Martín Caparrós

Historias de la Voluntad

Por: | 24 de marzo de 2013

Saludo_fascista_isabelita_peronHoy es, otra vez, 24 de marzo. Es curioso lo frecuentes que se han vuelto, últimamente, los 24 de marzo: hay casi uno por año. Este, carente de toda redondez –37 es un número sin gracia–, nos encuentra sumidos en el papismo contumaz, que también en este aspecto fue elocuente: mostró cómo los más fervientes denostadores oficiales de la Dictadura setentina están muy dispuestos a mirar para otro lado cuando su apetito de poder lo requiere. Para algunos, el oportunismo es la única religión verdadera.

Más allá o más acá de eso, para mí este 24 de marzo marca el momento de la salida de la edición definitiva de La Voluntad, ese despropósito en varios volúmenes que escribimos con Eduardo Anguita para intentar contar "Una historia de la militancia revolucionaria 1966-1978".

Pasaron veinte años desde que empezamos a pensarlo, y La Voluntad nos sigue sorprendiendo. Nos sorprendió, primero, cuando descubrimos que las personas que entrevistábamos tenían tantas ganas de abrir puertas, tanta sed de contar. Nos sorprendió al ver cómo la época se nos hacía más y más rica, más compleja cuanto más la trabajábamos. Y nos sorprendió, por eso, cuando fuimos entendiendo que el volumen previsto no alcanzaría y notamos, con cierto desconcierto, cómo las páginas se acumulaban y terminaban convirtiéndose en aquellos tres tomos repletos de historias. Nos sorprendió, por fin, que se volvieran una de las formas en que jóvenes descubrieron y viejos recordaron unos días que ahora regresaron al centro del debate.

La Voluntad dio sus vueltas, como han dado las suyas en estos años las lecturas que la Argentina hizo y hace sobre aquellos. Por eso, cuando la editorial Planeta nos pidió que escribiéramos cada uno un prólogo para incluir en la edición final, yo decidí dedicar el mío a esas vicisitudes –y quiero reproducirlo aquí.

Lecturas de una historia

Queda dicho: pasaron quince años. Veinte, desde que empezamos a trabajar en este libro. Son pocos, veinte años, en términos históricos –pero la Argentina suele sacarle al tiempo un jugo inesperado. Quizás estos veinte años no sirvieron para mucho; sí, sin duda, para confirmar a quien decía que no hay nada más cambiante que el pasado.

En aquellos días, veinte años atrás, le pedí a un veterano de la izquierda peronista –mucho tiempo de militancia, mucho tiempo de cárcel– que me contara su historia para incluirla en La Voluntad. Él, entonces, se negó porque “lamentablemente, si uno quiere hacer política en la Argentina actual –dijo, y él quería– no puede hablar de esas cosas”. El otro día lo ví en un canal de televisión pública contando aquellas historias con lujo de detalles –y pensé que ahora podría decir que “si uno quiere hacer política en la Argentina actual, debe hablar de esas cosas”.

El pasado, decíamos, cambia tanto. Los vaivenes de  la historia de la militancia revolucionaria de los años sesentas y setentas –las lecturas posibles de La Voluntad– no escapan a esa regla. Al contrario: es uno de esos períodos cuyo recuerdo dura, insiste. La historia recuerda sobre todo esos momentos en que muchas personas deciden, de un modo u otro, que quieren algo tanto que están dispuestos a morir por eso: cuando la opción de la muerte entra en escena. Para bien o para mal –para bien y para mal– es algo que sucede muy de tanto en tanto: que generaciones enteras no conocen.

Esa historia recorrió, hasta hace poco, tres fases bien distintas con un lugar común: que las tres fueron escritas por los derrotados. Desde el principio –y durante mucho tiempo– los ricos argentinos, que conservaron su poder gracias a la intervención militar, tuvieron que aceptar –o quizá promover, como forma de depositar todas las culpas en un sector bien acotado– que esa intervención fuera demonizada y, así, la constitución del relato no quedó en manos de los que ganaron sino de los que perdimos. Hasta que llegó la fase actual, más compleja, más peleada.

Ya he intentado periodizar y definir esas fases. Quiero retomar –reproducir en parte– esos intentos. Las fechas y descripciones son, como suelen, esquemáticas, tan discutibles como todo el resto:

1977-1995: el militante como víctima. Cuando las primeras Madres de Plaza de Mayo empezaron a recorrer despachos y vicarías pidiendo por sus hijos, lo último que podían hacer era reconocer la militancia de esos jóvenes –que, además, en muchos casos ignoraban. Así que los presentaron como ingenuos que habían caído víctimas de la maldad extrema de un aluvión de perros sanguinarios.

Esta forma pasó a su vez a los organismos de derechos humanos y cristalizó en el Nunca Más: en ese texto, los secuestrados y asesinados son personas que no tienen historia previa, que sólo se narran en la medida en que son secuestrados y asesinados. Por eso el discurso común empezó a llamarlos, colectivamente, los desaparecidos.

En ese relato –que ya empezaba a llamarse LaMemoria– todo el acento estaba puesto en la maldad incomprensible de los malos; al disimular la elección política de los reprimidos, la versión diluía la finalidad política de la represión. La negación era también una defensa: muchos seguían pensando que si identificaban a las víctimas como militantes justificaban –de algún modo– sus asesinatos. Era la forma progre, defensiva del algo habrán hecho, por algo será. Cuando empezamos a trabajar en este libro todavía regía la idea del militante como víctima.

1996-2003: el militante como militante. Frente a eso, algunos decíamos que recordar a esos hombres y mujeres como objeto de las decisiones de sus verdugos y no como sujetos de sus propias decisiones era un modo de “volver a desaparecer a los desaparecidos” –en la medida en que se los privaba de su historia, se los transformaba en otros. La Voluntad fue uno de los intentos de recuperar las historias de quienes hasta entonces sólo habían sido víctimas; se empezó a saber más sobre sus vidas y sus esperanzas, y se empezó a aceptar que la mayoría de las víctimas de la dictadura lo fueron porque habían elegido pelear por una forma de sociedad radicalmente distinta de la que defendían los militares.

Esa nueva forma de LaMemoria permitió dar a esas historias un sentido más general –más político–, y permitió también recordar que los asesinos no mataban por perversión sino por preservar una forma social y económica, que triunfó y fue la base de la Argentina contemporánea. Esa parte era la más difícil de aceptar: implicaba admitir que nuestro país es el que es porque aquellos militares derrotaron a aquellos militantes, que su dictadura no fue un paréntesis en nuestra historia sino la fundación de nuestra sociedad actual, que vivimos los resultados –¿los frutos?– de ese proceso, y que los triunfadores de hoy les deben sus triunfos.

En esa etapa, de todas formas, quedó pendiente una discusión más seria y documentada sobre los proyectos y prácticas de los militantes revolucionarios, sus aciertos y errores.

2004-2010: el militante como héroe indefinido. Cuando llegaron al gobierno, los doctores Kirchner empezaron a reivindicar a los militantes setentistas como su referencia histórica, su precedente heroico. Para eso tuvieron que falsear esas historias: como no tenían ninguna intención de retomar las convicciones socialistas que los habían llevado a la muerte, los transformaron en unos raros activistas nacionalistas progres: revindicaron su militancia pero la vaciaron de su contenido y su proyecto. Los convirtieron en portaestandartes de un vaguísimo “cambio”, de la búsqueda de una “sociedad mejor” –como si alguien buscara alguna vez una peor. Así, neutralizados, esos militantes podían ser usados como mito de origen de un gobierno que trataba de reconstruir el Estado burgués argentino para que pudiera funcionar dentro del capitalismo globalizado –y conservar su poder.

LaMemoria sirvió, durante este período, para justificar escaramuzas del gobierno contra otros sectores con los que estuvo aliado y de pronto peleó, como el grupo Clarín. Con su estrategia, los Kirchner crearon una confusión fundamental: que ahora los montoneros mandan, que este gobierno es la concreción de las voluntades de aquellos hombres y mujeres. Es sorprendente: cualquier comparación veloz de las ideas políticas de unos y otros muestra la diferencia abismal entre esos militantes que querían un mundo sin ricos y estos ricos empresarios que entienden la necesidad de cierta presencia del Estado, cierta asistencia social para mantener el statu quo, las diferencias, las injusticias brutas. Pero en una sociedad sin proyecto, donde cualquier posibilidad de construcción fue reemplazada por el pragmatismo más banal, la retórica puede ocupar el lugar de la política, y algunos intelectuales se conformaron con ese poco de oratoria y cerraron los ojos a la realidad que la rodea: se dejaron arrullar. Ellos ayudaron también a que el equívoco se difunda y amplifique; por sus grietas se filtra la última fase –todavía incipiente– de LaMemoria.

2010: el militante como monto patotero. Es, creo, la novedad actual y se mezcla –compite– con la anterior. La apropiación por parte del gobierno kirchnerista de esa historia catalizó el cambio incipiente en las formas de pensar la militancia de los sesentas y setentas. La identificación entre este presente y ese pasado permite a los portavoces de la derecha revisar las formas predominantes de LaMemoria. El carácter intocable, casi sacralizado de aquellas víctimas se deshizo al convertirlas en peones de la retórica política actual.

Así, la idea del kirchnerismo como heredero de los setentas facilita dos reescrituras concurrentes de esta historia. Una que retoma, gracias a la guerrillitita dialéctica de estos días, la noción de que aquellos militantes eran más que nada violentos: una crítica moral que vuelve a poner todo el acento de aquella historia en la violencia, ninguno en la política. A los diversos conservadores argentinos les conviene una versión en que la violencia sea la única forma en que se manifiesta la voluntad de cambio real, para demonizar esa voluntad –en nombre de la paz y de la democracia.

Y otra que dice, en síntesis, que si esto era lo que aquellos militantes querían hacer, menos mal que perdieron: que “ahora que gobiernan, miren lo que hacen”. Durante años la presión social obligó a la derecha argentina aceptar esa imagen del joven bienintencionado que murió por sus convicciones; ahora, gracias a las maniobras torpes del gobierno, sienten que pueden relanzar la imagen de la militancia setentista que sus medios y su propaganda armaron en 1975 para justificar la matanza: los militantes como seres violentos, peligrosos, falsos, resentidos, llenos de odios y codicia, que merecían lo que estaba por pasarles. Es el opuesto simétrico –parejamente falso– de la versión angélica de los primeros años. Cuando ya parecía imposible, los sectores que ganaron, con el golpe de 1976, la batalla social, económica y política, lanzaron su contraataque cultural, y ahora intentan controlar también las formas de LaMemoria.

En esta nueva imagen (re)emergente, los montoneros de ayer se parecen a los gobernantes de hoy: falaces, autoritarios, autorreferentes, gritan consignas justicieras mientras hacen cosas muy distintas –y vuelven a ser, por lo tanto, un blanco fácil. Por eso creo que este gobierno ha vuelto, de otro modo, a desaparecer a los desaparecidos.

En ese contexto se publica esta nueva edición de La Voluntad. Ojalá sirva para contribuir a deshacer esta confusión, aclarar las diferencias, repensar las lecturas: debatir.

Hay 134 Comentarios

Lo observé, Primo; en vez de dejar q Francisco abra el regalo, amén de maeducada, acaricia la poronga y retiene la bombila, evidente símbolo fálico.
¡Q hembra a sus 58 la sra. amiga del Obispo de Moreno (yo sólo conozco hasta los 42)!. Lo digo con todo respeto porq el Cód de Derecho Canónico prohibe invadir la privacidad.

Cada dìa me convenzo màs.
La realidad latinoamericana està descrita en
dos libros de ficciòn que, de FICCIÒN NO TIENEN NADA.
Luego de la lectura de
DE MILAGROS Y DE MELANCOLÌAS y
EL LABERINTO,
ningùn historiador podrà hacerse el distraìdo,
menos aùn, como ratòn de biblioteca
seguir ENGAÑANDO AL PRÒJIMO.
La historia Latinoamericana en
FICCIÒN QUE NO TIENE NADA DE FICCIÒN.
O acaso llegamos al 2013 y podemos admitir esto?
http://www.latercera.com/noticia/mundo/2013/03/678-515002-9-maduro-creara-comision-para-indagar-muerte-de-chavez-si-es-electo.shtml
Latinoamèrica es un REALISMO MÀGICO permanente, del cual NO PODREMOS ESCAPAR.

... mientras la porota humedece sus bragas; de puro celosa.

Ilustrativa, la foto donde Francisco coge el mate que le obsequia cleptopatra, y élla coge la 'bombilla', con la que le coje el mate a Francisco...

Difìcil, para algunas RATAS, argumentar de buena fe.

Aparte de darle una clase "magistral"? del uso del mate a FRANCISCO que vive tomàndolo hace decenios, estos dos pàrrafos demuestran que duplica su "modelo" consistente en el VAMOS POR TODOS Y TODAS, generando màs pobres, miserables y lùmpenes,
verdadera "arquitectura" que muestra estar gobernados por sàtrapas, ineptos y miserables "personajes" tan bien definidos por Emile Zola en "LA RALEA".
Un par de pàrrafos para aquellos que no dispongan de tiempo.
La Presidente que simulaba un cambio de 180 grados y que el viernes pasado pedía dejar de lado el odio y el revanchismo, se olvidó ya hasta de la primacía por los niños. “Si no tienen clases, si sigue el paro docente el problema no es mío”, parece decir sin que se le mueva un ápice. Y es que para ella puede que Jorge Bergoglio haya dejado de ser Jorge Bergoglio y ahora lo quiera, pero Daniel Scioli sigue siendo Daniel Scioli, y las elecciones están cada vez más cerca.
Así vuelve a ponerse en jaque al gobernador de Buenos Aires como si ese juego siniestro no afectara a miles de sus “todos y todas”.

No soy ingenuo para creer que las redes sociales, los sitios y blogs MUEVEN DECISIVAMENTE EL AMPERÌMETRO.
Pero aquellos "atorrantes" que ingresan al sitio para denigrar, denostar a quienes opinamos de buena fe,
harìan bien en
hacer mutis por el foro o, lo màs difìcil
ARGUMENTAR con coherencia.
Aquì va, el perfecto ejemplo de la "salud mental" "ideas" y "modelo" de la arquitecta egipcia. Vale la pena leerlo.
Tambien releer Il Gatopardo de Lampedusa.
http://economiaparatodos.net/gatopardismo-mistico/

santiago.
Su comentario no hace màs que desentrañar
las miserias y soretes de tanto
IDIOTA ÙTIL (a esta altura no estoy tan seguro
si lo hacen por interès y cobran efectivo) o
tienen un coeficiente mental que los harìa
pròximamente
CARNE DE INSTITUTO SIQUIÀTRICO.
Hay que ser muy "delirante" para pretender
HOY
defender a "capa y espada"
hechos que con "algo" de estudio y aplicaciòn
podrìan haber deducido con su propia cabecita.
PREFIEREN, como dice Primo
SER MANADA. Para muchos rinde.
Es tan difìcil conseguir trabajo HOY.
Y en tan "hermoso y patriòtico?"
defender un "verso del relato del modelo"
a cambio de las 30 monedas (judaicas) cobradas a fin de mes.
Jamàs comprenderàn, estos pichones de fachosvioleteros, que antes de integrarse a la comunidad,
es OBLIGATORIO SER UN INDIVIDUO.
Demuestran en sus comentarios ser meros barrabravas "culturosos". Lamentable.
Aguante Boudou, avanti las maquinitas de CICCONE.
La arquitecta egipcia (enviada divina) es tan soberbia en su desconfianza que llamò a los "cuatro de copas" que integran el gabinete econòmico y los escuchò a todos,
para luego desde su "atril" y "cadena del baño" decidir?
Decidir como nos envìa màs ràpido a todos
DE RETORNO A LAS TOLDERÌAS.
Vaya iluminada, recibe mensajes del "cielo" de ÈL.
Al menos santiago, debemos reconocer que al lado de
STALIN, HITLER, MUSSOLINI, etc.
no podrà causar un "daño universal". Se dedica pura y exclusivamente al VAMOS POR TODO.
Joderle la vida a 40 millones de compatriotas.

Beto. A què te dedicàs?
A encontrar una "aguja en un pajar" quizàs?
Si fueras tan amable podrìas explicarme como vivìs y de què trabajàs?
Mirà que defender el pasado de HT hoy, te vuelve un fanàtico paramilitontoK con INTERESES CREADOS eh.
Si me querès "correr" por algun lado, lamento comunicarte que tendràs que ARGUMENTAR.
Observo que respecto del perìodo 73 76
NO TE INTERESA AVERIGUAR, MENOS AÙN APRENDER, menos aùn CONOCER LA VERDAD.
De què vivìs Beto? Del Estado, de los impuestos extorsivos que todos pagamos para alimentar
VAGOS Y MALENTRETENIDOS?
Lamento tener que perder tiempo con tanto pìcaro y vivillo.
http://www.perfil.com/contenidos/2010/06/25/noticia_0026.html

Hola Martín, vivo en Salta, excelente artículo como siempre. Te envío un enlace de una nota que me pareció muy interesante y se publicó el 24/03/75 en una página web de mi ciudad: http://www.quepasasalta.com.ar/35582/24-de-Marzo-Memorias-incomodas.html
Te admiro mucho como periodista y escritor. Saludos

De paso que la gilada se pelea, yo gano unos buenos manguitos. Menos mal que nadie me recuerda. Así puedo seguir escribiendo sobre los otros sin ningún problema

¿Qué número tiene el golpe que le hace ponerse, a una mujer, la mayúscula; y arriesgarse al golpe mortal: o a la cura? ¿Cúal es el peldaño que hace, a la furcia, ariesgarse al tajo en la cara, o a la cesárea sin preñez; por no querer seguír descendiéndo: para su amado 'fiólo'? ¿Cuál es el tratamiento más efectivo, no para aumentar el tamaño del pene, sino para localizar los testículos?. 'A la final', antes de irme no espero ver que los padres dejen de ser las mascotas de un mocoso, o tengan más jerarquia que el caniche; pero me alegraría bastante ver a ésta K róña... presa. Buen provecho

Paradójico que un débil mental como Ceferino Reato sea uno de los más inciisvos periodistas que investigan la época de la guerrilla. Dónde etán los otros?

¿alguien puede creer q un pelotudo importante como firmenich secuestró realmente a aramburu?. ¿Por q firmenich se reunía todas las semanas con el Mtro. del Interior de Onganía?
La pregunta de Sherlock Holmes. ¿A quién benefició el asesinato de Aramburu?...a la morsa.
Y la contraofensiva; cualquier org sabe q ante la 1ª caída suspende la operación. ¿Firmenich se volvió aún más boludo o efectuaba entregas?

Héctor Timerman era director del diario golpista La Tarde, sí a sus 23 años.
Muy bueno, aldoush, el link a la carta del sr Del Barco.
También lo de Primo y ambas me llevan al sgte planteo: los crímenes de la dictadura son castigados con todo el peso de la Ley.
Pero, s/ las responsabilidades "cívicomilitares". ¿Proscribimos al PJ, la UCR, el PSD, el PDP, el PC, los "liberales", los "provinciales", la UCD?. ¿Quién queda?.
Por otra parte, ¿los "Militantes de la Voluntad" hicieron la más mínima autocrítica y pensaron q llevaron a muchos oficiales q tal vez no eran golpistas a la exasperación?. ¿Y q x ende los militantes también son responsables (responsables-víctimas) del golpe?. ¿Podemos imaginar gobernando el país una ínfima minoría q creía q esto era Vietnam?. Una ínfima minoría, porq el grueso de los jóvenes estaba pendiente de los Wings, los Rolling Stones, Palito Ortega y sandro. Eso les jode y en vez de pensar q fueron una minoría no iluminada sino apagada, inventan lo de "los jóvenes, la generación del ´70" e inventan un estado de guerra q el grueso de la población nunca vivió desde canal Encuentro.

Daffra cobra la pensión de ex diputado de por vida, ahora se dedica a criticar a los politicos corruptos. Xd!!!

Aldoush ¿andás por ahí? . Me parece que escribiste una burrada, en el 76 el director de la Opinión era Jacobo Timerman ( Héctor tendría unos 23 años). Pregunto:¿ por qué en lugar de escribir 20 comentarios por día, no escribís sólo 2 o 3 pero mejor documentados?

La Viau compromiso? con quien?con magneto? Vieja venenosa al igual que martinez de hoz ni los gusanos te van a querer comer. Jorge Daffra vos que tanto criticás a los políticos que no son de tu palo, qué hiciste vos cuando eras diputado? Nada, igual que los mismos que tanto criticás.

Será muy dificil reconstruir todo lo que el kirchnerismo fragmentó.
Se hace imprescindible leer este tipo de artículos y en lo posible LA VOLUNTAD
Mi más profundo homenaje y reconocimiento a quien éste 24 de marzo muriera: SUSANA VIAU:
Te vamos a extrañar Susana, tu pluma era incomparable, tu compromiso inclaudicable, hiciste escuela, fuiste coherente siempre, te recordaremos mientras vivamos. No todos tus compañeros de ruta, militantes o periodistas se bancaron tu conducta
¡Hasta la Victoria Siempre!

◄◄VIDEO SORPRENDENTE►► Te Revela Como ELIMINAR DEFINITIVAMENTE LA GRASA De Tu Cuerpo Siguiendo Estos Consejos Simples:
►►►►Mira El Video AQUI: http://su.pr/2tMGDd

Ale.
Celestino Rodrigo solamente? Mencionaron a Cafiero, Ruckauf y Cìa.? A Balbìn que dijo en otras palabras algunos dìas previos.No veo ninguna salida.
De la cantidad de radicales y peronistas que ocuparon cargos? 76 83.
Con nombre y apellido?
O en el fondo hacen un "lavado y tijereteado" montaje?
Entiende lo que le digo?
O acaso polìticos peronistas y radicales detenidos por la Junta fueron torturados y ajusticiados.
O tuvieron pajarera de oro, A PEDIDO DE ELLOS MISMOS,
preservàndose para volver luego al "ruedo". Menem en "Las Lomitas" y otros en libertad.
Respecto del origen del peronismo, siempre mencionè lo que Ud. dijo.
Siendo Capìtàn JDP tiene la foto vestido de blanco al lado del automòvil donde estaba URIBURU, golpe 1930.
Siendo Coronel estuvo en Italia entre 1939 y 1941 y aprendiò de Il Duce y su Carta del Lavoro, lo que luego aplicò con tanto ÈXITO
que 37 años despues de muerto el dueñod el escudo, la foto y la marchita y los punteros sigue ganando elecciones.
Es un fascismo "a la criolla" en la que se engloban los adjetivos que Ud. cita.
PD. Por supuesto que mis comentarios son muchos y repetitivos pero deberà comprender que la letra con sangre entra. Sin ser dueño de ninguna verdad, tengo la decencia y dignidad de opinar con buena fe y se reconocer, cuando me lo demuestran, cuando estoy equivocado.
Me extraña y duele como en 30 años desapareciò el concepto de familia. Màs todavìa, como muchos opinan sin tener en cuenta la responsabilidad que como padres les cabe al traer un hijo al mundo.
Y aquì no me refiero a ignorantes y lùmpenes.
Pero bueh, como dijo hoy Jorge Giacobbe, los mayores de 60 con familia que hemos sobrevivido
SOMOS PERFECTAMENTE CONCIENTES DEL PRÒXIMO GOLPE DE FURCA que daràn
gobernantes que mientras dicen servirnos, se sirven del Presupuesto, sin control ni auditorìa alguna y con el Judicial como salvoconducto.

Bueno, " Denunciar al "imperialismo" y vivir en Puerto Madero" como dice la nota, no es invento peronista, ni siquiera argentino... Felipe González sabe bastante de eso. A propósito, la dirigenta del PSE señaló la semana pasada esa "contradicción" tan dificil de digerir como de explicar desde posturas socialistas.
Me voy a dormir.

Ale.
Lo que màs me gusta de toda la parodia Verbitskiana respecto de Francisco es, le confieso, que està saliendo mucha informaciòn (parte de la historia) que se encontraba barrida bajo la alfombra.
No tengo posiciòn polìtica tomada. Jamàs la tuve. Nuestra dirigencia polìtica, que fue capaz de golpear puertas de cuarteles y luego "hacer de los milicos su chivo expiatorio" me dan pena y làstima.
No llegan siquiera a la categorìa de LUSTRABOTAS.
Pero me interesa que, de una vez por todas la "historia/escoria" sea contada integramente.
Aquì va una excepcional confesiòn.
IMPERDIBLE SU LECTURA para poder desmenuzar tiempos pasados y presentes.
http://librospeligrosos.blogspot.com.ar/2011/01/carta-de-oscar-del-barco.html?m=1

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Martín Caparrós (Buenos Aires, 1957) es escritor y periodista, premios Planeta, Herralde, Rey de España. Su libro más reciente es la novela Comí.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal