, lo cierto es que ahora todo parece más y más lleno de escritores y empezaron, extrañamente, a aparecer pequeñas editoriales que los o nos publican y empezaron, más extrañamente, a aparecer eventos que los o nos reúnen. Digo eventos: ni encuentros ni congresos ni discusiones; digo eventos, esa palabra tan contemporánea.

(Con los años había aprendido, sobre todo, a preparar un bolso para cinco días. Necesitaba dos pares de pantalones, un saco por si la mesa redonda era más seria que lo acostumbrado, la guayabera aquella que le había regalado la venezolana, la malla para la pileta, una camisa blanca para la fiesta más prometedora, media docena de libros propios para regalar a quien tocara, dos ajenos para poder comentarlos en las cenas, las pastillitas ésas. Había aprendido a hablar con las personas indicadas, los editores periodistas críticos organizadores a su vez de otros eventos; había aprendido a no comerse todo en el desayuno cada vez, como al principio; había aprendido los nombres de seis peruanos dos ecuatorianas una docena de chilenos 208 mexicanos un guatemalteco; había aprendido a quejarse de los cuartos de hotel aunque, todavía, solían ser mejores que el suyo de su casa: era sin duda un error que no podía durar. Había aprendido, sobre todo, a desplegar todo su encanto en esas mesas: a colocar la dosis justa de sarcasmo, citas, sonrisas displicentes, tedio disimulado y elogios zalameros que hacía las delicias de cada concurrencia. Era un león –una leona– de las mesas: un perfecto producto para eventos.)

Ahora, en Guadalajara, alguien dice que estos eventos son muy raros. Que ir a una feria como la FIL es como ir a un festival de cine sin entrar a ver las películas, solo las conferencias de prensa. Que es una gran movida montada alrededor del libro donde se venden libros, se compran libros, se contratan libros, se deciden libros, se comentan libros –pero, por supuesto, no se leen libros. En los eventos literarios la obra siempre está un poco más allá, telón de fondo; para vivir en los eventos literarios, los escritores han tenido que desarrollar habilidades que no tienen nada que ver con la escritura: esa acidez, esa dulzura, esa amargura, esa elocuencia, esa capacidad de brindar un buen show. En el congreso, esa forma tan antigua, los escritores se encontraban y discutían, a puertas cerradas, entre pares; en los eventos, tan actuales, los escritores le hablan en público a un público que no está legitimado para contestarles. De horizontal a vertical, todo un trayecto.

No es el único. Lo cierto es que ser un escritor de ahora tiene ventajas muy visibles. Así que se hizo cool, se llenó de chicos y chicas que quieren y que, con tal de serlo, incluso intentan algún libro. Y que los eventos son –junto con premios y subsidios– la base de ese inverosímil star system –aunque sea un star system sin stars– y que, gracias al sistema, hay más parejas multinacionales, pero la circulación de groupies se hace más complicada: duran, si acaso, lo que dura el evento –tres días, cuatro.

Y que, sin embargo, todos estamos muy contentos.

                                                    *                 *                 * 

Hace un par de años me invitaron a dar una charla en la Cátedra Roberto Bolaño de la Universidad Diego Portales, Santiago de Chile. Era, todavía, un espacio a la antigua: estudiantes y profesores, un monólogo largo y aburrido. Me saqué. Dije, entre otras cosas –y repito:

“Vivimos una época de gran mediocridad literaria, y nos complacemos en ella. No es desagradable. Los menos mediocres de entre nosotros –o quizás debería decir los más-, los que mejor nos adaptamos a esa mediocridad dominante, la pasamos bien. El mercado nos es propicio, nuestros libros mediocres nos procuran ingresos decentes, viajamos a giras de promoción, a ferias donde la prensa nos celebra, los editores nos invitan a restoranes caros, incluso asistimos a encuentros y congresos donde debatimos y enaltecemos lo que hacemos como si fuera literatura, aunque últimamente congresos hay cada vez menos, ahora en su lugar lo que hay son festivales –el libro en la sociedad del espectáculo–; todo lo cual nos da fuerzas para seguir produciendo más libros mediocres. Digo mediocres; quiero decir: sin ninguna ambición más allá de sí mismos. Escribimos libros que hasta pueden ser relatos bien armados, graciosos, estremecedores, sugerentes. Escribimos libros que pueden incluso captar ciertos rasgos del espíritu de la época, que muchos lectores pueden disfrutar, que se traducen en idiomas. Escribimos libros que también pueden incluir giros felices, frases bien ritmadas, estructuras astutas. Pero escribimos libros que sólo quieren ser leídos, que no pretenden más que eso; sobre todo, no intentan cambiar la forma en que se escriben y se leen los libros.

Nadie o casi nadie pintaría ahora con el trazo de Modigliani o de Picasso. Quizás esto suceda también porque la plástica no tiene mercado sino compradores: para que una obra se venda bien sólo se necesitan diez críticos y un coleccionista, todos muy educados. Para que un libro se venda bien se necesitan miles y miles de televidentes. Pero en cualquier caso nosotros seguimos haciendo lo mismo que hacían nuestros colegas hace 100, 150 años. Si alguien  pintara como Delacroix sería un idiota, alguien que escribe como Flaubert, con la sintaxis y las estructuras de Flaubert, puede ser un muy buen novelista contemporáneo. ¿Qué hace que nuestras novelas pertenezcan a nuestro tiempo y no a cualquier otro? ¿Que incluyan aviones y computadoras, drogas y marginalidad, sexo gay o amores a distancia, lo que sea? ¿Que incluyan ciertos gestos, chistes pop, los ecos suaves de la tele y las grandes disqueras? ¿O que precisamente no parecen de ningún momento? Nada en la forma, nada en la forma, es como si pintáramos una rave con el academicismo gran formato de Jacques-Louis David. ¿Vale la pena escribir para que haya un par de historias más dando vueltas por ahí? ¿O para asegurarse el alquiler de los dos próximos años? ¿O para girar y viajar a festivales? ¿O para que te pongan un micrófono adelante? Supongo que sí, si aceptamos que eso es mediocridad pura, que permitimos que la literatura deje de ser un arte. Que escribimos libros que nunca van a cambiar el modo de escribir libros o de mirar el mundo. Que somos tan honestos y tan prescindibles como buen zapatero.”

Vamos a los eventos, nos la pasamos bomba: somos casi felices, por un rato.

Hay 280 Comentarios

Ûltimo momento.
La nube tòxica sòlo ataca kakarachas y "porotas".
Elisa Carriò asì llueva y truene concurrirà 17 horas a Tribunales. Aguante la DECENCIA.

Le agradezco Merlín. Veo que ya somos dos los dorreguenses en el foro. Pero no es necesaria ninguna defensa. No voy a arrugar, sólo escribiré cuando tenga algo que decir en función de una editorial de Caparros. Tomando a Caparros como eje, como ser sentipensante. Vale decir, Caparros no es sólo lo que dice, también posee un detrás de lo que dice, pues, para mi generación, lo que dice y piensa Caparros constituyen un evento cultural en si propio. Aceptable o discutible, pero un suceso cultural al fin. El presente artículo es una muestra inescrutable de lo dicho

Merlín, a ver si aclarar, no oscurece. He leído y vivido lo suficiente, como para no ver la hilacha en la forma de irrumpir... de su coteraneo. Quizás, no sea mala persona... sino un pelotudo que se cree importante. Acá, escribe Martín... y el resto comenta. Si hace los deberes viendo para atrás, entenderá que es difícil, estar en guardia, por los personajes que pululan, sin meterle un ñoqui... a algún despistado. Fuego amigo, que le dicen. En cuanto a los pueblos 'radicales', que los he sufrido... quizás se deba al efecto que producen los opositores peronistas. Los primeros tienen que mimetizarse en el estilo mafioso de los últimos, para sobrevivir. Generalmente les sale mal, y solo logran envilecerse. Pactar gobernabilidad... le dicen. En cuanto a los simpatizantes k, a esta altura del partido... por acción u omisión, los considero unos malándras. Buen provecho

Aquello de
Piensa mal y acertaràs, se puede trasladar al tema del "accidente" del Contenedor en la Terminal 4.
Si realmente la orden "bajò" desde alguna de las "autoridades" del Gobierno Nacional para
hacer fracasar y desistir a mucha gente del abrazo a los Tribunales, demuestran NO TENER LÌMITE ALGUNO respecto del declarado VAMOS POR TODO pretendiendo
PASAR POR ENCIMA DE LA CONSTITUCIÒN NACIONAL.
lamento comunicarles que se aproxima raudamente
EL RETORNO A LAS TOLDERÌAS.
Triunfa el opùsculo de mierda de ALDO FERRER, un economista fracasado, creyente de que nuestro paìs LO TIENE TODO, en su opùsculo VIVIR CON LO NUESTRO, que en buen romance significa CON LO PUESTO.
Negocio pròximo para buscas.
LONAS, VINCHAS Y PLUMAS DE AVESTRÙZ.
RETORNO A LAS TOLDERÌAS (MR).
Ademàs de tener "ideologìa" hay que estudiar "economìa".
Si no se crean puestos de trabajo GENUINOS, producto de INVERSIONES PRIVADAS,
que algùn forista seudoprogre o zurdo me explique como, SIN CAPITAL, mejorarà la calidad y condiciòn de vida de la gente. Con las PALABRAS?
Con decirse y "creerse" buena persona que "ama al pròjimo" hasta que este ùltimo lo asesine por unas monedas?
SALUD, EDUCACIÒN Y SEGURIDAD es la ùnica obligaciòn del GOBIERNO, la que los votantes le cedieron para MEJORARLAS.
Pero insisten en CUANDO PEOR, MEJOR.

AldoV
Batiste DELATORES?
Ni siquiera analizàs lo que escribìs en un sòlo renglòn.
En todo crimen se produce un juicio. Quiènes aportan las pruebas, segùn vos, son los miserables? DELATORES
que son aquellos que, bajo juramento, y en su declaraciòn la Justicia emite fallo y mete preso al CRIMINAL.
Como vos defendès una MAFIA y demàs ASOCIACIONES ILÌCITAS te preocupa sobremanera que las OLLAS K, que son miles, SE DESTAPEN.
A vos, igual que a los de tu condiciòn les valdrìa el puema de Barone. Representan UNA ASQUEROSA MIERDA.
A vos que te importa si las comidas de DANTE GULLO, regadas por 1 o 2 botellitas de CHAMPAGNE Chandon Extra Brut las pasa como "vales de caja chica" si total, las pagamos todos los boludos ciudadanos, mientras a OVANDO le pagaban por varios dìas de trabajo picanddo piedra con un vale de aprox. ese importe para ser canjeado en el "almacèn" del Gobernador señor feudal.
Al contrario, trataràs de "tapar" por todos los medios ese tipo de informaciòn.
Con lo que quedàs expuesto en tu condiciòn de, como mìnimo, CÒMPLICE DE DELINCUENTES.
Ni el màs chorro y corrupto menemista podrìa defender con tanta "pasiòn" y CERO ARGUMENTO este modelo? que consistiò en un "sistema de choreo legalizado" en el nombramiento de innumerable cantidad de testaferros y lavadores de dinero.

Todo sirve, guste o no.

Primo Abruzzo

Lamentablemente el primer mensaje no fue publicado.
Antes que nada le pedía disculpas ya que no pude contestarle en tiempo y forma debido a que suelo irme a dormir temprano.

En él, le explicaba que conozco a Sala por mentas debido a que es del Pago y sé de sus compromisos éticos. (Yo laburo en un empresa de servicios agropecuarios y el tiene un comercio en un pueblo cercano a la ciudad cebecera)

Es muy respetado en Coronel Dorrego aún por aquellos que no coincidimos con sus posturas. El tipo, en sus comentarios políticos, maneja la ironía y el cinismo del mismo modo que Caparros, obvio que sin su talento. Usted quiere demostrar que Sala insultó a Caparros cosa que yo no veo. Observo que lo chicanea con aquella plaza patética en la cual Troskos y burgueses pedían cámara a gritos para armar el club del trueque como acto supremos de rebeldía.

La última frase expone todo su arsenal cuando lo corre con el asunto de la guita propia, mismo argumento que se suele utilizar para denostar a los adherentes al Gobierno.

Todavía recuerdo la cara de Martín aquella noche del parque. Caparros no fue patético, lo patético fue la propuesta.

Le contaba que seguro en una pisada antes de un picado yo elijo primero a Caparros, pero sabiendo que a veces Martín pifia algunos pases. En sus términos comparar a Messi con el flaco Schiavi resulta un despropósito.

¿Cuántas veces pudo leer que un kirchnerista afirmaba que el conflicto con Clarín le era funcional al Gobierno? Que de algún modo el gobierno especulaba con dicha tirantez.

No me parece que el tipo quiera vendernos algo. Le puedo asegurar que no comercializa su opinión, ni a propios ni a extraños.

En lo personal no considero que ser Kirchnerista es sinónimo de ser delincuente. A lo sumo es estar muy pero muy equivocado, como nos puede pasar a cualquiera en cualquier momento de nuestras vidas.

Ojalá no arrugue y siga participando. Está bueno cotejar. En el interior, en estas pequeña localidades, no solemos tener esa posibilidad, te juro que el discurso dominante y uniforme te quita todo deseo de participación

..★★★★¡Una Madre De Miami SORPRENDE A Los Expertos En PÊRDER PESO Con Una Increíble Transformación De 25 KILOS! Presiona Aquí: http://su.pr/1BImX3

Primo Abruzzo

Una última cosa que tal vez le sirva como atenuante a sus prejuicios. Aquí en Coronel Dorrego la escena está dominada por el Radicalismo desde los tiempos de la Alianza (con eso le digo todo, aquí quedan los últimos trilobites de aquella experiencia política)

No existe debate alguno sobre nada, nada se puede cuestionar debido a que el ciudadano común corre el riesgo de quedar al margen del sistema, vale decir, el Estado Municipal tiene una actitud discrecional alarmante. Y el tipo va al frente igual, con nombre y apellido. Están los incluidos políticos a través de la prebenda, y están los excluidos que directamente no aceptan ese ordenamiento injusto, base sociopolítica que tiene marcados signos de corrupción. Somos apenas 15.000 habitantes, dominan las genealogías y jamás podríamos gozar de un periodista crítico, severo y denuncista al estilo Caparros. De hecho yo soy un seudónimo y debo tomar mis prevenciones. Saludos

'Don' Aldoush, dicen que cleptopatra, últimamente sueña con Zelaya,... y tiene pesadillas con Siria; y, chapotea, alucinada, en el fangal... Buen provecho

Primo.
Parece que lo del gas tòxico era una jodita para tapar esto.
http://www.seprin.com/2012/12/06/ataque-a-la-justicia-el-socio-y-financista-de-julio-alak-le-proveia-de-cocaina-a-diego/
Un paìs de "muy" buena gente.
Encima Ministro.
Ya van a sair las "porotas" a descalificar la fuente, olvidando el Poder del Estado. Si Alderete mintiera, de seguro ya estarìa PRESO.

Berrean en el desierto los fracasados, cuesta abajo siempre. Debería ser vuestro lema "Hasta la derrota, siempre!". Ridículos blandengues chismosos y delatores.

Con "literatos" como Orlando Barone el futuro de la
LITERATURA POSMODERNA està asegurado.
Para acomodar y conservar su "Obra Completa" en lugar de biblioteca se requiere un INODORO (que funcione).

AldaV anda a hacer de novia de Baron¿e?, si podes...Furcia! Teatro Mágico -sólo para 'lokas'- La entrada cuesta la razón. No para cualquiera... http://blogsdelagente.com/ilustre/2011/11/05/n-k/comment-page-1/#comment-81

Vida de pluma.
La otra cara de la verdad de la Ley de Medios.

Esta mañana, Reynaldo Sietecase (alias refrito) y su equipo comenzaron un debate sobre la Ley de Medios en su programa Getap, en Vorterix Rock, al que se sumó Mario Pergolini, director de la radio.
Ácido, el ex Rock & Pop marcó su escepticismo a la normativa, y dejó entrever que, en su opinión, el mapa de medios no se va a desconcentrar.
“Vendo el auto, lo pongo a nombre de mi mamá y todo el mundo va a decir: ‘Ah no, está bien, el auto ya no es más de Mario’. Es ridículo pensar que esto es sensato”, lanzó el conductor y locutor en el aire de la 103.1.
“Esto es de tal, esto es de tal y esto es de tal, y un beso para todos. Todos sabemos quién está poniendo a nombre de quién, del primo, del hermano, de los amigos”, polemizó.
“¿Alguno cree que los grandes grupos se están desarmando? ¿Pensamos que Cristóbal López va a atomizar todas las radios que compró, que el Grupo Vila-Manzano se las va a pasar a gente que le haga competencia, que cualquier otro grupo lo va a hacer?”, cuestionó.
“¿Para qué hicieron todo esto? Para el espacio de publicidad, un gran detalle. Se olvidaron de Internet. Hay que ver en la historia cómo va a quedar. Lo que pasa ahora es una anécdota. ¿Vos creés que el mapa de medios se va a desconcentrar?“, se preguntó.
Lo insólito del caso, más allá de las críticas, es que Sergio Szpolski, empresario vinculado al oficialismo y vicepresidente ejecutivo del Grupo Veintitrés, grupo que edita la revista Veintitrés y los diarios El Argentino y Tiempo Argentino, además de poseer Vorterix, dejó un comentario en la noticia publicada en Clarin.com.
“Eso es lo que se dice verdadera pluralidad de voces dentro de un mismo grupo. Para los que no lo sabían Vorterix Rock es la FM del Grupo Veintitrés”, escribió el empresario?????
Caradura, obsecuente, miserable, chorro de los dineros pùblicos, recaudador de subsidios multimillonarios que alegremente dispensa nuestra Cèsar a chupamedias.
Lo que se dice un VERDADERO EMPRESARIO K.K.

Barone.
Un verdadero pueta que vive de la "pluma" abonada generosamente de los "aportes anònimos" de todos los ciudadanos argentinos.
PAÌS GENEROSO cuyos funcionarios reparten dàdivas a inùtiles, obsecuentes, chupamedias, vagos y malentretenidos,
Cualquiera es PAPA NOEL con los dineros del pròjimo.
Seudoprogres inùtiles que no saben generar RIQUEZA, sòlo DESPILFARRARLA.

Jorge Altamira es muy gracioso, eso no se puede negar. Como dirían en mi pago: Agarrá la pala, Altamira, Un partido obrero en el cual no hay obreros; son tan pocos militantes que hacen asambleas en el baño y tan poco creíbles que, encima de ser pocos, se escinden continuamente. Hablan de lucha obrera y son capitalistas; mientras venden Herbalife por la mañana, militan a la tarde. Van a las marchas junto a los asesinos de sus propios militantes, se abrazan con la reacción del campo y sostienen a los burócratas sindicales.
Más truchos no pueden ser. El P.O. es una risa. Dicen las malas lenguas que los banca la CIA; es lo único que puede explicar la existencia de ese chiste político.

Gases tòxicos se difuminan sobre la Ciudad, producto de un contenedor cuyo contenido entrò en contacto con agua.
Se anuncia a las 17 horas la presencia en Puerto Madero, a escasos metros de la Terminal 4, de Orlando Barone que recitarà en persona su "laureado por 6, 7 rrocho" puema
LA BELLA MIERDA, en cuyo desarrollo copia y desvirtùa el sentido de la frase cèlebre de Lampedusa en su genial Il Gatopardo.
Lo que se dice un pìcaro y vivillo atorrante LAMECULOS.
http://www.urgente24.com/208137-un-cacho-de-cultura-la-bella-mierda-poema-de-barone-sobre-el-7d

Es sanatella, de sanata, el LAMECULOS MAYOR DE ESTE GOBIERNO.
El gordito de moron, de lilito, a frepasista, a chachista, tantos ista, ahora cristinista. Es un trepador.
El 7-D se lo fagocitará

Este texto va dedicado a Fresán?

Al final, el 7D no habrá asalto a la Bastilla, sino apenas una visita de Sabbatella a Cablevisión acompañado por un escribano. Para ocultar este recule en chancletas, el kirchnerismo tiene previsto un festival en Plaza de Mayo para el domingo 9. Será la confesión de que es incapaz de ganar la calle. La intervención de oficio de AFSCA para proceder a la desinversión de la Corpo desatará otro laberinto judicial, en especial ahora que los K anunciaron que pondrán en venta los bienes del grupo y que no solamente van a cancelar las licencias excedentes. La batahola de esta disputa demuestra que la ley de medios apunta a redistribuir la apropiación capitalista de las frecuencias, de ningún modo a desarrollar las posibilidades de libre expresión para el pueblo. En este proceso, el Poder Judicial demostrará su genuflexión ante los intereses empresarios en disputa.

Esta verdadera farsa política ha escalado, sin embargo, un nuevo peldaño. Sabbatella acaba de anunciar que los dueños de los medios pueden repartirlos entre familiares, amigos o accionistas para encuadrarse a la ley. La ley de medios ha quedado convertida en la Ley de Testaferros. El ex PC invitó incluso a Magnetto a participar de este enjuague, pero la Corpo sabe que quieren que dé un mal paso para bajarle la guillotina.

El fracaso de la ley ha sido mayúsculo. La producción local en cada provincia o distrito -que según el gobierno abriría nuevas fuentes de trabajo para periodistas- no ha sido realizada. Las radios y la TV en el interior siguen siendo, mayormente, repetidoras de las emisiones producidas en Buenos Aires. Las licencias para las radios comunitarias no fueron dadas. Por eso, sectores que apoyaron la ley se movilizan al AFSCA para denunciar la situación.

La licitación de la TV Digital quedó desierta. Los montos requeridos son inviables. Sólo lo pudieron afrontar sectores de la burocracia sindical, como Gerardo Martínez, que armó su canal Construir. La pauta oficial, que debía servir para suplir la publicidad privada, ha sido un elemento de propaganda de la camarilla kirchnerista y de cooptación de movimientos sociales.

El 7D pinta de cuerpo entero al gobierno kirchnerista. Presentada como una batalla por la “democratización de la palabra y de los medios”, termina armando un negocio con las telefónicas y empresarios de los más corruptos, como los Vila-Manzano o los Cristóbal López, Monetta -quienes, en general, son socios del gobierno en la obra pública o en las concesiones de energía y servicios. Hasta la promesa de terminar con Clarín es sustituida por la propuesta de que el grupo de Magnetto se reparta entre testaferros.

En el entrevero, la oposición patronal, en especial la de centroizquierda, ha cerrado filas con Clarín. Para conquistar la libertad de comunicación, es necesario abolir su condición de negocio capitalista y dar su gestión a todos los sectores del arte, la cultura, la política y la vida social en general. Esta tarea solame

Finalmente, llegó el 7D.
Pero la "libertad de expresión" está más lejos
que nunca.
El propio gobierno ya dio la receta del fraude:
que los empresarios repartan las licencias entre
sus parientes o socios.
El mismo "método" que usó Boudou para quedarse con Ciccone.
Los beneficiarios de esa estafa serán las enormes "K"orpos armadas al calor del gobierno:
Cristóbal López, Vila-Manzano y otros.
Ese mismo recurso podría ser utilizado, finalmente, por el mismísimo grupo Clarín.
La guerra transcurre entre juzgados y conspiraciones de accionistas.
Son los métodos de los buitres capitalistas.
No está en juego la "democratización" de los
medios: es apenas un nuevo reparto de negocios
entre sus propietarios.
También es el intento oficial de monopolizar
la palabra, para reforzar un régimen de gobierno
personal.
Por eso, los dos -la Corpo y el gobierno- tienen
un blanco común.
Por un lado, los trabajadores de prensa, igualmente perseguidos por Clarín y por el gobierno.
Por el otro, la población trabajadora, que seguirá sometida a la manipulación de las corporaciones mediáticas, oficialistas u opositoras.
La libertad de expresión exige poner fin al monopolio capitalista -o del Estado que sirve a esos
monopolios- y asignar los recursos y medios de
comunicación a las organizaciones y expresiones del arte, la cultura, la política y la vida social.
Luchemos por esta perspectiva.
Defendamos la libertad y la estabilidad laboral de los trabajadores de prensa.
Jorge Altamira.

Después de convertirse en Trending Topic en la red social Twitter el martes 4 de diciembre, Orlando Barone sigue cosechando comentarios por su poema dedicado al 7D. En respuesta al día en que dio a conocer su suerte de Oda, el cineasta Juan José Campanella lo trató, este 5 de diciembre, de chupamedias y propuso crear el Día Nacional del Chupaculos en su honor.

Después de convertirse en Trending Topic en la red social Twitter el martes 4 de diciembre, Orlando Barone sigue cosechando comentarios por su poema dedicado al 7D. En respuesta al día en que dio a conocer su suerte de Oda, el cineasta Juan José Campanella lo trató, este 5 de diciembre, de chupamedias y propuso crear el Día Nacional del Chupaculos en su honor.

Nueva acción judicial iniciada por el director de la AFIP contra Matías Longoni, periodista de Clarín y miembro de su comisión interna. La acusación se relaciona con una investigación sobre los manejos económicos de la ONCCA,
Vamos vamos, todos lo periodistas militantes comprometidos. Esperamos sus declaraciones de reptudio contra el titular del afip...

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Martín Caparrós (Buenos Aires, 1957) es escritor y periodista, premios Planeta, Herralde, Rey de España. Su libro más reciente es la novela Comí.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal